joomla visitor
AuditorŪa
ITINERARIO 2018 / Por un México libre de corrupción e impunidad
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 360

portada 6

 ITINERARIO 2018: Por un M√©xico libre de corrupcci√≥n e impunidad

Por: Abraham García Ibarra

Conspiran voces institucionales

 

POR MANUALES en que se condesaban nociones de civismo que todav√≠a a mitad del siglo XX entregaban a alumnos de ense√Īanza b√°sica la Secretar√≠a de Educaci√≥n P√ļblica y sus correspondientes de las entidades de la Rep√ļblica, los ni√Īos mexicanos sab√≠an que los componentes del Estado son pueblo, territorio y r√©gimen jur√≠dico.

Se informaba a la ni√Īez que la Constituci√≥n General es el conjunto de normas jur√≠dicas que definen la naturaleza del Estado y rigen las relaciones entre poderes p√ļblicos y entre gobernantes y gobernados, con el fin de conducir a la naci√≥n a una convivencia arm√≥nica. Por eso se le llamar√≠a al texto constitucional Carta magna o Ley de leyes. Hab√≠a una ‚Äúescuela c√≠vica‚ÄĚ, de veras formativa.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en su carácter de Tribunal Constitucional, es la institución garante de la observancia de la Constitución. En la era de los spots, los ministros de la Corte dicen a los mexicanos que la Constitución protege tus derechos y nosotros protegemos la Constitución.

Para el sexenio 2012-2018, una alianza fáctica de partidos, el Pacto por México, al través de las representaciones legislativas federales acometió la más radical e inconsulta revisión del cuerpo constitucional y sus leyes reglamentarias.

70 por ciento de mexicanos: No se respeta la Constitución

En el marco del Centenario de la Constituci√≥n de 1917 -5 de febrero-, la agenda pol√≠tica y acad√©mica se satur√≥ de foros y paneles en toda la Rep√ļblica para historiar, analizar y criticar el estado que guarda la ley de leyes mexicana.

A esa agenda ‚Äúc√≠vica‚ÄĚ de ocasi√≥n concurrieron investigaciones de constitucionalistas y encuestadoras de opini√≥n: El primer resultado fue que m√°s de la mitad de los consultados ignoraba qu√© se celebra el 5 de febrero. El segundo resultado: 70 por ciento de los entrevistados expres√≥ su convicci√≥n de que ni pol√≠ticos-gobernantes ni ciudadanos respetan la Constituci√≥n.

Ra√ļl Cervantes AhumadA-6Un ilustre maestro em√©rito de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Aut√≥noma de M√©xico (UNAM), don Ra√ļl Cervantes Ahumada, estudioso de la materia, sol√≠a sostener en sus ensayos especializados y art√≠culos editoriales que M√©xico se mueve simult√°neamente, seg√ļn circunstancias, en tres cuadrantes: 1) como Estado aconstitucional, 2) Estado inconstitucional y 3) Estado anticonstitucional.

Es absolutamente probable que el doctor Cervantes Ahumada, si a√ļn viviera, seguir√≠a suscribiendo esa hip√≥tesis.

Mandato constitucional: Elecciones libres y auténticas

Hacemos esa somera recapitulaci√≥n, partiendo del hecho de que la formaci√≥n de poderes p√ļblicos -que pasa por elecciones ‚Äúlibres y aut√©nticas‚ÄĚ- est√° sujeta al control constitucional mediante √≥rganos instituidos y facultados ex profeso. La electoral, es definida como ‚Äúfunci√≥n de Estado‚ÄĚ, a tenor del mandato constitucional, que impone adem√°s el voto universal, libre y secreto.

Documentada la opini√≥n de los mexicanos sobre el respeto que a pol√≠ticos y gobernantes les merecen la Constituci√≥n, ¬Ņqu√© se puede esperar de las elecciones generales federales y concurrentes de los estados en 2018? Por hoy, dejamos la interrogaci√≥n entre corchetes.

Volvemos a la retrospectiva sobre las sucesiones presidenciales en M√©xico. La retomamos en el momento en que, por la fuerza de los hechos, en la d√©cada de los a√Īos cuarenta del siglo XX el sistema pol√≠tico consider√≥ llegada la hora de dar el paso de las presidencias militares a las presidencias civilistas.

La √ļltima amenaza de asonada poselectoral

A principio de aquella d√©cada, en la sucesi√≥n de L√°zaro C√°rdenas del R√≠o, se insinu√≥ la tentativa golpista imputada al general renegado Juan Andrew Almaz√°n. El triunfador reconocido en aquella contienda fue el tambi√©n general Manuel √Āvila Camacho.

Fue el presidente poblano quien, por consenso de la clase política dominante, decidió cambiar la denominación del partido gobernante por la de Revolucionario Institucional (PRI). La clave de la mudanza fue cancelar el sector militar incorporado, con el obrero, agrario y popular, al Partido de la Revolución Mexicana (PRM), que a su vez en 1938 había cambiado las siglas del Nacional Revolucionario (PNR).

Para el sexenio 1946-1952 fue electo el primer candidato presidencial del PRI, de corte civilista: Miguel Alemán Valdés, bautizado como El cachorro de la Revolución. Su mandato, sin embargo, se caracterizó por una serie de contrarreformas a la Constitución que sus detractores interpretaron como la ruptura de la línea popular-nacionalista que a su gobierno imprimió el presidente Cárdenas del Río.

En otra vertiente, amplios sectores de la sociedad mexicana criticaron la tolerancia al fen√≥meno de corrupci√≥n p√ļblica, incubado en el propio gobierno.efra-6

Para la sucesión de 1952, el PRI nominó a don Adolfo Ruiz Cortines. Sus oponentes civiles fueron Efraín González Luna, primer candidato propio del Partido Acción Nacional (PAN) y Vicente Lombardo Toledano, del incipiente Partido Popular (PP), postulante de la vía mexicana al socialismo.

Era previsible, como ocurrió, la irrupción en la contienda del general Miguel Henríquez Guzmán, quien había observado hasta 1948 su disciplina institucional.

El militar chihuahuense, para disimular su extracci√≥n, form√≥ la Federaci√≥n de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), a cuyas filas se incorporaron personajes como el zapatista Genovevo de la O,  y los generales Francisco J. M√ļjica, precandidato en la sucesi√≥n de C√°rdenas, y el jalisciense Marcelino Garc√≠a Barrag√°n (dos sexenios despu√©s secretario de la Defensa Nacional, en el cargo en 1968).

Miguel Henr√≠quez Guzm√°n-6A Henr√≠quez Guzm√°n se le reconoci√≥ el segundo sitio en los resultados electorales con un 15.88 por ciento de la votaci√≥n nacional. Cuestion√≥ los resultados y fue tentado a tomar el poder por las armas. Fue del dominio p√ļblico que s√≥lo la intervenci√≥n de don L√°zaro C√°rdenas lo hizo desistir de la asonada militar. El ex candidato opt√≥ por su retiro pol√≠tico.

Particularmente en la crisis de 1968 en que el presidente Gustavo Díaz Ordaz fue gravemente cuestionado por La matanza de la Plaza de las Tres Culturas, una facción del Ejército fue incitada a dar golpe de Estado. El citado general García Barragán paró en seco la tentativa.

En lo sucesivo, sólo hasta la sucesión de Miguel de la Madrid en 1988, algunos militares en retiro adscritos a la Unidad Revolucionaria del PRI fueron tocados por la intención de intervenir en la crisis poselectoral, pero en esa ocasión para reprimir a los militantes del Frente Democrático Nacional (FDN), que abanderó la candidatura presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. De la Madrid cerró los oídos al canto de las encabritadas sirenas.

Sordos clamores entre segmentos militares

De ese periodo data una doble tendencia: El PRI empezó a desplazar a los militares en la asignación de candidaturas al Congreso de la Unión, para cuyo efecto había una cuota institucionalizada. Incluso algunos mandos que habían tenido posiciones en la estructura de las Fuerzas Armadas, optaron por aceptar nominaciones del Partido de la Revolución Democrática (PRD), activo desde 1989.

Al darse de facto la responsabilidad a las Fuerzas Armadas de hacerse cargo, primero, del combate al narcotr√°fico y, m√°s tarde, de las tareas de Seguridad P√ļblica, empez√≥ a detectarse cierto malestar de mandos del Ej√©rcito contra esa pol√≠tica que desnaturaliza, a su juicio, la misi√≥n de esas corporaciones.

Ese malestar indujo a militares en retiro a formar diversas asociaciones civiles con nombres castrenses, con fines estrictamente políticos-electorales. Sólo por excepción, en municipios conurbados del estado de México, el descontento salió a las calles.

Lo que parece cada vez más visible en la actitud de algunos segmentos militares, es su reacción ante la incompetencia política y la corrupción, cada vez más creciente, del poder civil.

Damos un cambio de p√°gina para situarnos en la perspectiva de la sucesi√≥n presidencial de 2012. Precisamos de antemano que el material de consulta tiene la acotaci√≥n espec√≠fica de ficci√≥n, pero ilustra de alg√ļn modo el fen√≥meno militar.

‚ÄúEl general Baldomero Centella y Gonz√°lez‚ÄĚ

Htal VicenteLombardo02-6

La trama tiene en su centro al General Baldomero Centella y Gonz√°lez. Militar de campa√Īa que se decide formar su propio partido pol√≠tico para entrar en la pugna por la Presidencia de M√©xico, como ‚Äúrespuesta al mexicano desconocido que busca una soluci√≥n a los graves problemas que producen la criminalidad, la impunidad, el fraude electoral y el robo de la hacienda p√ļblica por los hombres profesionales de la pol√≠tica‚Ķ‚ÄĚ. Una cita recogida en el texto se trascribe en tercera persona: Esto es un desmadre.

En la dedicatoria del texto, ‚Äúa los universitarios de M√©xico y Am√©rica Latina‚ÄĚ, se retoma un mensaje de don Miguel de Unamuno: Desgraciado del pueblo cuya juventud no haga temblar el mundo

En economía de espacio, adelantamos que la narrativa cuenta el triunfo del general Centella y González. Asume el poder con el compromiso de restablecer el orden constitucional. Revisa cuestiones como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la restauración de la soberanía alimentaria y energética, etcétera.

Frente a la resistencia de la burocracia enquistada en el poder p√ļblico, procede a una purga de su propio gabinete presidencial, gobernadores y legisladores y todo aquel pol√≠tico y funcionario implicados en transas que quebrantan el erario y agravian a la sociedad. El presidente se asiste con el consejo de los ministros de la Corte a fin de darle marco constitucional a sus mandatos. Llega al extremo de restaurar la pena de muerte.

Todo es ficci√≥n en esa ‚Äúhistoria‚ÄĚ que entra en el contexto de la elecci√≥n presidencial de 2012. Lo que llama la atenci√≥n es la presentaci√≥n del autor, √©ste si real: Egresado del Colegio Militar, oficial del Ej√©rcito mexicano, hasta el grado de general de brigada despu√©s de 40 a√Īos de servicio activo.

Estudi√≥ Econom√≠a en el Instituto Tecnol√≥gico Aut√≥nomo de M√©xico (ITAM), centro de estudios superiores cuyos m√°s destacados egresados forman parte de la Administraci√≥n P√ļblica desde 1982. Hab√≠a estudiado ya la preparatoria abierta al ingresar al Colegio de Historia de la Facultad de Filosof√≠a y Letras de la UNAM, en donde, a 2012, preparaba su tesis sobre el fuero de guerra. Su nombre: Mauricio √Āvila Medina.

Cienfuegos Cepeda, un militar de carne y hueso

Corre video: Al finalizar la tercera semana de junio, en la sede del Centro Militar de Ciencias de la Salud se llevó al cabo un taller bajo el rubro Obligaciones y Responsabilidades bajo el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Las presencias destacadas en ese foro, fueron las del almirante secretario de Marina, Vidal Francisco Sober√≥n Sanz y de la secretaria de la Funci√≥n P√ļblica (SFP), ex procuradora federal Aracely G√≥mez.

Intervino en el taller el secretario general de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos y dijo as√≠, respecto del SNA y sus leyes reglamentarias: Precisa y contundente (la aplicaci√≥n) de este esquema, permitir√° enfrentar la corrupci√≥n que ha da√Īado a nuestra sociedad (se requiere) fortalecer la cultura de la legalidad, de la transparencia y la rendici√≥n de cuentas en todas las instituciones de la Rep√ļblica‚Ķ

Estamos obligados a preservar el M√©xico donde la ley impere, la corrupci√≥n se erradique y la impunidad se destierre. ¬ŅSe necesita decir m√°s?

Algo m√°s hab√≠a dicho semanas antes el general secretario Cienfuegos Zepeda. En un evento promovido por un grupo de universidades privadas que lo distinguieron con una presea, en su discurso proclam√≥ una ‚Äúnueva revoluci√≥n‚ÄĚ, si bien acot√≥ que, con las armas de la educaci√≥n, la cultura, las artes, etc√©tera.

La palabra, lo hemos dicho otras veces con don Jos√© Ortega y Gasset, es un sacramento de muy delicada administraci√≥n. Sobre todo, si la palabra se expresa en una crispada atm√≥sfera pol√≠tica que se√Īorea sobre la elecci√≥n presidencial de 2018.

Lo afirma el consejero presidente Lorenzo Córdova

Con un ‚Äúhumor social‚ÄĚ exacerbado, las palabras cobran un sentido de incitaci√≥n. Precisamente el mismo d√≠a en que el general Cienfuegos Cepeda hizo su pronunciamiento sobre la corrupci√≥n y la impunidad, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo C√≥rdova, particip√≥ en el foro Di√°logos para una capital c√≠vica.

Ah√≠, C√≥rdova se√Īal√≥: Basta ver lo crispado del ambiente, el enojo como palabra de orden de la convivencia social y de la opini√≥n respecto de la vida p√ļblica, para poder entender que hay un problema estructural que atender.

Hizo el √°rbitro electoral de la sucesi√≥n presidencial de 2018, un deslinde: M√©xico tiene serios problemas estructurales, pero no son producto de las elecciones, sino de pol√≠ticas p√ļblicas equivocadas, una enorme corrupci√≥n que ofende y una grav√≠sima impunidad presente‚Ķ

Aquellas preocupaciones, expresó Córdova, no son el nerviosismo o intranquilidad que se respira tras las elecciones del 4 de junio, sino que tiene sus raíces mucho más profundas y que explican, entre otras cosas, lo que hoy está ocurriendo.

De viejos tiempos es la convicci√≥n de los cr√≠ticos del establishment mexicano de que, frente a los retos que se plantean al poder p√ļblico, la ley del menor esfuerzo opta por la salida m√°s poltrona: Hay que dejar que los problemas se pudran. Pero los viejos tiempos no son los nuevos tiempos.

2018: ¬ŅSe resolver√° por las v√≠as que traza la Constituci√≥n mexicana o por la operaci√≥n de algoritmos? Los que esp√≠an a los mexicanos deben saber la respuesta. Es cuanto.            

  

   

  



More articles by this author

Ya estamos en el umbral del Estado policiacoYa estamos en el umbral del Estado policiaco
  YA ESTAMOS EN EL UMBRAL DEL ESTADO POLICIACO  Por: Abraham Garc√≠a...
México CrucificadoMéxico Crucificado
M√ČXICO CRUCIFICADO ¬† ¬†‚Äú‚Ķ porque llevas la X en tu nombre....
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 369 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner
347
Banner