joomla visitor
AuditorŪa
De Adicto a ADICTO Mentiras
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
391
Banner
389
Banner
388
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner
392

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 383

 38320

De Adicto a ADICTO

Mentiras

Ernesto Salayandia García

Burlarse de alguien, es una cruel actitud de bastardos

UNA MENTIRA es como una daga que clavas en el coraz√≥n de un ser humano, clavas tu veneno y tu sello de mal nacida, mal nacido, te burlas de la inocencia, de la buena fe de alguien, es sin duda una muestra muy clara de una conducta t√≥xica, caracter√≠stica muy propia de enfermos emocionales, adictos o no, al fin enfermos y se hacen adictos a mentir, a enga√Īar, el mentir se convierte en el pan de cada d√≠a, caen en esa rutina, olvid√°ndose de que las leyes de la vida se cumplen cabalmente. Tarde que temprano, todo se sabe. No hay mentira que dure cien a√Īos. El bumer√°n te pega donde m√°s te duele. El que mal obra mal acaba. El que r√≠e al √ļltimo, r√≠e mejor.

NO HAGAS cosas buenas que parezcan malas, ni malas que parezcan buenas, no hagas a otros lo que a ti no te gustaría que te hicieran. Con la vara que midas, serás medido. El que la hace la paga. La vida muchas vueltas y es como un restaurante, nadie se va sin pagar. Ojo por ojo, diente por diente.

La danza de las mentiras

TE MIENTE UN ESTAFADOR que ofrece boletos de avi√≥n baratos, a un precio muy bajo, te deja varado en un aeropuerto y te llena de mentiras, pasan los d√≠as, los meses no te paga, vas a demandarlo por fraude, presentas todas las evidencias y el Ministerio publico te miente, la fiscal√≠a es inepta, miente, te da atole con el dedo y de trae vuelta y vuelta, es el caso de nunca acabar, el defraudador, enga√Ī√≥ a mas de 60 personas, les robo su dinero, se llama, Juan Carlos Chaires Nev√°rez y sigue tan campante extorsionando incautos, burl√°ndose de sus v√≠ctimas, te miente el mec√°nico, con el diagnostico que te da sobre las fallas mec√°nicas de tu auto, apenas y abre el cofre y te dice. Mil quinientos. Luego caes en su enga√Īo y cu√°ndo vas a recoger t√ļ carro, la cuenta se triplico, le puso piezas que supuestamente estaban mal, te convierte en una mina de oro para este desgraciado, porque regresa por una falla y por otra, te miente la secretaria de un mediocre funcionario como Ramon Olvera titular de Extensi√≥n Universitaria. Que como el, qu√© no tiene el m√°s m√≠nimo √°nimo de atenderte y te va a dar atole con el dedo diciendo, una mentira tras de otra, te miente el carpintero, el electricista, el fontanero, el carnicero, el herrero, te miente medio mundo y te ven o te quieren ver la cara de pendejo.

Hay mujeres infieles que les encanta revolcarse en el excremento, se revuelcan en la porquer√≠a con hombres casados, son amantes, prostitutas ‚Äúdistinguidas‚ÄĚ hombres huecos, mal nacidos que hacen de sus vidas una mentira, enga√Īan la buena fe de su pareja, pisotean la dignidad y el respeto hacia su esposa, en la cama, se llenan de excremento, se justifican, pero no son honestos de hablar con la verdad y abandonar el matrimonio, por el contrario, levantan falsos de su conyugue para justificar sus porquer√≠as, su infidelidad, enga√Īo, y da√Īo que tarde que temprano les pega duramente, les pega donde m√°s les duele, y muchas veces eso no les basta, su perversidad los orilla a seguir haciendo da√Īo, a seguir diciendo mentiras y se lavan las manos, hablando mal del ausente, pas√°ndose por v√≠ctimas, cuando en verdad son victimarios. Aves del mismo plumaje, vuelan juntos.

Siete a√Īos de mentiras

YO CONSUM√ćA coca√≠na cantidades industriales, ma√Īana tarde y noche, mi mujer me preguntaba. ¬ŅPor qu√© traes los ojos tan rojos? Me entr√≥ champ√ļ a los ojos. ¬ŅPor qu√© no comes? Ya com√≠. ¬ŅPor qu√© moqueas tanto? Traigo catarro. ¬ŅPor qu√© no te duermes? No tengo sue√Īo, estoy escribiendo, la noche me hace muy creativo, claro, que la verdad sali√≥ a flote, cuando llegaron los delirios de persecuci√≥n, las actitudes nefastas de loco, la celotipia infernal, cuando llegue a pesar menos de 50 kilos, amarillo, cansado, ojeroso y sin ilusiones, las mentiras fueron verdades cuando me hicieron un antidumpin y sali√≥, positivo, coca√≠na, coca√≠na, coca√≠na.

Mi vida estuvo llena de mentiras, de justificaciones, me ment√≠ a m√≠ mismo, me autoenga√Ī√© y no fui honesto en muchos sentidos, por ello, hoy puedo conocer la personalidad de un adicto, hoy se d√≥nde, cu√°ndo, c√≥mo y por qu√© miente, simplemente, porque de ah√≠ vengo.

La mentira dura hasta que la verdad aparece

ESTO ES COMO un deporte mundial, todos usamos este recurso de enga√Īar, de mentir de mil maneras, mienten los comerciantes cuando anuncian ofertas irreales, descuentos que no existen, de igual manera los circos, cuando anuncian promociones inexistentes, ganchos para que entren los ni√Īos gratis y a la hora de la hora, todo fue un enga√Īo, muchos artistas, que se quedan borrachos, drogados y pierden el vuelo, no se presentan donde fueron contratados, mienten, diciendo que no acudieron por razones de enfermedad o cuestiones familiares, defraudan, igual, los pol√≠ticos que prometen y prometen, pero que jam√°s cumplen, la c√°mara de diputados, la de senadores, est√° llena de mentirosos, mienten las v√≠ctimas, los victimarios, los jueces, mienten las parejas, unos a otros, caen en el auto enga√Īo, en fingir, en vivir en apariencia, en darle atole con el dedo a los problemas y solo cuando explotan. En√≥jense las comadres y s√°quense las verdades. Se dicen sus verdades y dejan de fingir, salen del auto enga√Īo, tambi√©n, mienten infinidad de mec√°nicos que te dicen que arreglaron una cosa, que pusieron tal y cual refacci√≥n y no es cierto, mienten los gasolineros, los carniceros, mienten los periodistas, tambi√©n los que halagan y dicen cosas falsas, como: ¬°Qu√© bien te ves!, te he extra√Īado, no sabes la falta que nos hiciste, y tantas mentiras que se dicen a cada segundo, en el Facebook, es una ola de mentiras, hay quienes predican armon√≠a, mandan mensajes de paz, muy espirituales, y en sus casas, son unos verdaderos neur√≥ticos.

¬ŅQu√© hay atr√°s de las mentiras?

EN LA MAYOR√ćA de los casos, el pol√≠tico es mit√≥mano, te chamaquea, o eso pretende, te dice una cosa, cuando en verdad es otra, te ve la cara, se burla de ti, miente, como tambi√©n mienten sus colaboradores, todos est√°n cortados por la misma tijera y en este pa√≠s de caricatura, como en muchos otros, la mentira es el pan de cada d√≠a, y es debido primordialmente al vac√≠o espiritual de las personas, quiere decir, que entre m√°s grandes y frecuentes sean las mentiras, mas hondo y profundo es el hueco espiritual, claro que hay de mentiras a mentiras, como la de los pescadores o la de los cazadores, mentiras los que aparentan ser una alma de Dios y se escudan en los h√°bitos para tapar su descoyunte sexual, los hay, de todas medidas y de todos tama√Īos, los homosexuales que est√°n en el closet, que no aceptan su realidad o viven ante el temor del qu√© dir√°n y de la cr√≠tica, viven en la mentira, los maridos sumisos, mediocres, hip√≥critas que en apariencia creen que todo est√° bien, pero su relaci√≥n de pareja, es una verdadera mentira. Caras vemos, emociones no sabemos. Detr√°s de una mentira, hay miedo, frustraci√≥n, dolor, heridas del alma, hay soberbia, el que dice mentiras, se burla de las personas, ofende su intelecto y no hay peor cosa en el mundo que tener o ser un mit√≥mano en casa, dice el dicho y dice bien, que para decir mentiras y comer pescado hay que tener mucho cuidado, las mentiras hieren, hacen da√Īo y abren surcos emocionales que son materialmente imposibles de restaurar. Ahora, comprendo que no se vale da√Īar a nadie minti√©ndole y en este proceso de 19 a√Īos de cambios, he erradicado esta tendencia, aunque de repente caigo en el juego emocional de presumir, de aparentar ser lo que no soy, de mentir.

Mientes con el riesgo de creer en lo que dices

CON TODA HONESTIDAD, reconozco que fui un mentiroso, ment√≠ desde ni√Īo, a veces por miedoso, otras por fantasioso, pero sin duda, fui un reverendo mentiroso, igual de adolescente, entre mis amigos me aventaba unas pi√Īas aventuras y us√© la mentira como un recurso de justificaci√≥n, de protecci√≥n, de aceptaci√≥n y de aparentar ser lo que no era. Ment√≠a y me las cre√≠a.

El miedo que durante muchos a√Īos le tuve a mi padre, me hac√≠a mentirle con frecuencia, de inventar cosas que no eran, con tal de quedar bien o ganarme su aprobaci√≥n, ment√≠a buscando que √©l se sintiera orgulloso de m√≠.He mentido a mi madre, a mi esposa, a mis hijos, he mentido a los m√≠os. A mi esposa le ment√≠a sobre mis actos y respecto a los gastos de del dinero. Le ment√≠a hasta de cosas simples y absurdas, pero le dec√≠a mentiras y de una me iba a otra y a otra, y era el cuento de nunca acabar. Uf. Felizmente termin√≥. Bueno, eso creo‚Ķ

Ocult√© la realidad de mi vida, us√© mil m√°scaras y ment√≠, ment√≠ vilmente a medio mundo. Me ment√≠ a m√≠ mismo, cu√°ntas veces pude y quise, ca√≠ en el auto enga√Īo, una y otra vez. Yo s√© lo que son las mentiras, soy mit√≥mano y eso que dice. Es una mentirilla piadosa, como aquello que dice. Envidia de la buena. Pues ni una ni otra, aqu√≠ no hay medios tonos, o se es o no se es, no hay t√©rmino medio. Veamos pues, algunas anotaciones sobre la mitoman√≠a.

El mentiroso siempre es pr√≥digo en juramentos. No que me hayas mentido, que ya no pueda creerte, eso me aterra. Un vaso medio vac√≠o de vino es tambi√©n uno medio lleno, pero una mentira a medias, de ning√ļn modo es una media verdad. Nunca se miente tanto como antes de las elecciones, durante la guerra y despu√©s de la cacer√≠a. M√°s r√°pido se coge al mentiroso que al cojo. Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver. Sin mentiras la humanidad morir√≠a de desesperaci√≥n y aburrimiento. No hay mayor mentira que la verdad mal entendida. Una mentira es como una bola de nieve; cu√°nto m√°s rueda, m√°s grande se vuelve. El castigo del embustero es no ser cre√≠do, aun cuando diga la verdad.

El autoenga√Īo, es tratar de tapar el sol con un dedo

Se miente la lud√≥pata, adicta al juego que ya perdi√≥ el dinero del pago de la renta, la luz, las colegiaturas, ha perdido demasiado dinero y cada vez pierde mas y m√°s en su af√°n compulsivo de recuperarse, igual se autoenga√Īa el obeso, pensando que esta bajando de peso sin comprometerse a hacerlo, todas las adicciones, adictos o no, se enga√Īan as√≠ mismos, la mayor√≠a de las acciones t√≥xicas se hacen en secreto, s√© dicen mentiras a oscuritas, viendo pornograf√≠a, chateando, enga√Īando y todas estas caracter√≠sticas no son otra cosa mas que la compulsi√≥n, el alto nivel de ansiedad, el decir mentiras es una adicci√≥n, la mentirosa, miente en autom√°tico, por inercia y as√≠ como dice una mentira dice otra y otra, tiene un gran ingenio para levantar falsos, cuenta con esa habilidad de expresi√≥n, dramatizaci√≥n, actuaci√≥n, da√Īar es su especialidad, son seres, sin escr√ļpulos, sin valores, ni c√≥digos de √©tica, no tienen conciencia, ni miden la magnitud de sus mentiras cuando ponen como lazo de cochino a una persona, viven mal con sus miserias espirituales, el origen de un mentiroso, es un hogar disfuncional, es el mundo de mentiras que les toc√≥ vivir, la doble vida rara de un padre o la madre sumisa, que en apariencia no pasaba nada, pero por dentro, muerta en vida por su p√©sima calidad de vida, se aprende la lecci√≥n de la hipocres√≠a, esa escuela de alto aprendizaje de usar m√°scaras, de aparentar ser lo que no eres, esas mascaras que ocultan a un demonio, a un rostro enfermo, con cara de cordero, as√≠ es, una v√≠bora venenosa, una mujer perversa, un mal hombre, mal nacido, falso, hip√≥crita que viven en un enorme hueco que no llenan con nada y nos hay mentira que les llene, no hay nada que hacer cuando el veneno esta arraigado en lo mas profundo del alma, por desgracia, esta condici√≥n gen√©tica, se genera a los hijos.

Algo para reflexionar:

‚ÄúLo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podr√© creer en ti‚ÄĚ. ‚ÄúCon una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver‚ÄĚ. ‚ÄúEl que dice una mentira no sabe qu√© tarea ha asumido, porque estar√° obligado a inventar veinte m√°s para sostener la certeza de esta primera‚ÄĚ. ‚ÄúDe vez en cuando di la verdad para que te crean cuando mientes‚ÄĚ. ‚ÄúLas mentiras m√°s crueles son dichas en silencio‚ÄĚ. ‚ÄúUna mentira es como una bola de nieve, cu√°nto m√°s rueda, m√°s grande se vuelve‚ÄĚ. ‚ÄúUn vaso medio vac√≠o de vino es tambi√©n uno medio lleno, pero una mentira a medias, de ning√ļn modo es una media verdad‚ÄĚ. ‚ÄúLa mentira dura, hasta que la verdad aparece.‚ÄĚ- ‚ÄúEl que, a hierro, mata, a hierro muere.‚ÄĚ

Como siempre, muchas gracias por leerme y m√°s por escribirme. Esta direcci√≥n electr√≥nica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla B√ļscame en Facebook y s√≠gueme en canal28, tv a las dos de la tarde los mi√©rcoles, tiempo de Chihuahua. Lee este art√≠culo completo en montrealquebeclatino.com A tus √≥rdenes 614- 256 85 20.



More articles by this author

De adicto a ADICTO El cavernícola emocionalDe adicto a ADICTO El cavernícola emocional
  De adicto a ADICTO La comunicaci√≥n APRENDI√ď DE ELLAS, la intolerancia, la...
De Adicto a ADICTO Creciendo al lado de la drogaDe Adicto a ADICTO Creciendo al lado de la droga
  De Adicto a ADICTO Hogar disfuncional Empec√© a drogarme a los ocho...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 300 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner