joomla visitor
Auditoría
APUNTE En Sinaloa, prensa satanizada
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 378

 37820

APUNTE

En Sinaloa, prensa satanizada

Jorge Guillermo Cano

  • Se ataca a los medios por ser críticos
  • Difamación y calumnias, lugar común
  • ¿Más de lo mismo con el “Cambiazo”?
  • El ataque es contra la libertad de expresión
  • Necesario demandar y exigir justicia

3783856

CULIACÁN DEL CAOS VIAL, los retenes, baches y topes, Sinaloa. El pasado martes 23 de octubre, la señora Karla Montero, diputada del PES-Morena en la LXIII Legislatura local de Sinaloa, dio una conferencia de prensa donde se refirió a los gastos en comunicación social.

CON UNA FRIVOLIDAD, ligereza y vulgaridad totalmente impropias de su investidura, en tono de burla dio nombres de quienes, según ella supone y manipulando información inexacta, recibieron “chayotes” (como se suele denominar al dinero que se da, particularmente a periodistas, para comprar su silencio o complicidad, aunque la práctica es mucho más amplia) por parte de la pasada LXII Legislatura del Congreso del Estado.

Dijo tener documentos sobre el egreso de unos cuatro millones de pesos que, en el lapso de enero a octubre del presente año, se destinaron al área de comunicación social, sin precisar los conceptos, comprobaciones y términos de tal gasto.

Contra la prensa crítica, en realidad

En su burda manipulación, en búsqueda de notoriedad, como si festejara una gracia, endilgó el calificativo y aseguró que se trataba de “chayotes”, lo que pronto fue retomado por sus aliados y prestanombres en las llamadas “redes”, generando un clima en contra de los periodistas y de su ejercicio, descalificando y causando daño moral a profesionales del periodismo.

La señora Montero citó una lista con nombres de periodistas y medios que recibieron pagos por publicidad (los que llamó “chayotes” y describió de forma por demás vulgar).

Ignorante por completo de los procedimientos legales para la contratación de espacios publicitarios, incluyó a medios que se han distinguido por su marcada independencia y que son un referente del periodismo crítico, ampliamente reconocido en la entidad.

Un “extraño” contrasentido

En su limitada (e interesada) percepción, la flamante diputada PES-Morenista es incapaz de reconocer que existen medios y periodistas que, aun cuando requieren de la publicidad oficial (como todos los medios en el país y en el mundo) no venden su línea editorial, ni están al servicio de las entidades públicas.

En las pequeñas empresas de periodistas que signan convenios de publicidad, todos los ingresos por ese concepto derivan de contratos debidamente legalizados, están debidamente facturados y comprobados, como se reportan al SAT en acato a las disposiciones vigentes.

Es evidentemente calumnioso, y un claro contrasentido, acusar de recibir “chayotes” a quienes firman contratos, facturan y comprueban ante Hacienda, entregando las facturas con la correspondiente publicación de acuerdo a lo contratado.

(Y si se trata de buscar beneficiarios de ingresos indebidos, estarían entre quienes nada firman, nada contratan y nada comprueban, lo que aplica incluso para diputados).

Contra la libertad de expresión, literalmente

Quienes acusan, como la diputada del PES-Morena, sesgando y manipulando información incompleta y por tanto inexacta, pretenden generar un ambiente de hostigamiento a la prensa, con la consecuente afectación del ejercicio profesional y de la libertad de expresión. De eso no hay duda.

La venta de espacios publicitarios por parte de los medios de comunicación debidamente acreditados, está perfectamente avalado por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Ley de Sociedades Mercantiles y las leyes de Acceso a la Información Pública.

En Sinaloa, en México, y prácticamente en todo el mundo, los medios de comunicación sobreviven gracias a la publicidad (que, apegada a la legalidad, es totalmente legítima) y eso es un hecho.

Por otra parte, en México se carece de apoyos a la prensa independiente, a diferencia de otros países, donde se garantiza el acceso equitativo a la publicidad oficial de interés público.

Pero nada de eso cuenta si la intención es calumniar, difamar y causar daño moral, como lo hizo la señora Montero, que flaco favor le hace a quien le debe estar donde nunca estaría si por méritos propios fuera: AMLO.

Los que esconden la mano

Seguramente asesorada por personeros del nuevo y relativo poder (que llegaron al morenismo del congreso y como “asesores”, luego de hundir al PRD) la diputada difamó periodistas que, con toda formalidad y en apego a derecho, signaron contratos de publicidad plenamente demostrada, facturada, publicada y declarada ante Hacienda.

         Ignorante por completo del medio periodístico de Sinaloa (la señora Montero reconoció que nunca vio la publicidad debidamente documentada, es decir que no lee la prensa) no sabe que “chayoteros” son quienes nada firman, nada contratan, nada comprueban, y que lo mismo aplica entre los mismos diputados, al igual que en muchas otras partes de la oficialidad.

           Si la “Radio Bemba” (como llaman los cubanos a las tandas del mitote) señala a los periodistas de corruptos, entonces hay que generalizar y ninguno puede hacer algo legítimo y correcto de suyo, lo que sea.

           No importa la razón legal, simplemente y sin más está mal, y si una “legisladora” puede prácticamente robar y tergiversar información para la calumnia, se hace, al fin que nadie, o casi nadie, se tomará el trabajo de examinar las cosas en su justa dimensión.

¿Y más de lo mismo?

En realidad, se trata de la misma “clase política” que esta vez aterriza llevada por el viento de la indignación nacional, aunque muchas y muchos de ellos, sean corresponsables de la debacle que ahora, dicen, van a componer.

           Pero como van las cosas, nada compondrán, sin sombra de duda. No sólo por la afinidad con los que ahora han enviado a la “oposición” (de lo que han formado parte) sino porque nunca ha sido esa su intención real.

           Es lamentable, pues han tenido el apoyo de una ciudadanía harta de lo mismo y todo indica, si nos atenemos a actitudes como las de la diputada en mención (PES-Morena) que estamos igual si no es que empeora.

       Sin exageración alguna: varias diputadas y diputados (que en Sinaloa reciben más, mucho más de cien mil pesos al mes por levantar el dedo) son un fraude que ya se está viendo y seguirá con toda puntualidad. Hay muy pocas excepciones, demasiado pocas. Se ve y se verá.

En los tiempos del “cambiazo”

Pero no hay forma más fácil de calumniar y difamar, de causar daño moral, que colgarse del lugar común, de lo “sabido” por repetido, siguiendo el coro; del aprovechamiento de las inercias descalificatorias; de la condena a la corrupción que está ahí, cerca, en las narices, y de común en las prácticas, de muchos acusadores de ocasión.

Esas inercias, a últimas fechas, han producido incluso “diputadas y diputados” que, sin el jalón del despropósito nacional, ni en sueños estarían donde, para desgracia de la cultura política, están.

Satanizar lo satanizado

La condición humana surge por sus fueros (literalmente, aunque se van a terminar más temprano que tarde) y los 15 minutos de fama se buscan donde se pueda, de modo que la difamación, la calumnia, bien sirvan para recibir la efímera luz de los reflectores.

Nada más conveniente que satanizar lo que satanizado está, así sea mintiendo, tergiversando, jugando con la vulgaridad que, a contrapelo de lo esperable en un cargo que merece otra cosa, brota sin remedio.

Por supuesto, no faltaba más, le siguió un coro en las “redes” que atiza la descalificación de la prensa sin más referentes que su rabiosa y limitada mirada.

A ver qué dice AMLO

Pero parece que todavía hay leyes en este estado y país; parece que quien difama y causa daño moral comete un delito y que debe ser sancionado. También parece que Andrés Manuel ha dicho que esas cosas no deben suceder, que no se debe abusar de la posición y que no se debe mentir a sabiendas. Vamos a ver.

Y hay mar de fondo en el ditirambo, pues la diputada extrajo los nombres de una relación de “proveedores” (como indebidamente aparecen en el manejo contable del congreso) no de gastos en comunicación social, como debe ser.

La señora Montero evidentemente no conoce a la mayoría de los que ofendió sin recato. Entonces ¿Quién o quiénes les dieron la lista y para qué? –Se sabrá, sin duda.

Los ignorantes porristas

Además, las leyes que regulan la información, federal y estatales, establecen la necesidad, y la obligación, de que las entidades oficiales publiquen sus comunicados en los medios y quienes le dan otra connotación a lo debidamente legalizado desconocen la ley.

De esa ignorancia, y de la recurrente satanización arbitrariamente generalizada, se agarran los porristas que atacan sin distinción a todos los periodistas.

Por esas razones, es obligado que quien calumnie y difame de la manera que lo ha hecho la señora Montero, respondan ante la justicia por sus actos ilegales. Han ocasionado daño moral evidente y tienen que ser sometidos a juicio. Eso no se puede permitir, por salud pública, y no se permitirá.

Tamborazos

-Lo que los políticos de todo tipo y color, funcionarios y, casi en general, la gente con relativo poder, piensa de los periodistas, en arbitraria generalización, es cosa sabida: la descalificación abusiva y torpe es el denominador común, ni caso en maquillar esa penosa realidad.

-En el congreso de Sinaloa, con amplia mayoría de Morena y sus aliados, cobran 137 “asesores” de 40 diputados, más que en la anterior legislatura (eran 120).

-Sin solución de continuidad, prácticamente en todo el país los retenes de militares, policías y delincuentes (ya no se sabe) son una verdadera calamidad para la ciudadanía común. ¿AMLO hará algo al respecto?

-El brasileño Jair Bolsonaro, de extrema derecha y declarado misógino, racista y homófobo, porrista de la dictadura y partidario de la tortura, es el nuevo presidente de su país. En su discurso no hubo más que incoherencias y lugares comunes. Muy mal pinta el futuro carioca y de la región con ese fascista en el poder.

-En el congreso de Sinaloa hace falta oficio, preparación, conciencia del lugar y de la función. Aunque de nada nuevo se trata, la prometida transformación hace urgente corregir y que a ello se aplique el morenismo, particularmente sus representantes. El tiempo corre.

-Continúa sin rubor la inefable GNP de los Bailleres (ahora en líos griegos y australianos por la modelo que apareció ahorcada en un yate de su propiedad) rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”.

-Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados. Vamos a ver si eso se acaba con el cambiazo prometido. Por lo pronto, poderoso caballero sigue siendo don dinero.

Su correspondencia: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .



More articles by this author

APUNTE La última apuesta
  APUNTE La última apuesta Jorge Guillermo Cano CULIACÁN DEL CAOS VIAL, los retenes,...
APUNTE ¿Para las calendas griegas?APUNTE ¿Para las calendas griegas?
  APUNTE ¿Para las calendas griegas? Jorge Guillermo Cano Todavía falta mucho por hacer. Motivo...
¿Quién está en línea?
Tenemos 159 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner