joomla visitor
AuditorŪa
APUNTE Problema que no se resuelve…
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 418

 4188

APUNTE

Problema que no se resuelve…

Por Jorge Guillermo Cano

  • Lacorrupci√≥n y la impunidad, de la mano, representan en estos tiempos quiz√°s el mayor de los problemas de este pa√≠s

COMO DEC√ćAMOS en La Voz de Sinaloa, hace ya m√°s de cincuenta a√Īos: problema que no se resuelve sigue siendo nota y es obligado reiterar.

Lacorrupci√≥n y la impunidad, de la mano, representan en estos tiempos quiz√°s el mayor de los problemas de este pa√≠s que ves. Durante muchos a√Īos hemos pensado que el fondo estaba cerca, pero nuestra capacidad de asombro es rebasada todos los d√≠as y el fondo parece alejarse, por terrible que parezca.

Ambas, impunidad y corrupci√≥n, nuevos jinetes apocal√≠pticos, encuentran referentes inconcusos en pr√°cticamente todos los √°mbitos de nuestra realidad nacional pero, sin duda, es en los espacios del poder p√ļblico y privado donde la mayor responsabilidad se ubica. Cuesti√≥n de l√≥gica y sentido com√ļn.

El tema es tan recurrente como el problema que aborda, que parece insuperable. Los referentes son m√ļltiples y cotidianos, sin soluci√≥n de continuidad.

No son desde√Īables los esfuerzos de la actual administraci√≥n federal, pero es necesario revisar estrategias y acciones. Es cierto que decenios de latrocinios y desviaciones no se van a corregir en dos o tres a√Īos, pero urge actuar con mayor consistencia.

¬ŅDe veras somos todos?

¬ŅLa corrupci√≥n somos todos? -Es una pregunta que es necesario responder. No hay duda de que las pr√°cticas corruptas permean a nuestra sociedad y est√°n, por lo mismo, en casi todas partes, por no decir todas. D√≠galo si no quien se ve en la necesidad de contratar un servicio, acudir a un taller, hacer un tr√°mite.

Debido a la corrupci√≥n hemos tenido por casi un siglo una ‚Äúclase pol√≠tica‚ÄĚ y gobernantes ricos hasta la ofensa, una cauda parasitaria que medra con el inter√©s p√ļblico, que sangra al erario y corrompe hasta la m√≠nima gesti√≥n.

La burocracia excesiva, la sobre administraci√≥n, los requisitos innecesarios, los obst√°culos y la tramitolog√≠a, tambi√©n son y propician corrupci√≥n, de modo que la ciudadan√≠a es empujada, casi sin remedio, a esa red. Llega un momento en que esas pr√°cticas son internalizadas y ‚Äúnormalizadas‚ÄĚ.

Por lo mismo, adem√°s de se√Īalar las vigas en donde sin duda est√°n, hay que advertir que la corrupci√≥n ya permea el tejido social y se ha instalado en pr√°cticamente todos los √°mbitos de nuestra sociedad.

En el plano más terrenal las evidencias están a la vista. Basta con acudir a cualquier prestador de servicios, de lo que sea; realizar un trámite, solicitar un permiso o, en el extremo, tener que acudir a alguna corporación policiaca.

Que los pongan donde hay

Fue precisamente la corrupci√≥n end√©mica la que impidi√≥, como advertimos entre otros, que el financiamiento p√ļblico a los partidos se tradujera en un verdadero cambio de conducta, cerrando el paso a los recursos de dudosa procedencia, que siguen ah√≠, y los partidos simplemente entraron a un jugoso y car√≠simo negocio electorero.

Cierto que la descomposición partidaria y la corrupción están a nivel mundial, como lo han venido advirtiendo analistas serios desde hace mucho.

Para no ir muy lejos, sobre las elecciones y los partidos en Estados Unidos es conocido el libro de Charles Lewis: ‚ÄúThe buying of the president‚ÄĚ (La compra del presidente) donde afirma que en ese pa√≠s es el voto del dinero lo que determina desenlaces electorales.

Quien m√°s dinero recauda, y no siempre con la claridad que se requiere, es quien all√° resulta primero candidato y luego presidente.

Caldo para la delincuencia

En todas partes, cuando la corrupción, el influyentismo, la intermediación y la violencia se convierten en vías para la solución de problemas el orden jurídico se debilita y se perturban las relaciones sociales.

La ineficiencia del orden jurídico se ha acelerado en todo el mundo, sus reglas no son claras y se ha caído en una estructura basada en numerosas facultades discrecionales, que se aplican al libre arbitrio de los funcionarios, lo que altera la certeza jurídica tan necesaria para la convivencia.

Al debilitarse al orden jurídico, se cae en un proceso de corrupción, de compra de voluntades, de impunidad, y el camino es corto a la descomposición social, a la violencia y la delincuencia sienta sus reales.

El pacto que se aleja

En M√©xico, ello tiene que ver con el relajamiento del Pacto Social plasmado en la Constituci√≥n General de la Rep√ļblica. En la medida que el acuerdo social fundamental se diluye, las reglas se pervierten y la comunidad se desv√≠a de sus fines generales.

Actualmente hay toda una discusión al respecto y, de entrada, es claro que los criterios de unidad se alejan cada vez más debido a las grandes inequidades sociales, la injusticia, las asimetrías en todos los órdenes, la criminal concentración de la riqueza en unas cuantas manos, el verticalismo y la unidireccionalidad en la conducción de la vida política nacional.

Como en botica

Por lo demás, hay muchas formas de corrupción. Las más oprobiosas tienen que ver con la operación de los centros de poder económico y político que, incluso, se expresan en no pocos medios de información. En ese ámbito se mueven intereses millonarios en la compraventa, a través de la promoción, de prebendas, privilegios y ventajas.

La perspectiva indica que, sin acciones radicales, las cosas no cambiar√°n sustancialmente en M√©xico; que la democracia seguir√° transitando los caminos de la formalidad; que la corrupci√≥n, si acaso, simplemente modificar√° pr√°cticas y estilos; que la simulaci√≥n continuar√° siendo el com√ļn denominador.

Hay diferencias, ciertamente, en aspectos como los estilos de gobierno, las expectativas en el combate a la corrupción, contra el centralismo y en otras cuestiones cuyo abordaje relativamente distinto al oficial puede contribuir en algo a los cambios de mayor envergadura.

Esta sociedad que ves

En nuestro pa√≠s, que ocupa varios √ļltimos lugares mundiales en educaci√≥n y cultura, proliferan distorsiones televisivas de todo tipo, adem√°s de las ‚Äúredes‚ÄĚ; la informaci√≥n es mercanc√≠a y ya casi nada m√°s.

Por otra parte, pero dentro del complejo de fondo, est√°n la impunidad cotidiana, la corrupci√≥n y la perversi√≥n de la pol√≠tica; el negocio electorero, las ‚Äúfiguras‚ÄĚ declarativas y, en suma, el deterioro social en ascenso.

Lo que est√° a la orden del d√≠a, as√≠ las cosas, es la irreflexi√≥n, la tendencia al abuso, la percepci√≥n de que lo que impera, y funciona, es la ley del m√°s fuerte, del m√°s h√°bil, astuto o ma√Īoso.

Todo ello es campo f√©rtil para una din√°mica de vida fincada en el ego√≠smo, la apropiaci√≥n del bien ajeno, el enga√Īo y la evasi√≥n de la responsabilidad colectiva, que alimentan la delincuencia de todo tipo y nivel.

¬ŅQu√© hacer?

La cuestión, así las cosas, apunta a la corresponsabilidad insoslayable.

En obvio, quienes representan, ocupan puestos y por ello cobran, tienen mayor responsabilidad. Si permanecen, la exigencia en su caso debe ser mayor y si no funcionan, aunque el problema los rebase, deberían irse.

Aunque, como se ha dicho, el problema no es exclusivo de personas, siempre ser√° justificada la b√ļsqueda de mejores opciones.

Y todos explorar y proponer alternativas; democráticamente, de manera plural, inclusiva, abierta a las ideas y a los valores. ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).

 

 



More articles by this author

Apunte Las caras de la violenciaApunte Las caras de la violencia
  APUNTE Las caras de la violencia Jorge Guillermo Cano El riesgo es:...
APUNTE / NO TIENEN LLENADERAAPUNTE / NO TIENEN LLENADERA
  APUNTE      NO TIENEN LLENADERA Jorge Guillermo Cano POR SUPUESTO,no faltaba m√°s, la...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 867 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner