joomla visitor
Auditoría
XXXIX Certámen Nacional de Periodismo
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
356
Banner
355
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 224

certamen0

 

Ni los leo ni los oigo

Lo peor que puede ocurrir a toda actividad del quehacer humano y sus actores, es que cedan a la inercia: La inercia es el caldo de cultivo en el que los problemas sociales y políticos y las respuestas para superarlos terminan por pudrirse. El hombre, sujeto y destinatario irremplazable de la política, queda entonces expuesto a la barbarie.

Hechos como catedral documentan cotidianamente la incontenible descomposición en que chapotea el sistema político mexicano y el único signo visible -frente a esa violenta y disolvente y anomalía-, es el vacío de poder. No se trata sólo de una manifestación de impotencia, producto de la ilegitimidad institucional: Es la declaración expresa de falta de voluntad para gobernar conforme al más elemental código ético y los obligados imperativos constitucionales.

Voces de las indefensas víctimas, de la inteligencia ilustrada, de las iglesias y de tribunales internacionales condenan la sistemática violación de los Derechos Humanos en México, y la única reacción gubernamental es la ya típica de “ni los veo, ni los oigo”.

Convertida la diaria masacre en santo y seña de las relaciones de poder, la suerte del mexicano del llano no tiene hoy más opciones que la del sepulcro -la fosa común, en no pocos casos-, la prisión o el exilio: el entierro, el encierro o el destierro, según la regla salvaje de tiempos aún no olvidados. La mística de la sangre, que otrora conmovió y movió a los antiguos cristeros como vocación de martirio propio, ha devenido exterminio “del otro”, sin distinción entre transgresor y autoridad



Ese fue el sombrío escenario exterior en que el pasado 8 de diciembre el Club de Periodistas de México arribó a la culminación de la XXXIX edición del Certamen Nacional de Periodismo para reconocer a los más destacados defensores y oficiantes de la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información. Ocasión otras veces de júbilo, esta vez lo fue de luto e indignación por las estadísticas rojas que el ejercicio periodístico reporta, para convocar a la reflexión y concluir, frente al disimulo y auto gratificación del gobierno, que sólo la movilización organizada de la sociedad civil puede poner freno a una barbarie que no reconoce excepciones.

Es llegada la hora de advertir, con la trágica palabra de Berlolt Brecht: Primero se llevaron a los comunistas/ pero a mí no me importó/ porque yo no era comunista. Enseguida se llevaron a unos obreros/ pero a mi no me importó/ porque yo tampoco era. Después detuvieron a los sindicalistas/ pero a mí no me importó/ porque yo no soy sindicalista. Luego apresaron a unos curas/ pero como yo no soy religioso/ tampoco me importó. Ahora me llevan a mí… pero ya es demasiado tarde.

No puede haber paz en las calles, mientras no halla tranquilidad en las conciencias.



More articles by this author

Libertad de Expresión ¡Ahora!Libertad de Expresión ¡Ahora!
  En medio del hondo drama que vive la sociedad mexicana,...
En el mismo lugar y con las mismas gentesEn el mismo lugar y con las mismas gentes
¡Es la impunidad, señores, es la impunidad! Resulta desesperanzador y,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 148 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner