joomla visitor
AuditorŪa
VOCES DEL DIRECTOR Respeto a libertades y derechos políticos, deuda insoluta.
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 370

 p1370

VOCES DEL DIRECTOR

Respeto a libertades y derechos políticos, deuda insoluta.

Mouris Salloum George

 

Desde la perspectiva de una cultura democrática, resulta harto deprimente que derechos políticos y libertades civiles, ya elevados a rango constitucional y por tanto de observancia universal, queden expuestos a la voluntad discrecional de futuros gobernantes.

 

Esa es una de las graves deformaciones del sistema presidencialista mexicano, agravada por lo que los expertos en ciencias jurídicas tipifican como facultades metaconstitucionales del presidente, de las que hace uso y abuso el jefe del Ejecutivo en turno.

 

El fen√≥meno se agiganta cuando el partido en y del gobierno se obceca en un rezagante -congelante, por decir lo menos- continuismo en el poder, en una             operaci√≥n que sus detractores suelen denunciar como m√°s de lo mismo.

 

Porque ‚Äúel cuero duele m√°s que la camisa‚ÄĚ, el tema que nos ocupa y nos preocupa como oficiantes del periodismo independiente, no es el r√©gimen en estricto rigor, sino su praxis, en materia de relaciones Estado-Medios de Comunicaci√≥n.

 

Desde los albores del México independiente, la Libertad de Prensa ha permanecido en la constante de la defensa del pensamiento libre, en un ciclo que arranca en el siglo XIX y no logra cerrarse en pleno siglo XXI.

 

Durante el siglo XX el ejercicio del periodismo estuvo sujeto absurdamente a una Ley de Imprenta que, por a√Īadidura, se promulg√≥ antes que la Constituci√≥n de 1917, de manera que la reglamentaci√≥n no se actualiz√≥ ni se concili√≥ en la misma direcci√≥n y magnitud de otros Derechos Sociales.

 

Con la Gran Reforma Política 1977-1978, en diez palabras se condensaron anhelos y esperanzas de los practicantes del periodismo: El Derecho a la Información será garantizado por el Estado.

 

Otras promisorias prescripciones incorporadas al texto constitucional hace cuatro décadas, como derechos del ciudadano y de su representación e intermediación políticas, se sustanciaron simultáneamente en leyes secundarias, cuya aplicación fue inmediata.

 

No fue el caso del Derecho a la Información. Poderes fácticos se declararon en resistencia durante cuatro sexenios y sólo hasta principios del siglo que corre se acometieron desde el Estado iniciativas para reglamentarlo.

 

La cuestión puede documentarse con una marcada contraposición: Los partidos representados en las cámaras legislativas federales, en nombre de la ampliación de la vida democrática, legislaron a pasto para darse a si mismos nuevos derechos y prerrogativas electorales, rayanos en inadmisibles privilegios.

 

Aun en materia electoral, la delegaci√≥n de facultades constitucionales en los √°rbitros electorales para, verbigracia, regular la publicidad en campa√Īas ha sido, hasta la fecha, materia de conflicto que suele culminar en la instancia jurisdiccional cuyas sentencias, sin embargo, no allanan las exigencias de una sociedad que quiere estar mejor informada a la hora de intervenir en la formaci√≥n de los poderes p√ļblicos.

 

El desapego o franco desacato de la Constituci√≥n y las leyes derivadas, tiene como santo y se√Īa la impunidad. Lo que nos remite al centro de las preocupaciones del momento.

 

La impunidad ha sido el más innoble e irracional estímulo para la incesante perpetración crímenes contra la Libertad de Expresión y el Derecho a la Información, imperativos vinculados en línea directa con los principios de transparencia y rendición de cuentas, cuyos primeros sujetos obligados son las instituciones del Estado.

 

En las ediciones de Voces del Periodista que hoy ponemos a la vista del lector, presentamos la galería del horror en la que se retratan asesinatos, secuestros, desapariciones forzadas, desplazamientos de periodistas y comunicadores, y atentados contra instalaciones de empresas editoriales que se niegan a someterse a la criminal censura.

 

Expuesto en otras p√°ginas el abominable cuadro del drama period√≠stico retomado en ocasi√≥n de la entrega de reconocimientos instituidos por el Certamen Nacional e Internacional de Periodismo, menester es explorar y denunciar el disimulo,   la negligencia, cuando no la complicidad de los hombres de Estado, en esos ataques de Lesa Libertad.

 

Porque resentimos en carne propia, y no s√≥lo por vocaci√≥n solidaria con las v√≠ctimas, porfiamos en el se√Īalamiento de que el desbordamientos de los instintos represivos de quienes tienen a su servicio la sat√°nica Ley de plata o plomo, no fuera posible si la autoridad responsable de prevenir, investigar y castigar esos cr√≠menes ejercieran su responsabilidad.

 

No se pide un imposible: Sólo que los responsables de la procuración y la administración de Justicia cumplan lo que juran al tomar posesión de su encargo: Guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen. Hacerlo, además, leal y patrióticamente.

 

Porque en la agobiante y lacerante realidad que viven los mexicanos no se da ese supuesto, es autorizado afirmar que el ejercicio del poder en nuestro país está estigmatizado por la simulación, la hipocresía, la complicidad y el amparo a quienes, de palabra y de hecho, se han declarado fuera de la Constitución y del Derecho de gentes, ahí donde el Estado mexicano es parte de tratados y convenciones internacionales en materia de Derechos Humanos.

 

Dejar, como planteamos a la entrada de este tema, en manos de gobernantes que vienen, la suerte de derechos pol√≠ticos y libertades civiles ya constitucionalizados, es como arrojar una piedra en mar embravecido: Los beligerantes por la presidencia, vista la batalla de lodo en la que est√°n chapoteando, buscan el poder por el poder mismo, no como imperativo al servicio del bien com√ļn. Y a ‚Äúeso‚ÄĚ le llaman democracia.

 



More articles by this author

VOCES DEL DIRECTOR La obra por venir: Construir una nueva ética VOCES DEL DIRECTOR La obra por venir: Construir una nueva ética
  VOCES DEL DIRECTOR La obra por venir: Construir una nueva √©tica Mouris Salloum...
Cifras negras de la trata de personasCifras negras de la trata de personas
    Cifras negras de la trata de personas Mouris Salloum George LA TRATA DE PERSONAS est√°...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 605 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner