joomla visitor
AuditorŪa
De Adicto a ADICTO El rostro de la difamación
Voces Diario
Banner
Noticias
Cert√°men XLVII
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
Edición 361

De Adicto a ADICTO

Portada 23

El rostro de la difamación

Ernesto Salayandia García

Una enfermedad com√ļn y muy corriente

LAS EMOCIONES negativas, toxicas no sin exclusividad de los alcohólicos y adictos, no lo es, es un sello de distinción de la sociedad ENFERMA, hiper enferma que habla por hablar, que en un segundo al abrir la boca destila veneno y en un instante, con su lengua de hacha, con ese filoso bisturí hace trizas el prestigio e imagen de una persona, el chismoso, intrigoso maneja perfectamente su lenguaje facial, corporal y oral para acreditar credibilidad en la injuria injusta que emite a espaldas de una persona, ahora si, que le pone sabor al caldo que sazona con especial talento.

Yo lo vi con mis propios ojos. cr√©elo, yo no pod√≠a dar cr√©dito, pero es cierto!!!!! Somos chismosos por naturaleza.   le echamos de nuestra propia cosecha a la cobarde calumnia que impacta y causa efecto ante el vac√≠o espiritual y madurez emocional de quien irresponsablemente conf√≠a lo que est√° escuchando y lo m√°s lamentable, es que da por hecho lo que escucho y toma decisiones en ese mismo sentido capaz de perjudicar a la v√≠ctima en este caso la persona que fue difamada, cabe destacar que una gran mayor√≠a de la gente establece criterios equivocados y se cometen sendas injusticias que deber√≠an de ser considerados como delitos, por ejemplo asegurar que una secretaria es una prostituta, delito deber√≠a de ser castigar a quien denigre a un ejecutivo de una empresa, cit√°ndolo como un degenerado sexual, por ejemplo.

El chisme nuestro de cada día.

ESTA ES UNA FUERZA destructiva que predomina en las empresas, en las oficinas de gobierno, en cualquier √°mbito laboral hay un af√°n de descalificar a seres humanos que no se pueden defenderse, del veneno que habr√° de despertar la duda sobre su integridad moral y quien emite un chisme, y peor a√ļn quien le da cr√©dito, a un rumor, a una injuria, y a una difamaci√≥n muestran sin duda el enorme vac√≠o espiritual del que carecen, hay que entender que si escucho a una persona difamar a otra, yo estar√© en el mismo riesgo de ser desprestigiado y cuando escucho a una persona hablar pestes de otra tengo que considerar su calidad moral, y en equidad darle la oportunidad del ofendido de que por lo menos se defienda de la cobarde injuria.

Y grave error, injusto error, darle certeza al chisme que me han dado y por desgracia, normo criterios equivocados cuando alguien me dice que mi vecino es narcotraficante, cuando alguien me dice que un compa√Īero de trabajo es un tranza, cuando alguien me dice que fulano de tal es un drogadicto y tristemente este es el chisme nuestro de cada d√≠a, es una cultura de hacer trizas a cualquiera.

La difamación es un delito

HAY DOS CASOS que sacudieron a los difamadores, uno es el de la actriz cinematogr√°fica Sasha Montenegro ex esposa del ex presidente Jos√© L√≥pez Portillo y quien sistem√°ticamente fue agredida p√ļblicamente, ridiculizada, humillada, hostigada por parte de la periodista Isabel Arvide quien en un abuso como periodista difamo hasta el cansancio a la actriz Sasha Montenegro y lo que nadie daba cr√©dito, que esta victima habr√≠a de ganar una demanda por la cantidad de 15 millones de pesos en el juicio civil, Alejandra Asimovic Popovich mejor conocida como Sasha Montenegro sent√≥ un precedente no solo en los medios period√≠sticos y pol√≠ticos si no ante todos los mexicanos de que no es v√°lido hablar por hablar, escribir y denigrar de que no por que seas figura p√ļblica, un periodista tiene derecho de tratarte en sus medios como si fueras una vil basura, dejando claro que la dignidad humana va por delante y que ella, Sasha Montenegro no solo defendi√≥ su trayectoria como actriz, sino su dignidad como ser humano, no obstante ante estos hechos, el periodista radiof√≥nico Pedro Ferriz de Con en su programa radiof√≥nico, del grupo imagen para empezar, menciono que el prestigiado periodista don Julio Scherer Garc√≠a hab√≠a recibido la cantidad de cinco millones de d√≥lares producto de un soborno de alguien que con esa cantidad habr√≠a comprado el criterio del fundador y director general en aquel entonces de la revista Proceso ante esta calumnia y por el sentido burl√≥n y sarc√°stico del locutor radiof√≥nico; Julio Sherer Garc√≠a presento la respectiva demanda por difamaci√≥n de honor lo que un juez determino que Ferriz de Con deber√≠a de disculparse p√ļblicamente en el mismo espacio donde hab√≠a ofendido a Scherer Garc√≠a adem√°s pagar una cantidad considerable como reparaci√≥n del da√Īo moral hacia una persona y ante el proceso, Ferriz de Con se justific√≥ diciendo que su fuente le hab√≠a fallado y que obviamente carec√≠a de los documentos que con tanta seguridad aludi√≥ tener en sus manos, ante ello quedo en evidencia que es un alto riesgo difamar p√ļblicamente a cualquier persona.

Difamaci√≥n, injuria y calumnia a√ļn son delitos en 25 estados del pa√≠s

Alfredo Méndez

Periódico La Jornada

Lunes 28 de febrero de 2011

LA DESPENALIZACI√ďN de la difamaci√≥n, la injuria y la calumnia a nivel federal, que entr√≥ en vigor el 13 de abril de 2007, tiene, en los hechos, un efecto simb√≥lico, pues 25 estados de la Rep√ļblica siguen considerando estas conductas como delictivas en sus c√≥digos penales.

Un recuento de los 32 c√≥digos penales correspondientes a cada una de las entidades federativas y al Distrito Federal, realizado por La Jornada, indica que, al cierre de enero de 2011, 25 estados manten√≠an vigentes estos delitos. Las excepciones son Chiapas, Durango, Oaxaca, Chihuahua, Quintana Roo, Sinaloa y Distrito Federal, que fue el primero en suprimir los tres delitos en 2006.

Un a√Īo despu√©s, el presidente Felipe Calder√≥n public√≥ en el Diario Oficial de la Federaci√≥n (12 de abril de 2007) un acuerdo por el que se derog√≥ la calumnia, difamaci√≥n y la injuria del C√≥digo Penal Federal, que corresponde aplicar a la PGR.

La legislaci√≥n federal, sin embargo, s√≥lo era aplicable en los casos en que una persona (principalmente periodistas, intelectuales o comunicadores) era demandada por alg√ļn servidor p√ļblico federal en ejercicio de sus funciones que hubiese sido afectado en su honor y su dignidad. La abrumadora mayor√≠a de estos procesos son ventilados en tribunales del fuero com√ļn, ante las 25 procuradur√≠as de justicia locales, que siguen obligadas a perseguir estos delitos y, en su caso, consignar a los responsables ante un juez penal. De los 25 estados que a√ļn contemplan esos tres delitos, 19 castigan la difamaci√≥n, la calumnia y las injurias con penas de c√°rcel y multa, aunque usualmente son muy reducidas. En los otros seis, los tres delitos son considerados de pena alternativa, es decir, el juez puede optar entre prisi√≥n o multa en caso de encontrar culpable al acusado.

De esta forma, el inculpado no enfrenta una orden de aprehensi√≥n, sino de presentaci√≥n, y en su caso se le dicta auto de sujeci√≥n a proceso sin que en ning√ļn momento se le prive de su libertad. Para ello existe desde 2006 la Ley para la Protecci√≥n del Derecho a la Vida Privada, el Honor y la Propia Imagen, la cual contempla sanciones econ√≥micas de hasta 17 mil 500 pesos, m√°s pago de costas judiciales; sin embargo, no implica c√°rcel para el demandado y tampoco indemnizaciones millonarias, como se acostumbraba antes de la publicaci√≥n de esa norma.

Difamaci√≥n, injuria y calumnia a√ļn son delitos en 25 estados del pa√≠s Alfredo M√©ndez: Peri√≥dico La Jornada lunes 28 de febrero de 2011, p. 19. La despenalizaci√≥n de la difamaci√≥n, la injuria y la calumnia a nivel federal, que entr√≥ en vigor el 13 de abril de 2007, tiene, en los hechos, un efecto simb√≥lico, pues 25 estados de la Rep√ļblica siguen considerando estas conductas como delictivas en sus c√≥digos penales.

Un recuento de los 32 códigos penales correspondientes a cada una de las entidades federativas y al Distrito Federal, realizado por La Jornada, indica que, al cierre de enero de 2011, 25 estados mantenían vigentes estos delitos. Las excepciones son Chiapas, Durango, Oaxaca, Chihuahua, Quintana Roo, Sinaloa y Distrito Federal, que fue el primero en suprimir los tres delitos en 2006.

Un a√Īo despu√©s, el presidente Felipe Calder√≥n public√≥ en el Diario Oficial de la Federaci√≥n (12 de abril de 2007) un acuerdo por el que se derog√≥ la calumnia, difamaci√≥n y la injuria del C√≥digo Penal Federal, que corresponde aplicar a la PGR. La legislaci√≥n federal, sin embargo, s√≥lo era aplicable en los casos en que una persona (principalmente periodistas, intelectuales o comunicadores) era demandada por alg√ļn servidor p√ļblico federal en ejercicio de sus funciones que hubiese sido afectado en su honor y su dignidad.

La abrumadora mayor√≠a de estos procesos son ventilados en tribunales del fuero com√ļn, ante las 25 procuradur√≠as de justicia locales, que siguen obligadas a perseguir estos delitos y, en su caso, consignar a los responsables ante un juez penal. De los 25 estados que a√ļn contemplan esos tres delitos, 19 castigan la difamaci√≥n, la calumnia y las injurias con penas de c√°rcel y multa, aunque usualmente son muy reducidas. En los otros seis, los tres delitos son considerados de pena alternativa, es decir, el juez puede optar entre prisi√≥n o multa en caso de encontrar culpable al acusado.

De esta forma, el inculpado no enfrenta una orden de aprehensi√≥n, sino de presentaci√≥n, y en su caso se le dicta auto de sujeci√≥n a proceso sin que en ning√ļn momento se le prive de su libertad. Ley del Honor en el Distrito Federal, cuando la ofensa aparece en una publicaci√≥n period√≠stica, el afectado puede demandar la violaci√≥n a su derecho de respetar su honorabilidad.

Para ello existe desde 2006 la Ley para la Protección del Derecho a la Vida Privada, el Honor y la Propia Imagen, la cual contempla sanciones económicas de hasta 17 mil 500 pesos, más pago de costas judiciales; sin embargo, no implica cárcel para el demandado y tampoco indemnizaciones millonarias,

El chisme es una bomba atómica y cobarde

SE COMETEN graves injusticias contra personas que no tienen delito, vaya trabajadores, servidores p√ļblicos, maestros, que est√°n expuestos a que en un instante alguien use su lengua como bistur√≠ y los haga pedazos, muchos matrimonios se han exterminado a causa de los chismes, de las supuestas afirmaciones de infidelidad que a veces corren de boca en boca sin que sean ciertas, al jefe se le acomodan muchas novias se desprestigia la integridad de las mujeres que debido a que se acostaron tuvieron un ascenso y mejoraron sus prestaciones econ√≥micas, hay muchas razones por las cuales la gente es chismosa y que verdaderamente desmorona a esta sociedad, el chisme es un instrumento de comunicaci√≥n que pudi√©ramos evitar todos si no le di√©ramos importancia a estas enfermas personas que tienen esa gran habilidad de influir en cerebros d√©biles y mediocres que escuchan injurias venenosas e intrigosas.

¬ŅQue hay detr√°s de un chismoso?

BUENO PARA empezar hay un tipo mediocre lleno de veneno interior sin principios morales ni c√≥digos de √©tica, ausentes de dignidad y de respeto hacia ellos mismos, por su puesto el chismoso es un ser resentido a la vida, amargado, envidioso, sin personalidad propia, y que est√° enfermo mental y emocionalmente y que hace del chisme un aliado para justificar su ineptitud pero repito, el que da cr√©dito a un chisme est√° a√ļn m√°s enfermo que el chismoso por esa raz√≥n habr√≠a que aplicar esta sabia reflexi√≥n del fil√≥sofo griego S√≥crates: los tres filtros;

Un día un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:
¬ŅSabes lo que escuch√© acerca de tu amigo?

Espera un minuto -replic√≥ S√≥crates-. Antes de decirme nada quisiera que pasaras un peque√Īo examen.

El primer filtro es la verdad¬ŅEst√°s absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto? No -dijo el hombre-, realmente solo escuch√© sobre eso y‚Ķ

Está bien -dijo Sócrates-. Entonces realmente no sabes si es cierto o no.

El segundo filtro, el filtro de la bondad.¬ŅEs algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo? No, por el contrario‚Ķ

Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto.

El tercer filtro de la utilidad ¬ŅMe servir√° de algo saber lo que vas a decirme de m√≠ amigo?
No, la verdad es que no.

Bien -concluy√≥ S√≥crates- si lo que deseas decirme no sabes si es cierto, ni bueno, e incluso no es √ļtil ¬Ņpara qu√© querr√≠a saberlo?

La recuperación como un todo

DEBO DE ENTENDER que mi problema no es solo alcohol y drogas mi enfermedad emocional es sumamente compleja y es el cumulo de mis defectos de carácter, de mis patrones de conducta, mis apegos, y mis egos lo que hacen de mi enfermedad una gran complejidad y tengo que ver por mí y entender que este es el juego de Juan Pirulero que nadie va hacer por mí, lo que yo realmente tengo que hacer por mí.

En principio dejar de ser chismoso, dejar de criticar, dejar de sentirme superior a los demás, evitar que me envenenen el alma escuchando y peor aun dándole crédito a difamaciones si estoy en un programa pleno de recuperación el hablar mal de alguien, el levantar falsos, el desprestigiar y levantar injurias no habla bien de mí y doy un pésimo ejemplo a mis hijos porque lo chismoso se contagia, lo chismoso viene de una generación a otra y es una de las características que tiene esta desintegración social.



¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 449 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner