joomla visitor
AuditorŪa
EL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 216

 

Los condenados de la Tierra

EL T√ČRMINO vagonero es una palabra de reciente cu√Īo, que surgi√≥ debido a la modernidad en el transporte y a la necesidad que tiene el comercio de extenderse. Cuando hace 40 a√Īos naci√≥ el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro hab√≠an muchas restricciones incluso para abordarlo y los comerciantes se fueron estableciendo en las zonas circunvecinas, siempre aleda√Īos a las instalaciones.

Posteriormente, el crecimiento de la Ciudad en todos los sentidos: población, necesidades, corrupción, etc., presionó para que pudieran ingresar -primero subrepticiamente- dando margen a que los comerciantes ambulantes se instalaran en los pasillos -no en los andenes-, simultáneamente las autoridades fueron construyendo y rentando locales ex profeso pero a un precio inaccesible para los ambulantes.

Para cuando los ambulantes dejaron los pasillos para subirse a los vagones, se sumaron indigentes, invidentes, limosneros y vendedores de todo lo habido y por haber, incluyendo repartidores de propaganda política y uno que otro para propagar la palabra divina.

Aunque su actividad sea una falta administrativa establecida en el Reglamento de Transporte y de Cultura C√≠vica del Distrito Federal, los aproximadamente dos mil 868 vagoneros que hab√≠an a fines de 2008 -de acuerdo al STC Metro pero es una cifra que en la realidad se triplica- est√°n controlados por unas 15 asociaciones para que vendan su mercanc√≠a o sus servicios y por 2 pesos recorren las 11 l√≠neas de toda la red durante 200 kil√≥metros, cambiando al siguiente vag√≥n de los 201 trenes en cada una de las 175 estaciones, confundi√©ndose entre los 5 millones 200 mil pasajeros diarios que dan 1 mill√≥n 157 mil 490 vueltas al a√Īo.

Venden de todo y hacen de todo, protegidos -en acci√≥n u omisi√≥n- por personal de la seguridad del STC, quien incluso ‚Äúretiran‚ÄĚ a los que no est√°n incorporados a cualquiera de las agrupaciones que tambi√©n pueden, mediante sus agremiados, ‚Äúacusar‚ÄĚ para que sea detenido cualquier intruso que quiera vender sin el respectivo ‚Äúpermiso‚ÄĚ.

Fernando Espino Arévalo, líder de más de 10 mil trabajadores que prestan sus servicios en el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, dice que el Sindicato ha denunciado por escrito los ilícitos que se perpetran en las instalaciones del Sistema, pero no han obtenido respuesta satisfactoria y pide aplicar tanto el Reglamento como el Bando aprobado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, que considera las instalaciones del Metro como zona de alta seguridad.

Sin embargo las autoridades s√≥lo se han preocupado por proteger a las personas que sean v√≠ctimas de alg√ļn delito en las instalaciones, para lo cual el maestro Rodolfo F√©lix C√°rdenas y el ingeniero Francisco Boj√≥rquez Hern√°ndez, el entonces titular de la Procuradur√≠a General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y el actual director del STC Metro, firmaron un convenio de colaboraci√≥n para combatir las cifras negras, que por ejemplo en 2007 registraron 1,136 averiguaciones.

Como parte de esa protecci√≥n el STC Metro invierte desde 2008, 50 millones de d√≥lares para instalar un circuito cerrado de televisi√≥n con 3,101 c√°maras en estaciones y talleres; de las cuales 1,660 son c√°maras fijas; 1,273 m√≥viles; 24 sobre poste; 144 c√°maras a riel; as√≠ como 180 paneles de control de alarmas, teclado de control, sirena con estrobo asociada para ubicaci√≥n en las estaciones y talleres; laptop para mantenimiento del sistema; asimismo, habr√°n 645 botones de p√°nico; 27 centros de monitoreo locales y uno de monitoreo central; entre otros aditamentos. Todo esto seguramente para vigilar, impedir e inhibir la comisi√≥n de delitos pero, tambi√©n, para ‚Äėcontrolar‚Äô -que no evitar- el trabajo de los vagoneros.

A mediados de 2008 se planteó la posibilidad de aplicar un programa para reubicar a los vagoneros en locales comerciales de la red, pero las negociaciones entre ambulantes y autoridades están detenidas y el pasado mes de mayo de 2009 venció el plazo que establecieron Francisco Bojórquez, director del STC Metro, y Héctor Serrano, anterior subsecretario de Programas Delegacionales del DF, para que los 2 mil 868 vagoneros estuvieran dentro de los 500 locales comerciales ubicados a lo largo de la red. Pero esto no ocurrió y no se tiene una nueva fecha.

Una de las causas es que las organizaciones de vagoneros deben integrar cooperativas para que el STC Metro les asigne un local comercial, lo cual rechazan los líderes; otra, es que el modelo de cooperativa que les ofreció el Gobierno del DF no los convence porque es como si fueran contrataciones para trabajarle al gobierno y a las empresas. Otra causa fue que el STC Metro les indicaría qué productos vender.

Y, así seguirá la situación, porque la posición de ambos bandos es poderosa e irreductible. De acuerdo a un estudio elaborado por Héctor Castillo Bertier, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en 1997 habían 100 mil personas en el comercio informal -incluyendo los tianguis sobre ruedas con rutas fijas- pero desde que el PRD gobierna en el Distrito Federal (1997 a la fecha) el comercio ambulante se ha disparado en casi siete veces y el 60 por ciento, aproximadamente 420 mil, de los vendedores irregulares están como simpatizantes o militantes de partidos políticos afines a la izquierda.

 


Esaud1

 

 

 

Vagonero ‚Äúfakir‚ÄĚ con su bolsa de vidrios en la mano, saluda a Voces del Periodista antes de iniciar su acto dentro de un vag√≥n del Metro.


 

Esaud2

 

 

 

Extiende, ceremonioso,

su manta con vidrios rotos en el piso del vagón.

 

 

Esaud3 Acto seguido da una machincuepa (del náhuatl giro). Actualmente los vagoneros que hacen este espectáculo ya no apoyan su espalda en los vidrios sino que giran arqueando su torso para apoyarse primero en los pies y pasar su espalda rozando los vidrios por escasos milímetros.



More articles by this author

EL DIF√ćCIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
EL DIF√ćCIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD RUB√ČN ESA√öD OCAMPO...
EL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDADEL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
EL DIF√ćCIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD RUB√ČN ESA√öD OCAMPO ¬°¬ŅEstallido social?! NADA...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 137 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner