joomla visitor
Auditoría
APUNTE Viene lo más difícil
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 374

 3747

 

APUNTE

Viene lo más difícil

Jorge Guillermo Cano

 

  • Se confirmaron las tendencias
  • Es un avance democrático
  • Con un gasto extraordinario
  • Cumplir expectativas, lo primero
  • Gobernarán a 56 millones

 

Culiacán del caos vial, los baches y los topes, Sinaloa. Escrito estaba que la ventaja de AMLO era ya inalcanzable y que el segundo lugar quedaría entre José Antonio Meade y Ricardo Anaya.

TAMBIÉN QUE, si el resultado no se daba con la contundencia esperada, habría problemas y era casi seguro que la última palabra la diera el Trife, además de una movilización ciudadana sin precedentes que todo mundo intuía si el caso se diera.

Pero el PREP cerró con casi el 53 por ciento a favor de López Obrador, más de 30 puntos sobre el segundo lugar, y el 37% en senadurías y diputaciones federales.

Se vio, en las semanas previas, una cargada un tanto parecida a las de antaño, pero ahora a favor del candidato de Morena. La permanencia en el presupuesto, ya se sabe, es la diferencia entre la gloria y el infierno de la clase política mexicana.

Actores políticos hubo que apenas unas horas antes de la elección concretaban su huida de donde estaban (PRI, PAN, PRD, principalmente) y su “adhesión” al candidato de Morena.

Meses antes, como se sabe, una buena cantidad de perredianos saltaron del barco que habían hundido. A todos los recibió AMLO y lo que con ellos resulte está por verse.

Contra otros pronósticos

Pues bien, ganó AMLO y, en lo que representa un precedente que debiera permanecer, el candidato José Antonio Meade reconoció, apenas unos minutos después del cierre de las casillas en el territorio nacional, la victoria del morenista.

Algunos militantes más viscerales y emotivos epígonos que esperaban, y quizás deseaban, otra cosa, tuvieron que buscar otros resquicios o la repetición de las consignas que “las redes” habían entronizado desde meses antes.

Es cierto que la duda era casi generalizada, pero también que la nueva conformación de las preferencias políticas hacía muy difícil que el sistema hiciera otra vez de las suyas.

Ricardo Anaya también reconocería el triunfo de AMLO, casi 40 minutos después que Meade, y Rodríguez Calderón hizo lo propio minutos antes que el panista.

De frente a los tiempos que vienen, hasta el ex presidente Carlos Salinas de Gortari se sumó a las felicitaciones.

 

Hay que reconocer que la actitud de Meade y Anaya, también la de Rodríguez Calderón, ha sido madura y consecuente y eso es un buen mensaje para la ciudadanía mexicana, que se da a pesar de los augurios catastrofistas (y es que la mula no era arisca, ya se sabe).

Una jornada inédita

 

Para la “madre de todas las elecciones”, el pasado primero de julio, se contó con el registro nominal de votantes más alto de la historia en México, con el mayor número de cargos en disputa (3 mil 400, entre federales y locales en 30 estados). También han sido los más caros.

 

Un día antes de la elección, se calculaba que cada voto costaría (considerando el monto total asignado al proceso, INE y Trife) 572 pesos, si la participación ciudadana era de casi el 62 por ciento.

 

Si todos los votantes registrados en la lista nominal (89 millones 693 mil, 959: 43 millones, 62 mil 354 hombres y 46 millones, 631 mil 605 mujeres) hubieran votado, el costo por voto habría sido de 271 pesos, solamente considerando los presupuestos del INE y de los partidos, que son más de 24 mil millones de pesos.

Sumando el gasto del Trife y de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) la cantidad sube a 316 pesos por cada sufragio.

En las elecciones del 2000 al 2012, la abstención estuvo entre el 36 y el 39.92 por ciento. En la que dio apabullante triunfo a López Obrador, la participación ciudadana fue de alrededor del 63 por ciento.

 

En la danza de los millones

 

En total (sin contar el gasto de los procesos estatales) para elegir presidente de la República, 500 diputados y 128 senadores, la erogación fue de 28 mil, 33 millones de pesos, la suma de los recursos para el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el financiamiento a los partidos políticos.

Para el gasto 2018 y la elección federal, la coalición ‘Todos por México’ (PRI, PVEM y Panal) recibió un presupuesto de 863.96 millones de pesos; la coalición ‘Por México al Frente’ (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano) 832.5 millones de pesos y ‘Juntos Haremos Historia’ (Morena, PES y PT) 451.36 millones de pesos.

En relación a la elección de hace seis años, 2012, hubo un incremento real del 22 por ciento.

 

Candidatos gastones

Entre los cuatro candidatos registrados a la Presidencia de la República se gastaron, en dos meses de campaña (hasta el 28 de mayo pasado) 436 millones 827 mil 445 pesos. El más dispendioso, según sus propios informes, fue Ricardo Anaya (3.6 millones de pesos diarios y 219 millones 194 mil pesos en total).

Anaya gastó tres veces más que sus tres oponentes. El candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, gastó 152 millones 886 mil 257.42 pesos; el de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, 43 millones 602 mil 240.69 pesos y el “independiente”, Jaime Rodríguez Calderón, 21 millones 144 mil 383.12 pesos.

La cifra total del gasto hasta el cierre de campañas, el pasado miércoles 27 de junio, es desde luego más alta en todos los casos. Los datos anteriores están calculados hasta el 28 de mayo anterior.

 

Para no quedarse atrás

En Sinaloa se eligieron 24 diputados de mayoría relativa, 16 de representación proporcional (plurinominales); 18 presidentes municipales e igual número de síndicos procuradores; 84 regidores de mayoría relativa y 69 de representación proporcional. En total: 229 cargos y para eso el IEES contó con un presupuesto de 201 millones de pesos y una “ampliación presupuestal” de 89 millones.

A los partidos políticos se les dio, de gasto ordinario para 2018, casi 110 millones de pesos; $32, 987,201.09 para gastos de campaña y $3’298,720.11 para actividades específicas. En total se llevaron, sólo de recursos del erario, 146 millones 243 mil 258.17 pesos.

Los partidos con los mayores montos fueron: PRI, 44 millones 320 mil 325 pesos; PAS, 25 millones 830 mil pesos; PAN, 24 millones 778 mil; Morena, casi 11 millones; Nueva Alianza y PRD, más de 9 millones cada uno; el llamado Verde, casi nueve millones y para todos los independientes (no para cada uno) únicamente 659 mil 744.02 pesos.

En suma, el gasto total fue de más de 436 millones de pesos.

En materia de elecciones

todavía nos falta mucho

No tan de paso, la elección en Sinaloa, al igual que la nacional, pasó por los mismos despropósitos de las anteriores: sobre burocratismo en las casillas, ausentismo en otras; protagonismo impropio de representantes de partido; retrasos y tardanzas innecesarias que provocaban filas y, desde luego, molestia de los ciudadanos.

Acusaciones sin fundamento al nivel de habladas sin ton ni son y problemas reales en varias partes, pero sin actores que se atrevieran a la denuncia.

Aparte están los evidentes excesos de una legislación electoral que tiene mucho de ocurrencias de diputados y senadores que de pronto se sienten justificados por la sospecha, lo que da lugar a excesos, por más que las corruptelas sigan siendo comunes en nuestro país.

A causa de esas normas (algunas rondan lo atrabiliario) muchos ciudadanos quedaron sin votar porque “se acabaron las boletas” y nada se puede hacer; otros no encontraron su casilla y algunos más eran vigilados por inefables representantes de partidos como si de entrar al edificio de la CIA trumpiana se tratara.

La moneda está en el aire

Ya se hizo algo ciertamente inédito y de la mayor importancia, pero en realidad viene lo más difícil: estar a la altura de las expectativas y cumplirle a un pueblo que ha depositado todas sus esperanzas en la promesa del cambio.

De hecho, estamos ante la última apuesta del pueblo mexicano a ese cambio posible por la vía democrática. Dentro de los meses posteriores a la toma de posesión del nuevo presidente, si no es que antes, sabremos si las opciones por esa vía se agotaron o no.

No se puede ignorar que AMLO jaló incluso a muchos que no debería haber jalado y personajes de muy dudosa credibilidad han obtenido el triunfo gracias al poder de convocatoria del tabasqueño (además del hartazgo popular que lo enfiló al triunfo).

Imposible soslayar que el motor principal del movimiento arrollador en favor de AMLO ha sido la indignación de un pueblo y el tajante rechazo a un sistema en manos de unos pocos privilegiados y corruptos (del que, por cierto, López Obrador no ha tomado la suficiente distancia).

Precisamente, a la profunda inconformidad ciudadana y a López Obrador le deben no pocos arribistas (las y los) su nueva posición y no a méritos propios.

Por esa circunstancia, que se ha dado en muchas partes del país, los nuevos gobiernos y representaciones deberán estar bajo permanente escrutinio ciudadano.

Aparte de la presidencia, más de 56 millones los mexicanos estaremos gobernados por el partido Morena y sus aliados. El reto es grande.

También, es imprescindible que se capacite y mejore a muchísimos de los ganadores de la contienda en diputaciones, senadurías, alcaldías y hasta algún gobernador (morelense).

Vamos a ver qué sigue y si la esperanza del pueblo mexicano se proyecta en referentes evaluables, ver si AMLO es capaz de responder a las expectativas que lo llevaron a un triunfo inédito y cumple lo prometido.

Tamborazos

-En una semana el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, hizo cuatro cambios de titulares en igual número de secretarías. Se cambia para mejorar, lógica dixit. Si de arreglos y reacomodos se trata, como parece, entonces a más de lo mismo.

-Por el rumbo: ¿no habrá nadie en el consejito electoral de Sinaloa que les haga ver la necesidad de sintonizar una frecuencia diferente?

-Sigue la inefable GNP de los Bailleres rehuyendo su responsabilidad en el caso del siniestro número 62992342, ocurrido en la ciudad de Culiacán el 19 de agosto de 2016, “cuando ni siquiera pagó la grúa para llevar el carro al taller”, se nos informa. Para eso cuentan con la complicidad de condusefes, profecos y juzgados. Bisnes ar bisnes, ya se sabe. Su correspondencia: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

 



More articles by this author

APUNTE Que veinte años es nadaAPUNTE Que veinte años es nada
APUNTE   Que veinte años es nada   Jorge Guillermo Cano   CULIACÁN DEL CAOS VIAL,...
APUNTE / Impunes y corruptosAPUNTE / Impunes y corruptos
*Lo que nos hunde como nación *Un enorme costo social *Con esa...
¿Quién está en línea?
Tenemos 197 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner