joomla visitor
Auditoría
APUNTE La última apuesta
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 379

 37912

APUNTE

La última apuesta

Jorge Guillermo Cano

CULIACÁN DEL CAOS VIAL, los retenes, baches y topes, Sinaloa. El pasado primero de diciembre del año que ya se fue, Andrés Manuel López Obrador, después de casi tres décadas de lucha política, se convirtió en presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

EN OPINIÓN DE SUS SEGUIDORES, que son la gran mayoría de los electores, esta vez no se trata de una simple alternancia de partidos en el poder, como sucedió con el PRI y el PAN, sino de la probabilidad real de que las acciones de gobierno se inclinen claramente en favor de las clases populares.

Que se corrijan distorsiones, se cancelen privilegios, se eviten los excesos y, en suma, que el combate a la corrupción y la impunidad (la base de su programa, dice AMLO) dé lugar a un país distinto, mejor y comprometido con su pueblo, es el anhelo colectivo y el reto, de proporciones enormes, que tiene frente a sí el nuevo mandatario.

Los sectores más reflexivos del país, que al tiempo que apoyan a López Obrador no pierden de vista su compromiso con la razón y la verdad, coinciden en que estamos tal vez ante la última oportunidad de que nuestra incipiente democracia alcance la mayoría de edad y se erija en la vía probada del progreso nacional.

La agenda necesaria

Y aparte de los grandes objetivos, de los planes macro, es claro que el nuevo gobierno federal tiene que incluir en su agenda un conjunto de problemas que se relacionan con prácticas empresariales, y ciudadanas, que de continuar harían prácticamente imposible superar la corrupción y la impunidad.

Parecieran asuntos menores, no lo son. Van desde el trámite de una factura en un negocio cualquiera, que se enfrenta a serios obstáculos y trampas del empresariado, hasta las condiciones leoninas, propias de agiotistas ventajosos, de los bancos, aseguradoras y otros “servicios” cuya prestación es, además, de común ineficiente, muy cara y de mala calidad.

Están, desde luego, en un rango de mayor relevancia, la inseguridad pública, el auge de la criminalidad y la delincuencia, directamente relacionados con deficientes condiciones de vida, falta de oportunidades y de equidad, es decir de un sistema socioeconómico a todas luces injusto.

Y superar los paliativos

Ante la realidad que vive el país, es claro que los paliativos no pueden ser suficientes y se requiere de acciones que, en el mediano y largo plazo, atiendan a las formas de convivencia, al pacto social en su conjunto. En consecuencia, las entidades involucradas tienen que partir de un diagnóstico bastante realista y autocrítico.

De no ser así, los esfuerzos se difuminan y el problema permanece más o menos en los términos del punto de partida. Por supuesto, es evidente que el asunto rebasa las expresiones de la condición humana, e incluso de los tiempos que atravesamos, de suyo complejos.

La violencia tiene muchas facetas y su enfrentamiento efectivo tiene que ser global y corresponsable. Las oposiciones diametrales entre los que todo tienen (que son muy pocos) y los más de 50 millones de mexicanos en la miseria; los privilegios altamente selectivos y las limitaciones de las mayorías, son caldo de cultivo de todo tipo de desviaciones.

Así las cosas, el dilema salta a la vista: seguir “conviviendo” con la violencia cotidiana, tan sólo con matices y paliativos de “solución” o, antes, al contrario, decidirse a enfrentar sus causas centrales y, con una voluntad política inédita, revertirlas. No hay más.

Y esa disyuntiva es la que tiene enfrente el gobierno de AMLO. Esperemos que lo asuman con decisión y arribemos a un futuro recuperable.

La educación, ese intríngulis

La asociación civil “Mexicanos Primero” enarbola una propuesta empresarial privada, sin sombra de duda. Surgió a instancias del alto empresariado mexicano. Su presidente, hasta hace poco, y desde su fundación, fue Claudio Xavier González Guajardo, abierto defensor de la educación confesional, pro empresarial, y crítico radical de las disciplinas sociales que implican el cuestionamiento de los sistemas en curso.

González es parte de esa élite económica que aparece en las revistas de “alta sociedad”, donde comparte con Alejandro Ramírez Magaña (Cinépolis), Bruno Ferrari García de Alba, Pablo González Guajardo, Sissi Harp Calderoni, Fernando Landeros Verdugo, Alicia Lebrija Hirschfeld, Antonio Prida Peón del Valle y Roberto Sánchez Mejorada. Todos, compañeros en el proyecto de su asociación.

Figuran en el patronato de “Mexicanos Primero”: Emilio Azcárraga Jean (Televisa), José Ignacio Ávalos Hernández, Alejandro Bailleres Gual (del grupo GNP que no paga ni la grúa), Agustín Coppel Luken, Antonio del Valle Perochena, José Antonio Fernández Carbajal, Carlos Fernández González y Carlos Hank González (Banorte) entre otros.

Todo entre amigos

Claudio X González, quien también fungió como presidente de la Fundación Televisa, hijo de Claudio X González padre, ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), fue relevado, después de unos diez años, por Alejandro Ramírez Magaña, y su hermano Pablo González, presidente de la empresa familiar Kimberly-Clark, ocupa la vicepresidencia, mientras que David Calderón Martín del Campo es el titular de la presidencia ejecutiva.

Alejandro Ramírez fue asesor de Josefina Vázquez Mota en la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL). La familia Ramírez, originaria de Michoacán, ha sido acusada de hacer fortuna con la tala de bosques en aquel estado.

Es incuestionable que en “Mexicanos Primero” participa activamente la gran burguesía mexicana y determina los lineamientos que esa asociación defiende. Fueron los promotores de la película “De panzazo”, ampliamente difundida en el canal 2 de Televisa y en todas las salas de la cadena Cinépolis.

Como se recordará, en esa película se presenta a los maestros como prácticamente los únicos responsables del atraso educativo en México, propiciando un ánimo negativo hacia los docentes, que incluso persiste, en buena parte debido a la campaña de descalificación que no ha parado.

El dilema es claro: plegarse a las exigencias empresariales, seguir la ideología del sector privado, o atender la letra y el espíritu del Artículo Tercero Constitucional.

En ese intríngulis se metió el gobernador Quirino Ordaz Coppel, al nombrar a un ex ejecutivo de Mexicanos Primero, al frente de la conducción educativa de Sinaloa.

Los ignorantes porristas

Se nos ha pedido profundizar en el tema que sigue vigente a partir del desaguisado que protagonizó una diputada PES-Morenista en el Congreso local de Sinaloa.

Precisar, entonces, que las leyes de información, federal y estatales, establecen la necesidad, y la obligación, de que las entidades oficiales publiquen sus comunicados en los medios de comunicación, previa contratación de los espacios respectivos.

En obvio, se trata de una transacción comercial, no gratuita, toda vez que los medios tienen que subsistir con los recursos de su actividad profesional. Quienes le dan otra connotación a lo debidamente legalizado desconocen la ley o actúan premeditadamente para desautorizar, desacreditar y poner bajo sospecha a medios y periodistas críticos.

¿O es que acaso se le debe regalar el trabajo que con dificultades realiza la prensa a la oficialidad diputeril, entre otras?

De esa supina (e interesada) ignorancia, y de la recurrente satanización arbitrariamente generalizada, se agarran los porristas que atacan sin distinción a todos los periodistas.

Por esas razones, es obligado que quien calumnie y difame responda ante la justicia por sus actos ilegales. Han ocasionado daño moral evidente y tienen que ser sometidos a juicio.

¡Feliz año, Voltaire!

Una de las costumbres que se está perdiendo es la de escribir, en la víspera del año nuevo, una lista de las cosas buenas a realizar. Horas pasábamos los hermanos (¿y en qué recodo del camino se nos extravió el sentimiento?) diciéndonos las grandes y encomiables empresas que llevaríamos a cabo.

Al final, nos vencía el cansancio y soñábamos con una vida hermosa y feliz donde todo el mundo sería bondadoso y honesto. Éramos niños.

Después la realidad nos alejó de los propósitos y regresamos (¿quién puede parar la lluvia?) a la mezquindad terrenal, al egoísmo agresivo que caracteriza a nuestra sociedad. Ahora parece gratuito perder el tiempo en divagaciones que a poco o nada conducen.

La lista de las formulaciones positivas no es algo nuevo y ya en las viejas civilizaciones se acostumbraba enjuiciar los actos de un período determinado, con el fin de asumir rectificaciones de orden moral, principalmente.

Entre los pueblos orientales el recuento es recomendado como práctica cotidiana y se piensa que, si se hace un análisis de lo positivo y de lo negativo, el espíritu se fortalece.

En la actualidad, y en nuestro medio, el tráfago de la modernidad remite esas prácticas a lo inocuo y casi nadie se toma tiempo para llevar a la balanza lo hecho y lo omitido, lo bueno y lo malo, aún en la relatividad de la escala de valores.

Como sea, en todas las utopías, desde Moro y Campanella hasta Owen, el ideal de la convivencia compartida y respetada se ha hecho presente.

En fin, haya hecho o no el crítico lector su lista para el año que inicia, desde aquí le deseamos que las cosas vayan mejor o, al menos, bien. Dicho sea, con sinceridad y sin eufemismos: ¡Feliz Año Nuevo!

Tamborazos

-Siguen sin solución de continuidad, prácticamente en todo el país, los retenes de militares, policías y delincuentes (ya no se sabe) que son una verdadera calamidad para la ciudadanía común. ¿Se hará algo al respecto o se impondrá la simulación será otra?

-En el congreso de Sinaloa hace falta oficio, preparación, conciencia del lugar y de la función. Aunque de nada nuevo se trata, la prometida transformación hace urgente corregir y que a ello se aplique el morenismo, particularmente sus representantes. El tiempo corre.

-Continúa sin rubor la inefable GNP de los Bailleres (ahora en líos griegos y australianos por la modelo que apareció ahorcada en un yate de su propiedad) rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”.

-Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados. Vamos a ver si eso se acaba con el cambiazo prometido. Por lo pronto, poderoso caballero sigue siendo don dinero. Su correspondencia: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

 



More articles by this author

APUNTE La gran trampaAPUNTE La gran trampa
                                                   APUNTE     La gran trampa Jorge Guillermo Cano LOS POLOS QUE se unen,...
APUNTE De la tal perspectivaAPUNTE De la tal perspectiva
    Apunte De la tal perspectiva Jorge Guillermo Cano HAY, POR SUPUESTO,excepciones a la...
¿Quién está en línea?
Tenemos 375 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner