joomla visitor
AuditorŪa
América Latina en el tiempo de Trump
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 372

 37220

América Latina en el tiempo de Trump

James Petras

"Creo que la Doctrina Monroe es tan relevante hoy como lo fue el d√≠a en que fue escrita (hace dos siglos)" Rex Tillerson, Secretario de Estado, Feb. 2, 2017-Mar. 31, 2018. 

Introducción

EL PRESIDENTE TRUMP CANCEL√ď su asistencia a la reuni√≥n de la Cumbre de las Am√©ricas de los 35 presidentes de la regi√≥n dise√Īados para debatir y formular una pol√≠tica com√ļn. Trump deleg√≥ al vicepresidente Pence su lugar. Pence, una entidad no conocida con cero experiencia e incluso menos conocimiento de Am√©rica Latina ‚ÄĒlas relaciones de los Estados Unidos indican el desprecio del r√©gimen de Trump y la baja opini√≥n de la octava reuni√≥n de la Cumbre trianual.

El presidente Trump no se siente obligado a asistir, porque la agenda, las decisiones y el resultado ya se habían decidido de acuerdo con los mejores intereses del imperio. El ex secretario de Estado Tillerson dejó en claro que América Latina es el patio trasero de Washington: la Doctrina Monroe está viva y en buenas condiciones.

El resurgimiento de la Doctrina Monroe es un trabajo en progreso: un esfuerzo colectivo que precedió al régimen de Trump y que ahora está en plena exhibición.

El monro√≠smo es una empresa conjunta que involucra a constructores de imperios de Washington y oligarcas latinoamericanos, golpistas en el Congreso, narcoterroristas presidenciales y matones militares y paramilitares. Para comprender el ascenso de la Doctrina Monroe de dos siglos de antig√ľedad, es necesario que examinemos el proceso: los medios y m√©todos que instalaron los s√°trapas de Trump.

Muchos caminos, resultados comunes

EL SIGLO XXI COMENZ√ď con una serie de trastornos que desafiaron a los estados clientes neoliberales en el poder e instalaron una serie de reg√≠menes de centro izquierda que aumentaron el gasto social y declararon su independencia de los EU. Los pol√≠ticos progresistas escribieron certificados de defunci√≥n prematura para la Doctrina Monroe, ya que fueron codeados con los banqueros locales, generales y oligarcas empresariales. En otras palabras, Am√©rica Latina experiment√≥ una serie de reformas temporales basadas en fundamentos olig√°rquicos.

Hacia el final de una década y media, el régimen de Trump proclamó la resurrección del monroísmo: títeres, pillaje y saqueo se convirtieron en el nuevo orden del día en toda América Latina. Los legisladores del Congreso cayeron en una serie de golpes, derrocando presidentes electos en Brasil, Paraguay y Honduras, reemplazándolos con sátrapas de buena fe aprobados por Estados Unidos.

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (Colonias), Luis Almagro, ex Ministro de Relaciones Exteriores de un régimen de centro izquierda en Uruguay, bendijo a los voceros de Washington.

Las elecciones organizadas en México y Guatemala garantizaron a Washington un par de lacayos confiables.

Los escuadrones de la muerte y el narcotraficante Santos en Colombia proporcionaron al Pentágono siete bases militares e inversiones estadounidenses en varios yacimientos petrolíferos.

Estafadores y defraudadores con lazos √≠ntimos con Wall Street tomaron posesi√≥n en Argentina y Per√ļ. Un ex izquierdista en Ecuador, Lenin Moreno hizo un llamamiento al pueblo para ganar una elecci√≥n, y una vez que asumi√≥ el cargo, trabaj√≥ para los oligarcas.

En otras palabras, a trav√©s de diversas rutas que combinaban elecciones ama√Īadas y violencia pol√≠tica, los presidentes Bush y Obama prepararon el escenario para que el presidente Trump heredara un servil s√©quito autodenominado democr√°tico de... s√°trapas.

El presidente Trump no necesita unirse a América Latina para la Cumbre. Dado que los escribas de Donald escribieron el programa y las políticas a seguir.

En el período previo a la Cumbre, los presidentes latinoamericanos pasaron su tiempo en el cargo demostrando su lealtad a la versión de Trump de la Doctrina Monroe actualizada.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, al asumir el cargo pag√≥ seis mil millones de d√≥lares a un especulador de Wall Street; contrat√≥ una deuda de 100 mil millones de d√≥lares a banqueros de Estados Unidos y el Reino Unido; redujo y/o elimin√≥ los impuestos corporativos para los agroexportadores; cargos cu√°druples en los servicios de gas, electricidad y agua para hogares y peque√Īas y medianas empresas; minas y campos petrol√≠feros privatizados; despidi√≥ a varios miles de profesionales m√©dicos y de la educaci√≥n del sector p√ļblico que empobrecieron las instalaciones educativas y de salud; ampli√≥ las bases militares de EU en todo el pa√≠s y dio la bienvenida a las compa√Ī√≠as qu√≠micas t√≥xicas para contaminar el campo.

A cambio, Trump pasó por alto las estafas de Macri y sus cuentas bancarias en el extranjero y elogió las medidas de su estado policial.

El presidente de Brasil, Michel Temer, fue instalado en la presidencia mediante un golpe de Estado en el Congreso, prometiendo privatizar todo el transporte p√ļblico, la infraestructura, la miner√≠a, el petr√≥leo y el sector el√©ctrico, as√≠ como el sistema financiero y bancario. Temer y sus aliados en el Congreso y en el poder Judicial se aseguran de que las alianzas militares y diplom√°ticas sirvan al impulso de Washington para derrocar a los gobiernos venezolano, cubano y boliviano. Temer y sus aliados judiciales han encarcelado al principal candidato presidencial de la oposici√≥n, Lula Da Silva.

Los s√°trapas de Trump en el ej√©rcito brasile√Īo se han unido a Estados Unidos para vigilar el continente.

A cambio, el presidente Temer, con un 95% de desaprobación popular y frente a la cárcel, ha obtenido el permiso del presidente Trump para obtener asilo en Miami y ser miembro de su club de golf una vez que esté fuera de la oficina.

El presidente mexicano, Pe√Īa Nieto, ha privatizado el patrimonio nacional: los yacimientos petrol√≠feros, las minas y los bancos. Pe√Īa Nieto ha colaborado con la polic√≠a, el ej√©rcito y los grupos paramilitares asesinando a docenas de estudiantes de la oposici√≥n, periodistas cr√≠ticos y trabajadores de los derechos humanos. Pe√Īa Nieto permiti√≥ que el tr√°fico de drogas, los banqueros y los l√≠deres empresariales laven miles de millones de d√≥lares en cuentas en el extranjero para evadir impuestos. El presidente Pe√Īa Nieto ha sido un partidario activo de las pol√≠ticas internacionales de Washington, en particular sus esfuerzos por aislar y derrocar al gobierno venezolano.

Debido a la subordinaci√≥n de Pe√Īa Nieto a Washington, el presidente Trump ha exigido m√°s concesiones, incluido el control estadounidense de la frontera mexicana, la inmigraci√≥n y la vigilancia interna.

Colombia, bajo los presidentes Uribe y Santos, proporcion√≥ a Estados Unidos siete bases militares. El presidente Santos firm√≥ un acuerdo de paz con las FARC y procedi√≥ a desarmar y asesinar a m√°s de 50 ex guerrilleros de las FARC y orden√≥ el encarcelamiento y la extradici√≥n de uno de sus l√≠deres, Jes√ļs Santrich. El presidente Santos firm√≥ concesiones petroleras lucrativas con EU y otras multinacionales.

El reci√©n electo presidente de Ecuador, Lenin Moreno, sigui√≥ a los presidentes de Brasil, M√©xico, Per√ļ, Argentina y Chile en la entrega de recursos naturales estrat√©gicos a multinacionales estadounidenses.

Todos estos clientes políticos apoyaron los esfuerzos de EU para excluir al presidente venezolano Maduro de la Cumbre de las Américas por oponerse a los golpes de Estado, a Trump y a la Doctrina Monroe.

Los oligarcas respaldan los esfuerzos de Washington por deslegitimar las elecciones venezolanas en mayo de 2018 y paralizar su economía para derrocar al presidente electo.

El triunfo del Neo-Monroísmo

El presidente Trump preside las Américas con la excepción de Cuba, Venezuela y Bolivia. Washington orquestó con éxito la conversión de América Latina en una importante plataforma política, militar y diplomática para la dominación global de Estados Unidos.

Ninguno de los regímenes tiene alguna legitimidad. Todos llegaron al poder por medios ilícitos, sus elecciones alimentadas por la corrupción, la fuerza, la violencia y la complicidad de Estados Unidos.

Las Américas reciben el 42% de las exportaciones manufactureras de los Estados Unidos (principalmente a México y Canadá) y es un importante mercado de Estados Unidos para armas y productos agroquímicos tóxicos. Sin embargo, Washington está perdiendo su competencia económica con China en el resto de América Latina y, como resultado, Trump intenta presionar a sus clientes para que reduzcan sus vínculos, acusando a China de ser "imperialista".

Los gobernantes de América Latina, sin embargo, quieren servir a ambos poderes, políticamente a Estados Unidos y económicamente a China.

Conclusión

El presidente Trump ha abrazado la Doctrina Monroe en su b√ļsqueda del dominio de Am√©rica Latina. Washington da por sentada la sumisi√≥n de los oligarcas y no pretende celebrar consultas: simplemente dicta pol√≠ticas a trav√©s de emisarios estadounidenses.

Bajo la tutela del presidente Trump, los s√ļbditos latinoamericanos negocian los t√©rminos de su rendici√≥n de soberan√≠a a fin de asegurar una porci√≥n del saqueo econ√≥mico para sus oligarcas y la protecci√≥n militar de Estados Unidos.

El presidente Trump est√° particularmente orgulloso de que el dominio de Estados Unidos sea pr√°cticamente gratuito y sin esfuerzo. Los oligarcas latinoamericanos no demandan ninguna ayuda econ√≥mica o militar: los clientes pagan por vigilancia del imperio, contratando economistas neoliberales para que entreguen su patrimonio p√ļblico.

Los clientes latinoamericanos pronuncian discursos que se hacen eco de las políticas intervencionistas de Trump.

Los oligarcas latinoamericanos ignoran las crisis domésticas y la inestabilidad política del presidente Trump, así como su amenaza de guerra nuclear contra Siria y las sanciones contra Rusia.

En un √°rea la oligarqu√≠a latinoamericana no sigue las √≥rdenes de Washington: se niegan a boicotear a China. Argentina, Chile, Per√ļ y las principales exportaciones de commodities agropecuarias de Brasil dependen de Beijing, que tambi√©n se ha convertido en una fuente principal de pr√©stamos e inversiones extranjeras.

Washington ha asegurado el dominio político (o "hegemonía" como lo llaman algunos expertos) pero ¡quiere más!

El presidente Trump exige una fuerza militar conjunta para derrocar al gobierno venezolano y la instalación de un régimen de clientes. Trump puede contar con que el jefe de la OEA, Luis Almagro, brinde la retórica, pero sus clientes necesitan que el ejército respalde su propia regla.

El presidente Trump les dice a sus clientes latinoamericanos que aíslen y disminuyan sus vínculos con China. Sin embargo, temen alimentar la oposición de la élite nacional. A lo sumo, Washington puede contar con sus clientes en Honduras, Paraguay y Argentina para seguir el ejemplo de Trump.

Trump asegur√≥ el acuerdo de Pe√Īa Nieto para revisar el TLCAN con el fin de aumentar las ventajas comerciales de Estados Unidos, permitirle a EU un mayor control sobre la frontera y aumentar el flujo de dinero blanqueado a trav√©s de los bancos estadounidenses. M√©xico asume los costos de colaborar con el r√©gimen de Trump.

¬°Hasta el momento, el r√©gimen de Trump ha tenido v√≠a libre dirigiendo las provincias latinoamericanas del imperio a bajo costo! Tanto es as√≠, que Trump ha ignorado a sus clientes y los ha relegado al patio trasero de Washington. Los partidarios de Trump, Wall Street y el Pent√°gono est√°n razonablemente contentos con la forma en que maneja las Am√©ricas: est√°n obteniendo pr√©stamos con altos intereses y pagos a cuenta; agarrando miles de empresas p√ļblicas a precios de oferta en el s√≥tano; bases militares libres de costo que incluyen puertos y bases a√©reas; y tienen control sobre los generales flexibles del cliente a su entera disposici√≥n.

¬ŅQu√© y qui√©n puede echar a perder la partida imperial de Trump en Am√©rica Latina?

Venezuela celebra elecciones. El presidente Maduro gana, derrota los complots golpistas y procede a diversificar la economía y los mercados, baja la inflación y comienza una recuperación económica.

Cuba renueva su programa y liderazgo revolucionarios; democratiza su economía y socializa su sistema político.

Los sindicatos y movimientos sociales brasile√Īos organizan huelgas generales, paralizan la econom√≠a, liberan a Lula. Es reelecto para avanzar en la lucha mucho m√°s all√° de los tribunales corruptos y el sistema electoral corrupto.

Argentina explota; los sindicatos, los desempleados y los desposeídos desencadenan huelgas generales y enfrentamientos contra la policía; toman el palacio presidencial y el presidente Macri huye al extranjero; deteniéndose en Panamá y las Bahamas para cobrar sus tenencias ilícitas.

México tiene elecciones libres y democráticas y AMLO gana, asume el cargo y finaliza la corrupción. Trump paga por la pared.

Paraguay, Honduras y Colombia persisten: los escuadrones de la muerte florecen, forzando a las guerrillas pacificadas a regresar a la lucha y los campesinos a ocupar las plantaciones.

Los medios de comunicación estadounidenses afirman que todo es un complot ruso. Putin es acusado de estar detrás de los bajos precios de la carne en Buenos Aires y la fuga de capitales desde Sao Paulo.

La embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, afirma que Bashar Assad está organizando conflictos en las fronteras árabes entre Bolivia y Chile, narcotraficantes en Paraguay y planeando corrupción en Brasil.

Tweets de Trump: la resistencia populista son todas "fake news" y tramas falsas. Denuncia a los oligarcas latinoamericanos que se oponen a su guerra comercial como partidarios del imperialismo chino.

Elogia a nuestros propios oligarcas, ¬°ya que son solo delincuentes que firman negocios!

Trump organiza una barbacoa para los oligarcas de su patio trasero. Solo los lavadores de dinero est√°n invitados.

Rebelión

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240929



More articles by this author

El proteccionismo de Trump, un gran salto atr√°sEl proteccionismo de Trump, un gran salto atr√°s
  El proteccionismo de Trump, un gran salto atr√°s James Petras Introducci√≥n: LOS PRESIDENTES...
Economía política de las masacresEconomía política de las masacres
EL GRAN NEGOCIO Y LA CULTURA DE LAS ARMAS EN...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 310 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner