Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 408

 40821

BUHEDERA

Guillermo Fárber

Reitero el buen propósito que hago cada inicio de año: no volver a hacer ningún buen propósito. / ¿Sabes por qué no es posible domesticar a un pingüino? Porque un pájaro parado no entiende razones. / Hay una manera más rápida de transferir fondos que cualquier sistema bancario; se llama matrimonio. / Tuve mala suerte con mis dos esposas. La primera me dejó. La segunda sigue aquí. / "¡Mamá, me salió un pelo en la rosca!" "Es normal, mijita, estás en la pubertad."

BANKSTERS

Me dice un queridolector a propósito de mi airada protesta contra el insulto que recibí en un templ… digo, en una sucursal del Scotiabank, de que yo era un Scotiabanker:

 “Sí, hasta en los perros hay razas. No sé si estés de acuerdo conmigo, pero antes de la estatización bancaria de López Portillo (1982) había dueños de banco que al menos parecían humanos, como Agustín Legorreta y Manuel Espinosa Iglesias. Varios amigos trabajaron en Bancomer y les iba de maravilla. Uno entró a los 18 años y a los 20 ya tenía una gerencia. Me contaban que, de pronto, Iglesias por sus merititos calzones los sorprendía con un bono equivalente a un mes o más. Lo hacía con todos sus empleados, desde el de limpieza hasta llegar a directores. El reparto de utilidades era maravilloso, la gente trabajaba feliz sus cuarenta horas a la semana, algunos con un mes de vacaciones y todo funcionaba de maravilla. Los intereses por ahorro superaban la inflación, a veces por mucho, los créditos eran baratos o al menos justos. Luego el gobierno toma los bancos y los pudre. Después los vende baratos a los cuates. Más tarde llegan el mega fraude del Fobaproa de Salinas-Aspe-Zedillo-Ortiz, el regalo de la banca a extranjeros y la consecuente hemorragia garantizada y continua de utilidades a sus países.” 

En efecto, la “globalización” comenzó por el sector bancario, es un proceso de fagocitosis por niveles (primero los grandes y así para abajo: desde cadenas comerciales hasta cadenas de cafeterías, de tintorerías y demás) y significa básicamente que el capital nacional, los empresarios mexicanos, sólo tienen ya dos opciones: desaparecer aplastados por la combinación de competencia externa desleal y de burocracia interna asfixiante, o ser tragados por el Poder Trasnacional. O se ponen a las patadas con Sansón (y pierden, claro), o se rinden y le venden. ¿Esta centralización es buena o es mala? Tú decides, queridolector.

¿DINERO?

En esa misma visita al templ… digo, a la sucursal bancaria en que fui impunemente videoinsultado, vi por enésima vez el mensaje en que el Banco de México nos insta a cuidar SUS billetes con el remate mentiroso de que “Cuídalo, es tu dinero.” 

Bueno, no exactamente. Ni es dinero, ni es mío. Esos billetes no son dinero; son vales, papelitos (o sabanitas de polímero o híbridos), promesas de pago, pero no dinero real. Son deudas que el Banco tiene conmigo y puede pagar o no, cuando, cuanto y como él decida; por eso son "pasivos" en el balance del Banco. Sólo son dinero real el oro y la plata. 

¿Y los dígitos en computadora? Pues eso, simplemente: dígitos en el éter, bits que se esfumarán de un solo teclazo en cuanto eso sea ventajoso a juicio de quienes los controlan, no importa su cantidad de ceros a la derecha. Por algo los billetes antes reconocían esta verdad y aclaraban: 

“El Banco de México (o de cualquier otro país) pagará al portador la cantidad de X”. Es decir, decían que valían porque decían que valían. Lógica impecable. 

En cuanto a que dichos billetes son “míos”, es también dudoso. Por ejemplo, en cualquier momento Banxico (o cualquier otro banco central) los puede hacer inválidos y obligarte a cambiarlos por otros “nuevos” generalmente muy devaluados (como en 1993, un nuevo peso por cada mil viejos). Si algo dizque “mío” no es del todo mío, no es realmente mío sino solamente prestado. Digo, ¿no? 

La simple verdad es que Banxico te pide que los cuides porque le cuesta fabricarlos (le cuestan centavos o fracciones de centavo y te los vende en veinte, cincuenta, cien, doscientos, quinientos o mil pesos) y le conviene que duren lo más posible. ¿Qué otro monopolio tiene tan monstruosos márgenes de utilidad?

PETRÓLEO

Los tres mayores productores del mundo, con cifras muy cercanas entre sí, son Arabia Saudita, EU y Rusia. Arabia y Rusia son grandes exportadores, mientras que EU consume casi enterita su propia producción. Mmmm, curioso ¿no te parece?

OOOOOOMMMMMM

Recuerda meditar cuanto puedas, cuando puedas.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

BUHEDERABUHEDERA
  BUHEDERA Guillermo Fárber JUSTO EN EL INSTANTE en que llega el fin...
BUHEDERA BUHEDERA
  BUHEDERA Guillermo Fárber MI ESPOSA y yo vivimos felices durante veinte años....