joomla visitor
AuditorŪa
Trump, el Gorbachov estadounidense
Voces Diario
Banner
Noticias
Cert√°men XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 367

10

Trump, el Gorbachov

 Estadounidense

Thierry Meyssan

DESDE EL FIN DE LA UNI√ďN SOVI√ČTICA,la pol√≠tica de Estados Unidos ha sido el resultado de una lucha entre dos escuelas, estima Thierry Meyssan. De un lado est√°n los partidarios de la prosperidad, del otro los del imperialismo. Se trata, en suma, de un combate entre el Dinero y el Poder.

ESA OPOSICI√ďNse reproduce en el seno de cada partido estadounidense, tanto en el republicano como en el dem√≥crata. Pero el tiempo sigue su curso y Estados Unidos se ve ahora al borde de un derrumbe interno. Donald Trump est√° en la inc√≥moda posici√≥n de Mija√≠l Gorbachov.

Todos los problemas internacionales por resolver est√°n vi√©ndose afectados por el hecho que Estados Unidos ‚Äďy a veces tambi√©n sus aliados europeos‚Äď se niega a admitir el crecimiento de los dem√°s pa√≠ses. Washington no vacila en recurrir a m√©todos inconfesables para retrasar la ca√≠da de su imperio.

Recordemos un poco el fin de la Uni√≥n Sovi√©tica, en 1991. Aquel coloso se derrumb√≥, imponiendo con ello un retroceso de varias d√©cadas a la econom√≠a de los pueblos que compon√≠an aquel pa√≠s. La esperanza de vida disminuy√≥ bruscamente en m√°s de 20 a√Īos. Adem√°s, la URSS arrastr√≥ en su ca√≠da a varios de sus aliados. En aquella √©poca, ya se planteaba la cuesti√≥n de saber qu√© consecuencias tendr√≠a aquel cataclismo para el otro gran imperio del siglo XX: Estados Unidos y sus aliados.

Un eminente polit√≥logo ruso, Igor Panarin, predec√≠a que Estados Unidos se dividir√≠a en cinco pa√≠ses, seg√ļn los or√≠genes √©tnicos de sus habitantes. Hubo quienes estimaron que Panarin aplicaba al adversario estadounidense el razonamiento que la polit√≥loga francesa Helene Carrere d‚ÄôEncausse hab√≠a concebido para la URSS: un escenario que no se hab√≠a concretado pero que determin√≥ el futuro del antiguo espacio sovi√©tico.

Desmovilización

Tratando de evitar la implosi√≥n de su propio pa√≠s, el presidente estadounidense George Bush padre decidi√≥ liquidar lo m√°s r√°pidamente posible el aparato militar de la guerra fr√≠a. Forz√≥ el reconocimiento mundial del liderazgo estadounidense durante la operaci√≥n ‚ÄúTormenta del Desierto‚ÄĚ y desmoviliz√≥ despu√©s m√°s de un mill√≥n de soldados, o sea la mitad de los efectivos de Estados Unidos. Bush padre reorient√≥ entonces su pol√≠tica pensando entrar en una era de paz y prosperidad. Sin embargo, dot√≥ a su pa√≠s de una doctrina tendiente a prevenir el surgimiento de un nuevo competidor. Aunque nadie imaginaba en aquella √©poca un despertar de Rusia a corto o mediano plazo, el consejero presidencial de extrema izquierda Paul Wolfowitz convenci√≥ a Bush padre de que ten√≠a que imponer l√≠mites a la Uni√≥n Europea.

Temeroso ante el espectro del derrumbe, el Partido Republicano se apoder√≥ de la C√°mara de Representantes para promover desde ella su Contract with America, o sea su ‚ÄúContrato con Estados Unidos‚ÄĚ. En 1995, impuso al presidente dem√≥crata Bill Clinton el rearme de Estados Unidos y la incorporaci√≥n a la OTAN de los ex miembros del desaparecido Pacto de Varsovia.

Pero ya no exist√≠a ning√ļn enemigo que justificara el rearme ni perpetuar la existencia de la OTAN. El Congreso simplemente rechazaba el sue√Īo de los presidentes George Bush padre y Bill Clinton de vivir en un mundo donde ‚Äďsin rival realmente serio‚Äď Estados Unidos se convertir√≠a en el motor de la econom√≠a mundial. El Congreso estimaba, por el contrario, que el Pent√°gono ten√≠a que aprovechar la desaparici√≥n de la URSS para extender su propia dominaci√≥n a todo el planeta.

Cuando se vot√≥ el rearme estadounidense, result√≥ que, con el aval del presidente Clinton pero en contra de la voluntad de este, el Pent√°gono estaba metido en las guerras de Yugoslavia. R√°pidamente, aquella implicaci√≥n se hizo p√ļblica y condujo a la guerra de la OTAN contra la futura Serbia.

En septiembre del a√Īo 2000, el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (PNAC) publicaba su programa: ¬ęReconstruir las defensas de Am√©rica¬Ľ (l√©ase ‚Äúde Estados Unidos‚ÄĚ).

Simult√°neamente, varios miembros del programa de Continuidad del Gobierno  ‚ÄďDick Cheney, Donald Rumsfeld, James Woolsey, etc.‚Äď iniciaron el Project for the New American Century, o ‚ÄúProyecto para el Nuevo Siglo Americano‚ÄĚ (l√©ase ‚Äúestadounidense‚ÄĚ). Sus objetivos eran :
 garantizar la defensa de la patria;
 garantizar la lucha y la victoria en varias guerras simultaneas (lo importante es ganar, ya se ver√° c√≥mo justificar esas guerras. Nota del Autor.
 garantizar el cumplimiento de las tareas habituales de las fuerzas armadas (principalmente la defensa de las transnacionales dedicadas a la explotaci√≥n del petr√≥leo. NdA);
 transformar las fuerzas armadas para explotar la revoluci√≥n en los negocios militares.

Powerpoint mostrado el 23 de julio de 2003 durante una conferencia del almirante Cebrowski en el Pent√°gono. A la izquierda, en color malva, la zona donde lo conveniente ser√≠a destruir los Estados y sociedades.

S√≥lo unos pocos privilegiados sab√≠an entonces que el cuarto punto ten√≠a que ver con la estrategia elaborada por uno de los protegidos de Donald Rumsfeld, protegido que acabar√≠a siendo nombrado jefe, en el Pent√°gono, del Office of Force Transformation, o sea la ‚ÄúOficina de Transformaci√≥n de la Fuerza‚ÄĚ: el almirante Arthur Cebrowski.

Aplicación del proyecto

Esa estrategia se ense√Ī√≥ en las diferentes academias militares desde finales de 2001 y fue adem√°s divulgada, en 2004, por el asistente del almirante Cebrowski, Thomas Barnett . Lo que hemos estado viendo desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 ‚Äďuna serie de guerras e intervenciones militares que acaban destruyendo Estados y sociedades enteras en todo el Greater Middle East, el Gran Medio Oriente o Medio Oriente ampliado‚Äď es precisamente la aplicaci√≥n de ese proyecto, disimulada bajo diferentes pretextos.

Hoy en d√≠a, el rearme estadounidense pactado en 1995 y la estrategia del Nuevo Mapa del Pent√°gono, puesta en pr√°ctica desde el a√Īo 2001 en el Medio Oriente ampliado, est√°n exang√ľes. Mientras Estados Unidos concentraba la parte fundamental de sus ingresos en llevar a cabo su proyecto de destrucci√≥n del mundo musulm√°n, otros pa√≠ses han alcanzado important√≠simos niveles de desarrollo, entre ellos Rusia y China. Las fuerzas armadas de Estados Unidos ya no son el primer ej√©rcito del mundo.

As√≠ lo reconoce el presidente Donald Trump en su Estrategia de Seguridad Nacional. Tambi√©n lo reconoci√≥ su secretario de Defensa, el general James Mattis, en su alocuci√≥n del 17 de enero de 2018 en la Johns Hopkins University. Aunque no dijeron expl√≠citamente que las fuerzas armadas de Estados Unidos se han quedado rezagadas, ambos plantearon como prioridad absoluta ‚Äúrestablecer [su] ventaja militar comparativa‚ÄĚ, que es m√°s o menos lo mismo.

País

Gasto militar en 2015 (datos del SIPRI)

Estados Unidos

611 000 millones de d√≥lares

China

215 000 millones de d√≥lares

Rusia

69 000 millones de d√≥lares

Arabia Saudita

63 000 millones de d√≥lares

India

65 000 millones de d√≥lares

Cierto es que las fuerzas armadas de Estados Unidos disponen de un presupuesto sin igual a nivel mundial, nueve veces superior al de Rusia. Pero la productividad de los ej√©rcitos estadounidenses es desastrosa. En Siria y en Irak, el Pent√°gono despleg√≥ contra el Emirato Isl√°mico (Daesh) alrededor de 10 000 hombres, s√≥lo una tercera parte eran militares y dos tercios eran ‚Äúcontratistas‚ÄĚ (o sea mercenarios) de compa√Ī√≠as privadas. El presupuesto de esa operaci√≥n es siete veces superior al de la operaci√≥n militar de Rusia, pero el balance militar estadounidense es lamentable. Donald Rumsfeld, quien supo reorganizar maravillosamente la transnacional Gilead Science bajo su direcci√≥n, no s√≥lo fracas√≥ en cuanto a reformar el Departamento de Defensa, sino que, adem√°s, mientras m√°s dinero recibe el Pent√°gono, m√°s ineficaz resulta.

Tambi√©n es cierto que Estados Unidos produce enormes cantidades de armamento. Pero es obsoleto ante los de Rusia y China. Los ingenieros estadounidenses no tienen ya la capacidad para crear nuevas armas, como ha quedado demostrado con el fracaso del programa del avi√≥n de guerra F-35. Hay no logran otra cosa que redise√Īar viejos aparatos y presentarlos como aviones nuevos. Como resalta el presidente Trump en su Estrategia de Seguridad Nacional, el problema viene a la vez del derrumbe de la investigaci√≥n y desarrollo y de la omnipresente corrupci√≥n que determina las compras del Pent√°gono. Los industriales del armamento venden autom√°ticamente cualquier cosa que produzcan mientras que el Departamento de Defensa ignora lo que de verdad necesita.

Desde cualquier √°ngulo que se aborde el problema, el hecho es que el ej√©rcito estadounidense es un ‚Äútigre de papel‚ÄĚ y que no hay esperanzas de reformarlo a corto o mediano plazo, y menos a√ļn de que logre superar a sus competidores de Rusia y China.

La elecci√≥n de Donald Trump como presidente de Estados Unidos es en primer lugar consecuencia de ese indiscutible derrumbe. La √ļnica soluci√≥n para mantener el nivel de vida de los estadounidenses es, en efecto, abandonar inmediatamente el sue√Īo de imperio global y regresar a los principios de la Rep√ļblica estadounidense de 1789, la de la Bill of Rights, la Carta de Derechos.

Seg√ļn el premio Nobel de Econom√≠a Angus Deaton, la esperanza de vida de los estadounidenses blancos ha sufrido un fuerte descenso, precisamente desde el a√Īo 2001, mientras que mejoraba en los dem√°s sectores de la poblaci√≥n.

Gran causa nacional

Durante los 16 √ļltimos a√Īos, los ya muy viejos problemas de la sociedad estadounidense se han agravado de manera exponencial. Por ejemplo, el consumo de drogas, que antes era un problema espec√≠fico de las minor√≠as, se ha transformado en una verdadera epidemia entre los hombres blancos. Al extremo que la lucha contra los opioides ha sido promovida al rango de gran causa nacional. La posesi√≥n de armas tambi√©n se ha convertido en una obsesi√≥n estadounidense. Ya no se trata del derecho constitucional de cada estadounidense a prepararse para enfrentar posibles abusos del Estado, ni de su comportamiento de cowboy ante posibles malhechores sino del temor a eventuales motines. Durante los tres √ļltimos Black Friday, las armas se convirtieron en la mercanc√≠a m√°s buscada por los compradores, reemplazando a los tel√©fonos celulares. En 2015 y 2016, se vendieron, s√≥lo en ese d√≠a, 185 000 armas, cifra que sobrepas√≥ las 200 000 durante el Black Friday de 2017. Adem√°s, en cuanto su situaci√≥n financiera les permite hacerlo, los estadounidenses de hoy se van a vivir en compounds con personas de su mismo origen cultural y clase social.

Ante todos estos elementos caracter√≠sticos de una situaci√≥n de crisis interna estadounidense, las relaciones internacionales se ven hoy pendientes de una interrogante: ¬ŅAcepta o no Estados Unidos su rango actual? Donald Trump se encuentra hoy en la inc√≥moda posici√≥n que antes vivi√≥ Mija√≠l Gorbachov.

 



More articles by this author

Secretos, mentiras y confusión estadounidenses en el norte de SiriaSecretos, mentiras y confusión estadounidenses en el norte de Siria
  Secretos, mentiras y confusi√≥n estadounidenses en el norte de Siria   Thierry Meyssan...
Trump retoma  la lucha contra el establishment estadounidenseTrump retoma la lucha contra el establishment estadounidense
Trump retoma la lucha contra el establishment estadounidense Thierry Meyssan DESDE FINALES DE...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 169 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner