joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2018: La democracia contratada y contratista
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 363

 6lademocracia

ITINERARIO 2018

La democracia contratada y contratista

Abraham García Ibarra

APAGADAS EN PALACIO NACIONAL las √ļltimas brazas de la lucha armada y, despu√©s de cuatro gobiernos militares, entre 1945 y 1946 el Partido de la Revoluci√≥n se convirti√≥ en PRI. De sus filas surgi√≥ la primera Presidencia civilista.

El primer mandato presidencial priista 1946-1952 fue ejercido por Miguel Alemán Valdés.

Entre los propios sucesores de 1952 se dio por inaugurada la corrupción de Estado y del Estado.

Tom√≥ ‚Äúcartas de naturaleza‚ÄĚ la convicci√≥n de que el sexenio anterior fue de los alemanista, por alemanistas y para los alemanistas. Don Adolfo El viejo Ruiz Cortines declar√≥ el sexenio de austeridad.

De 1946 a 2017, es autorizado describir México como una serpiente mordiéndose la cola, luego de que, en 1982, los gobiernos posrevolucionarios cedieron el mando a los gobiernos neoliberales.

Tres par√°bolas sobre nuestro destino manifiesto

Década de los 50s. Al lado del corredor Nueva York-Londres, que tenía lo suyo, en la Ciudad de México -después de México todo es Cuautitlán, se decía entonces- era un horror la imagen de los barrios marginales.

Adolescentes y j√≥venes excluidos se debat√≠an entre la miseria y el crimen como √ļnica opci√≥n de supervivencia. Ser√≠an los ninis de hoy.

Una emergente clase media con aspiraciones burguesas en la Ciudad de los Palacios, viv√≠a a la vez el gozo, la confusi√≥n y perversi√≥n de su s√ļbito ascenso socioecon√≥mico.

Un grupo representativo de ese segmento social se convocaría a compartir sus disipaciones nocturnas. Se encuentra de repente atrapada en el aislamiento y la anarquía y, en su intima y obligada convivencia, es presa de la promiscuidad, la sed, el hambre. Pierde todo sentido de humanidad y de solidaridad.

El instinto individualista es empujado a sobrevivir a expensas de los ‚Äúamigos‚ÄĚ. El valor de la sociedad queda proscrito.

En la estampa siguiente, tenemos a un embajador de un imaginario país centroamericano, acreditado en una capital europea. El convite del que sería anfitrión el diplomático se traslada por circunstancias imprevistas a un restaurante de postín.

Aparecen en escena extra√Īamente mezclados con gente de alcurnia, militares, un obispo cat√≥lico, polic√≠as, guerrilleros, campesinos.

La trama est√° presidida por el asesinato del propietario del restaurante; crimen en el que aparecen involucrados traficantes de drogas. ¬ŅDesde entonces?

Son -los tres contenidos componentes de esa narrativa- bastantes familiares en las noticias y crónicas que hoy por hoy nos ofrecen los medios de comunicación mexicanos. Hablamos, sin embargo, de hace tres cuartos de siglo: 1952-2017.

Entre Los olvidados y El discreto encanto de la burguesía

Realidad mata ficci√≥n, repetimos para caer en el lugar com√ļn. Las tres historias que retomamos, son obra de un genio, m√°s que prof√©tico, lector en los signos de sus tiempos.

Le ponemos nombre a ese subversivo genio: Luis Bu√Īuel. Para efecto de este tema, condensamos los libretos de tres de sus pel√≠culas en el orden de la exposici√≥n trascrita: Los olvidados, El √Āngel exterminador y El discreto encanto de la burgues√≠a.

Particularmente en El √°ngel‚Ķ el leitmotiv trata de descifrar ‚Äúel enigma de la condici√≥n humana‚ÄĚ. De Los olvidados, parias pues, s√≥lo nos queda la dolorosa pregunta, ¬Ņcu√°ntos Jaibos podemos encontrar en nuestros d√≠as en los suburbios de las zonas metropolitanas de M√©xico y aun en sus exclusivos barrios residenciales?

El cad√°ver de El jaibo se pierde en la perspectiva a lomo de una burra. Sus reproducciones hoy se disuelven en √°cido en los tibores de Los pozoleros o sus cabezas aparecen en las alfombras de los nuevos antros, en donde son arrojados por sicarios.

En El Discreto encanto‚Ķ vemos retratada en retrospectiva ‚Äúla palpitante actualidad‚ÄĚ del M√©xico de 2017, si bien entre los comensales no se nombra a pol√≠ticos y empresarios que medran ahora con el tr√°fico de drogas.

Para su √©poca, la producci√≥n de Bu√Īuel entr√≥ en el concepto y las provocaciones del surrealismo. La clasificaci√≥n de la obra de Gabriel Garc√≠a M√°rquez (citamos El Oto√Īo del patriarca y la Cr√≥nica de una muerte anunciada) se inscribe en el casillero del realismo m√°gico.

Nos quedamos con el M√©xico surrealista. Pero subrayamos una abismal diferencia respecto de la obra de Bu√Īuel. La suerte de quienes hoy se atreven a dar testimonio en tiempo real de las monstruosidades de los c√°rteles de la droga, est√° sellada con su fulminante ejecuci√≥n y coronada con la impunidad.

¡Que ironía! A mitad del siglo XX, se denunciaban inanes intentos de reprimir la Libertad de Expresión. En lo que va del siglo XXI, los intentos alcanzan, en su incesante consumación, el rango de deporte nacional.

A la Naturaleza le gusta aguar las fiestas

Estamos en el Itinerario hacia 2018. ¬ŅCu√°l es la mojonera que permanece en la ruta? Dice la se√Īalizaci√≥n que la corrupci√≥n. La del alemanismo priista para los alimanistas que lleg√≥ para quedarse. Obviamos la respuesta para este aciago periodo.

Lo que en la sucesi√≥n presidencial de 2018 est√° en agenda, es la situaci√≥n socioecon√≥mica de los mexicanos. Digamos que al arrancar el segundo medio siglo del XX, se arrastraban a√ļn los estragos y rezagos del siglo XIX, y de la destrucci√≥n, producto del movimiento armado, del primer cuarto del siglo pasado.

Al implantarse el Estado neoliberal, la miseria empezó a crecer exponencialmente.

¡Qué manera de matar al poeta! Hace unas cuantas semanas, el Consejo Nacional para la Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social difundió -convenientemente diferidos a causa de las elecciones del 4 de junio pasado- los resultados de sus evaluaciones. Trató de abonar al optimismo.

Pero la Naturaleza no sabe de oportunismos electoreros. Se encargó de levantar las costras de las viejas llagas y está pendiente la cuantificación de la crisis humanitaria exacerbada por los terremotos del 7 y 19 de septiembre.

Contra el cataclismo no hay defensa posible. No sirve para nada el escudo de los spots.

No sólo el tejido social está infectado e infestado; corroído por las llagas. El organismo político padece lepra en estado terminal.

¡Aguas! que ya llegó Fuerza México

La escena electoral ha sido irrumpida en estos d√≠as de drama colectivo por la s√ļbita presencia de una nueva franquicia electorera, sin registro legal ciertamente, de lo que se colige puede entrar en la categor√≠a de francotirador.

Se autodenomina Fuerza México. Si el disco duro no nos falla, creemos recordar que esas incitantes palabras las vimos hace poco más de una década en los frontispicios de eventos del PRI en el Estado de México en las perspectivas de la sucesión presidencial de 2006.

¬°Fuerza! Es un t√©rmino que enchina el pellejo. La Madre Academia lo asocia, seg√ļn el caso, a poder y violencia.

Cuando Benito Mussolini convocaba a vivir la vida peligrosamente, sus hordas fascistas ten√≠an como recurso predilecto la acci√≥n directa. Fue Mussolini el impulsor del corporativismo y gestor del ‚Äúpartido √ļnico‚ÄĚ en Italia.

En Espa√Īa, con la combinaci√≥n fascismo-nazismo, Francisco Franco cre√≥ la Falange Espa√Īola, obviamente de inspiraci√≥n militar. Uno de sus ministros, Manuel Fraga, plant√≥ la semilla de lo que hoy es el Partido Popular, que gobierna como un franquismo sin Franco.

En México, la Unión Nacional Sinarquistas, animada por residuos de las milicias cristeras, en 1945 lanzó a la lucha electoral su frente ¡Fuerza! Popular.

En 1994, el audaz magnate de los medios electrónicos, Silvio Berlusconi -carne de presidio- lanzó al ruedo político ¡Forza! Italia, impregnada de tufos fascistas.

M√°s recientemente, en Per√ļ, Keiko Fujimori -hija del dictador Alberto, hoy vestido de jaula-, contendi√≥ por la presidencia bajo las banderas de ¬°Fuerza! Popular.

¡Fuerza México! Mmmm.

Y todavía el Instituto Nacional Electoral (INE) no abre el registro de candidatos independientes a la presidencia, aunque si ha dado oxigeno al Frente Ciudadano por México, en el que comparten la luna de miel derechistas y sedicentes izquierdistas. ¡Vaya usted a saber! que productos engendrarán, quién sabe si por cesárea.

Lo que queda en suspenso, es qui√©n o qui√©nes rencarnar√°n en el 18 al √°ngel exterminador bu√Īueliano. Exterminador, puntualicemos, de la aspiraci√≥n democr√°tica de los mexicanos.

Estamos a unos seis meses de conocer quienes ser√°n los candidatos autorizados por el INE para recorrer el camino a Los Pinos. Los ponemos en lista de espera.

Candidatos a desfilar por la pasarela

En vías de mientras, podrían hacer casting para asumir el papel protagónico algunos que se merecen el rol por méritos propios. Como dicen por ahí que los ángeles no tienen sexo, postulamos a algunos compatriotas, respetando la equidad de género, a saber:

Los consejeros electorales federales: Lorenzo C√≥rdova Vianello, Enrique Andrade Gonz√°lez, Marco Antonio Ba√Īos Mart√≠nez, Adriana Margarita Favela Herrera, Ciro Murayama Rend√≥n, Benito Nacif, Diana Paola Ravel Cuevas, Jos√© Roberto Ruiz Salda√Īa, Jaime Rivera Vel√°zquez, Alejandra Pamela San Mart√≠n R√≠os y Valles (que atributos tan ecol√≥gicos y santificados) y Beatriz Claudia Zavala P√©rez.

Tienen en su favor los secretos del algoritmo.

Aunque segundo, este reparto es m√°s importante: Los magistrados electorales federales: Magda Janine Madeline At√°rola Malassis, Felipe Alfredo Fuentes Barrera, Indalfer Infante Gonz√°lez, Felipe de la Mata Piza√Īa, Reyes Rodr√≠guez Mondrag√≥n, M√≥nica Areli Soto Fregoso y Jos√© Luis Lara Vargas.

(Que paisaje tan paradisiaco: Ríos, Valles, Fuentes; un serafín, Infante, y hasta reyes).

De la segunda nómina subrayamos su importancia, porque sus integrantes están revestidos del don de la infalibilidad: Sus sentencias son definitivas e inatacables. Lo que ocurre en la Sala Superior del Tribunal, en el tribunal se queda. No hay más allá. ¡Que tal!

Para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo. A fin de cuentas, nuestro régimen político emana de una democracia contratada, sí, contratada y contratista por los de arriba. Para cuando llegue el 1 de julio de 2018, los de abajo estarán todavía debajo de los escombros de septiembre. Puro surrealismo. Es cuanto.



More articles by this author

ITINERARIO 2018: De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes ITINERARIO 2018: De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes
ITINERARIO 2018 De sucesión presidencial y de dinosaurios mutantes Abraham García Ibarra TECLEAMOS...
ITINERARIO 2018 No hay tranquilidad en las calles ni paz en las concienciasITINERARIO 2018 No hay tranquilidad en las calles ni paz en las conciencias
ITINERARIO 2018 No hay tranquilidad en las calles ni paz en...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 294 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner