joomla visitor
AuditorŪa
CUARTA TRANSFORMACI√ďN La policracia cabalga de nuevo
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 382

 3823

CUARTA TRANSFORMACI√ďN

La policracia

cabalga de nuevo

Abraham García Ibarra

PARA TODA VOLUNTAD transformadora, el desaf√≠o es una disyuntiva: No se puede prescindir de todo lo viejo, s√≥lo por ser viejo; ni asimilarse a todo lo nuevo, s√≥lo por ser nuevo. En alg√ļn momento y lugar est√° la s√≠ntesis virtuosa. Sospechamos que en la pol√≠tica.

Dec√≠a el cl√°sico del comunismo, que la construcci√≥n de un modelo de nueva sociedad para el hombre nuevo no precisa de volver al p√°ramo. Algo √ļtil es recuperable de las viejas instituciones; seg√ļn el cuadrante, las del r√©gimen zarista. As√≠ de enorme la lucidez.

Los tecnócratas mexicanos, en su arrogancia, creyeron que, para trascender a la posmodernidad, era necesario aplicar una política de tierra arrasada. Ahora sabemos que no les resultó la estrategia.

Nadie rompe vestido nuevo para remendar el viejo

Temporada cuaresmal en este sedicente México cristiano, ni modo de no referirse al Mesías, cuyo mensaje pretendía convencer a sus discípulos del imperativo de abrir y transitar un nuevo sendero, distinto al de las viejas costumbres de los fariseos y sus escribas.

Nadie corta un trozo de vestido nuevo para remendar un vestido viejo. Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo hace que los odres revienten.

Escanciar vino y tejer ropa nueva no es dado a todo ser humano. Hay quienes tienen mala uva y subvierten su intelecto. Los hay, que echan a perder sus dise√Īos por falta de pericia o porque la novia, urgida, se va a casar dentro de unas horas.

Las par√°bolas ofrecen rendimientos si quien las utiliza conoce sus significados y los desencripta para socializarlos de modo que enriquezcan el sentido com√ļn: Es una operaci√≥n que combina conocimiento y sabidur√≠a.

Autoridad con derecho y derecho con autoridad

En la primera mitad del siglo XIX, México se movió en el péndulo de la sociedad fluctuante: El viejo régimen que se negaba a morir y un nuevo Estado que no acababa de nacer.

La Rep√ļblica restaurada fue posible al fundamentarse y actuar sujeta a una regla de oro: Autoridad con derecho y derecho con autoridad. No es √©ste un mero retru√©cano, es un principio del poder del Estado. As√≠ lo entendi√≥ Benito Ju√°rez.

Derrocada la dictadura, la Revolución mexicana tuvo su periodo más luminoso e iluminante, cuando, con Lázaro Cárdenas, aquel principio del poder constitucional cobró plena vigencia contra el Maximato transexenal.

C√°rdenas no perdi√≥ la serenidad ni su proverbial sobriedad que le ganaron el t√≠tulo de Esfinge. Contra la pluralidad y beligerancia de las resistencias dom√©sticas y externas ‚ÄĒexpresiones de los subyacentes intereses del viejo r√©gimen derrocado‚ÄĒ oper√≥ el tim√≥n con tal energ√≠a que, diez a√Īos despu√©s, permiti√≥ que en M√©xico se instituyera la Presidencia civilista.

La opción militar, desde entonces, fue proscrita, no sin posteriores y esporádicas tentaciones de echar mano de las Fuerzas Armadas para salvar la continuidad del régimen posrevolucionario.

De la crisis de conciencia a la conciencia de la crisis

Entramos al momento en que, diez a√Īos despu√©s de la Tragedia de Tlatelolco, la reflexi√≥n presidencial se manifest√≥ en estas palabras: Es hora de pasar de la crisis de conciencia a la conciencia de la crisis.

La solución a la crisis global del sistema, fue planteada en la Gran Reforma Política, impulsada en 1977-1978 bajo la convicción-compromiso de, en democracia, civilizar la lucha de los contrarios.

De aquellos prometedores días, en el arco de tensión política que caracteriza las horas actuales, vale recuperar algunas advertencias que mantienen su viva vigencia, a saber:

Medroso régimen que pretende complacer a todos

Un gobierno mayoritario no puede ni debe pretender satisfacer a todos. Complacer a todos es imposible en un régimen democrático: Es no gobernar; viene a ser un gobierno sin ideas, para plegarse a ideas de otros.

Tratar de complacer a todos, es admitir que se carece de banderas propias, que no se tiene ideología ni objetivos trazados, ni tampoco capacidad para alcanzarlos.

Medrosos regímenes que se refugian o simulan tal pretensión, abrigan inconfesos apetitos totalitarios o están dispuestos a renunciar a lo que es gobierno, a la unidad de acción estatal, y caer en lo que en nuestros días se llama policracia; el poder de muchos fuertes o que aparentan fuerza.

Cuando ello ocurre, se cae en la paradoja de no gobernar para seguir en el gobierno y, en consecuencia, se origina la impotencia gubernamental.

No son, esas consideraciones, de este escribidor: Fueron ideas-fuerza, enunciativas de la carta de navegaci√≥n de los fines de la Reforma Pol√≠tica comentada, en voz de su dise√Īador, don Jes√ļs Reyes Heroles. (Discurso del secretario de Gobernaci√≥n, 1 de abril de 1977/ Chilpancingo, Guerrero.)

Es necesaria, ¬Ņpero es posible la Gran Reforma del Estado?

Si la cuarta transformación ha de serlo, a fondo y duradera, exige, aquí ahora, la Gran Reforma del Estado, como producto de la unidad de acción estatal.

Fragmentos administrativos y legislativos en esa dirección se observan en los primeros meses del nuevo gobierno. Como enunciados, valen, pero la obra grande está lejos trazarse en firme y de consolidarse.

El punto es que, como suele suceder en la hora de un gran proyecto republicano, entra en acción la policracia, antes descrita.

Tenemos la sensación de que, quien ha liderado la agenda política aun desde antes de su elección en julio de 2018, ha sido metido por sus adversarios en el gran bache.

El petate del muerto de la reelección presidencial

¬ŅEs democr√°ticamente racional, meter con calzador en el debate p√ļblico la cuesti√≥n de la reelecci√≥n en el poder presidencial? Por lo que hemos observado, no es el titular del Poder Ejecutivo federal quien ha insinuado siquiera esa intenci√≥n. Todo lo contrario.

Son aquellos que, a contrapelo de la revolución electoral pacífica del 18, fingen tendenciosamente ver moros con tranchete. Son los que convirtieron por pasiva la iniciativa de revocación de mandato, expuesta a consulta popular para 2021, en una supuesta estrategia reeleccionista rumbo a 2024.

Piedra-roca sobre los fr√°giles tejados neoliberales

Percibimos que, dicho al estilo sudamericano, apelan a maniobras diversionistas, para distraer a la sociedad de las verdaderas prioridades de gobierno. Dicho por el propio presidente, una de ellas y fundamental: Poner fin al neoliberalismo como Política de Estado.

Son muchos los fr√°giles tejados sobre los que cay√≥ esa piedra-roca. Por supuesto, nadie pod√≠a esperar que los intereses creados y aupados por la tecnocracia neoliberal, se quedar√≠an cruzados de brazos cuando se les ha servido en charola de plata la coartada para una ‚Äúnueva‚ÄĚcruzada nacional.

Ya lo hemos escuchado en tiempos no lejanos: México en la libertad, libreto y bandera que la policracia económica e intelectual saca de nuevo del museo del retroceso, esgrimiendo el espantajo del populismo.

Lo peor -dejó dicho el gran transformador estadunidense, Franklin D. Roosevelt-, es tenerle miedo al miedo… y anclarse en la parálisis.

El pueblo, titular de la soberanía nacional

Tenemos a la vista la enunciación de una primavera ardiente. ¡Cuidado! con inmolarse en el fuego de la reacción. La democracia es la sociedad misma en acción, sí, pero la Constitución mexicana tiene establecido que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo.

Y dice más el artículo 39: El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho a alterar o modificar la forma de su gobierno. No es un pre supuesto de poca monta. Es cuanto.



More articles by this author

DESTINO MANIFIESTO Estados Unidos: De la secesión a la depresiónDESTINO MANIFIESTO Estados Unidos: De la secesión a la depresión
  DESTINO MANIFIESTO Estados Unidos: De la secesi√≥n a la depresi√≥n Abraham...
DESTINO MANIFIESTO Victoria: La reina del dragón drogadoDESTINO MANIFIESTO Victoria: La reina del dragón drogado
  DESTINO MANIFIESTO Victoria: La reina del drag√≥n drogado Abraham Garc√≠a Ibarra RETOMAMOStres...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 326 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner