joomla visitor
AuditorŪa
PAPELES AL VIENTO
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 299

PAPELES AL VIENTO
ABRAHAM GARC√ćA IBARRA¬†
(Exclusivo para Voces del Periodista)


Papeles
Rosemary expulsa el enjendro

 

La democracia: Al

pabellón de las leprosas

Le acompa√Īa El beb√© de Rosemary


… Poder del pueblo, por el
pueblo y para el pueblo.
Abraham Lincoln

 

EN RECIENTE ENTREGAS REPRODUCIDA en Voces del Periodista, el colega Carlos Ram√≠rez Hern√°ndez plante√≥ una conclusi√≥n que intentamos citar de memoria: Si no se van a respetar y acatar los resultados de las elecciones constitucionales, pues mejor que ya no haya elecciones. Punto. El periodista oaxaque√Īo, en su estilo personal y profesional, es un tipo consistente y ecu√°nime en sus an√°lisis. Lo que sugiere, y parece concesi√≥n al tremendismo, en realidad est√° en el subconsciente de millones de mexicanos.

En la premodernidad mexicana (podemos datarla antes de 1980), en que prevalecieron en lo alto las patentes del sobre lacrado y el dedazo, y en el llano el carrusel, el rat√≥n loco, el tamavoto (la tamaliza o el menudo de desayuno a los ‚Äúpromotores‚ÄĚ del voto previo acarreo masivo a las urnas), etc√©tera, y los cronistas de a pie dictaminaban los resultados con la frase de todas, todas, por obra y gracia de la aplanadora priista, los d√≥mines no se quemaban el cacumen¬† para sentenciar que todo proceso comicial en M√©xico era una ‚Äúelecci√≥n de Estado‚ÄĚ. Ay, ‚Äúestado‚ÄĚ, cu√°ntos cr√≠menes se cometen en tu nombre.

‚ÄúLas pla√Īideras panistas‚ÄĚ

Entonces, las airadas reacciones contra el fraude electoral corr√≠an a cargo del Partido Acci√≥n Nacional (PAN), que reclamaba para s√≠ el monopolio de la oposici√≥n, pues, ‚Äúlos otros‚ÄĚ, no eran m√°s que ‚Äúsat√©lites del PRI‚ÄĚ. Por supuesto, ‚Äúla prensa vendida‚ÄĚ, salvo una que otra excepci√≥n, cerraba las columnas a las denuncias azules. Los diputados del PAN sub√≠an a las tribunas de Donceles, despu√©s de San L√°zaro, y el √ļnico eco en los medios era el del cotorreo priista al salir al paso a ‚Äúlas pla√Īideras panistas‚ÄĚ. Ya se anunciar√≠an nuevos comicios y la repetici√≥n de la pel√≠cula. Y llegar√≠a Mario Vargas Llosa a firmar la c√©dula de fe a M√©xico: La dictadura perfecta.

Sergio García Ramírez
Sergio García Ramírez

Antes, sin embargo, se dieron en el extranjero dos eventos iluminantes: En 1979, lleg√≥ al poder en Brasil el general Jo√§o Baptista Figueiredo, quien acu√Ī√≥ una propuesta para los bronces: La Democracia sin adjetivo, fusilada en M√©xico para convertirla en himno de batalla: firmes y adelante/ huestes de la fe/ sin temor alguno/ que Jes√ļs os ve.

Seis a√Īos despu√©s, en Filipinas, el aut√≥crata y ratero -que es pleonasmo- Ferdinand Edral√≠n Marcos, gan√≥ una en√©sima elecci√≥n, pero una enardecida oposici√≥n revolucionaria que combin√≥ armas con resistencia civil, lo depuso con v√≠a libre de los Estados Unidos. Y reson√≥ en M√©xico la arenga: ¬°Filipinas, se√Īores, Filipinas! como llamado a zafarrancho. El PAN ya no pondr√≠a la otra mejilla.

El salinazo de 1988

Vino el salinazo en 1988, y antes de que se rindiera Cuauht√©moc C√°rdenas Sol√≥rzano y ‚Äúfalleciera‚ÄĚ en un carreterazo Manuel El Maqu√≠o Cloutier del Rinc√≥n, el establishment tecnoburocr√°tico anunci√≥ el fin de la era ‚Äúdel partido casi √ļnico‚ÄĚ. Empezaron a imprimirse como volantes reformas electorales y √©stas abortar√≠an las instituciones cumbre para, por fin, encarrilar a M√©xico en la transici√≥n democr√°tica, puesta de moda en otros solares: El Instituto Federal Electoral (IFE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n (Trife); √©ste, investido despu√©s con la facultad extra que le endos√≥ el democratizador Poder Legislativo: Resolver impugnaciones.

No ser√≠a verdad tanta belleza. La reforma saliniana fue el manto de Noe para tratar de tapar la verg√ľenza de las concertacesiones electorales, que prefirieron al PAN como usufructuario, ruta que nos lleva la postmodernidad: A principios de 2013, el Tribunal Electoral federal resumi√≥ su quehacer jurisdiccional referido a los procesos electorales de 2012, que tuvo como platillo fuerte la sucesi√≥n presidencial. En su √ļltimo ejercicio anual, ese √≥rgano mangoneado por siete magn√≠ficos inatacables, finiquit√≥ m√°s de 20 mil quejas y juicios. Incluidos expedientes rezagados.

Obviamente, miles de promoventes no se tragan la rueda de molino de las interpretaciones que de la ley hacen los magistrados. Pero, qu√© ignorantes: Como en toda elecci√≥n, unos ganan y otros pierden, tambi√©n por la ‚Äújusticia electoral‚ÄĚ, uno pierde y otro gana. As√≠ de sencillo. Para qu√© tanto brinco, estando el suelo tan disparejo ¬°Qu√© le vamos a hacer! Los siete magistrados son inatacables.

Dieron los magistrados con tanto¬† entusiasmo el informe de sus tareas, que se dijeron preparados, a priori, para entrarle en 2013 a otros siete mil recursos que espera de los 14 estados que tendr√°n elecciones este a√Īo. ¬°Brujos! No le falta raz√≥n al amigo Ram√≠rez Hern√°ndez. El peso de la carga no desquita el costo del flete.

Preferible la dictadora a la democracia

Casualmente cuando, a partir de 2000, en M√©xico se quemaron varas de chinampina, festinando ilusamente la transici√≥n democr√°tica, y hubo sedicentes polit√≥logos de torre de marfil que anunciaron una fase superior de nuestra vida p√ļblica: La Metapol√≠tica, la ONU, para Am√©rica Latina; la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n (SG) en convenio con el Instituto de Investigaciones Jur√≠dicas (IIJ-UNAM), y otros organismos y agencias nacionales e internacionales, se dieron a la tarea de pulsar la percepci√≥n ciudadana sobre la democracia. El estudio SG-IIJ vers√≥ m√°s ampliamente sobre Cultura de la Constituci√≥n.

En varios de los países del área en que se estudió el sistema político, una de las encuestas reveló el sentir de muchos  latinoamericanos (arriba de 20 por ciento); dicho, ese sentir, en términos coloquialmente espeluznantes; Si una democracia te da el voto electoral, pero te niega  de comer, y una dictadura te da el pan y no te pide votos: Preferible la dictadura. Y nadie ignora que, si en la región se habla de dictadura, se está hablando expresamente de dictadura militar.

De su  lado, la corporación privada Latinobarómetro, con sede en Santiago de Chile, que anualmente emite su reporte sobre diversa temática de América Latina, en los de 2010-2011 promedió en casi 45 por ciento los mexicanos desencantados de la democracia. Para cuando esos reportes llegaron a México, investigadores de la academia habían sopesado las consecuencias del haiga sido como haiga sido de 2006, y dieron cuenta de que la credibilidad y el prestigio del IFE se precipitaron en el tobogán.

La rebati√Īa en la C√°mara baja

Pasada como menci√≥n oootra reforma electoral, la de 2007-2008 que ¬°Ahora s√≠! vamos tendidos bandidos en el superjet de la democracia, situ√©monos en las horas en que fue mandado a retiro el inefable consejero presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde Ram√≠rez, y otros compa√Īeros de viaje. Como citamos el estudio Cultura de la Constituci√≥n, digamos ahora que los legisladores, al revisar la Carta fundamental, en √©sta fijaron plazos espec√≠ficos para la renovaci√≥n de consejeros electorales -cuyo instituto qued√≥ mocho-, facultad asignada a la C√°mara baja.

Papeles3

Fue tal la rebati√Īa entre los partidos en el interior de la Junta de Coordinaci√≥n Pol√≠tica por el apadrinamiento faccioso de candidatos, que tuvo que ser el propio presidente de la directiva en San L√°zaro, el priista Emilio Chuayffet Chemor, quien denunciara que la misma C√°mara que reform√≥ la Constituci√≥n en esa materia, era la primera en violarla. Chuayffet Chemor sab√≠a de lo que hablaba: En 1990, fue el primer presidente del IFE, cuando √©ste no era reconocido como √≥rgano ‚Äúaut√≥nomo‚ÄĚ. Hoy tampoco.

Pues bien: Mientras que los consejeros electorales reciben ya las descomunales partidas presupuestales de 2013, el IFE -‚Äúgarante‚ÄĚ de la democracia mexicana- est√° nuevamente baldado. El consejero Sergio Garc√≠a Ram√≠rez formaliz√≥ la renuncia a su encargo. De los nueve que ten√≠a, nada m√°s le queda ocho, ocho ocho. En una votaci√≥n empatada a cuatro, ¬Ņqui√©n la desempata?

Hablemos un poco de Garc√≠a Ram√≠rez. Est√° aureolado en su fama p√ļblica como hombre y profesional probo, aplicado con rigor cient√≠fico al estudio del Derecho; y escrupuloso en su desempe√Īo en el servicio p√ļblico. No por otra raz√≥n, fue Procurador General de la Rep√ļblica. Sus atributos lo condujeron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la que fue juez Presidente.

Benignidad al poder; restricción al individuo

Como lo explica en su texto de renuncia -no cualquiera deja una remuneraci√≥n tan desmesurada¬† como la que recibe un consejero electoral. ¬ŅCu√°ndo has visto que la puerca deje la mazorca que trae en el hocico? sol√≠a preguntar el citado Clouthier-, Garc√≠a Ram√≠rez fue llamado ex profeso para reparar la violaci√≥n constitucional de la C√°mara baja, y acept√≥, seg√ļn escribe, para un tiempo limitado.

La oferta se le hizo a sabiendas de que es un militante convencido del PRI, por cuya renovaci√≥n abog√≥ p√ļblicamente en trabajo editorial espec√≠fico; y del que fue secretario general del CEN. No omitimos su sinuoso papel en el caso Monex, que lo coloc√≥ como blanco de los detractores, tanto de su persona como en la del colegiado, que no podemos tipificar como ‚Äúpersona moral‚ÄĚ; menos, √©tica.

El pabellón de las leprosas
El pabellón de las leprosas

Lo que queremos subrayar es que, con independencia de los cargos p√ļblicos que ha ocupado, desde la academia Garc√≠a Ram√≠rez tiene s√≥lida obra -propositiva- en materia de Justicia Penal. Estando en la Corte Interamericana de Derecho particip√≥ aqu√≠, a invitaci√≥n expresa, en un foro para analizar la iniciativa que, con la Constituci√≥n como marco, dar√≠a curso a la Ley Federal de Delincuencia Organizada (2008).

Consideró el sólido jurisperito que el proyecto (al que antecedió la tentación de instituir los jueces sin rostro) para la reforma proceso penal, contenía elementos preocupantes y deplorables, cuyo mayor riesgo era que se elevaran a rango constitucional, primero. el  elástico precepto de Delincuencia Organizada y, en consecuencia -como amenaza- la constitucionalización del arraigo, visto por él como una monstruosidad. No se equivocaría, cuando concluyó que el producto del proceso legislativo sería un Derecho con garantías recortadas, o sin ellas: Benignidad al poder y restricción al individuo.

Nació El bebé de Rosamary

Esta es una expresi√≥n que estimamos pertinente destacar por su elocuente imagen escatol√≥gicamente pl√°stica: (La reforma a la Justicia Penal) se asemeja al Beb√© de Rosemary. Lo que vale como descripci√≥n de la ligereza e irresponsabilidad con las que el poder constituyente acomete una reforma judicial, vale para la ignorancia, el¬† desenfado y, peor a√ļn, la mala fe, con la que se rompe y remienda la Constituci√≥n en materia electoral.

Como consignamos párrafos antes, la autoridad jurisdiccional inatacable -el Tribunal Electoral- trata y sentencia, sólo en un ejercicio anual, más de 20 mil recursos interpuestos por los beligerantes electorales, sin incluir aquellos recursos de amparo que se introducen maliciosamente por otros ductos del Poder Judicial.

¬ŅTiene sentido volver al informe del Trife? Tiene sentido desde √©sta √≥ptica: Sin insistir en las coartadas de los consejeros del IFE, la nota dominante en el intento de explicaciones por parte de los magistrados electorales en cada fallo, es que no pueden ir m√°s all√° de lo que la norma permite. Y la norma, seg√ļn nuestros registros de las declaraciones de dichos jueces, o es omisa; o es deficiente o insuficiente. Ambigua y capciosa, son adjetivos nuestros.

Sin embargo, esos jueces -que como todo seres humanos tienen intereses doctrinarios, pol√≠ticos o cremat√≠sticos personales- abundan en sus criterios de interpretaci√≥n, en cuyo caso √©stos criterios tienen una dedicatoria tan¬† movediza a favor de unos y en contra de otros, seg√ļn la identidad partidaria del demandante de justicia, que no pueden quedar libres de sospecha de los afectados y del p√ļblico informado, tanto, como lo permitan los poderes f√°cticos erigidos tambi√©n en apostadores en la formaci√≥n de los poderes p√ļblicos.

Retórica jesuítica de magistrados

De esa ret√≥rica jesu√≠tica derivan cuestiones, no precisamente accesorias. Por ejemplo: El pleno del Trife puede dictar su sentencia inatacable sobre la validez de la elecci√≥n presidencial, con pleno conocimiento de que los consejeros del IFE no han concluido el proceso de fiscalizaci√≥n de gastos en campa√Īa electoral, factor que determina la equidad en el proceso y, por lo tanto, los magistrados saben que levitan sobre un vac√≠o de informaci√≥n que d√© soporte cabal y definitivo a sus resoluciones. Es que, en materia de tiempos de fiscalizaci√≥n y la emisi√≥n de sus resultados, los plazos ‚Äúlos determina la norma‚ÄĚ y sanseacab√≥.

Son, entonces, la Constituci√≥n y el C√≥digo Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) parto de mellizos de la indefensa Rosemary, con la que nos aterroriza Roman Polanski. Si as√≠ son las cosas, tenemos una democracia bastarda, por cuyas patolog√≠as debe ser remitida, pero ya, al pabell√≥n de las leprosas. Y aqu√≠ los mexicanos, al menos sus estamentos votantes, que son mayor√≠a que genera minor√≠as electorales primera, segunda y tercera, no tienen esperanza de alivio, porque los mismos pat√≥logos que cultivan el virus, son los mismos que pronto tratar√°n de ‚Äúneutralizarlo‚ÄĚ. Eso es similar¬† al s√≠ndrome de L√°zaro. Fue revivido, s√≥lo para quejarse de que no le curaron la lepra.

Con dinero baila el perro

Es la historia del nunca acabar: Como en el origen de las concertacesiones, otorgadas en respuesta a la amenaza de ‚Äúme das o te descalifico y te desestabilizo‚ÄĚ; ‚Äúcedes o no te concedo la legitimidad de gesti√≥n‚ÄĚ, hoy los recientes perdedores de 2012 amagan con romper el Pacto por M√©xico, si en 2013 sigues logrando tus triunfos recurriendo al billetazo. Y √©ste, el billete, es la palabra m√°gica: Con dinero baila el perro. Con perd√≥n del perro, as√≠ sea el asesino de Iztapalapa.



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 486 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner