joomla visitor
Auditoría
Servicios bancarios
Voces Diario
Banner
Certámen XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 357

24 mini

Carta real que fue enviada a un banco por una señora gringa de 86 años (ya la publiqué hace años, pero estas ironías son cada día más vigentes).

Muy señor mío:

Le escribo para darle las gracias por haber rechazado el cheque que emití para pagarle a mi plomero. Según mis cálculos, deben de haber transcurrido tres nanosegundos entre la presentación de su cheque y la llegada a mi cuenta de los fondos necesarios para cubrir dicho rechazo. Me refiero, por supuesto, al depósito automático mensual de mi pensión completa, un arreglo que, lo admito, ha estado en vigor durante sólo ocho años. Esos tres nanosegundos fueron suficientes para hacer un débito en mi cuenta por $30 dólares en concepto de sanción por las molestias causadas a su banco.

El agradecimiento que ahora expreso nace porque este incidente me ha hecho repensar mis errantes procedimientos financieros y bancarios. Me di cuenta de que, si bien yo personalmente contesto todas las llamadas telefónicas y cartas de su banco, cuando yo trato de contactarlos me enfrento a lo impersonal, a una sobrecarga de frases pre-grabadas, encuentro una entidad sin rostro, que es en lo que su banco se ha convertido.

A partir de ahora, yo, como usted, elijo sólo hacer frente a una persona de carne y hueso. Los pagos de mi hipoteca y de mi tarjeta de crédito, entonces, en adelante ya no se harán por débito automático. Llegarán a su banco cheques en un sobre, dirigido personalmente y en forma confidencial a un empleado de su banco que usted debe nombrar a la brevedad. Tenga en cuenta que abrir un sobre dirigido a otra persona se trata de un delito, con arreglo a la Ley Postal.

Adjunto un juego de formularios que su empleado elegido deberá completar. Lamento que requiera ocho páginas pero, como Ud. comprenderá, necesito saber tanto de él o ella como su banco sabe acerca de mí. No hay otra alternativa.

Tenga en cuenta que todas las copias de su historial médico deben ser refrendadas por un Notario Público, y los datos obligatorios sobre su situación financiera (ingresos, deudas, activos y pasivos) deben ser acompañados de pruebas documentales. A su debido tiempo, a mi conveniencia, proporcionaré a su empleado un número de Seguridad (PIN) que él/ella debe citar para tratar conmigo. Lamento que no puede ser inferior a 28 dígitos, pero, de nuevo, me he inspirado en el número de botones que me requieren a mí para acceder a mi cuenta en vuestro servicio de banca telefónica.

Como se suele decir, la imitación es la forma más sincera de adulación. Por eso, permítame nivelar el terreno de juego aún más. Cuando me llamen, pulsen los botones de la siguiente manera:

Inmediatamente después de discar mi número de teléfono, presione * para conversar en español. A continuación, pulse:

# 1. Para hacer una cita conmigo.

# 2. Para consultar sobre algún pago faltante.

# 3. Para transferir la llamada a la sala de mi casa en caso de que yo esté allí.

# 4. Para transferir la llamada a mi habitación en caso de que esté durmiendo.

# 5. Para transferir la llamada a mi baño en caso de que esté atendiendo a la naturaleza.

# 6. Para transferir la llamada a mi teléfono móvil si no estoy en casa.

# 7. Para dejar un mensaje en mi ordenador. En este caso, una contraseña será necesaria. La contraseña será comunicada a su empleado una vez que haya cumplido los requisitos ya descritos.

# 8. Para volver al menú principal y escuchar nuevamente las opciones 1 a 7.

# 9. Para presentar una queja o una pregunta general. En este caso, el contacto quedará en suspenso, a la espera de mi atención. Si bien esto puede, en ocasiones, ocasionar una larga espera, escuchará música mientras dure la llamada.

Lamentablemente, pero de nuevo siguiendo su ejemplo, comunícole que también deberé cobrarle una módica tarifa a fin de sostener el funcionamiento de estas nuevas disposiciones.

Su humilde cliente. 

Y recuerde: no haga que la gente vieja se vuelva loca. No nos gusta estar viejos, por lo que fácilmente nos encabron... digo, nos irritamos.

 

OOOOOOMMMMMM

Recuerda meditar cuanto puedas, cuando puedas.

Tus comentarios:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla                                                  
Mis comentarios: www.telefarber.com.mx/web

BUHEDERA – GUILLERMO FÁRBER

 

Servicios bancarios

 

 Carta real que fue enviada a un banco por una señora gringa de 86 años (ya la publiqué hace años, pero estas ironías son cada día más vigentes).

Muy señor mío:

Le escribo para darle las gracias por haber rechazado el cheque que emití para pagarle a mi plomero. Según mis cálculos, deben de haber transcurrido tres nanosegundos entre la presentación de su cheque y la llegada a mi cuenta de los fondos necesarios para cubrir dicho rechazo. Me refiero, por supuesto, al depósito automático mensual de mi pensión completa, un arreglo que, lo admito, ha estado en vigor durante sólo ocho años. Esos tres nanosegundos fueron suficientes para hacer un débito en mi cuenta por $30 dólares en concepto de sanción por las molestias causadas a su banco.

El agradecimiento que ahora expreso nace porque este incidente me ha hecho repensar mis errantes procedimientos financieros y bancarios. Me di cuenta de que, si bien yo personalmente contesto todas las llamadas telefónicas y cartas de su banco, cuando yo trato de contactarlos me enfrento a lo impersonal, a una sobrecarga de frases pre-grabadas, encuentro una entidad sin rostro, que es en lo que su banco se ha convertido.

A partir de ahora, yo, como usted, elijo sólo hacer frente a una persona de carne y hueso. Los pagos de mi hipoteca y de mi tarjeta de crédito, entonces, en adelante ya no se harán por débito automático. Llegarán a su banco cheques en un sobre, dirigido personalmente y en forma confidencial a un empleado de su banco que usted debe nombrar a la brevedad. Tenga en cuenta que abrir un sobre dirigido a otra persona se trata de un delito, con arreglo a la Ley Postal.

Adjunto un juego de formularios que su empleado elegido deberá completar. Lamento que requiera ocho páginas pero, como Ud. comprenderá, necesito saber tanto de él o ella como su banco sabe acerca de mí. No hay otra alternativa.

Tenga en cuenta que todas las copias de su historial médico deben ser refrendadas por un Notario Público, y los datos obligatorios sobre su situación financiera (ingresos, deudas, activos y pasivos) deben ser acompañados de pruebas documentales. A su debido tiempo, a mi conveniencia, proporcionaré a su empleado un número de Seguridad (PIN) que él/ella debe citar para tratar conmigo. Lamento que no puede ser inferior a 28 dígitos, pero, de nuevo, me he inspirado en el número de botones que me requieren a mí para acceder a mi cuenta en vuestro servicio de banca telefónica.

Como se suele decir, la imitación es la forma más sincera de adulación. Por eso, permítame nivelar el terreno de juego aún más. Cuando me llamen, pulsen los botones de la siguiente manera:

Inmediatamente después de discar mi número de teléfono, presione * para conversar en español. A continuación, pulse:

# 1. Para hacer una cita conmigo.

# 2. Para consultar sobre algún pago faltante.

# 3. Para transferir la llamada a la sala de mi casa en caso de que yo esté allí.

# 4. Para transferir la llamada a mi habitación en caso de que esté durmiendo.

# 5. Para transferir la llamada a mi baño en caso de que esté atendiendo a la naturaleza.

# 6. Para transferir la llamada a mi teléfono móvil si no estoy en casa.

# 7. Para dejar un mensaje en mi ordenador. En este caso, una contraseña será necesaria. La contraseña será comunicada a su empleado una vez que haya cumplido los requisitos ya descritos.

# 8. Para volver al menú principal y escuchar nuevamente las opciones 1 a 7.

# 9. Para presentar una queja o una pregunta general. En este caso, el contacto quedará en suspenso, a la espera de mi atención. Si bien esto puede, en ocasiones, ocasionar una larga espera, escuchará música mientras dure la llamada.

Lamentablemente, pero de nuevo siguiendo su ejemplo, comunícole que también deberé cobrarle una módica tarifa a fin de sostener el funcionamiento de estas nuevas disposiciones.

Su humilde cliente. 

Y recuerde: no haga que la gente vieja se vuelva loca. No nos gusta estar viejos, por lo que fácilmente nos encabron... digo, nos irritamos.

 

OOOOOOMMMMMM

Recuerda meditar cuanto puedas, cuando puedas.

Tus comentarios:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla                                                  
Mis comentarios: www.telefarber.com.mx/web

https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif

 



More articles by this author

BuhederaBuhedera
Norma militar. Todo eyaculador precoz debe ser ascendido de inmediato...
BuhederaBuhedera
Sarcasmos  Mamá, préstame tu corazón para enfriar unas Pacíficos. / “¡Qué...
¿Quién está en línea?
Tenemos 122 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner