joomla visitor
Auditoría
VOCES DEL DIRECTOR Una potencial Operación Azteca
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
395
Banner
394
Banner
393
Banner
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 367

1

VOCES DEL DIRECTOR

 

Una potencial Operación Azteca

El globalismo mesiánico

Mouris Salloum George

El término con el que encabezamos está entrega, lo acuñó el filósofo e historiador estadunidense, Arthur M. Schlesinger, dos veces ganador del Premio Pulitzer de periodismo.

 

UNA DE LAS OBRAS más consultadas del autor, es La Presidencia imperial, en la que denuncia cómo el inquilino de la Casa Blanca  suplanta o usurpa poderes, excediendo los límites constitucionales.

En el marco de la sucesión presidencial de 2018 en México, los escritos de Schlesinger ameritan una seria lectura a la luz del pretendido trasplante del modelo supuestamente democrático de los Estados Unidos.

Dos razones inducen esa sugerencia: A raíz de los asesinatos de los hermanos Kennedy en la década de los sesenta, Schlelinger expresa indignado su desencanto de la democracia, en la que la voluntad popular es violentada en su país por el fraude electoral perpetrado por los poderes económico y militar.

“Globalismo mesiánico” describe la compulsión de Washington por imponer a toda costa su liderazgo al “resto” del mundo, sin mirarse en su propio espejo.

Medio siglo después, perturba a la humanidad toda, el demencial actuar del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

Huelga recapitular la lista de agravios que el presidente estadunidenses está infligiendo a México, que implican riesgos ciertos para la soberanía nacional, de por si debilitada.

Expliquemos el sentido de la advertencia: Hace dos décadas, el estadunidense Caspar Winberger puso en circulación un libro —“juegos estratégicos”, los definió—, sobre una próxima guerra. Uno de sus capítulos lo tituló Operación Azteca.

El autor fue secretario de la Defensa del presidente Ronald Reagan, otro republicano célebre por el extravío de sus facultades mentales.

En Operación Azteca Winberger describe un escenario de crisis política en México en un contexto electoral en el que los cárteles de la droga tratarían de imponer un gobierno de izquierda.

El Pentágono asume que la convulsión generará una masiva migración de mexicanos que amenazaría la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. La ocupación armada norteamericana se acomete, no por casualidad, según la trama comentada, por uno de los estados en permanente estado de violencia: Tamaulipas.

No caemos en una extrapolación infundada y tremendista. En conversaciones telefónicas hechas públicas entre Trump y Enrique Peña Nieto, el norteamericano trata la cuestión del crimen organizado y afirma que el Ejército Mexicano tiene miedo a actuar, pero sus militares no.

A mayor abundamiento, Trump le propone a Peña Nieto que, si está dispuesto a la reelección, su gobierno no tiene inconveniente y está dispuesto a apoyarlo.

Es obvio que la elección presidencial mexicana de 2018, en un clima de exacerbación, amenaza con salirse de control institucional.

A enrarecer el clima electoral contribuyen algunos alienados beligerantes que han puesto en la orden del día peregrinas teorías de la conspiración, en las que estarían involucrados no sólo intereses continentales, sino incluso trasatlánticos.

En los límites del absurdo, partidos y candidatos presidenciales en pugna no sólo no toman conciencia de los peligros de esas simplistas y tendenciosas especulaciones, sino que pretenden reducirlas a chistes de muy barata factura.

Solo restan cinco meses para la culminación del proceso de las elecciones generales. La violencia se dispara. Ya no se trata únicamente de la disputa entre las bandas criminales por el control territorial de algunas regiones de la República, según pretenden hacerlo creer las impotentes autoridades responsables de la seguridad pública.

En el inventario de las numerosas bajas registradas durante el mes de enero aparecen lo mismo mandos de corporaciones policiales de los estados más violentados, que dirigentes de partido, funcionarios de elección popular, candidatos y luchadores sociales.

Dos sucesos marcan la gravedad de la escalada de violencia. En Michoacán y Chiapas, en menos de una semana se perpetraron actos hostiles contra las comitivas de dos precandidatos presidenciales.

La cuestión que queda por dilucidar tiene dos vertientes:1) La omisión del Estado, ¿es por impotencia institucional y orgánica? y 2) ¿Existe una predisposición selectiva para que unos precandidatos sean amenazados y otros no?

En cualesquiera de las respuestas, lo que está en juego no es ni siquiera el supuesto democrático. Lo que está en peligro es la integridad y la seguridad de la República. No es asunto de poca monta.

Recordarlo con la Historia: Cuando un gobierno se extingue, no se precisa la autopsia: Murió por suicidio. Grave cuestión.

 

                                                          

 

  

 

  

 



More articles by this author

Aguililla, macabro teatro del horror michoacanoAguililla, macabro teatro del horror michoacano
  Aguililla, macabro teatro del horror michoacano Mouris Salloum George DESDE FINALES de...
VOCES DEL DIRECTOR De cada sexenio, nueva comalada de ricosVOCES DEL DIRECTOR De cada sexenio, nueva comalada de ricos
  VOCES DEL DIRECTOR De cada sexenio, nueva comalada de ricos Mouris Salloum...
¿Quién está en línea?
Tenemos 373 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner