joomla visitor
AuditorŪa
El proteccionismo de Trump, un gran salto atr√°s
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
375
Banner
374
Banner
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 371

 16371

El proteccionismo de Trump, un gran salto atr√°s

James Petras

Introducción:

LOS PRESIDENTES DE ESTADOS UNIDOS, los l√≠deres europeos y sus portavoces acad√©micos han atribuido la creciente participaci√≥n, el super√°vit comercial y la potencia tecnol√≥gica de China al ‚Äúrobo‚ÄĚ de tecnolog√≠a occidental que esta ha hecho, al comercio ‚Äúdesleal‚ÄĚ o carente de reciprocidad y sus restrictivas pr√°cticas de inversi√≥n.

EL PRESIDENTE TRUMP ha lanzado una ‚Äúguerra comercial‚ÄĚ‚Äďaumentando fuertemente los aranceles, especialmente a las exportaciones chinas‚Äď, una guerra dise√Īada para instaurar un r√©gimen econ√≥mico proteccionista.

Quienes en el mundo occidental condenan a China ignoran las experiencias de desarrollo en los √ļltimos 250 a√Īos, empezando por la pol√≠tica del Estados Unidos post-revolucionario destinada a proteger las ‚Äúindustrias reci√©n nacidas‚ÄĚ.

En este ensayo procederemos a criticar el modelo que subyace en el actual ataque occidental a China. Después describiremos la experiencia de países que superaron el atraso mediante una exitosa industrialización.

LOS IDE√ďLOGOS OCCIDENTALES sosten√≠an que las ‚Äúeconom√≠as atrasadas‚ÄĚ deb√≠an transitar el camino originalmente seguido por los pa√≠ses triunfantes, espec√≠ficamente el Reino Unido.

Dec√≠an que las ‚Äúetapas de desarrollo‚ÄĚ deben comenzar por la adopci√≥n de las pol√≠ticas de libre mercado, especialmente sus ‚Äúventajas comparativas‚ÄĚ, concretamente, la exportaci√≥n de materias primas. La ‚Äúmodernizaci√≥n‚ÄĚ econ√≥mica conducir√≠a, etapa a etapa, a la sociedad madura de alto consumo.

Los defensores de la teoría liberal de las etapas dominaban en los departamentos económicos de las principales universidades de Estados Unidos y estaban al servicio de la planificación de la estrategia favorecida por los responsables políticos estadounidenses.

El desarrollo en perspectiva histórica

AL PRINCIPIO, los historiadores econ√≥micos que discrepaban se√Īalaron serias anomal√≠as. Por ejemplo, a los ‚Äúprimeros desarrolladores‚ÄĚ, les encantaban las seguras ventajas comerciales proporcionadas por un imperio de √°mbito mundial, que obligaba a que las colonias exportaran materias primas en desfavorables condiciones comerciales, una ventaja de la que carec√≠an los ‚Äúpa√≠ses tard√≠os‚ÄĚ. (*)

Despu√©s, el Estados Unidos post-revolucionario conducido por el secretario del Tesoro Alexander Hamilton promovi√≥ ‚Äďcon √©xito‚Äď pol√≠ticas de proteccionismo industrial para proteger sus ‚Äúindustrias reci√©n nacidas‚ÄĚ frente al Imperio Brit√°nico ya establecido. La guerra civil estadounidense tuvo lugar precisamente para impedir que los propietarios de las plantaciones vincularan sus exportaciones con los comerciantes libres y los fabricantes brit√°nicos.

A mediados del siglo XIX y comienzos del XX, los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo como Alemania, Jap√≥n y la Rusia sovi√©tica rechazaron la ideolog√≠a del libre comercio y mercados abiertos en favor de la industrializaci√≥n protegida por el Estado. Consiguieron vencer el atraso, competir y superar a los ‚Äúprimeros desarrolladores‚ÄĚ, como lo hab√≠a hecho el Reino Unido.

En el periodo que sigui√≥ a la Segunda Guerra Mundial, despu√©s de varios intentos fallidos de seguir el modelo del ‚Äúlibre mercado occidental‚ÄĚ, Corea del Sur, Taiwan y Malaysia siguieron exitosamente modelos estatistas de protecci√≥n de las exportaciones.

Las regiones y los pa√≠ses que, adoptando las pol√≠ticas occidentales de libre mercado, se especializaron en la exportaci√≥n de materias primas ‚Äďcomo Am√©rica latina, √Āfrica, Oriente Medio y Filipinas‚Äď fracasaron en la lucha contra el estancamiento y el atraso.

El importante historiador econ√≥mico Alexander Gerschenkron sosten√≠a ‚Äďen Economic Backwardness in Historical Perspective: A Book of Essays (Atraso econ√≥mico en perspectiva hist√≥rica: un ensayo)‚Äď que el atraso econ√≥mico proporcionaba a los pa√≠ses emergentes ciertas ventajas estrat√©gicas, entre ellas la sustituci√≥n sistem√°tica de la importaci√≥n por una industria nacional que asegurara el crecimiento din√°mico y la consiguiente pericia competitiva para exportar.

Los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo que triunfaron m√°s adelante tomaron prestadas las √ļltimas tecnolog√≠as de producci√≥n y se apropiaron de ellas, mientras que los que se hab√≠an realizado su desarrollo industrial m√°s tempranamente continuaron con los anticuados modos de producci√≥n. En otras palabras, guiados por el Estado, los pa√≠ses en desarrollo se ‚Äúsaltaron‚ÄĚ etapas de crecimiento y superaron a sus competidores.

China es un magn√≠fico ejemplo del modelo descrito por Gerschenkron. Con la intervenci√≥n del Estado, se impuso a las limitaciones existentes en el imperio ‚Äďimpuestas por el control monop√≥lico‚Äď y avanz√≥ r√°pidamente mediante la apropiaci√≥n de las tecnolog√≠as e innovaciones m√°s avanzadas; despu√©s, avanz√≥ para convertirse en el m√°s activo aportante de patentes de avanzada en el mundo. En 2017, con 225 nuevas patentes, China super√≥ a Estados Unidos, que le segu√≠a con 91 (Financial Times, 3/16/18 p.13).

China a la cabeza

UN EXCELENTE EJEMPLO de los avances de China en innovaci√≥n tecnol√≥gica es el Grupo Huawei, que en 2017 gast√≥ 13.800 millones de d√≥lares en investigaci√≥n y desarrollo y proyecta aumentar la financiaci√≥n de esta actividad a los 20.000 millones de d√≥lares anuales. En la pr√≥xima generaci√≥n, las empresas chinas estar√°n a la cabeza en relaci√≥n con las tecnolog√≠as, entra ellas las de interconexi√≥n (Financial Times, 3/31/18 p.12). Que Washington recurra a la exclusi√≥n de China de los mercados estadounidenses no tiene nada que ver con el supuesto ‚Äúrobo‚ÄĚ de patentes y secretos de Estados Unidos y, s√≠, todo que ver con el gasto en Investigaci√≥n y Desarrollo de Huawei dirigido a conseguir talento, tecnolog√≠a, equipo y socios internacionales.

El chinofóbico proteccionismo de la Casa Blanca está motivado por su temor a los adelantos chinos en las redes informáticas de alta velocidad de quinta generación, que están debilitando la capacidad estadounidense de competir en la tecnología más avanzada.

La excelencia competitiva de China es el resultado de la sustitución sistemática de tecnología avanzada realizada por el Estado, lo que ha permitido que la economía se liberalice poco a poco y compita ventajosamente con Estados Unidos tanto en el mercado global como en los nacionales.

China ha seguido y superado el ejemplo de los países de desarrollo temprano (Alemania y Japón). Ha combinado el crecimiento de las exportaciones industriales de avanzada del sector de punta con un sector agrícola relativamente atrasado que ha proporcionado mano de obra barata y alimentos de bajo costo.

En estos momentos, China está subiendo la escalera del desarrollo, profundizando el mercado interno, adelantando su sector de la tecnología de punta y reduciendo gradualmente la importancia del consumidor de poco valor y las industrias obsoletas.

Las economías lloronas se vuelven hacia el proteccionismo

EL FRACASO competitivo de Estados Unidos en relaci√≥n con China y ‚Äďdebido a ello‚Äď su d√©ficit comercial son la consecuencia de su incapacidad para incorporar nuevas tecnolog√≠as, aplicarlas a la producci√≥n civil nacional, aumentar los ingresos, y mejorar e incorporar a los trabajadores en los sectores competitivos, que podr√≠an defender el mercado nacional.

El Estado ha renunciado a ejercer su papel destacado ante las elites financiera y militar que erosionaron el espíritu competitivo de la industria estadounidense. Por otra parte, a diferencia de China, el Estado ha fracasado en la provisión de un liderazgo capaz de identificar los objetivos prioritarios compatibles con la extendida competencia por parte de China.

Mientras China exporta productos de precios económicos, Estados Unidos exporta armas y guerras. Este país tiene superávit en la exportación de armas y un déficit comercial cada vez mayor.

China ha invertido muchos miles de millones de dólares en la infraestructura de más de 50 países; esto mejora su superávit comercial. Estados Unidos ha gastado muchos miles de millones de dólares en más de 800 bases militares en el extranjero.

Conclusión

LA ACUSACI√ďN de Estados Unidos a China de haberse convertido en una potencia econ√≥mica mundial haciendo comercio desleal y robando tecnolog√≠a estadounidense desconoce la totalidad de la historia de los pa√≠ses de desarrollo temprano, empezando por el ascenso Estados Unidos y el declive del Reino Unido en el siglo XIX.

El intento de Estados Unidos de regresar al pasado, a una anticuada etapa proteccionista no aumentará su competitividad ni su participación en el mercado interior.

El proteccionismo de Estados Unidos solo conseguir√° precios m√°s altos, mano de obra no calificada, deudas de guerra y monopolios financieros. Una ‚Äúguerra comercial‚ÄĚ por parte de EEUU, sencillamente permitir√° que el Estado chino desv√≠e el comercio desde Estados Unidos hacia otros mercados, redireccione sus inversiones para profundizar la econom√≠a de China y aumente sus v√≠nculos con Rusia, Asia, √Āfrica, Am√©rica latina y Ocean√≠a.

Estados Unidos se equivoca al culpabilizar a China. En lugar de eso, debería cuestionar su confianza en una economía basada en el laissez faire, sin plan ni inteligencia. El recurso a los aranceles hará crecer los costos sin que aumenten los ingresos ni mejore la innovación.

El actual proteccionismo estadounidense nació muerto. La Casa Blanca ya ha reducido los aranceles destinados a algunos de sus competidores. Además, los 60.000 millones de dólares en aranceles a los productos provenientes de China afectan a menos del 3 % sus exportaciones.

En vez de tratar de culpabilizar a sus competidores extranjeros ‚Äďcomo China‚Äď ser√≠a m√°s inteligente aprender de su experiencia y absorber sus avances tecnol√≥gicos e inversiones estrat√©gicas en infraestructuras y consumo interior. Mientras Estados Unidos no reduzca en dos tercios sus gastos b√©licos y no subordine su sector financiero a la industria y a la poblaci√≥n nacional continuar√° estando detr√°s de China.

En lugar de volver a la estrategia de los países atrasados, que confían en la protección de industrias pueriles, Estados Unidos debería asumir su responsabilidad de competir mediante un desarrollo dirigido por el Estado y asociado con la mejora de la fuerza de trabajo, el aumento de sus destrezas y la expansión del bienestar social.

(*) El autor llama ‚Äúpa√≠ses tard√≠os‚ÄĚ a que aquellos que se incorporaron al comercio mundial unos cuantos a√Īos despu√©s del Reino Unido. (N. del T.)



More articles by this author

Decálogo de la construcción del Imperio Americano
  Dec√°logo de la construcci√≥n del Imperio Americano James Petras Introducci√≥n EN LA ACTUALIDAD...
¬ŅUna tempestad en una tetera?¬ŅUna tempestad en una tetera?
  El presidente Trump contra el Orden Mundial ¬ŅUna tempestad en una...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 393 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
365
Banner
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner