joomla visitor
AuditorŪa
Diplomacia a la coreana
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 370

p12370

 Diplomacia a la coreana

H√©ctor Tenorio 

LA TENSI√ďN LLEV√ď a los Estados Unidos a amenazar con desatar un conflicto armado a gran escala. Cuando todos se alistaban para el peor escenario, el joven dirigente demostr√≥ sus dotes de estadista, enviando a su hermana Kim Yo-jong como emisaria de buena voluntad a los 23¬ļ Juegos Ol√≠mpicos Invernales celebrados en Pyeongchang, Corea del Sur.

ESTE A√ĎO EL L√ćDER norcoreano Kim Jong- un se ha consolidado como un estratega militar. En 2017 aceler√≥ su programa militar aterrorizando a sus vecinos, en Hawaii y Jap√≥n se dieron falsas alarmas sobre un ataque nuclear.

DE INMEDIATO hubo consecuencias positivas, las dos Coreas participaron juntas en el evento deportivo que resultó un éxito. En reciprocidad un mes después el gobierno surcoreano mandó a Pyongyang una delegación de 10 personas, encabezada por el jefe de la Oficina Nacional de Seguridad, Chung Eui-yong, entregaron una carta personal del presidente Moon Jae In al mandatario de Corea del Norte quien se mostró dispuesto a discutir con Washington sobre la desnuclearización si se garantiza la permanencia del régimen.

Se comprometió a imponer una moratoria en su proyecto de guerra mientras dure el diálogo.

¬ŅGracias a sanciones?

En este contexto, el Pentágono consideró que este viraje de Norcorea fue porque han surtido efectos las sanciones económicas. Ven con buenos ojos la posible reunión a finales de abril entre el presidente Moon Jae In con Kim Jong- un.

La comunidad mundial aplaude que la diplomacia se abra paso ante las armas nucleares. En caso de celebrarse el encuentro se trataría de la tercera cumbre entre ambas naciones divididas desde el final de la Guerra de Corea en 1953.

Vale la pena recordar el primer encuentro histórico de ambos países que se celebró en Pyongyang del 13 al 15 de junio de 2000, entre el líder norcoreano Kim Jong-il y el entonces presidente surcoreano, Kim Dae-jung.

En esa ocasión se decidió la unión de los dos territorios a través de un tren que atravesó la frontera por primera vez en medio siglo. Los buenos deseos se desbordaron.

Propusieron concertar visitas de familiares separados, resolver problemas humanitarios como el de los presos condenados a largos a√Īos de prisi√≥n. Acordaron desarrollar de manera equilibrada la econom√≠a de la pen√≠nsula activando el intercambio en todos los sectores: Social, cultural, deportivo, de salud p√ļblica y medio ambiente. Como cereza del pastel el presidente surcoreano invit√≥ solemnemente a su hom√≥logo a visitar Se√ļl y √©ste acept√≥, pero esto nunca se llev√≥ a cabo.

Siete a√Īos despu√©s

Tuvieron que pasar siete a√Īos antes de que se diera un segundo acercamiento.

El presidente Roh Moo-hyun se convirti√≥ en el primer surcoreano que cruz√≥ a pie la l√≠nea fronteriza (el paralelo 38) que es uno de los √ļltimos s√≠mbolos de la Guerra Fr√≠a.

La finalidad de este encuentro fue retirar los obstáculos de las pláticas sobre la desnuclearización de Corea del Norte, en las cuales participaron las dos Coreas, Estados Unidos, Rusia, China y Japón. Se les llamó conversaciones a seis bandas.

El presidente surcoreano se comprometió a construir una confianza militar entre ambos países y resolver los problemas humanitarios, en referencia a la complicada situación económica de Corea del Norte. Aceptó que había límites en lo que podría lograrse. No se equivocó, no se dieron grandes avances.

Kim Jong-il trató de manera calurosa a Roh y a las 300 personas de su comitiva, incluida su esposa, varios ministros, como los de Unificación y Defensa, líderes empresariales y hasta poetas. El camino rumbo a una paz permanente en esa parte del mundo todavía es largo. No obstante, si algo caracteriza al pueblo coreano es que son pacientes.



More articles by this author

Los políticos vienen de otro planetaLos políticos vienen de otro planeta
  Los pol√≠ticos vienen de otro planeta H√©ctor Tenorio CONTIN√öAN LOS ESTRAGOS de...
Elecciones interminablesElecciones interminables
Elecciones interminables H√©ctor Tenorio   EL A√ĎO PASADO EN JAP√ďN el primer ministro,...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 619 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner