joomla visitor
AuditorŪa
OBSERVATORIO 2012-2018
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 293

OBSERVATORIO 2012-2018
ABRAHAM GARC√ćA IBARRA
(Exclusivo para Voces del Periodista)


Observa
Tragedias como la de Reynosa ya no son noticia.

Es la econom√≠a ¬°Est√ļpido!

Con esas insultantes dos palabras hechas spot electoral, hace veinte a√Īos William Jeferson Bill-vil Clinton -el que en 1995 embarg√≥ la factura petrolera mexicana, a cambio de salvar la presidencia del priista Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n-, derrot√≥ a su rival petrolero y republicano George Herbert Walker Bush. La quebrada econom√≠a del infelizaje gringo, no la de los plut√≥cratas globalistas de Wall Street, est√° de nuevo en el centro de gravedad de la campa√Īa presidencial de los Estados Unidos. En M√©xico, donde se cepilla la alfombra roja -de sangre-¬† para¬† el cambio de guardia en Los Pinos, la econom√≠a es tambi√©n la premisa subyacente desde hace tres d√©cadas. La econom√≠a, s√≠, de las ‚Äúvariables fundamentales‚ÄĚ: La estable -esto es, inamovible-, la que se privilegia sobre el crecimiento y, m√°s a√ļn, sobre el desarrollo. Hay que defender, como gato boca, arriba la econom√≠a estable. No importa que la estabilidad pol√≠tica, en el Estado fallido, no pueda restablecerse ni con las Fuerzas Armadas fuera de los cuarteles. Las Fuerzas Armadas en su conjunto, porque ya no basta s√≥lo el Ej√©rcito, como sol√≠a hacerlo el viejo PRI.

Una vez procesada la designaci√≥n de Enrique Pe√Īa Nieto como Presidente electo de M√©xico por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federaci√≥n, en el periodo de transici√≥n hacia la entrega de la banda presidencial el 1 de diciembre, el primer compromiso del mexiquense, el m√°s celebrado¬† por la sociedad, ha sido el de crear la Comisi√≥n Nacional Anticorrupci√≥n.

Nos record√≥, el anuncio pe√Īista, los empe√Īos de Miguel de la Madrid en el periodo de transici√≥n de 1982, en que propuso una Comisi√≥n para la Renovaci√≥n Moral, que, una vez en Los Pinos, tradujo en la creaci√≥n de la Secretar√≠a de la Contralor√≠a General de la Federaci√≥n, que Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n convirti√≥ a su vez, en 1994, en Secretar√≠a de Contralor√≠a y Desarrollo Administrativo del Poder Ejecutivo del Gobierno Federal. Finalmente, durante el sexenio de Vicente Fox, √©sta fue bautizada como Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica (SFP). Hoy se puede hablar, con toda propiedad, de La carabina de Ambrosio.

Inmoralidad social: Corrupción

Antes de continuar, preciso es insertar, como expresi√≥n de la voluntad delamadrista de apretarle los test√≠culos al tigre, la promoci√≥n -en 1982- de la reforma al cap√≠tulo cuarto de la Constituci√≥n, De las responsabilidades de los servidores p√ļblicos. La exposici√≥n de motivos no tiene desperdicio:

‚ÄúLa libertad individual de pensar y hacer, es cuesti√≥n de cada quien. No corresponde al Estado tutelar la moralidad personal que la inspira. Pero el Estado tiene la obligaci√≥n ineludible de prevenir y sancionar la inmoralidad social, la corrupci√≥n. Ella afecta los derechos de otros, de la sociedad, y los intereses nacionales. Y en el M√©xico de nuestros d√≠as, nuestro pueblo exige con urgencia la renovaci√≥n moral de la sociedad que ataque de ra√≠z los da√Īos de la corrupci√≥n en el bienestar de su convivencia social‚ÄĚ.

Observa1
La orde√Īa nuestra de cada d√≠a.

¡Vaya manes de la impunidad futura! La reforma respectiva se publicó en Diario Oficial de la Federación el 28 de diciembre: Día de los Santos Inocentes.

Si se trata de refrescarle la memoria al mexiquense Pe√Īa Nieto, conviene recordar que, en 1955, el Estado de M√©xico fue precursor entre las entidades federativas en la promulgaci√≥n de su Ley de Responsabilidades de los Funcionarios y Empleados P√ļblicos del Estado, Municipios y Organismos Descentralizados. Ya para 1989 ten√≠a su Secretar√≠a de la Contralor√≠a.

Otra Carabina de Ambrosio

En 1995, el Congreso de la Unión recibió la iniciativa para constituir la Auditoría Superior de la Federación (ASF) como órgano fiscalizador del Poder Legislativo federal, radicado en la Cámara de Diputados, para sustituir la vieja Contaduría General de Hacienda. Este proyecto se mantuvo transitoriamente en suspenso porque establecía que los miembros de la directiva de la ASF fueran designados por el Ejecutivo. Ahora, es la propia Cámara baja la que hace la designación y la ASF queda bajo control de la Comisión de Vigilancia.

Dos cuestionamientos subyacen en ese proceso imprescindible para combatir la corrupción: 1) la trampa consistente en que sea el Poder Ejecutivo el que pretenda autofiscalizar su propia gestión administrativa con funcionarios subordinados; y 2) el regateo de facultades constitucionales a la Auditoría Superior de la Federación para que pueda ejercer, a fondo, acción penal contra los corruptos.

Hace apenas unos d√≠as, el titular de la Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica, Rafael Morgan R√≠os -por supuesto, reserv√°ndose la n√≥mina personal- blason√≥ que deja la casa limpia: Se procesaron, dijo, 50 mil 829 expedientes, sancion√°ndose a 43 mil servidores p√ļblicos; en nueve mil 253 con destituci√≥n e inhabilitaci√≥n. Entre ellos, asegur√≥, 608 peces gordos, Ning√ļn secretario de Estado encargado de despacho.

Lo cierto es que, durante las dos presidencias de la Rep√ļblica en manos del partido de la gente decente -el de Acci√≥n Nacional (PAN)-, en el √ćndice de Percepci√≥n de Corrupci√≥n Transparencia Internacional 2006, M√©xico aparece en el lugar 70 entre 163 pa√≠ses evaluados. Ya para 2011, en dicho √ćndice M√©xico aparece en el sitio 98 entre 175 pa√≠ses evaluados. En una escala de 10 puntos, M√©xico califica con menos de 3.5. Qu√© tal. De apostarle al anuncio de Pe√Īa Nieto se le podr√≠a decir, en voz del ranchero: ‚ÄúNo te arriendo las ganancias‚ÄĚ. Nuevo H√©rcules, necesita detergente nuclear para limpiar Los establos de Aug√≠as.

El caso de los ferrocarriles

Nos pareció imperativo plantear ese marco de referencia para el tema de esta entrega. Empecemos con un botón de muestra:

Entre 2003 y 2005 (√©ste ya A√Īo de Hidalgo), en el mandato de Vicente Fox se convoc√≥ a licitaciones, supuestamente para vender chatarra de Ferrocarriles Nacionales en proceso de liquidaci√≥n, despu√©s de la privatizaci√≥n ejecutada por Zedillo Ponce de Le√≥n. El paquete fue de 52 mil toneladas de v√≠as f√©rreas, rieles, durmientes y hasta clavos y planchuelas a valor castigado de ¬†mil 800 millones de pesos. En el remate se incluyeron 590 kil√≥metros de v√≠as f√©rreas (tramos en Durango, Michoac√°n, Jalisco, Chihuahua y Puebla) que, lejos de ser chatarra, era acero de alta calidad. Otro negocio no referido en este episodio fue el discrecional trasiego de incuantificables superficies de terreno que pertenecieron al Estado administrador del patrimonio ferroviario.

En el saqueo se involucraron el delegado fiduciario especial de Banobras encargado de la liquidaci√≥n, Enrique Alejandro Rivas; el subdirector general jur√≠dico, Efr√©n Alejandro del Pozo; el subgerente de Servicios Especiales, Antonio Paredes; el jefe de √°rea de la subdirecci√≥n General Jur√≠dica, Sa√ļl Rom√°n Tiburcio, y el jefe de √°rea de la subgerencia de Servicios Especiales, Pedro Rodolfo Muriel. Si alguien sabe c√≥mo pagaron el crimen esos trasgresores, favor de reportarlo al museo Ripley.

(Es lo bonito de los secretos bancario y fiduciario. Ahora mismo, los senadores del PRI han emplazado al Presidente designado Felipe Calderón Hinojosa a que explique dónde quedó la bolita de 367 mil millones de pesos que, sólo en 2011, circularon misteriosamente por fideicomisos de vieja y nueva invención.)

Apenas la punta del iceberg

El episodio de los ‚Äúfierros viejos‚ÄĚ del Ferrocarril, es apenas una an√©cdota en el monstruoso proceso de privatizaci√≥n de los ferrocarriles nacionales que Zedillo Ponce de Le√≥n emprendi√≥ en 1995 con singular alegr√≠a, reformando el art√≠culo 28 de la Constituci√≥n para sustraer del dominio estatal a dicho sector que, ya para 1997, dej√≥ a M√©xico sin transporte de pasajeros en el sistema.

Observa2

En 1996, irrumpi√≥ en la ganga la corporaci√≥n estadunidense Kansas City Southern (KCS), aliada con Transportes Mar√≠timos Mexicanos (TMM). Para tratar de legitimar la extranjerizaci√≥n, diez a√Īos despu√©s, con Fox, surgir√≠a el membrete KCS de M√©xico (KCSM), que absorbi√≥ TMM (2005). En 1998, la venta de garaje favorecer√≠a al Grupo M√©xico (de los samaritanos Larrea Mota Velasco. S√≥lo de enero a septiembre de 2012 nostro Grupo M√©xico hab√≠a acumulado ya 21 mil 887 millones de pesos en ganancias), asociado a Union Pac√≠fic Railroad. Obviamente, se denominar√°n Ferrocarril Mexicano (Ferromex). En 2000, la subasta se extendi√≥¬† hacia el sur (Ferrosur), pero este enjuague provoc√≥ literalmente un choque de trenes cuando en 2005 Ferromex se lanz√≥ sobre dicha concesi√≥n, atraves√°ndose su competidora KCSM, que logr√≥ que el gobierno se retractara de la autorizaci√≥n de fusi√≥n. De lo que se colige que las trasnacionales trasladan a M√©xico su teatro de guerra.

Es tal la rapacidad de la tecnoburocracia neoliberal, que hace aparecer como un patriota al dictador Porfirio Díaz, quien un siglo antes, aunque usted no lo crea, nacionalizó los ferrocarriles. De Díaz no se supo que hubiera pedido chamba a las empresas extranjeras que favoreció con ventajosas concesiones, pero Zedillo Ponce de León, apenas entregada la banda presidencial, apareció en los Estados Unidos en el directorio de ejecutivos ferroviarios, excelentemente remunerados en divisa verde.

Sabotear para privatizar

El tema no es de poca monta. Pero lo subrayamos ahora para consignar otro fen√≥meno criminal: En la d√©cada de los 90, los ferrocarriles mexicanos fueron objeto de repetidos ‚Äúaccidentes‚ÄĚ, costosos no solamente en da√Īos materiales, sino en vidas inocentes. Sinaloa y San Luis Potos√≠, por citar s√≥lo dos estados, fueron testigos de las m√°s espantosas tragedias. Obviamente, con el silencio c√≥mplice del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la Rep√ļblica Mexicana (STFRM), mangoneado por el charro V√≠ctor Morales Flores, las tripulaciones fueron tomadas como chivos expiatorios. La opini√≥n generalizada, sin embargo, fue de que se trat√≥ de sabotajes rigurosamente urdidos.

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy.

¬ŅCu√°l era el prop√≥sito de esa estrategia gangsteril? La misma aplicada por la tecnoburocracia desnacionalizada y desnacionalizadora en otros sectores bajo gesti√≥n estatal: Regatearles presupuesto para impedir su mantenimiento y demostrar que la administraci√≥n de los ferrocarriles (codificados en la Constituci√≥n entre las empresas estrat√©gicas o prioritarias), era deficiente, ineficiente y corrupta, para enmascarar ‚Äújustificaciones‚ÄĚ a fin de privatizarlos y enseguida desnacionalizarlos. Como a la postre ocurri√≥. Para tal efecto, se aup√≥ a la dirigencia sindical, √©sta s√≠ podrida, controlada por Flores Morales, a quien los gobiernos panistas han respetado su envilecido cacicazgo.

Todav√≠a en la d√©cada pasada, los fideicomisos para la liquidaci√≥n del sistema ferroviario -bienes patrimoniales y personal- fueron presa de un desenfrenado saqueo, de tal magnitud que hasta legisladores del PAN en la Comisi√≥n de Comunicaciones y Transportes de la C√°mara de Diputados (nos consta en el caso del aguascalentense Alfredo El mosco Reyes Vel√°zquez), emplazaron a Fox para que actuara en consecuencia. El primero en oponerse a esa exigencia fue el secretario de Hacienda Francisco Gil D√≠az. Obvio: Ya hab√≠a rasurado hasta los fondos mutualistas de retiro del STFRM. Las denuncias judiciales de los trabajadores jubilados siguen durmiendo el sue√Īo de los justos.

Por los mismos carriles se lleva a Pemex

Retomamos ese expediente, habida cuenta que se est√° reproduciendo el mismo procedimiento en el caso de Petr√≥leos Mexicanos (Pemex). ¬ŅA qui√©n le importan el luto y el dolor de hu√©rfanos y viudas de 30 empleados muertos en la explosi√≥n, el 18 de septiembre, de una Central de Medici√≥n de Pemex Exploraci√≥n y Producci√≥n (PEP), en el kil√≥metro 18 de la carretera Reynosa-Monterrey o la incapacidad en que quedaron otras tantas v√≠ctimas del siniestro? ¬ŅY lo que pas√≥ en San Mart√≠n Texmelucan, Puebla?

A√Īo con a√Īo, el 18 de marzo, el impresentable dirigente del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep√ļblica Mexicana (STPRM), el nuevamente senador priista Carlos Romero Deschamps (remember the Pemexgate),¬† con l√°grimas de cocodrilo, denuncia ante el comandante supremo de las Fuerzas Armadas de M√©xico y el director general de Pemex en turno, la incesante repetici√≥n de ‚Äúaccidentes‚ÄĚ en las instalaciones de la paraestatal. Y ¬Ņcu√°l es la respuesta? El 18 de marzo del a√Īo siguiente, Romero Deschamps le sigue dando vueltas a la noria. Ya ni cita estad√≠stica de los saldos mortales. ¬ŅPara qu√©? Manejarlas resultar√≠a una confesi√≥n: Habr√≠a necesariamente que comparar las estad√≠sticas en esa materia de los 30 a√Īos del periodo neoliberal privatizador, con las de las cuatro d√©cadas precedentes.

Refinerías como bombas de tiempo

Sólo para ilustrar el tema, coloquémoslo en este cuadro: Hasta antes de que llegaran los infalibles tecnoburócratas, los requerimientos de modernización y seguridad física de las instalaciones de la industria petrolera se confiaban en manos mexicanas. Por ejemplo, la reconfiguración de las refinerías reportaban resultados exitosos durante décadas. No puede ser, expectoró Zedillo Ponce de León: Los mexicanos no pueden ser mejores que los surcoreanos. Y los importó para que se hicieran cargo de esas estratégicas obras (y, de paso, de las más bellas mujeres tamaulipecas.)

Observa5

Recientemente, la Secretaría de Energía divulgó el estudio Prospectivas de Petrolíferos 2012-2018. En ese documento se reconoce que, de las refinerías de Cadereyta, Minatitlán, Madero, Salamanca, Salina Cruz y Tula -que forman el Sistema Nacional de Refinación y en las que funcionan 127 tanques atmosféricos-, cinco están en potencial riesgo para el personal y las instalaciones.

Por las pistolas del desmexicanizador Zedillo Ponce de León (no podía faltar su continuidad con Fox), los contratos de reconfiguración de Ciudad Maero y Cadereyta se asignaron al corporativo Pemopro, constituido por la coreana Sunkyong, la tristemente célebre Tribasa y Siemens. Ya, desde el 21 de julio de 2010, la Gerencia de Seguridad Industrial y Salud Ocupacional, dependiente de Pemex Refinación, advirtió que dichos complejos son una bomba de tiempo.

La callada para respuesta. Repetimos: Hay que buscar pretextos, aun a costa de vidas humanas y bienes, para desprestigiar a Pemex y continuar su desnacionalización.

El barril sin fondos de Carlos Morales Gil

Por ah√≠ anda Carlos Morales Gil con las fallidas sondas de Pemex Exploraci√≥n y Producci√≥n (PEP), como Di√≥genes con su linterna buscando hombres honrados. Da contratos a destajos para buscar el tesorito negro con el que sue√Īa Calder√≥n Hinojosa. Gasta Morales Gil m√°s de 20 mil millones de pesos y exclama ¬°Eureka! Perfora -la perforaci√≥n, dice orondo, es la reina de la industria- y perfora, s√≥lo para concluir que, de 19 pozos, s√≥lo uno vale la pena. Pero dice Morales Gil: No nos debe dar temor en invertir, porque estamos invirtiendo en futuro. En el futuro, ¬Ņde qui√©n?

Carlos Morales Gil.
Carlos Morales Gil.

La gran burla a los mexicanos, de Morales Gil y de su jefe Calder√≥n Hinojosa. es llamar a una plataforma a mar abierto Bicentenario (800 millones de d√≥lares de entrada), por aquello de la Independencia. √Čsta independencia consiste en pagar 500 mil d√≥lares diarios a contratistas privados por los servicios de esas instalaciones. Es que ‚Äúes tecnolog√≠a de sexta generaci√≥n‚ÄĚ, blasona Morales Gil. D√©jese el lector invitar a la plataforma Bicentenario. ¬°Ojo! a bordo: Debe acompa√Īarse de uno o varios traductores para conversar en coreano, ingl√©s australiano o alem√°n con el personal de tan bicentenaria planta mar√≠tima. A qu√© emplear mexicanos. H√°gase de cuenta que est√° usted en los entresijos de la plataforma Hoover Diana.

¬°Un momento! ¬ŅQu√© es eso de Diana Hoover? Pues nada menos que un proyecto triangulado en el que participa la brit√°nica BP. Esta digna dama inglesa es, nada m√°s ni nada menos, la responsable de la explosi√≥n de sus instalaciones en el Golfo de M√©xico en 2010, que a la naturaleza provoc√≥ da√Īos incuantificables, y a sus propias finanzas una sangr√≠a de cinco mil 500 millones de d√≥lares, raz√≥n por la cual est√° rematando acciones para salir del trance. Y d√≠cese que Pemex la anda buscando para contratarle tecnolog√≠a de seguridad.

¬ŅY qu√©, si se repite la cat√°strofe golfina? No importa. Pemex paga p√≥lizas para seguro espec√≠fico en aguas profundas por dos mil 500 millones de d√≥lares, para empezar. Gracias por tranquilizar a la Patria, se√Īor Morales Gil.

Contratos, joven, compre su contrato

En el A√Īo de Hidalgo, de cara a la nueva alternancia en Los Pinos, cu√©ntase que ambulan por el planeta funcionarios de Pemex con el portafolio repleto de contratos machoteados para lo que usted guste y mande. S√≥lo resta la firma y el entre de entre 20 y 30 por ciento de la respectiva comisi√≥n.

¬ŅPor qu√© culpar a subordinados por asegurarse una vejez digna, si el jefe mayor hace lo mismo? Ah√≠ est√° el caso del globo de sonda diversionista de los acuerdos bilaterales con Hillary Clinton, de la primavera pasada en Los Cabos, para la Exploraci√≥n y Explotaci√≥n de Yacimientos Transfronterizos en Aguas Profundas, cuando de lo que se trataba -semanas despu√©s- era de entregar en lo oscurito a Mariano Rajoy, los contratos para astilleros de Galicia, a fin de que √©ste tuviera materia para propaganda electoral.

Ahora no se sabe si con esos contratos Calderón Hinojosa hace pagos diferidos por el apoyo electoral que, por cuenta del Partido Popular, le brindaron en 2006 José María Aznar y Antonio Sola; ni si su refrendo corre a cuenta del Opus Dei y sus capellanes al servicio del neofranquismo peninsular. Lo mismo da: El orden de los factores no altera el producto.

¬ŅY la Comisi√≥n Nacional Anticorrupci√≥n? Pues esperemos que no sea un parto de los montes.



SE QUIERE HACER DE PEMEX

‚ÄúOPERADORA DE CONTRATOS‚ÄĚ

Francisco Rojas: Reforma energética

‚Äúajena a los t√©rminos constitucionales‚ÄĚ


PRIMER SECRETARIO DE ‚ÄúLA RENOVACI√ďN MORAL‚ÄĚ en M√©xico, al mexiquense Francisco Jos√© Rojas Guti√©rrez le toc√≥ documentar el enjuiciamiento al ex director de Petr√≥leos Mexicanos y entonces senador¬† por el PRI Jorge D√≠az Serrano. Luego, √©l mismo ocup√≥ la titularidad en la direcci√≥n general de Pemex.


Francisco Rojas Gutiérrez.
Francisco Rojas Gutiérrez.

En 2008, esto es, en el sexenio que est√° por terminar, era presidente nacional de la Fundaci√≥n Colosio del tricolor. Recientemente termin√≥ su periodo como diputado federal por el PRI, de cuya bancada fue coordinador. ¬ŅTiene alg√ļn valor su opini√≥n para los priistas? Nadie sabe.

Como vemos, damos. Esta es la opinión de Rojas Gutiérrez:

Pareciera que la iniciativa de reforma energética propuesta por el presidente Felipe Calderón tiene la intención de crear una industria petrolera paralela, ajena a los términos constitucionales. No quieren, en el Ejecutivo Federal con esta propuesta presentada, una industria petrolera, sino una OPERADORA DE CONTRATOS. Estoy sin comprender cabalmente por qué la urgencia del gobierno para ir a aguas profundas; no es conveniente estirar la liga y que ésta vaya a reventarse.

Repetimos: ¬†Rojas Guti√©rrez pertenece al PRI desde 1975. No es un tecnobur√°crata de arribaz√≥n. Por si hiciera falta un dato, es egresado de la carrera de contador p√ļblico por la Facultad de Contadur√≠a y Administraci√≥n de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico. Su tesis: √Čtica profesional. ¬ŅVale su opini√≥n para Enrique Pe√Īa Nieto?

Como vemos, damos: ‚ÄúLa gran reforma energ√©tica del pa√≠s debe correr en dos v√≠as paralelas: La de enrutar a M√©xico en el desarrollo de energ√≠as renovables y fortalecer el sector para conservar como pocos pa√≠ses en el mundo nuestra seguridad energ√©tica‚ÄĚ.

El presidente de la Fundación Colosio sostuvo el 16 de abril de 2008, para conocimiento de los legisladores priistas:

  • Hagamos la reforma. Lo peor es no hacer nada. Es importante que tomemos decisiones en relaci√≥n a la reforma energ√©tica, pero cuando hablemos de ella (entendamos) que no es s√≥lo Pemex, sino todo el sector energ√©tico‚Ķ para llevar a la naci√≥n a un desarrollo sustentable hay que pensar con visi√≥n de Estado.
  • Parece ser que, en lugar de tener seguridad energ√©tica, nos hemos ido a una serie de decisiones para que el pa√≠s pierda esas seguridad, porque no hemos podido dedicarnos a la explotaci√≥n de crudo, se ha descuidado la refinaci√≥n y ahora exportamos mucho crudo e importamos muchos refinados.
  • Hicimos una mala planeaci√≥n de necesidades, ya que ni Pemex ni la Comisi√≥n Federal de Electricidad planearon juntas los requerimientos. Cada quien se fue por su lado. La CFE inici√≥ una demanda de gas que Pemex no pudo sostener porque no ten√≠a suficiente oferta y ahora quieren construir inseguridad energ√©tica.
  • Ahora, al convertir a Pemex en un monoexportadora de crudo e importar gas y refinados, esto nos va a costar mucho tiempo, inversi√≥n y problemas hacia el futuro.
  • Lo que tenemos que hacer es fortalecer la industria petrolera. Darle bases para avanzar. No renunciemos como mexicanos (al prop√≥sito) de mantener una industria que comenz√≥ hace 70 a√Īos. Nadie duda de la capacidad de Pemex para generar recursos para impulsar por nosotros mismos la industria y aportar al desarrollo nacional de M√©xico. (Abraham Garc√≠a Ibarra)


More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 403 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner