joomla visitor
Auditoría
El “deber” es primero (o atáscate ahora que hay lodo)
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
459
Banner
Posada del Periodista
Banner
460
Banner
458
Banner
457
Banner
456
Banner
455
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 246

 

vocesdirector{vozmestart}

El “deber” es primero

(o atáscate ahora que hay lodo)

Según los enterados, sólo los bancos españoles Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) y Santander controlan 42 por ciento de la propiedad de la banca en México que, además de aportar buena parte de las ganancias a sus matrices metropolitanas, sirve de plataforma para la penetración en los Estados Unidos, donde ya se alzan con una jugosa cuota  del trasiego de remesas de los transterrados mexicanos.

 

No deja de ser significativo, por ello, que, en el reciente seminario México, entre el norte y el sur, patrocinado por la hispana Fundación Botín, el director de Análisis para Latinoamérica del Banco Santander, Juan José Ruiz, haya sostenido que el sistema bancario mexicano es prácticamente inexistente; aseveración que ilustró con el dato de que 17 millones de chilenos tienen más crédito que 105 millones de mexicanos. De acuerdo con las crónicas del evento, Ruiz confesó: “No encontramos la manera de contar con un buen sistema financiero” (en México).

 

A reafirmar esa tesis asiste el Banco Mundial que, al dar a conocer una encuesta en 21 países sobre la oferta de crédito al sector empresarial privado, México apareció en el penúltimo sitio  con apenas 22 por ciento respecto del Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo incluso de Kenia, Nigeria y Bangladesh. Según fuentes nacionales, en el país existen cinco millones de empresas, un millón de las cuales son susceptibles de acreditación bancaria, no obstante lo cual tienen que financiarse con sus proveedores o mediante la emisión de deuda.

 

Ese disolvente fenómeno, que retrata a una economía prendida con alfileres, pinta a México como un país de trácalas, en donde el propio sector público federal está a la vanguardia entre los adictos a la deuda, con un monto acumulado de cuatro billones 421 mil millones de pesos, equivalente al 33.9 por ciento del BIP. Sólo en la década de presidencias panistas, la deuda pública se ha incrementado en 190 por ciento. Descocida la ancha manga, los estados y municipios han disparado su deuda en 70 por ciento en los últimos cuatro años, alcanzando por ahora 269 mil 798 millones de pesos, lo que agrega a la carga otro 2.1 por ciento del PIB. Y ya es un 36 por ciento del PIB. Qué tal si se le añade un punto porcentual más: Los 130 mil millones de pesos anuales, costo de la inseguridad pública, según BBVA-Bancomer.

 

En ese clima de permisividad e impunidad, se inserta el dato de que entre 640 funcionarios públicos en activo y ex funcionario han eludido sanciones (multas) por unos 43 mil millones de pesos como “castigo”, administrativo, obviamente, a actos de corrupción, asunto que el Servicio de Administración Tributaria mandó al archivo muerto con la etiqueta de “créditos dados de baja”, según esto porque la Secretaría de la Función Pública no integró correctamente los expedientes de los casos investigados.

 

 

vocesdeldirector

 

Si ese es el modelo de ética gerencial al que se acogen el sector público y la banca extranjerizada, ¿cómo esperar que el sector empresarial obre de manera diferente? Para decirlo pronto: El mercado bursátil ha devenido ojo de agua al que grandes consorcios privados (Grupo Peñoles, Soriana y Hérdez, los más representativos), empresas paraestatales privatizadas “silenciosamente” (Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad, entre otros) y gobiernos estatales, acuden a saciar su sed de liquidez, en una rutina que ha fincado deuda por otros 645 mil 207 millones de pesos, tras el incremento de 36.3 por ciento sólo entre enero y septiembre de 2010.

 

La economía especulativa, que opera básicamente en la Bolsa Mexicana de Valores, no puede observarse sin un alto grado de preocupación: Las Administradoras de Fondos de Retiro (Afore) de los trabajadores acumulan alrededor de un billón de pesos en cuentas individuales, de los que un alto porcentaje es metido al mercado especulativo al través de casas especializadas, para convertirlo en papeles de deuda. Es el caso que el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC, siglas que sirven también para identificar el Índice de Percepción de la Corrupción, IPC) continúa en alza vertiginosa (para mediados de la semana pasada rebasaba los 36 mil 500 puntos), sin que tan buena noticia se refleje aún en los estados de cuenta de los ahorradores.

 

Más temprano que tarde, esa burbuja, que carece de soportes productivos reales, se va a desvanecer, si son de tomarse en serio los pronósticos que advierten que la economía de los Estados Unidos tardará en recuperarse. Y el chasquido puede escucharse camino al 2012. Grave asunto.

{vozmeend}



More articles by this author

VOCES DEL DIRECTOR México requiere más y mejor política social, con ordenVOCES DEL DIRECTOR México requiere más y mejor política social, con orden
  VOCES DEL DIRECTOR México requiere más y mejor política social, con...
Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 815 invitados conectado(s)
Noticias
273 Suplemento
Banner
454
Banner
453
Banner
452
Banner
451
Banner
450
Banner