joomla visitor
AuditorŪa
Con balazos no se va a salvar al r√©gimen: Gardu√Īo Valero
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
373
Banner
372
Banner
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 366

 5VP

ENTREVISTA A Gardu√Īo Valero

Con balazos no se va a salvar al r√©gimen: Gardu√Īo Valero

Celeste S√°enz De Miera Y Jorge Santa Cruz

La presente entrevista se difundió, originalmente, en Voces del Periodista Radio

El investigador de la UAM se√Īala que la Ley de Seguridad Interior est√° hecha para garantizar, s√≥lo, la integridad del presidente de la Rep√ļblica y de la Partidocracia.

LA URGENCIA DE APROBAR LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR obedeci√≥ a dos razones fundamentales: una, la de supeditar la integridad de la Naci√≥n mexicana a la Seguridad Nacional de los Estados Unidos y dos, la de proteger al presidente de la Rep√ļblica y a la Partidocracia, expuso el doctor Guillermo Gardu√Īo Valero, profesor-investigador del Departamento de Econom√≠a de la UAM Iztapalapa.

DIJO QUE LA SEGURIDAD interior es, antes que nada, un elemento de carácter preventivo, de carácter prospectivo, de carácter anticipatorio y -particularmente- de coordinación institucional.

‚ÄúPero, en este sentido, la Seguridad Interna reposa fundamentalmente en la capacidad institucional de ejercer la gesti√≥n en beneficio de la sociedad. Por lo tanto, no puede ser lo que hoy aprobaron; lo que aprobaron, no es otra cosa m√°s que lo que han venido haciendo desde la √©poca de Miguel de la Madrid, hasta la fecha: meter al Ej√©rcito en actividades que no le corresponden constitucionalmente y hablar de ‚Äėgarant√≠as‚Äô, para que siga haciendo lo que ha venido haciendo‚ÄĚ, apunt√≥.

Para nosotros, es fundamental que usted, como conocedor de temas de Seguridad Nacional, de temas de narcotráfico, del Ejército, nos explique, desde su punto de vista, los riesgos que implica la Ley de Seguridad Interior.

Vamos a dar una explicaci√≥n, lo m√°s breve posible, acerca del t√©rmino de seguridad. Los romanos entend√≠an el t√©rmino de seguridad a trav√©s del t√©rmino securitas, que implica un problema. Hoy en d√≠a, podemos nosotros decir que la seguridad es una forma de enfrentar los problemas, no de evadirlos, o de no pensar que alg√ļn d√≠a vamos a dejar de tener problemas.

La seguridad, por lo tanto, se establece, esencialmente, como una característica, una garantía del Estado, que el Estado ofrece -en este caso- a la ciudadanía y a la sociedad en general. Sobre esta base, entonces, tenemos cuatro niveles de seguridad.

El primero, es la seguridad humana, que está contemplada en términos de los derechos humanos, los que tenemos absolutamente todos, que son universales, imprescriptibles, y, por lo tanto, definitivamente, no los podemos perder bajo ninguna circunstancia.

Tienen, como √ļnica caracter√≠stica, que donde termina mi derecho, es donde est√°, tambi√©n, el punto del derecho del otro.

El otro elemento que tenemos que contemplar es la Seguridad P√ļblica. La seguridad p√ļblica es el v√≠nculo entre la ciudadan√≠a y las diferentes instancias encargadas de la seguridad; pero donde la ciudadan√≠a no es un elemento pasivo, como de alguna manera se plantea, porque esto ha dado como consecuencia, que se considere que la seguridad p√ļblica es patrimonio exclusivo del aparato policiaco, lo cual ha dado como resultado, una corrupci√≥n, una impunidad.

Lo que aquí debe contemplarse es que, en este caso, la ciudadanía no es un mero elemento protegido, sino que es un elemento actuante, un elemento capaz -o debiera ser así-, de fiscalizar la actuación de los agentes. En este caso, de la autoridad encargada de combatir el delito

Desde ese punto de vista, entonces tendr√≠amos nosotros que plantearnos la idea de que tiene que haber, tambi√©n, capacidad de respuesta frente al delito y lo m√°s importante, como lo hemos mencionado, la fiscalizaci√≥n ciudadana para ver que la Seguridad P√ļblica no se desarrolle en t√©rminos, sencillamente, de agentes que quebranten los derechos de car√°cter humano.

El otro momento es la Seguridad Interior. La Seguridad Interior definitivamente no tiene nada, pero nada que ver, con esta cosa que han aprobado.La seguridad interior es, antes que nada, un elemento de carácter preventivo, de carácter prospectivo, de carácter anticipatorio y -particularmente- de coordinación institucional.

Pero, en este sentido, la Seguridad Interna reposa fundamentalmente en la capacidad institucional de ejercer la gesti√≥n en beneficio de la sociedad. Por lo tanto, no puede ser lo que hoy aprobaron; lo que aprobaron, no es otra cosa m√°s que lo que han venido haciendo desde la √©poca de Miguel de la Madrid, hasta la fecha: meter al Ej√©rcito en actividades que no le corresponden constitucionalmente y hablar de ‚Äúgarant√≠as‚ÄĚ, para que siga haciendo lo que ha venido haciendo

Se ha demostrado hasta la fecha, hasta la actualidad, que siguiendo esas líneas ni se combate al narcotráfico, ni desaparecen sencillamente las fronteras, ni desaparecen -sobre todo- los crímenes; tampoco, se impide que la delincuencia organizada penetre cada día más al Estado, que corrompa a la clase política (más de lo que ya está corrompida) y, definitivamente, no beneficia a la sociedad.

Entonces, un gran problema de seguridad interna ser√≠a, por ejemplo, la salud p√ļblica. Otro, que ya tiene el Ej√©rcito (al igual que otras instituciones encargadas por el Estado para dar apoyo a la poblaci√≥n en caso de desastre), ya existe. Ya lo tiene el Ej√©rcito.

Lo que no está bien, es meter al Ejército como policía, porque no es su facultad. No es, tampoco, su misión y -sobre todo- no es realmente el elemento que va a permitir un debido combate a la delincuencia organizada.

El tercer elemento es la Seguridad Nacional. La Seguridad Nacional supone también cuatro pilares importantes.

Primero: el elemento de legitimidad, o sea, el apoyo de la población. Es el reconocimiento que tiene de la autoridad, porque ella, sencillamente, ha elegido a esa autoridad.

Segundo elemento: la legalidad. La legalidad viene como consecuencia de la correspondencia entre ambas formas y, por lo tanto, la ley y entonces tiene que ser aplicable en el sentido de universalidad, y en el sentido verdadero de equidad y de justicia.

El otro elemento, es la gobernanza. Es la capacidad del Estado de dar dirección y proyecto a la Nación.

Y, por √ļltimo, la gobernabilidad, como capacidad de gesti√≥n; como mover el aparato en beneficio de la propia sociedad, para la realizaci√≥n de un proyecto nacional. Esto es lo que tendr√≠amos nosotros que haber planteado desde un principio.

Por esta razón, no estoy de acuerdo con los que dicen que es militarizar… ¡No! ¡Ni a eso llegan! Es, simplemente, seguir haciendo lo que hacían de manera ilegal y hoy, lo legalizaron.

Esto es continuar con la misma arbitrariedad, con el mismo juego tramposo y donde, definitivamente, la delincuencia ríe y debe estar aplaudiendo, porque no va a ser afectada de manera mayor; porque de alguna manera, el Ejército no tiene la capacidad de combate de una organización, que tiene la capacidad de fuego y recursos ilimitados. Por lo tanto, no es un problema de carácter meramente nacional. Es un problema universal, de todas las naciones.

A nosotros, nos dicen que es una Ley de Seguridad Interior. Usted nos dice que ni a eso llega, que no llega a militarizar al país y que no cubre otras cosas que debería de cubrir. En este caso, más que seguridad interior, esto vulnera al país ante intereses que sirven más allá de nuestras fronteras…

Si. Vulneran por dos razones. La primera porque definitivamente establece, en términos de la creencia de que el Ejército, a balazos y mediante el uso de la fuerza, sencillamente, va a combatir un problema que, en sí, lo rebasa.

Esta cuestión, entonces, debiera contemplarse en dos sentidos:
La primera, que tiene una hip√≥tesis de que, si el Estado es fuerte, las Fuerzas Armadas ser√°n fuertes; tenemos que verlo, sin embargo, de manera hist√≥rica, como la historia lo ha ense√Īado: que un Estado d√©bil tiene Fuerzas Armadas, profundamente d√©biles.

Yo creo que estamos en este caso, un Estado débil que cree que se puede apoyar en las bayonetas. Eso no puede ser. Eso históricamente siempre ha sido la quiebra de aquellos Estados, que, como Victoriano Huerta, trató de restablecer, el antiguo régimen y no pudo, ni siquiera duró para nada.

Es entonces, que se tiene que tener un proyecto y este proyecto no es ni la amnist√≠a ni el perd√≥n a los delincuentes; ni tampoco creer que a balazos se va a reestablecer el orden p√ļblico. M√°s bien, se va a convertir en terror y vamos a convertir las calles definitivamente en algo para lo cual la sociedad no es lo que desea, ni es la respuesta que quiere.

¬ŅQu√© cosas, entonces, habr√≠a que hacer? Por principio de cuentas, tenemos que depurar la corrupci√≥n y la impunidad, tenemos que eliminar definitivamente, crear una nueva base de gesti√≥n p√ļblica y una nueva base de participaci√≥n social.

Requerimos, a su vez, en otro sentido, de una profunda conciencia social sobre los problemas que estamos enfrentando, porque solamente en ese sentido y por la información debida, no oculta, podemos sencillamente enfrentar los problemas y discutirlos.

Esto es motivo de una gran discusi√≥n y, definitivamente, yo en ese sentido, me sumaria; pero ya basta de seguir creyendo que la seguridad nacional es la seguridad del presidente de la Rep√ļblica, de la clase pol√≠tica y la partidocracia. Ya basta de decir que la seguridad interna es facultad del Ej√©rcito y las Fuerzas Armadas en general.

Basta, tambi√©n, de creer que la seguridad p√ļblica nos la va a garantizar la polic√≠a. Todas estas instancias han fallado; entonces tomemos en cuenta a la sociedad y enfrentemos el problema y creamos las condiciones para guiarnos a la verdadera seguridad.

No es el no tener problemas. ¡No! Es, al contrario: Cómo enfrentarlos.

Esa es la pregunta: ¬ŅC√≥mo enfrentarlos? Hemos comentado que aprobaron esta Ley como si los fueran correteando, como si hubiera una urgencia. Por otro lado, tambi√©n, sabemos que se cocinan cambios a la Ley Federal del Trabajo.

De igual manera, se aprueban en la C√°mara de Diputados modificaciones al C√≥digo Civil Federal, sobre el da√Īo moral. Obviamente, nos dicen que es para sancionar ‚Äúdelitos de odio‚ÄĚ en Internet; pero no nos precisan qu√© quiere decir eso. El lenguaje es muy ambiguo. Lo que se lee, entonces es una mordaza tremenda, donde a cualquier cosa se le puede llamar como ‚Äúda√Īo moral‚ÄĚ.

Nos dicen, de acuerdo con la nueva redacci√≥n del art√≠culo modificado (fracci√≥n I del art√≠culo 1916 del C√≥digo Civil Federal), que los infractores estar√°n obligados a reparar el ‚Äúda√Īo moral‚ÄĚ, cuando difundan a trav√©s de cualquier medio tradicional o electr√≥nico, hechos ciertos o falsos, que puedan causar deshonra, descr√©dito, perjuicio o poner en desprecio a las personas.

Aqu√≠, yo me referir√≠a al actuar de los mismos pol√≠ticos, porque son sus propios actos los que los ponen en este riesgo, de que sean vistos as√≠; no porque se les califique, sino porque as√≠ act√ļen.

Con estas modificaciones, obviamente lo que harán es imponer una mordaza y están haciendo todos estos frentes de control -por lo que podemos ver- porque le tienen un miedo tremendo a la sociedad, en vez de que se ataquen los problemas de fondo, como es precisamente la situación económica, la educación, y de otras cuestiones de las que usted nos ha hablado.

Hablamos de cosas que, verdaderamente tienen que ver con la seguridad interior verdadera, como la salud p√ļblica, en fin, con fortalecer el tejido social desde el fondo.

Adem√°s, en esta Ley de Seguridad Interior, que fue aprobada con modificaciones por el Senado de la Rep√ļblica y que ratific√≥ la C√°mara de Diputados, se define a la Seguridad Interior como ‚Äúla condici√≥n que proporciona el Estado mexicano, para salvaguardar la permanencia y continuidad de sus √≥rdenes de gobierno e instituciones, as√≠ como el desarrollo nacional, mediante el mantenimiento del orden constitucional, el Estado de Derecho y la gobernabilidad democr√°tica en todo el territorio nacional‚ÄĚ.

¬ŅA qu√© queremos llegar? A que la ley, quiere salvaguardar la permanencia y continuidad de sus √≥rdenes de gobierno e instituciones, pero pone a las instituciones y no menciona a las personas. Esto pareciera ser contradictorio y hasta peligroso, doctor Guillermo Gardu√Īo.

El elemento más importante, como decíamos, el primer nivel, es el ámbito ciudadano y, al mismo tiempo, es necesario también, considerar a las instituciones y el ámbito de la sociedad en general.

Bajo esta idea, entonces, tenemos que contemplar todo un esquema necesario de libertades p√ļblicas, y estas libertades p√ļblicas no pueden estar a discusi√≥n. Pero aqu√≠, lo que estamos nosotros contemplando es que hay una serie de restricciones en materia, primero, de conquistas sociales alcanzadas, en materia de trabajo y se est√° rompiendo la bilateralidad y el tema de obligaci√≥n reciproca que se tiene que tener a nivel contra actual.

Segundo: se establece, tambi√©n, que ya no es suficiente decir la verdad, sino que el se√Īor se siente ofendido porque le reconocen que es un sin verg√ľenza. Y, oiga, es tremendo porque la verdad, sencillamente ¬Ņen qu√© se convierte?

Y el otro elemento: esta misma situación, está operando, particularmente, como una forma del restablecimiento de los autoritarismos a nivel mundial. La misma tesis de que digo, simplemente, que es mentira y con eso es suficiente, y desvanezco cualquier evidencia.

Entonces, a partir de aqu√≠, ¬Ņqu√© se puede esperar de las instituciones?, ¬Ņqu√© justicia, qu√© equidad, qu√© manejo y qu√© respeto hacia las personas? Sencillamente, ninguno.

Esta serie de cuestiones, significan que el Estado está abandonando su capacidad de respeto a la vida, a la integridad física y moral; pero verdadera, no sencillamente a las complicidades, y crea un principio que es la discrecionalidad.

La discrecionalidad no es otra cosa que la arbitrariedad. Ese famoso dicho que ha orientado al Estado mexicano en todas sus √©pocas: ‚ÄúPara los amigos, lo que quieran; para los enemigos, la ley‚ÄĚ. Entonces, esta situaci√≥n establece una desigualdad jur√≠dica. Nos deja inermes y, por lo tanto, nos deja seguros.

Son lapidarias estas palabras. ¬ŅQu√© alternativas reales hay, en este ‚Äďlo hemos dicho- anatocismo del poder, en que se convierten los legisladores? Porque ellos legislan, sobre todo, doctor. Ellos puedes legislar sobre ellos mismos, sobre sus salarios, sobre las d√°divas que se dan, sus bonos y, tambi√©n, sobre este tipo de atrocidades. ¬°En qu√© estado de indefensi√≥n estamos nosotros! ¬ŅQu√© opciones ciudadanas, hay ante esta desigualdad jur√≠dica, como usted nos lo dice, doctor? Tenemos otra frase tremenda ¬Ņen qu√© se convierte la verdad? ¬°Se convierte en un delito! Esto es sumamente delicado.

Esto significa en qu√© nivel se encuentra, en este momento, el Estado Mexicano. Porque cuando todo esto sencillamente ocurre -y ocurre sencillamente a la vista de todos, ya sin ning√ļn tipo de pudor, ni nada-; cuando se nos quiere convencer de lo que no se puede convencer a nadie, pues, definitivamente, las cosas est√°n saliendo muy mal.

Lo que puedo decir, entonces, es que no hay una base leg√≠tima de representaci√≥n. No hay, tampoco, una idea clara de hacia d√≥nde se quiere conducir al pa√≠s. Se le quiere mantener en un estatus que mira hacia el pasado, donde en el pasado lo √ļnico que encontramos es autoritarismo, y no se quiere avanzar hacia un futuro que -de alguna manera- por lo menos plantear√≠a la idea de una promesa democr√°tica.

Eso, es lo que tenemos qué pensar.

Imagínense en qué nivel de vida estamos; cuando nuestros derechos están por debajo de cualquier mercancía. Nosotros, si vamos a un supermercado y compramos carne y cuando llegamos a nuestra casa nos damos cuenta de que en vez de carne nos dieron longaniza, o nos dieron pollo, o cualquier otra cosa, regresamos y tienen la obligación de cambiarnos el producto.

Y esto, cuidando tambi√©n que nos han visto como consumidores, ¬Ņno? Tampoco quiere decir esto que nuestros derechos est√°n salvaguardados.

Es solamente una forma de ejemplificar que a estos se√Īores que nos representan, que tienen una supuesta oferta, misma que no respetan, ¬Ņqu√© se puede hacer? ¬ŅC√≥mo pudi√©semos, realmente, decir: ¬ŅEsto no fue lo que yo compr√© y, me regresan mi dinero, o me dan lo que se me ofreci√≥?

Sobre esto, por supuesto que no legislan. Eso sí, que no. No tocan ni con el pétalo de una rosa las canonjías que tienen.

Por otro lado, doctor Gardu√Īo Valero: ¬Ņve usted alguna relaci√≥n entre la reci√©n aprobada Ley de Seguridad Interior y la reuni√≥n que sostuvieron altos funcionarios mexicanos, en Washington, apenas el jueves 14 de diciembre? Nos referimos al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, y al Secretario de Gobernaci√≥n, Miguel √Āngel Osorio Chong, con sus contrapartes estadounidenses para afinar detalles de la ‚Äúcooperaci√≥n‚ÄĚ en la lucha contra la delincuencia internacional y el terrorismo.

En realidad, es una relación exactamente que corresponde a la premura con la que han venido procediendo las Cámaras, de que se tiene que aprobar porque se tiene que aprobar.

¬ŅQu√© caracter√≠sticas estamos nosotros contemplando, nuevamente? La misma tesis de Trump: ‚ÄúAm√©rica, primero‚ÄĚ. Entonces: ¬Ņqu√© estamos protegiendo? ¬ŅNuestra seguridad? ¬ŅO estamos hipotecando nuestra seguridad, en aras de la de los Estados Unidos? ¬ŅCu√°l es el inter√©s nacional?, ¬Ņel de ellos, o el nuestro? ¬ŅCu√°l es la voluntad que se est√° ejerciendo? ¬ŅLa voluntad de ellos, o la de nosotros?

La realidad es que todo está del otro lado; del lado norteamericano. O sea: aquí, es la política vieja de los imperios, la que imponen. Pero lo más importante, es esto: México ha tenido, en su historia, momentos muy difíciles, negociaciones tremendas, donde ha ofrecido un factor de resistencia tal y una política exterior muy hábilmente manejada frente a la cual, sencillamente -incluso un interés tan poderoso como el de los Estados Unidos- han tenido que aceptar barreras.

Lo que ahora tenemos ¬°es nada! Tenemos un Videgaray que dice que llega a aprender. ¬°Ni a eso llega! Es un aprendiz que se pone a jugar en ligas mayores y que, definitivamente, le entrega el juego, al contrario.

Un secretario de Gobernación que ni siquiera tartamudea frente al poderoso, que simplemente le dice y le dicta qué es lo que tiene que hacer.

Eso no es gobernar. Eso no es entender el interés nacional; base y fundamento -sencillamente- de la verdadera seguridad nacional. O sea: ¡se está atentando contra el Estado mismo! Y, por lo tanto, contra la sociedad, que somos nosotros.

Esto, no puede seguir as√≠. Tiene que haber alguien que, por lo menos, les diga: ‚ÄúSe√Īores: no pueden hacer el servilismo tan abierto, abyecto, donde definitivamente est√°n respondiendo a una pol√≠tica que est√° trazada -nada menos- que por un tipo como Trump, que es un delincuente que tiene al mundo en sus manos, o cree tenerlo.

Tiene que haber mecanismos y la diplomacia, para ellos, se requeriría.

En este contexto, doctor, también aquí vemos la necesidad de aquella recordada y citada por usted, en los hechos, la Doctrina Estrada, en la que nos podíamos excusar y que era maravillosa, dada la cercanía con los Estados Unidos y nos permitía esta dignidad de la No Intervención, de todo eso, con que nos protegíamos.

Lo complejo es que no se trata solamente del se√Īor Trump. Venimos, con todo esto, desde los neoconservadores, doctor.

¬ŅQu√© papel jug√≥ Hillary Clinton con las guerras? ¬ŅCon afectar la econom√≠a mediante las guerras? Esto no se cocin√≥ en un d√≠a.

Y en este caso, se complica a√ļn m√°s, porque hay una guerra interna entre los neoconservadores -en un sistema que va de bajada, porque revent√≥ esa burbuja- y otros grupos de intereses, que est√°n inflando otra burbuja, como pudiera ser el dinero inexistente, como el bitcoin. Son choques de intereses.

Entonces, no se ha sabido jugar y no se ha sabido preservar esta dignidad nacional.

Ya para concluir: ¬Ņqu√© reflexi√≥n nos puede dejar? ¬ŅQu√© se puede hacer, adem√°s de votar?, ¬Ņadem√°s de analizar y de darnos cuenta?, ¬Ņadem√°s de tomarnos como cierto, todo lo que se nos diga? ¬ŅEn c√≥mo nos vamos a comunicar en circunstancias legales, que no precisamente son justas? Lo que se convierte en ley no necesariamente quiere decir que sea justo.

Porque pareciera, también, que esta Ley de Seguridad Interior está encaminada a que haga frente a eventos que al actual sistema político mexicano le preocuparían, si se comete un fraude electoral y hubiera protestas sociales.

Efectivamente, esto es parte de la serie de problemas que están encadenados. Aquí, entonces, tendríamos que dejar una reflexión importantísima:

Comencemos, primero, por recuperar el pensamiento. Comencemos, primero, para hacer lo que estamos haciendo en este momento: por discutir, p√ļblicamente. Por expresar p√ļblicamente aquello que se desea; que -de alguna manera- te lleva a ser y aquello que, definitivamente, estamos rechazando totalmente.

La libertad de pensamiento, la capacidad de crítica, la capacidad de construir; la posibilidad de tener o de construir alternativas para el futuro, es el primer paso.

En este momento no distingo un panorama electoral donde exista un político que siquiera merezca la pena ser discutido. Todos, en este momento, son personajes de ultraderecha. Todos. Desde aquellos que utilizan partidos confesionales hasta aquellos que, sencillamente, siguen queriendo mantener el mismo esquema de poder tradicional, con las mismas fórmulas que, en todos los casos, están mirando al pasado, pero que ya no corresponden al presente.

Comencemos, entonces, primero por la crítica y construyamos la alternativa de la construcción de la ciudadanía, a partir de que el ciudadano consciente sabrá encontrar las vías para comenzar a actuar no en lo individual, solamente, sino en lo colectivo.

El doctor Guillermo Gardu√Īo Valero dijo que un gobierno en crisis es el que se quiere apoyar en las fuerzas armadas. Queremos suponer que el gobierno actual est√° en crisis y que va a meter en una crisis severa a las Fuerzas Armadas mexicanas. Es algo que creemos que no conviene.

¡Exactamente! Pero ya las metieron. Y volvemos a contemplar: el Ejército no puede salvar a una Institución que se hunde. Con balazos no se logra nada. Se tiene que plantear una estructura que vaya más allá de esto.

Lo primero que tenemos que entender, en el √°mbito del narcotr√°fico, es que -en el problema del narcotr√°fico- hay que primeramente cancelar la v√≠a del mercado, que es donde se producen ganancias enormes, y transformarlo en un problema de salud p√ļblica. Esta es la primera cuesti√≥n que tenemos que considerar.

Segundo: que tenemos que crear políticas de prevención, realmente; crear políticas para que las gentes que de alguna manera han caído en las drogas, se reintegren, queden por lo menos limpias, en ese sentido y -sobre todo- que se deje de afectar la vida, patrimonio e integridad de las familias.

Que se elimine, sencillamente, la corrupción; que mediante la complicidad crea un ámbito para el desarrollo del delito. Y que, al mismo tiempo, quien se encarga de la justicia que, definitivamente también entienda que ellos mismos pueden ir ante esa misma justicia que los puede -en un momento determinado- condenar.



More articles by this author

México sigue siendo una potencia petrolera, a pesar del Cártel Negro: Ana Lilia PérezMéxico sigue siendo una potencia petrolera, a pesar del Cártel Negro: Ana Lilia Pérez
  Entrevista a Ana Lilia P√©rez M√©xico sigue siendo una potencia petrolera,...
El c√°rtel  Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n  de M√©xicoEl c√°rtel Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n de M√©xico
El c√°rtel Financiero P√ļblico-Privado responsable de la devastaci√≥n de M√©xico Celeste...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 560 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
364
Banner
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner