joomla visitor
AuditorŪa
¬ŅQu√© dice la televisi√≥n rusa del libro de Thierry Meyssan?
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
Edición 365

13qdc

¬ŅQu√© dice la televisi√≥n rusa del libro de Thierry Meyssan?

Evgeny Baranov

EN OCCIDENTE, LOS GRANDES MEDIOSpresentan al polit√≥logo franc√©s Thierry Meyssan como una especie de idiota. Pero en la mayor√≠a del mundo se le reconoce como uno de los principales pensadores contempor√°neos en materia de relaciones internacionales.

LA PRINCIPAL CADENAde televisi√≥n rusa acaba de dedicar un reportaje a su √ļltimo libro en su emisi√≥n informativa estelar. Los periodistas rusos, que ya conocen el trabajo de Meyssan sobre la estrategia del Pent√°gono, han encontrado en ese libro las pruebas de sus nuevas investigaciones.

Despu√©s de las ‚Äúprimaveras √°rabes‚ÄĚ, el mundo ser√° testigo de las ‚Äúprimaveras latinoamericanas‚ÄĚ, o sea de una serie de ‚Äúrevoluciones‚ÄĚ y golpes de Estado en Latinoam√©rica. Esta es una premisa b√°sica del nuevo libro del c√©lebre analista y polit√≥logo Thierry Meyssan: Los cr√≠menes del Estado profundo.

El Estado profundo es un sector muy influyente de la √©lite estadounidense cuyos miembros han utilizado el Medio Oriente en un experimento geopol√≠tico que consiste en desestabilizar el mundo para obtener ventajas econ√≥micas. De hecho ese es el nuevo formato de la pol√≠tica colonial. Se trata de robar a los pa√≠ses d√©biles, pero de una manera diferente. Por cierto, es de destacar que Donald Trump no est√° incluido en ese ignominioso sector.

Formalmente, esta nueva pol√≠tica se inici√≥ el 11 de septiembre de 2001, despu√©s del horrible ataque terrorista de Nueva York ‚Äďla destrucci√≥n de las Torres Gemelas‚Äď que dio paso a la adopci√≥n de la llamada Patriot Act, legislaci√≥n que permite una vigilancia omnipresente sobre toda la ciudadan√≠a estadounidense.

Meyssan escribe sobre el fin de la democracia en Estados Unidos. Pero va incluso m√°s lejos y afirma que la Patriot Act fue concebida mucho antes del 11 de septiembre. Restringir las libertades era parte del plan. Otro aspecto es el control total de los medios de difusi√≥n por parte de Washington. La prensa occidental se descompone ante nuestros ojos. En el contexto actual, los peri√≥dicos de la era sovi√©tica parecen faros de la democracia.

El nuevo libro del escritor y periodista franc√©s Thierry Meyssan est√° ausente de las librer√≠as parisinas. Se vende solamente por correspondencia. En su pa√≠s natal, este autor es considerado un personaje poco confiable desde que se atrevi√≥, hace 16 a√Īos, a poner en duda p√ļblicamente la versi√≥n oficial de los atentados terroristas cometidos en Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Durante todos estos a√Īos, Meyssan se ha visto obligado a vivir y trabajar en el Medio Oriente, donde ha sido testigo de la aplicaci√≥n progresiva de la estrategia del nuevo orden mundial, construida sobre las ruinas de las Torres Gemelas.

La edici√≥n rusa del libro de Meyssan sali√≥ a la venta bajo el t√≠tulo Los Cr√≠menes del Estado profundo: del 11 de septiembre a Donald Trump. Nuestros lectores no se sorprender√°n al enterarse de que tras los acontecimientos que se han producido en el mundo durante las dos √ļltimas d√©cadas hay un grupo de personas, de las que s√≥lo algunas son dirigentes oficiales de los pa√≠ses implicados. El hecho es que todo lo que sucede se hace para aplicar la idea de unos pocos, est√° sujeto a la l√≥gica de unos pocos y a su f√©rrea voluntad. Eso no es nuevo para nosotros.

Pero el libro de Meyssan nos ofrece la posibilidad de entender los mecanismos reales que mueven las relaciones internacionales modernas con todo su cinismo, sus mentiras y la sangre que hacen derramar.

‚ÄúEs el resultado de mi trabajo desde hace siete a√Īos, al servicio de diferentes gobiernos. Trabaj√© con documentos diplom√°ticos, con funcionarios, con diplom√°ticos. No es una ‚Äúteor√≠a del complot‚ÄĚ sino una descripci√≥n de los m√©todos de trabajo de ciertos protagonistas. Desgraciadamente, no hay m√°s explicaci√≥n que la que describ√≠ (‚Ķ) No tengo obligatoriamente raz√≥n pero estoy cerca de la verdad. Todo el mundo ve hoy que el mundo se ha vuelto loco, que los acontecimientos son nefastos, pero nadie entiende c√≥mo ni por qu√©. Eso es lo que yo explico. Explico la reacci√≥n de jugadores (‚Ķ) Yo estoy seguro de la veracidad de esos hechos‚ÄĚ, asegura el periodista franc√©s Thierry Meyssan.

El Estado profundo tiene, como todo, su propia historia. En la de los Estados Unidos de la √©poca contempor√°nea, la cuenta regresiva comienza generalmente con el asesinato del presidente Kennedy.

Un golpe de Estado

Por otra parte, Meyssan comienza a testimoniar sobre la historia de este ‚ÄúEstado profundo‚ÄĚ, el del 11 de septiembre de 2001. Seg√ļn √©l, ese d√≠a hubo en Estados Unidos un golpe de Estado. Ese golpe llev√≥ al poder a un grupo de personas unidas por una idea com√ļn.

Las ra√≠ces de esa idea pueden encontrarse a principios de los a√Īos 1990 en la Defense Policy Guidance redactada por Paul Wolfowitz: el concepto de liderazgo mundial y la supresi√≥n de posibilidad de competencia en ese aspecto.

‚ÄúHasta el a√Īo 2002 supon√≠an que los recursos energ√©ticos estaban agot√°ndose, ten√≠an que controlar todas las fuentes de energ√≠a f√≥sil. Es por eso que invadieron Irak. Pero ahora entienden que el petr√≥leo y el gas van a durar 2 o 3 siglos, quiz√°s mucho m√°s tiempo. Por consiguiente, la pol√≠tica de Occidente est√° cambiando. Ideas inaceptables para una persona normal conforman el n√ļcleo de esta pol√≠tica. El ej√©rcito de Estados Unidos est√° convencido de que hay que extorsionar a todos los grandes Estados, dividir el mundo en dos y explotar la segunda parte del mundo. Comenzaron destruyendo el Medio Oriente, en Libia, en Siria, en Irak, en Yemen, Afganist√°n, Turqu√≠a, en Arabia Saudita, y eso no es un efecto colateral. Es su objetivo: destruir las instituciones de los Estados para que nadie pueda rivalizar con ellos‚ÄĚ, explica Thierry Meyssan.

Meyssan llama la atenci√≥n del lector sobre el hecho que ninguna de las guerras desatadas por Washington ha terminado, a pesar del cambio de administraci√≥n y de la alternancia de los partidos pol√≠ticos en el poder. Eso significa que el ‚ÄúEstado profundo‚ÄĚ no tiene como objetivo el derrocamiento de gobiernos, ni apropiarse de los recursos o controlar el paso del petr√≥leo o del gas en determinada regi√≥n. Su objetivo es la destrucci√≥n total de los pa√≠ses mismos.

‚ÄúNaturalmente, yo no s√© exactamente qui√©n dirige ese proyecto. Pero he identificado a algunos responsables, por ejemplo, Hillary Clinton, el general Petraeus, Jeffrey Feltman ‚Äďex n√ļmero dos del Departamento de Estado (‚Ķ) Ese sistema en s√≠ mismo evoluciona con el tiempo. En 2001 lo dirig√≠a el vicepresidente Cheney, quien hoy ya no ejerce en √©l ning√ļn papel (‚Ķ) Esa organizaci√≥n est√° vinculada a los gobiernos del Reino Unido y de Israel. Tenemos pruebas documentales de su existencia, pero todav√≠a no sabemos c√≥mo est√° organizada‚ÄĚ, prosigue Thierry Meyssan.

Esta estrategia, que contradice por completo el concepto actual del imperialismo moderno, fue propuesta por el profesor Thomas Barnett, investigador principal en el Departamento de Estudios Estrat√©gicos del Centro de Estudios Navales de Estados Unidos. Y fue anunciada p√ļblicamente en marzo de 2003, justo antes del ataque contra Irak.

Plan extremadamente cruel

Seg√ļn esta estrategia, habr√≠a que dividir el mundo en dos partes: una zona estable, favorecida por el Sistema, y una zona de caos, donde la gente no podr√° ni siquiera concebir la posibilidad de resistir sino s√≥lo tratar de sobrevivir. Las empresas transnacionales podr√°n explotar libremente los recursos naturales y humanos, sin obligaciones que respetar ni responsabilidades que asumir ante alguien. Este Nuevo Mapa del Pent√°gono parece algo tan cruel que nadie pensaba que algo as√≠ pudiese llegar a ponerse en pr√°ctica.

‚ÄúEn 2004, un ‚Äėalertador ‚Äėdel ministerio brit√°nico de Exteriores [Derek Pasquill] revel√≥ documentos internos clasificados y, por supuesto, fue encarcelado de inmediato. Seg√ļn aquellos documentos, el Reino Unido ya estaba preparando las primaveras √°rabes en 2004 (‚Ķ) Otro documento es un tratado secreto entre Francia y Turqu√≠a, planificando los acontecimientos en Libia y en parte los de Siria (‚Ķ) un tercer documento es un documento de la administraci√≥n de la ONU y el gobierno alem√°n: el plan completo de capitulaci√≥n de Siria, un plan tan cruel para ese pa√≠s que habr√≠a tenido que sufrir condiciones que nadie se atrevi√≥ a exigir de Jap√≥n despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que Jap√≥n ten√≠a una responsabilidad en la guerra, lo que no es el caso de Siria‚ÄĚ, explica Thierry Meyssan.

Casi toda √Āfrica, Centroam√©rica y Latinoam√©rica, exceptuando Brasil y Argentina, caen en la zona de los ‚ÄúEstados no integrables‚ÄĚ condenados al caos. En esa zona aparece todo el Medio Oriente con Turqu√≠a, el Golfo P√©rsico, Ir√°n y Pakist√°n, as√≠ como el centro de Asia, el sudeste asi√°tico y los Balcanes, con excepci√≥n de Grecia.

Ya est√°n creadas todas las herramientas necesarias para lograr eso. Pero hay un problema: la red de estructuras internacionales no gubernamentales, el imperio subversivo de George Soros, el conglomerado de cadenas de televisi√≥n mundiales ‚Äďcomo CNNBBCSky NewsFrance24 y, por supuesto, Al-Jazeera‚Äď que result√≥ tan eficaz en los acontecimientos del Medio Oriente, est√°n ahora movilizados en funci√≥n de neutralizar a Trump.

‚ÄúTrump es la √ļnica personalidad que, en Estados Unidos, el d√≠a mismo de los hechos del 11 de septiembre, denunci√≥ el enga√Īo. A√ļn sin ser un pol√≠tico profesional, Trump entiende muy bien el funcionamiento de su pa√≠s. No es un imperialista sino un republicano. Prometi√≥ poner fin a esta pol√≠tica exterior imperialista, detener las actividades de los terroristas internacionales, parar de alimentar el terrorismo en el mundo entero (‚Ķ) En Irak, Barzani organiz√≥ un refer√©ndum de independencia, no s√≥lo en su territorio sino en los que hab√≠a colonizado. Ahora se ve solo y se ha visto obligado a dimitir. Lo mismo sucedi√≥ en Catalu√Īa, donde Puigdemont declar√≥ la independencia, fue aislado de inmediato y se decidi√≥ a pedir ayuda a Bruselas (‚Ķ) Por eso siguen gritando que Trump es un presidente d√©bil y que casi toda su administraci√≥n est√° contra √©l. Pero eso quedar√° atr√°s. Todo cambiar√° y todo est√° cambiando‚ÄĚ, dice Meyssan.

Realmente, el tiempo cambia todo. Y lo que parec√≠a ser una teor√≠a ‚Äúconspirativa‚ÄĚ marginal, hoy es una explicaci√≥n completamente sensata de lo que est√° sucediendo en el planeta. Adem√°s, la demagogia oficial no tiene otra explicaci√≥n y cada d√≠a aporta algo nuevo.

Esto es lo m√°s reciente: el primer ministro h√ļngaro, Viktor Orban, llam√≥ a la comunidad internacional a prestar atenci√≥n a los documentos publicados en Internet que demuestran que la Fundaci√≥n Soros (Open Society) influye directamente en las decisiones tomadas por la Uni√≥n Europea. 226 miembros del Parlamento Europeo est√°n vinculadas al multimillonario [Soros]. Eso es m√°s de la tercera parte de los miembros del Parlamento Europeo. Hasta hace s√≥lo unos d√≠as, afirmar el multimillonario y fil√°ntropo George Soros se inmiscuy√≥ activamente en la pol√≠tica mundial y trat√≥ de controlar pa√≠ses enteros habr√≠a sido visto como una teor√≠a barata del complot.

Red Voltaire 

 



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 451 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner