joomla visitor
AuditorŪa
VALIJA DIPLOM√ĀTICA COVID-19 Y LAS ACCIONES DE ASISTENCIA CONSULAR
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 407

 4075

VALIJA DIPLOM√ĀTICA

COVID-19 Y LAS ACCIONES DE ASISTENCIA CONSULAR

Oswaldo A. Canto Arias*

Exclusivo para VOCES DEL PERIODISTA

Abundans cautela non nocet / La precauci√≥n excesiva no hace da√Īo

Introducción

El 2020 comenz√≥ para muchos como inician tantos otros a√Īos: con un caudal de buenos prop√≥sitos para cuya realizaci√≥n se confiaba en la certeza de un a√Īo promisorio. Pocos habr√°n podido pronosticar la aparici√≥n, y mucho menos los devastadores efectos, de un novedoso virus cuya fuerza y velocidad de contagio termin√≥ por alterar el ritmo del mundo como pocas veces se ha visto en tiempos modernos.

El saldo -a√ļn parcial- es de m√°s de medio mill√≥n de muertos por covid-19 a nivel mundial y un total que supera los trece millones de infectados. Se trata de una enfermedad que ha afectado a la humanidad en su conjunto con severas secuelas en los √°mbitos social y econ√≥mico, cuya dimensi√≥n real estamos todav√≠a por determinar.

Pocos eventos han puesto a prueba, de manera simultánea en todo el mundo, las estructuras organizadas del Estado y su capacidad institucional de respuesta ante una crisis. Es en este contexto que las Embajadas y Consulados se han mostrado, de nueva cuenta, como piezas fundamentales de apoyo a los nacionales de sus respectivos países cuando éstos enfrentan dificultades fuera de sus fronteras.

Como consecuencia de la r√°pida expansi√≥n internacional del virus, y el miedo a una propagaci√≥n descontrolada, en muchos pa√≠ses se apresuraron medidas de contenci√≥n que incluyeron, en muchos casos, el cierre total de fronteras. La movilidad internacional se vio entonces severamente interrumpida y aument√≥ exponencialmente el n√ļmero de personas que enfrent√≥ dificultades log√≠sticas en el exterior, incluidos el cierre de rutas terrestres y la cancelaci√≥n de vuelos, y urgiendo con ello el inicio de un operativo internacional nunca antes visto para apoyar el retorno seguro de viajeros a sus pa√≠ses de origen o a sus lugares de residencia.

Asistencia consular en el marco de la crisis por covid-19

Cualquier ciudadano mexicano que se vea en dificultades en el extranjero puede acercarse a su Consulado; ah√≠ encontrar√° la orientaci√≥n necesaria para resolver el problema espec√≠fico que enfrenta. Es amplia la experiencia en tareas de protecci√≥n, particularmente ante situaciones que puedan comprometer la integridad y la seguridad de las personas, como fueron los casos del tsunami ocurrido en el Oc√©ano √ćndico (2004), el hurac√°n Katrina (2005), la erupci√≥n volc√°nica de Islandia (2010) y la Primavera √Ārabe (2011), por citar s√≥lo algunos ejemplos recientes.

No obstante, encarar los efectos de esta pandemia ha significado un reto sin paralelo y sin precedente, pues atender de manera simultánea a las decenas de miles de ciudadanos mexicanos que se vieron afectados por el repentino cierre de fronteras y la consiguiente interrupción de opciones de transporte rebasó, en muchos casos, las capacidades operativas de las oficinas consulares. El mayor y más importante operativo de repatriación de connacionales inició y se ha conducido en condiciones muy adversas.

En auxilio de la comunidad mexicana afectada por la contingencia, los Consulados de M√©xico han brindado acompa√Īamiento informativo y orientaci√≥n 24/7 sobre las rutas terrestres y a√©reas que se mantuvieron abiertas; han alertado sobre las restricciones en vigor en determinados pa√≠ses o regiones e informado sobre las condiciones migratorias imperantes; han abierto y facilitado l√≠neas de comunicaci√≥n con familiares en M√©xico cuando √©stas fueron interrumpidas por las circunstancias o porque los afectados no pudieron establecerlas por su cuenta; han ofrecido orientaci√≥n legal sobre los derechos del viajero, gestionado accesos especiales para pasajeros en tr√°nsito e intercedido en casos de extrema vulnerabilidad. En sitios donde existen prohibiciones expresas al tr√°nsito local, tambi√©n han negociado salvoconductos que han permitido el desplazamiento seguro de personas desde regiones remotas o incomunicadas hacia sitios m√°s seguros; han gestionado permisos de sobrevuelo y aterrizaje para vuelos de repatriaci√≥n coordinados por el Gobierno de M√©xico y negociado con gobiernos de otros pa√≠ses la inclusi√≥n de ciudadanos mexicanos en los vuelos humanitarios que √©stos han organizado.

No s√≥lo eso, han intervenido para que se d√© atenci√≥n a personas con cuadros de ansiedad o depresi√≥n, a v√≠ctimas de violencia dom√©stica e inclusive a casos de posible contagio por covid-19. Se han enfocado de manera especial en la vigilancia de personas vulnerables, como es el caso de los adultos mayores, y han asumido la custodia provisional de un importante n√ļmero de menores de edad que se vieron en la necesidad de viajar sin el acompa√Īamiento de un adulto responsable. Finalmente, los agentes consulares han debido gestionar la repatriaci√≥n de los cuerpos de aquellos paisanos que tuvieron el mal destino de fallecer en el extranjero como consecuencia de la enfermedad. Seg√ļn cifras de la Secretar√≠a de Relaciones Exteriores (SRE), al menos 1,345 ciudadanos mexicanos han perdido la vida tan s√≥lo en los Estados Unidos.

En un contexto de austeridad presupuestaria que ha limitado, y en muchos casos consumido los ya mermados presupuestos de las oficinas consulares, han proporcionando apoyos económicos para transporte local y alimentación, y se ha dotado de medicamentos a personas con padecimientos o enfermedades crónicas o especiales, o bien insumos para satisfacer necesidades básicas, a fin de asegurar condiciones dignas como paso previo a la repatriación.

Para algunos funcionarios consulares, el ‚Äúrescate‚ÄĚ de nuestros paisanos ha requerido de esfuerzos que han puesto a prueba su convicci√≥n de servicio. Embajadas y Consulados no s√≥lo suspendieron actividades no esenciales para dedicarse por completo a atender los efectos de la emergencia sanitaria, con jornadas en ocasiones extenuantes, sino que su trabajo se ha visto naturalmente obstaculizado por las restricciones a la movilidad obligadas por la propia pandemia, y el riesgo impl√≠cito a la salud al exponerse en sitios de contagio como aeropuertos y estaciones de ferrocarril. Evidentemente, tambi√©n se han presentado casos de contagio, algunos graves, entre el personal consular.

Seg√ļn cifras de la SRE, se ha apoyado la repatriaci√≥n de al menos 15,879 ciudadanos mexicanos que hab√≠an quedado varados en los m√°s diversos, dis√≠miles y/o escondidos rincones del planeta. Ha sido una acci√≥n sin precedente y un extraordinario esfuerzo de log√≠stica y coordinaci√≥n institucional en la que ha intervenido la totalidad de la red consular mexicana, y que ha contado con la colaboraci√≥n de la Fuerza A√©rea Mexicana, del Instituto Nacional de Migraci√≥n, de los gobiernos de otras naciones y de diversas l√≠neas a√©reas comerciales.

Sin duda se trata de un esfuerzo perfectible, y hay mucho campo sobre el cual arar mejores surcos. No obstante, aunque imperfecta y limitada, la acción consular ha colaborado para que miles de ciudadanos mexicanos puedan salir de los sitios donde quedaron atrapados y regresen a sus hogares.

Responsabilidad compartida

Las buenas prácticas consulares animan a aprender de experiencias ajenas exitosas, particularmente en temas relacionados con la protección a connacionales. En la actual coyuntura de crisis, algunos países establecieron mecanismos coordinados que incorporaron a las asociaciones de agentes de viajes y de tour operadores, así como a los gremios de aseguradoras y otros socios que unieron fuerzas para apoyar el retorno de aquellos viajeros que, debido a las circunstancias, no pudieron organizar su regreso por su cuenta. Otros establecieron centros de emergencia que ayudaron, hasta donde fue posible, a las personas a encontrar un lugar seguro donde permanecer hasta que fue posible regresar a sus hogares. En otros casos más, se destinaron fondos millonarios específicos para la atención de la crisis y la repatriación de sus connacionales.

Todos debemos darnos cuenta de que √©sta ha sido una gigantesca operaci√≥n que debi√≥ ejecutarse en un momento particularmente dif√≠cil. Por lo tanto, resulta indispensable que los beneficiarios sean conscientes de su deber de contribuir a su repatriaci√≥n asumiendo cierta responsabilidad (financiera) por su propio traslado, refugio y transporte. Las dependencias del gobierno no suelen estar preparadas ni disponen del dinero para hacer frente a imprevistos de esta magnitud. En el caso de Pa√≠ses Bajos, se cre√≥ una ‚ÄúAgencia de Asistencia Especial en el Extranjero‚ÄĚ que destin√≥ diez millones de euros para apoyar el retorno de sus nacionales, recursos que se recuperaron con las contribuciones de los propios viajeros, quienes aportaron cuotas diferenciadas dependiendo del pa√≠s o regi√≥n desde el cual fueron ‚Äúrescatados‚ÄĚ. Ning√ļn pa√≠s en el mundo est√° en capacidad de organizar vuelos de repatriaci√≥n ‚Äúgratuitos‚ÄĚ.

Ahora bien, las contrariedades causadas por la pandemia de covid-19 exhibieron otra realidad preocupante: la poca preparación con la cual los ciudadanos mexicanos suelen emprender sus viajes internacionales, particularmente los de turismo, quedando así más expuestos y vulnerables a padecer consecuencias negativas ante la aparición de imprevistos.

        

A trav√©s de sus diversas plataformas digitales, la SRE mantiene una campa√Īa permanente de ‚Äúprotecci√≥n preventiva‚ÄĚ dirigida a brindar a todo viajero mexicano herramientas para realizar en forma segura sus viajes internacionales. Esta campa√Īa se enfoca en divulgar informaci√≥n sobre los derechos y las responsabilidades de todo ciudadano mexicano en otros pa√≠ses.

La protecci√≥n preventiva pone especial √©nfasis en la promoci√≥n de una cultura del viajero responsable, invitando a las personas a contemplar tres acciones b√°sicas: informarse adecuadamente sobre las leyes y costumbres del pa√≠s al que desean viajar a trav√©s de la ‚ÄúGu√≠a del Viajero Mexicano‚ÄĚ; registrarse en el Sistema de Registro para Mexicanos en el Exterior (SIRME), y adquirir la costumbre de contratar un seguro antes de viajar.

Las Embajadas y Consulados de M√©xico tienen el mandato legal de brindar asistencia y protecci√≥n a los ciudadanos mexicanos cuando se encuentran en el extranjero, pero su actuaci√≥n tambi√©n est√° limitada en forma expresa seg√ļn lo disponen las leyes internacionales y las competencias se√Īaladas en la propia normatividad mexicana. Su funci√≥n primordial es evitar el abuso o discriminaci√≥n por parte de autoridades extranjeras y, por lo tanto, no se ocupan de asuntos estrictamente personales o que se enmarcan en el √°mbito de una relaci√≥n o conflicto entre particulares. Es por ello que los Consulados no pueden responsabilizarse del pago de pasajes a√©reos, de cuentas m√©dicas, de hotel o restaurantes; tampoco gestionan la obtenci√≥n, el cambio o la reposici√≥n de boletos de avi√≥n ni realizan reservaciones de hotel. Para aquellos asuntos que son de la esfera personal, su funci√≥n es ofrecer la informaci√≥n puntual y recomendaciones que brinden a los connacionales elementos suficientes para tomar las decisiones que mejor convengan a sus necesidades e intereses. Contar con un seguro de viaje y hacerlo valer en circunstancias adversas como las generadas por la actual pandemia minimiza los efectos personales negativos en tanto puedan hacerse presentes los apoyos consulares.

Nadie est√° exento de padecer imprevistos desagradables en el extranjero; sin embargo, en la planeaci√≥n de un viaje internacional tomar precauciones excesivas no hace da√Īo, y sin duda puede hacer la diferencia entre encontrar soluciones r√°pidas con un m√≠nimo de perjuicios y quedar a la deriva en espera de inciertos y, si acaso, muy limitados apoyos.

* Oswaldo A. Canto Arias es miembro de carrera del Servicio Exterior Mexicano, con rango de Consejero. Actualmente es Cónsul de México en Países Bajos



More articles by this author

VALIJA DIPLOM√ĀTICA Diplomacia consular VALIJA DIPLOM√ĀTICA Diplomacia consular
  VALIJA DIPLOM√ĀTICA Diplomacia consular Oswaldo A. Canto Arias* M√©xico cuenta con una de...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 572 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner