joomla visitor
Auditoría
¿QUÉ HACE ITALIA POR EL DESARME NUCLEAR?‎
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 408

 40811

Manlio Dinucci hace un balance del “compromiso” de Italia sobre el desarme nuclear. ‎Los discursos y declaraciones de buenas intenciones esconden una cruel realidad: Italia ‎alberga armas atómicas de Estados Unidos y los militares italianos se entrenan para utilizarlas… con lo cual Italia viola los tratados que ha firmado. ‎

¿QUÉ HACE ITALIA POR EL DESARME NUCLEAR?‎

Manlio Dinucci

En ocasión del 75º aniversario del bombardeo atómico [estadounidense] contra Hiroshima y ‎Nagasaki, el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, reafirmó que «Italia apoya ‎con fuerza el objetivo de un mundo libre de armas nucleares». ‎

EL PRESIDENTE de la Comisión de Defensa del parlamento italiano, Gianluca Rizzo (Movimiento ‎‎5 Estrellas) repitió como un eco: «Hago mías las palabras del Presidente de la República en pro ‎de una política que tienda a un mundo libre de armas nucleares.» Así que el compromiso ‎institucional de Italia es máximo, pero ¿en qué dirección? Veamos los hechos. ‎

En 1975, Italia ratificó el Tratado de No Proliferación de las armas nucleares (TNP). Ese Tratado ‎estipula:

«Todo Estado no dotado de armas nucleares que es Parte del Tratado se compromete a ‎no aceptar, de quien quiera que sea, la entrega de armas nucleares o de otros dispositivos ‎explosivos nucleares o de control de tales armas o de tales dispositivos explosivos».

Pero, en violación ‎del Tratado de No Proliferación, Italia ha concedido sus propias bases para recibir armas ‎nucleares estadounidenses: actualmente se trata de bombas nucleares B61, cuya cantidad, ‎estimada en varias decenas, no es verificable. Esas bombas nucleares estadounidenses están ‎desplegadas en las bases de Aviano –junto con aviones de guerra estadounidenses F-16C/D– y ‎de Ghedi-Torre –con aviones de guerra Tornado PA-200 de la fuerza aérea italiana listos para ‎participar en un ataque nuclear bajo las órdenes de Estados Unidos. ‎

Italia, según confirma la OTAN, es uno de los países que «proporcionan a la alianza aviones ‎equipados para portar bombas nucleares, aviones sobre los cuales Estados Unidos mantiene ‎control absoluto, y personal entrenado para ello». Las bombas nucleares estadounidenses B61 â€Ždesplegadas en Italia serán reemplazadas próximamente por las B62-12: un nuevo tipo de ‎bomba nuclear cuya potencia puede seleccionarse en el momento del lanzamiento, que es capaz ‎de dirigirse con precisión hacia el objetivo designado y que además penetra en el subsuelo para ‎destruir búnkeres y puestos de mando. ‎

El programa del Pentágono prevé la fabricación de 500 bombas B61-12, lo cual representa un ‎gasto de 10 000 millones de dólares. Ese programa está en su fase final. En los polígonos de ‎Nevada están teniendo lugar los ensayos de lanzamiento de la nueva bomba, aún sin su carga ‎nuclear. Entre los aviones certificados para portar la nueva bomba nuclear estadounidense están ‎el Tornado PA-200 y el nuevo F-35A, existentes ambos entre los medios de la fuerza aérea ‎italiana. Se ignora cuántas B61-12 van a ser desplegadas en Italia y en otros países de Europa, ‎pero puede que sean más numerosas que las B-61 actualmente desplegadas y que ‎se desplieguen en más bases. En el caso de Italia, la base de Ghedi, ya reestructurada, puede ‎recibir hasta 30 aviones de guerra F-35A con 60 bombas B61-12. ‎

A esas nuevas bombas se agregan las armas nucleares de la Sexta Flota estadounidense, con base ‎en Italia, dotada de un armamento nuclear cuyas características y cantidad son secretos. Además, a raíz de ‎la salida de Estados Unidos del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF ‎por sus siglas en inglés), ese país está desarrollando misiles nucleares de alcance intermedio ‎lanzados desde rampas terrestres. Como los llamados «euromisiles» de los años 1980, esos ‎artefactos podrían ser desplegados también en suelo italiano. ‎

Italia, oficialmente un Estado no nuclear, desempeña así la peligrosísima función de puesto ‎avanzado en la estrategia nuclear de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia y otros países. ‎Como miembro del Consejo del Atlántico Norte, Italia rechazó –en 2017– el Tratado de la ONU ‎para la Prohibición de las Armas Nucleares. Pero aquel mismo año más de 240 parlamentarios ‎italianos –en su mayoría miembros del Partido Demócrata y del Movimiento 5 Estrellas, ‎formaciones políticas actualmente en el gobierno– se comprometieron, firmando el llamado de la ‎Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, siglas en inglés), a promover la ‎adhesión de Italia al Tratado de la ONU. En primera fila de esos políticos italianos estaban ‎Gianluca Rizzo, hoy presidente de la Comisión de Defensa, y el hoy ministro de Relaciones ‎Exteriores, Luigi Di Maio. Tres años después, los hechos demuestran que aquel solemne ‎compromiso fue sólo un acto demagógico destinado a cosechar votos. ‎

Sólo hay una manera de aplicar en Italia «una política favorable a un mundo libre de armas ‎nucleares», según la bella frase declamada por Gianluca Rizzo: habría que liberar a Italia del ‎armamento nuclear acumulado en su territorio –aplicando al pie de la letra el Tratado de ‎No Proliferación– y firmar el Tratado de la ONU para la Prohibición de las Armas Nucleares, para ‎poner en práctica la parte que dice que «cada Estado Parte que disponga de un arma nuclear o ‎de cualquier otro dispositivo explosivo nuclear en su territorio o en cualquier lugar que dependa de ‎su jurisdicción o bajo su control (…) velará por la rápida retirada de ese armamento en el más corto ‎plazo». ‎

Los firmantes del compromiso ICAN exigen así que Estados Unidos retire de Italia todo su ‎armamento nuclear. Si en el parlamento italiano hay alguien que quiera un mundo libre de armas ‎nucleares que lo demuestre, pero no con palabras sino con hechos. ‎



More articles by this author

¿Quién está en línea?
Tenemos 482 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner