joomla visitor
AuditorŪa
Imperativo estratégico: Una nueva política exterior mexicana (2018-2024).
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
377
Banner
376
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 374

 37421

Es fundamental la instrumentación, como imperativo estratégico, de una nueva política exterior mexicana de Estado con una visión al futuro: 2018-2024. Es el gran desafío para el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador y su canciller Marcelo Ebrard.

Imperativo estratégico:

Una nueva política exterior mexicana (2018-2024).

Eduardo Rold√°n*

EL REDIMENSIONAMIENTO de la política exterior mexicana es una categoría analítica que nos permite analizar el fenómeno político nacional inserto en el ámbito internacional desde una perspectiva global; es decir multidimensional e integral.

POR ELLO SE DEBEN integrar plenamente los principios, objetivos e intereses de México, en virtud de que nada debe hacerse en contra del interés nacional. Pues el ascenso hacia una sociedad moderna plena, exige como condición fundamental, el cumplimiento de todas las acciones gubernamentales en base a la legalidad y la legitimidad instalada en el consenso de la colectividad.

       El redimensionamiento de la pol√≠tica exterior implica la continuidad en cuanto a los √©xitos obtenidos en el pasado, la diversificaci√≥n de las √°reas geogr√°ficas de acci√≥n y cuantas veces sea indispensable la modificaci√≥n de las prioridades seg√ļn sean fundamentales al inter√©s nacional.

       En la coyuntura de cambio que se avecina resultar√° importante que cada acci√≥n emprendida en el sector externo sea exitosa, a fin de evitar desgastes internos y externos innecesarios. No debe confundirse la actividad con la efectividad. Puede haber grandes y largos viajes y discursos sin logros concretos. De ah√≠ pues la necesidad de la planeaci√≥n y prospectiva de una pol√≠tica exterior de Estado de corto, mediano y largo plazo con objetivos concretos, intereses nacionales, regionales y multilaterales claramente definidos.

Es imprescindible analizar en prospectiva los escenarios o futuros posibles y conocer su grado de ocurrencia para orientar la acción de México en el ámbito internacional; a fin de alcanzar la sustentabilidad operativa y financiera en el mediano y largo plazos y maximizar el valor de las oportunidades internacionales.

El establecimiento de un gabinete de política exterior es fundamental para integrar las proposiciones de todos los sectores de la rama ejecutiva que intervienen en el proceso de toma de decisiones sobre política exterior. Es deseable que con esta medida se acabe, de una vez, con la sectorialización de la política exterior en general y de la política económica exterior en particular; y se coordinen realmente los sectores bajo el mando del Ejecutivo.

Para cualquier decisión y acción que se tome en materia de política exterior se tienen que tener en cuenta todos los factores y posibles repercusiones internas y externas. Hay que evitar acciones a destiempo y juicios innecesarios, para que los mismos no se reviertan contra México.

Por todo lo anterior resulta indispensable tener una estrategia multidimensional bilateral y multilateral al respecto. En toda democracia la gesti√≥n gubernamental transversal, hoy llamada gobernanza, supone un di√°logo franco y amplio con todos los actores, las fuerzas pol√≠ticas y sociales. La nueva gesti√≥n gubernamental requerir√° de legitimidad ‚Äďla tiene como resultado de la elecci√≥n abrumadora-, credibilidad, honestidad, una verdadera certeza jur√≠dica, transparencia, distribuci√≥n equitativa de la riqueza para seguir creciendo con gobernabilidad. Para lograr esto se requerir√° combatir fundamentalmente las causas de los problemas para controlar o disminuir los efectos. En el pasado se dio prioridad al combate de los efectos con resultados desastrosos, en particular en materia de seguridad. Por ello, se tiene que ver en su relaci√≥n causa-efecto

Una necesaria conexión

S√≠ visualizamos todo en una matriz multidimensional ‚Äďcomo se muestra en la siguiente gr√°fica elaborada por m√≠-, podr√≠amos se√Īalar que las secretar√≠as de Estado tendr√≠an que conectarse transversalmente entre ellas y verticalmente con el Ejecutivo.

Todas ellas estarían vinculadas a la cancillería mexicana en sus diferentes facetas relativas a los problemas nacionales a los cuales se les busca dar soluciones; y así articular una política exterior que se beneficie de las acciones políticas económicas y culturales de nuestras 80 Embajadas, 70 Consulados y seis Misiones permanentes ante organismos internacionales en el exterior con el fin de obtener apoyos y beneficios de los organismos internacionales y de los 193 países con los que tenemos relaciones diplomáticas. El objetivo es dar solución a los problemas nacionales. Aprovechemos la fuerza que nos da nuestra presencia en organismos multilaterales como la ONU, la OIT, la UNESCO, la FAO, la OMM, la ONUDI, etc. y beneficiémonos al máximo de sus apoyos, ayudas y sus expertos para favorecer a la población mexicana. Casi 60 % del presupuesto de la SRE se va en pagar cuotas internacionales. Somos muy buenos para pagar y malos para recibir.Los apoyos y beneficios de esas organizaciones internacionales nos ayudarían a resolver graves problemas nacionales: educación, pobreza, desempleo, seguridad, derechos humanos, etc.

De esta manera se crearía un círculo virtuoso que nos ayudaría a actuar de manera integral en la resolución de nuestros problemas nacionales. Todo ello significa que efectivamente la política exterior no es más que la continuidad de la política interior,así se daría realmente un vínculo indisoluble entre lo interior y lo exterior para beneficio de la nación en su conjunto.

Es indispensable e impostergable la integraci√≥n de la promoci√≥n econ√≥mica, comercial, de inversiones, cultural  y tur√≠stica al exterior bajo el seno de la SRE. Esta acci√≥n permitir√≠a absorber las √°reas de promoci√≥n externa de PRO M√©xico, de Bancomext, de la Secretar√≠a de Econom√≠a, de la Secretar√≠a de Cultura y de la Secretar√≠a de Turismo. Ya que con esta medida se estar√≠an ahorrando miles de millones de pesos y con efectividad integral, eficaz y coordinada se promover√≠a integralmente a M√©xico en el exterior. De esta manera se evitar√≠an dispendios innecesarios como acontece hasta hoy. Dicha integraci√≥n, bajo los t√©rminos antes se√Īalados, se har√≠a a la Agencia Mexicana de Cooperaci√≥n internacional para el desarrollo: AMEXCID.

Todas esas acciones traerían por consecuencia una visión integral y estratégica en la promoción de México y de su imagen en el exterior de una manera ordenada. Dicha decisión impediría seguir enviando mensajes descoordinados y poco nítidos a los 193 países con los que mantenemos relaciones diplomáticas. Se evitarían al máximo falsas percepciones y nos abstendríamos de caer en contradicciones sectoriales, despilfarro de recursos financieros y dispendio de recursos humanos. Lo anterior en virtud de que la nueva política exterior debe ser una política de Estado vigorosa y proactiva de manera permanente. En síntesis, esta sería la instrumentación de lo que denominó como política minimax: mínimo de recursos con el máximo de resultados.

RETOS PARA PROTEGER, PROYECTAR E INCREMENTAR LOS INTERESES DE M√ČXICO EN EL EXTERIOR: 2018-2024.

-. Redimensionar la política exterior de México.

-. Establecer una política exterior de Estado.

-. Fomentar la legalidad, la estabilidad económica y la certeza jurídica sustentadas en la legitimidad que tiene el nuevo gobierno: 2018-2024.

-. Empatar la política interna con la externa en virtud de que la política exterior no es más que la continuación de la política interior. Todo ello basado en un análisis prospectivo.

-. Fomentar la identidad nacional y generar consensos.

-. Recobrar la dignidad y el posicionamiento de la nación en la esfera internacional.

-. Promover el desarrollo interno y su vínculo con el exterior.

-. Fortalecer los valores éticos del servicio exterior mexicano (SEM).

-. Integrar a la SRE, en la AMEXCID, todo lo relativo a la promoción internacional de México en el exterior: las áreas de promoción externa de ProMéxico, Bancomext, de las secretarías de Economía, Cultura, Turismo se integrarían a la AMEXCID. Así se fortalecería de manera organizada y coordinada la presencia internacional de México. Se reducirían costos y plazas de personal.

-. Aplicar en la SRE la propuesta o política MINIMAX: mínimo de recursos con el máximo de resultados. Dicha política de promoción externa en manos de la cancillería en Brasil, Canadá, etc. ha tenido excelentes resultados.

-. Seguir pagando las cuotas a organismos internacionales de manera eficiente, pero con un costo-beneficio.

-. Aprovechar al máximo a los organismos internacionales (ONU, UNESCO, FAO, ONUDI, OIT, OEA, etc.) sus apoyos, ayudas y sus expertos para beneficio de la población mexicana. Casi 60 % del presupuesto de la SRE se va en pagar cuotas internacionales. Somos muy buenos para pagar y malos para recibir. Los beneficios de esas organizaciones internacionales nos ayudarían a resolver graves problemas nacionales: educación, pobreza, desempleo, seguridad, derechos humanos, etc.

-. Fomentar y ayudar en la   preparaci√≥n de los j√≥venes mexicanos para que concursen por plazas en organismos internacionales y ocupen las cuotas que corresponden a M√©xico. Muchos de ellos obtienen excelentes resultados en el concurso de admisi√≥n al SEM, pero debido a la insuficiencia de plazas no ingresan.

-. Establecer un gabinete eficiente de pol√≠tica exterior en la Presidencia de la Rep√ļblica para evitar dispendios y pol√≠ticas exteriores deshilvanadas de cada secretar√≠a. Como ha sucedido en el pasado. Ser√≠a el eje coordinador del sector

-. Facultar a la SRE para que nombre a los Jefes de Unidad, Coordinación o directores generales de asuntos internacionales en todas las dependencias federales y sean dirigidas por miembros del SEM. Se tendría una verdadera política exterior coordinada. Actualmente la SHCP nombra a los directores generales de programación y presupuesto en todas las secretarías y las ha coordinado con resultados eficientes.

-. Definir con claridad los intereses nacionales, su adaptabilidad y flexibilidad a las transformaciones del mundo para dar coherencia a la política exterior.


-. Establecer una política exterior que defienda causas y no países.
-. Observar los principios constitucionales sin que ello sea camisa de fuerza: es el mejor pragmatismo. 
-. Dar prioridad absoluta a la defensa de los mexicanos en el exterior.
-. Profundizar la diversificación bilateral y multilateral.

-. Fortalecer la diversificaci√≥n pol√≠tica, econ√≥mica, cultural real. Estamos muy nor-tea-dos y des-orien-ta-dos. La nueva realidad internacional se√Īala, en el umbral 2050, a China como la primera econom√≠a, EE.UU. como la segunda, India, como la tercera e Indonesia como la cuarta, etc.


-. Priorizar Am√©rica Latina y el Caribe. 
-. Exigir respeto y un di√°logo constructivo con EE.UU.
-. Valorar las posibles consecuencias del activismo en Foros multilaterales para no comprar temas que no son de nuestro inter√©s nacional directo y que pudieran tener un potencial da√Īo a la naci√≥n.

-. Consolidar la tesis de que la pol√≠tica exterior debe ser palanca de apoyo al desarrollo nacional y garante ante el mundo de la seguridad y de los intereses nacionales. 

-. Socializar la política exterior: difundir los beneficios que obtiene la sociedad mexicana de las acciones que hace la SRE en el exterior y en el interior del país: becas, pasaportes, naturalización, protección a mexicanos, registro de empresas, etc.

-. Difundir dichas acciones utilizando los medios impresos y audiovisuales: conferencias en todo el territorio nacional, ensayos, artículos periodísticos, elaborar tarjetas-balazo informativas de lo que se hace y ejecuta en la SRE.

-. Publicitar hechos históricos de la política exterior y la defensa de México en el exterior.

-. Acreditar diplom√°ticos con rango de Ministros como Embajadores en ciertas regiones del mundo para tener una presencia y cobertura amplia. Ser√≠an embajadas unipersonales en √Āfrica y Asia Pac√≠fico. Se aplicar√≠a la pol√≠tica del MINIMAX. Se dar√≠a un uso eficiente del personal del SEM para hacer un trabajo pol√≠tico. S√≥lo tendr√≠an una secretaria local polivalente. y con una descarga de procesos administrativos burocr√°ticos. La presencia de M√©xico en √Āfrica y Asia Pac√≠fico es d√©bil, pero con estas acciones se fortalecer√≠a. Existen s√≥lo ocho embajadas de M√©xico en √Āfrica. Pero EE.UU., Rusia, China, Francia, entre otros pa√≠ses tienen embajadas en casi todos los 55 pa√≠ses africanos. Brasil tiene 39, Cuba 30, India 23, Argentina 18, Ecuador 11, Venezuela, 11. Casi el 30% de los votos en la AGONU son de pa√≠ses africanos.

-. Restablecer la reunión bianual de Cónsules honorarios de México. Han sido de gran apoyo y ayuda para la difusión y ejecución de la política exterior de México. Se les tiene descuidados.

-. Usar extensiva e intensivamente las nuevas tecnologías digitales (Instagram, Twitter, Facebook, etc.) en Consulados, Embajadas y en el territorio nacional para socializar información de la política exterior.

-. Establecer lineamientos sobre la ciberseguridad de la información que procesa la SRE.

-. Digitalizar y modernizar toda la administración de la SRE: facturas electrónicas, notas verbales, invitaciones, etc.

-. Promover la inscripci√≥n con letras de oro ‚ÄúServicio Exterior Mexicano‚ÄĚ tanto en la C√°mara de Diputados como en el Senado. Esta acci√≥n reconocer√≠a la defensa hist√≥rica de la naci√≥n que ha hecho el SEM. Tendr√≠a un efecto solidario y de unidad.

-. Hacerse representar, la SRE, por un embajador mexicano en las fiestas nacionales de los países acreditados en México.

-. Promover en las escuelas p√ļblicas mexicanas con nombre de pa√≠ses hermanos conferencias, donaci√≥n de libros y eventos culturales.

-. Dejar de ser, sólo coordinadora, la SRE y ser más ejecutora de las acciones de México en el exterior.

-. Incrementar la diversificación económica. México ha firmado 12 acuerdos de libre comercio con 46 países, pero su comercio está concentrado en EE.UU.

-. Reequilibrar las platillas de las embajadas y consulados. Muchas de ellas sobrecargadas de personal, pero con pocos resultados.

-. Establecer un horario laboral y as√≠ evitar desgastes in√ļtiles.

-. Crear una nueva estructura del SEM para el 2018-2024, a fin de darle confianza, certidumbre, competitividad, transparencia y estabilidad

-. Establecer una mejora continua del SEM en el ingreso, egreso, ascenso, rotación y retiro.

-. Fomentar y fortalecer las reuniones virtuales regionales de consulados y embajadas.

-. Establecer reuniones virtuales de los Consulados honorarios.

-. Designar embajadores en misión especial para cambio climático, seguridad energética, ciberseguridad, bioseguridad, etc.

-. Dise√Īar estrategias de diplomacia p√ļblica, diplomacia digital y hacer un uso extensivo de las TIC¬īs.

-. Reorganizar transversalmente los trabajos y crear nuevos esquemas de representaciones.

-. Revisar las homologaciones, re homologaciones, y los programas de rotación, traslados con el fin de evitar el desorden, la fatiga emocional, la baja productividad y dar certidumbre al personal del SEM.

-. Rescindir los contratos del personal por designación política (artículo 7 de la Ley del SEM). Actualmente hay más de 24 titulares de Embajadas que no son del SEM, más de 27 titulares en Consulados y 3 titulares en Organismos internacionales. Representan un 38 % del total de plazas que debieran estar ocupadas por personal del SEM. Además, hay otras plazas en el exterior ocupadas por personal de otras secretarías del Ejecutivo. Es importante terminar con el dispendio, con el nepotismo y el clientelismo político en beneficio de México.

Fuente: Elaborado por el embajador Eduardo ROLDAN.

Cambios internos indispensables

Para lograr todo anterior se tiene que rehacer o redimensionar la pol√≠tica interior y exterior de M√©xico con una visi√≥n integral, en virtud de que la pol√≠tica exterior no es m√°s que la continuaci√≥n de la pol√≠tica interior. El hecho fundamental es que si no se realizan losprofundos cambios necesarios al interior del pa√≠s, y se da soluci√≥n a los problemas econ√≥micos, sociales, pol√≠ticos con una mayor visi√≥n democr√°tica, las fortalezas de M√©xico seguir√≠an disminuyendo frente al exterior.

El desafío del próximo gobierno que ejercerá el poder, de 2018 a 2024, será la gobernabilidad.Será indispensable, como conditio sine cuanon, el de luchar para mejorar la vida socio profesional de los compatriotas, proteger su poder adquisitivo, garantizar la vivienda, luchar contra la corrupción, fortalecer el respeto a los derechos humanos, emprender profundas acciones contra la desigualdad, desterrar la impunidad, lograr el imperio de la ley, transparentar la rendición de cuentas, luchar contra la inseguridad, la inestabilidad social y evitar la degradación del tejido social y de las normas sociales de convivencia.

Reitero en toda democracia la gesti√≥n gubernamental transversal, hoy llamada gobernanza, supone un di√°logo franco y amplio con todas las fuerzas pol√≠ticas y sociales. Insisto no s√≥lo hay que resolver la cuesti√≥n relativa a la productividad y a la competitividad. Reafirmo la nueva gesti√≥n gubernamental requerir√° de legitimidad ‚Äďla tiene como resultado de la elecci√≥n abrumadora-, credibilidad, honestidad, una verdadera certeza jur√≠dica, transparencia, distribuci√≥n equitativa de la riqueza para seguir creciendo con gobernabilidad.

En este mundo convulso, M√©xico no est√° excluido de ello, el deterioro de los gobiernos se agudiz√≥, hecho que se vio reflejado -en lo que Raymundo Rivapalacio denomina- ‚Äúuna condici√≥n de anomia nacional, que es el estado de desorganizaci√≥n social como resultado de la ausencia o degradaci√≥n de normas sociales, que ya no son respetadas ni por los individuos ni sus gobiernos‚ÄĚ. Es el desaf√≠o del nuevo gobierno, pues en el mundo se vive de partidocracias, en ‚Äúdemocracias sin dem√≥cratas‚ÄĚ salpicadas de corrupci√≥n que s√≥lo buscan beneficio personal econ√≥mico y pol√≠tico sin interesarles en lo m√°s m√≠nimo los ciudadanos y mucho menos el trabajar por el ‚Äúbien com√ļn‚ÄĚ de la sociedad. Por ello, el desencanto generalizado en varios pa√≠ses con la democracia.

Ante la barbarie, se debe buscar la consolidación de una sociedad mexicana más justa. Es el gran desafío del próximo gobierno de México frente al mundo del siglo XXI y XXII. México será más fuerte en la negociación frente a EE.UU. la UE y Asia Pacífico, etc., si enfrentamos primero esos desafíos internos, de casa, con seriedad e inteligencia.

En estos momentos de incredulidad del ciudadano com√ļn hay que darle valor a la palabra, y que la palabra corresponda a los hechos y que los hechos correspondan a la palabra para resta√Īar conjuntamente todo el tejido social. Se tiene que hacer una reflexi√≥n muy profunda en virtud de que c√≥mo es posible que en pleno Siglo XXI en M√©xico, con 126 millones de habitantes, el 1 por ciento de la poblaci√≥n concentre el 43 por ciento de la riqueza nacional. Esto se ve reflejado en la gran brecha que hay entre el norte y el sur de M√©xico: el norte rico y el sur pobre. El 47 por ciento del PIB per c√°pita est√° en los estados del norte y centro de M√©xico y el 7 por ciento del PIB per c√°pita est√° en los estados del sur-sureste.

Se tiene la obligaci√≥n de hacer un cambio de modelo de desarrollo, un modelo de pol√≠tica econ√≥mica sostenible para incrementar las cadenas de valor y fortalecer las econom√≠as regionales. Hay cosas que no han funcionado. Se Tiene un mercado interno desaprovechado. De los 126 millones de mexicanos, el 50 por ciento de ellos se encuentra en niveles de pobreza. El desempleo se ubica en casi 5% frente al promedio de 3.1 en 1994. Hay 6.9 millones de j√≥venes que ni estudian ni trabajan. Los famosos ‚Äúninis‚ÄĚ.

Concuerdo con el gran educador y diplom√°tico mexicano, Jaime Torres Bodet, quien pensaba que ‚Äú‚Ķel progreso de una minor√≠a, por distinguida que a s√≠ misma se estime, no es el progreso de la naci√≥n ni de los ciudadanos ni de los mexicanos en su conjunto y en su plenitud‚ÄĚ. Se requiere de una naci√≥n unida y justa.

Todos esos lastres han debilitado a M√©xico en su interior y en el exterior. M√©xico necesita recuperar su propia capacidad de inversi√≥n y crecimiento. M√©xico lleva 20 a√Īos haciendo ajustes presupuestales y privatizando y ese modelo no resulta en t√©rminos de crecimiento, seguimos estancados. Para crecer se debe gastar, pero de manera transparente, equilibrada y con sentido social.

Los empresarios nacionales deber√°n mirar hacia Asia Pac√≠fico, √Āfrica y Medio Oriente. Se tiene que innovar para afrontar los problemas existentes de manera distinta a las formas en que se han enfrentado en el pasado. Mirando hacia el futuro con una nueva √©tica en el sector p√ļblico y en el sector privado y con gran inteligencia. 

MEXICANOS EN EL EXTERIOR.

ESTOS SON TIEMPOS DIF√ćCILES que nos manifiestan la unidad existente entre democracia pol√≠tica y democracia econ√≥mica; y adem√°s muestran que no se puede hablar m√°s, s√≥lo de una sin tomar en cuenta la otra. Para lograrlo se requiere de la participaci√≥n de la verdadera sociedad civil organizada, demandante y participativa. como fuente √ļltima de cohesi√≥n social, pero no de la ficticiamente creada. M√°s all√° de las estructuras clientelistas. Se debe regresar la seguridad multidimensional a la ciudadan√≠a y, no menos importante, hacer √©nfasis en inversiones de car√°cter productivo en el campo, y de impulsar una pol√≠tica inteligente y propositiva en los rubros educativos, comerciales y de innovaci√≥n tecnol√≥gica. Estos son los verdaderos pilares de un desarrollo nacional sostenible y sustentable.

La fortaleza de un pa√≠s reside en darse a respetar y as√≠ se le respetar√° en el exterior. La imagen de M√©xico no se mejora s√≥lo pagando millones de d√≥lares a una compa√Ī√≠a extranjera para mejorarla como si fuera marca. La fortaleza se logra tambi√©n siendo un pa√≠s donde se genera la unidad y los consensos nacionales.

Se tendr√° una mayor legitimidad al interior del pa√≠s, si se instrumentan pol√≠ticas en busca de una mejor distribuci√≥n de la riqueza nacional con un nuevo modelo de desarrollo nacional, con el establecimiento de fondos regionales y de cohesi√≥n social, con un modelo de pol√≠tica econ√≥mica sostenible y sustentable, se incrementan las cadenas de valor, se fortalecen las econom√≠as regionales, se profundiza la verdadera reforma educativa de excelencia, y se establece una verdadera reforma hacendaria para equilibrar las desigualdades sociales; y se redise√Īa una pol√≠tica para diversificar nuestras importaciones y exportaciones, s√≥lo as√≠ seremos menos vulnerables.

El gran desafío que el próximo gobierno, los políticos, los funcionarios y los negociadores deben de plantearse y estar plenamente convencidos de que este momento histórico que vivimos no es el fin de la historia, es el reinicio de la historia.

Prioridades y regiones

Estamos viviendo una nueva configuraci√≥n del poder internacional. √Čsta no es m√°s que un nuevo per√≠odo mundial donde se han estado generando cambios dram√°ticos en las concepciones geopol√≠ticas y geoecon√≥micas en la b√ļsqueda de un nuevo ajuste del equilibrio de poderes militares-pol√≠tico-econ√≥micos, de coordinaci√≥n, cooperaci√≥n o confrontaci√≥n entre las grandes potencias del orbe.

EE.UU. est√° reinvent√°ndose y a la b√ļsqueda del tiempo perdido -como dir√≠a Marcel Proust-, y a la b√ļsqueda de supuestos culpables y chivos expiatorios de los problemas internos y externos en que se encuentra, donde ha sido f√°cil encontrar culpables a M√©xico, Canad√°, UE, China etc. de la p√©rdida de poder econ√≥mico de la naci√≥n estadounidense.

Las nuevas derechas en el mundo han le√≠do la mente de las clases medias desamparadas y de los olvidados por los sistemas pol√≠ticos decadentes y as√≠ han ido y est√°n ganando las elecciones dichas fuerzas pol√≠ticas. Tenemos que entender -como se√Īala Tito Maci√°-, que ‚Äúlos ciclos y la sincronizaci√≥n de las causas que generan los cambios sociales a trav√©s de la historia provocan grandes migraciones humanas en las que se inician √©xodos importantes, colonizaciones, despoblaciones y movimientos de masas‚ÄĚ. La recesi√≥n de la econom√≠a mundial ha reaparecido como un gran fantasma, la polarizaci√≥n creciente en el mundo entre el Norte rico y el Sur pobre persiste y la desigualdad aumenta, donde 8 personas detentan el 50% de la riqueza mundial. La carrera armamentista sigue creciendo en particular en el Noreste Asi√°tico. Asimismo, el problema de la migraci√≥n mundial, del narcotr√°fico y del terrorismo internacional en lugar de disminuir ha aumentado. Como dijera Albert Einstein: ‚ÄúEl mundo es un lugar peligroso, no por las personas que hacen el mal, sino por aquellas que no hacen nada por evitarlo‚ÄĚ.

México tiene que darse a respetar

‚ÄúEE.UU. s√≥lo respeta a quien se da a respetar‚ÄĚ. En este entorno, basta se√Īalar que de 1994 a 2018, la proporci√≥n de comercio de M√©xico con EE.UU. pr√°cticamente sigue siendo igual.

Estamos concentrados en un grupito de naciones y no nos diversificamos. En los √ļltimos cinco sexenios se ha hablado de la diversificaci√≥n y realmente el patr√≥n de dependencia comercial con Estados Unidos se ha mantenido entre 70 y 80%.

l comercio aumentó en casi 500% con los socios del TLCAN. Estamos muy nor-tea-dos. Seguimos des-orien-ta-dos. Hay que ver más al oriente. Llegó la hora de corregir.

Tenemos que orientarnos con una firme y determinante estrategia hacia las nuevas √°reas del desarrollo mundial.

Se tiene que ‚Äúredireccionar‚ÄĚ el destino de las exportaciones, as√≠ como aprovechar la Cuenca del Pac√≠fico como un socio creciente en la econom√≠a nacional y tomar ventaja de Europa para hacer crecer las exportaciones hacia ese continente.

La política hacia EE.UU. debería ser la de aislar a las fuerzas anti mexicanas y trabajar a fondo con los aliados que tenemos dentro de EE.UU.

Los tenemos en el sector político, económico, religioso, cultural etc. Ante esta situación tenemos que ser contundentes en la defensa de los derechos humanos de los mexicanos y su trato legal justo. Tenemos que reivindicar la relación México-EE.UU. en un marco de frialdad emocional pero con una firmeza en la defensa de nuestra seguridad e intereses nacionales. Estoy cierto que el nuevo gobierno no confundirá la coordinación con la subordinación como sucedió en el pasado.

Tenemos que mantener la relaci√≥n con los miembros del TLCAN, Uni√≥n Europea, Am√©rica Latina, etc. pero diversificarnos en serio hacia los pa√≠ses del Asia Pac√≠fico, de Medio Oriente y √Āfrica, etc. Estas regiones son vitales para promover el libre comercio y los procesos de integraci√≥n para nuestro desarrollo, ya que nuestro comercio exterior representa el 63% del PIB.

En el pasado, el hegemón económico fue Europa, hoy todavía es EE.UU., en el futuro será China. La economía china sobrepasará a la economía de Estados Unidos. De acuerdo al análisis prospectivo de PriceWatehouseCoopers, China se convertirá en la primera economía a nivel mundial en el 2050, con un PIB de 50 millones de millones de dólares, la de EE.UU. tendrá un PIB de 34 millones de millones de dólares y la India un PIB de 28 millones de millones de dólares. Si no entendemos esto estamos perdidos. Para finales del 2018, el Fondo Monetario Internacional tiene previsto que la zona económica de América Latina va a crecer 1.6%, México 2.3%, Brasil 1.8%, Estados Unidos 2.9%, Canadá 2.1%, los países de la Unión Europea 2.2%, China 6.6%, en tanto los países asiáticos van a crecer 6.9%. El motor de la economía mundial será la región Asia Pacífico liderada por China. Por eso, debemos fomentar la diversificación real y seria. Y no sólo de palabra.

Todo ello nos debe llevar a entender que el crecimiento y desarrollo económico en la región asiática es primordial y motor del desarrollo económico en el mundo actual. De ahí su importancia para fortalecer la relación comercial con dichas regiones. Por ello, los grandes ejes de esta nueva relación con EE.UU., China, Rusia, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, la India, Tailandia, Vietnam, países árabes, países africanos, etc. debieran ser el comercio, la inversión, el intercambio educativo masivo, la innovación tecnológica, la seguridad, la lucha contra el lavado de dinero, el narcotráfico, el tráfico de armas y las cuestiones energéticas. Nuestra acción debe de ser contundente, determinante y sin confrontaciones actuando con inteligencia, diligencia y estrategia.

Reitero hay que tener una estrategia multidimensional bilateral y multilateral al respecto. Aprovechemos la fuerza que nos da nuestra presencia en organismos multilaterales como la OMC, la OIT, la ONU, la OMM, etc.

√Āfrica es el segundo continente m√°s poblado del mundo. Cuenta con una poblaci√≥n de 1,300 millones de habitantes. Lo integran 55 pa√≠ses, cada uno de los cuales representa caracter√≠sticas diferentes. √Āfrica cuenta con 55 votos (casi 30 % del total) en la Asamblea General de la ONU. Es imposible impulsar una candidatura mexicana ante un organismo internacional o una propuesta en el seno de Naciones Unidas sin el apoyo del continente africano. De ah√≠ la enorme necesidad de fortalecer nuestra presencia con dicha regi√≥n.

El objetivo del gobierno mexicano hacia √Āfrica, a partir del 2018, debiera ser el de iniciar una nueva estrategia diplom√°tica para el continente y para la regi√≥n Asia Pac√≠fico. √Čsta abarcar√≠a temas diversos como la apertura de nuevas embajadas, el di√°logo pol√≠tico, la identificaci√≥n y ejecuci√≥n de proyectos de cooperaci√≥n t√©cnica, educativa, cultural, comercial y de inversi√≥n. De no hacerlo, M√©xico desaprovechar√≠a importantes oportunidades econ√≥micas, pol√≠ticas, diplom√°ticas y culturales. En pocas palabras, es indispensable tener una visi√≥n integral y hacer adem√°s un trabajo pol√≠tico de filigrana con organismos internacionales y con otros pa√≠ses aliados de M√©xico. China es una de las opciones que tiene M√©xico para incentivar sus exportaciones.

Se deben aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece México con la reciente creación de las Zonas Económicas Especiales que serían de gran oportunidad y de mutuo beneficio para esos países y para México. Todo ello para enfrentar con una estrategia integral y multidimensional el mundo del presente y del futuro.

México en el umbral 2030

Tomando en cuenta el an√°lisis anterior, me imagino a M√©xico en el 2030, con un servicio civil de carrera de excelencia; con  plena vigencia del Estado de Derecho; con calidad de vida para todos los mexicanos; con liderazgos profesionalizados; con profundo conocimiento de lo que somos y nos valoramos; con un gran orgullo de ser mexicanos del siglo XXI; dentro de la revoluci√≥n de las conciencias y la revoluci√≥n del conocimiento; con pleno ejercicio de la libertad y el respeto a los derechos humanos y a la tolerancia; un M√©xico de consensos; con la ciudadanizaci√≥n de las instituciones; con plena responsabilidad social de los partidos pol√≠ticos y de sus pol√≠ticos y de los empresarios; donde los pol√≠ticos tradicionales o arcaicos con un m√≠nimo de sentido com√ļn ‚Äďcomo dijera Antonio Gramsci‚Äď se conviertan en verdaderos estadistas; donde cada mexicano tenga un nivel m√≠nimo de formaci√≥n educativa de 16 a√Īos, con pleno dominio del espa√Īol, ingl√©s, de la computaci√≥n, y una amplia cultural general.

Me imagino a M√©xico en el 2030 libre de corrupci√≥n, con una distribuci√≥n equitativa de la riqueza nacional; con trabajo de equipo social y pol√≠tico; con mucha autoestima y responsabilidad personal y social; con plena confianza, credibilidad, honestidad y transparencia, con absoluto respeto a los derechos humanos, al imperio de la ley, sin impunidad, con un desarrollo humano sostenible y sustentable.

M√©xico est√° obligado a reinventarse. Como dijo el fil√≥sofo chino Lao Tze: ‚Äúsi no cambias el rumbo puede que termines exactamente d√≥nde te encuentras‚ÄĚ. El pr√≥ximo gobierno, a partir del 2018 hasta el 2024, en conjunto con todos los sectores sociales tendr√°n que   hacer la tarea para reinventar a M√©xico. Solo de esa manera M√©xico saldr√° fortalecido internamente, orgulloso de s√≠ mismo con una pol√≠tica exterior de Estados√≥lida que defienda verdaderamente la seguridad y los intereses nacionales y as√≠ sea altamente respetado en el mundo.

Hoy M√©xico vive no solo un cambio de r√©gimen sino un cambio de √©poca. En este quiebre hist√≥rico el de ‚Äúla revoluci√≥n de las conciencias‚ÄĚ -como dir√≠a Jos√© Francisco Bernal, un gran amigo e intelectual mexicano-, los mexicanos confiamos en ‚Äúun presidente inteligente para decidir y en un presidente patriota para actuar‚ÄĚ.

* Internacionalista, diplomático, escritor y analista político.

 



More articles by this author

Migración centroamericanaMigración centroamericana
    La oleada de emigrantes que huyen de la pobreza prevaleciente...
Confrontación EE.UU.-ChinaConfrontación EE.UU.-China
  Confrontaci√≥n EE.UU.-China Eduardo Rold√°n* EN EL 2017, EL INTERCAMBIO COMERCIAL TOTAL entre...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 181 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner