joomla visitor
AuditorŪa
Inocentadas, balmoreadas y cultivos.
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 340

MITOS

 

inocentadas

 

MITOS 1

 

Los ni√Īos victimados

 

SEG√öN se cuenta en la mitolog√≠a cristiana, el p√©rfido Herodes, ante la visita de unos magos guiados por una ‚Äúestrella‚ÄĚ, mismos que iban en busca de informaci√≥n sobre la inminente llegada del nuevo rey de los jud√≠os... expres√≥ su ignorancia al respecto y, su ferviente deseo de saber del paradero de tan regia criatura y, encarg√≥ a los magazos se lo notificaran, a fin de correr hacia √©l, para adorarle debidamente.

Los ‚Äúmagos‚ÄĚ que podr√≠an ser charlatanes astr√≥logos pero no tan tontos ‚ÄĒen realidad la mayor√≠a de los charlatanes no tienen pelo de tontos‚ÄĒ, luego de encontrar al ni√Īo no dijeron algo aquel sobre el paradero del ungido al reyezuelo; sobre su estancia en un pesebre (aleda√Īo a donde naci√≥ Brian Cohen seg√ļn el Evangelio de los Monty Python‚Äôs). Tal descortes√≠a por parte de los tres magos aquellos quienes luego de adorar al Ni√Īo, se dieron la vuelta sin pasar de nuevo por Jerusalem, pareci√≥ enojar mucho al gran Herodes. La reacci√≥n del monarca fue digna de un salvaje.

‚ÄĒ ¬°M√°tenlos a todos! ‚ÄĒClam√≥. Muy al estilo del santo Domingo, siglos despu√©s, durante la cruzada contra los C√°taros. El resultado del berrinche de Herodes habr√≠a sido el asesinato de todos los bebes de Judea, los peque√Īos m√°rtires a falta de un censo sobre sus nombres y n√ļmero, ser√≠an recordados de forma similar a los fieles difuntos como; los santos inocentes. Lo cual no fue consignado en cr√≥nica alguna digna de cr√©dito, excepto en esa obra de ficci√≥n llamada nuevo testamento. La ICAR le adjudic√≥ a ese acontecimiento el d√≠a 28 de diciembre y, as√≠ se ha celebrado, de una forma un tanto cuanto irreverente al paso de los siglos, ya que esa fecha parece ser del calendario druida.

Dado que los m√°rtires fueron ni√Īos y los infantes suelen ser traviesos, se fue conformando la costumbre de hacer travesuras en esa fecha y, la tradici√≥n se ha continuado hasta nuestros d√≠as. El 28 de diciembre, en la tradici√≥n de la ICAR, se publican noticias falsas, se pide prestado para no devolver y en general se comete todo tipo de las llamadas inocentadas.

El millonario mareador

MITOS 3En los alegres, fren√©ticos y en muchos aspectos ingenuos a√Īos veinte del siglo pasado, la ciudad de M√©xico se vio ‚Äúsacudida‚ÄĚ por la personalidad avasalladora del diminuto espa√Īol don Carlos Balmori, conde de Balmoral, militar de caballer√≠a, poseedor de la mejor cuadra de caballos andaluces, asesino de moros y otros despreciables infieles, industrial, enamorado irredento, protagonista de duelos y cargas de caballer√≠a, armado con chequeras abultadas, comprador de honras y virtudes... cr√≠tico implacable de pol√≠ticos, artistas y quien se le parara enfrente. Poseedor de fastuosas mansiones, compadre de Huerta, Obreg√≥n, Calles, el ex Zar de Rusia... amigote del ex K√°iser teut√≥n, el ex presidente ‚ÄúTeddy‚ÄĚ Roosevelt, el rapaz inventor Edison y al parecer del mism√≠simo Cristo, no con exactitud en ese orden, pero si de manera muy democr√°tica.

Enfundado en un oscuro abrigo, con un sombrero encajado hasta las orejas, enorme mostacho y fumando cual chacuaco se paseaba fistol de diamante sobre el corbatón, entre la muy mexicana aristocracia del petate, los nuevos ricos de la revolución, los políticos arribistas y los artistas famosos o incipientes, periodistas, policías variopintos y besando con pasión damiselas, a las cuales invariablemente solicitaba en matrimonio (y contraía nupcias, sin importar si ellas ya estaban casadas), previo pago of course, repartiendo cheques por cantidades fastuosas y ofreciendo puestos deslumbrantes en sus empresas del país y el extranjero. Repartiendo además toda clase de insultos y vejaciones mientras sobornaba y compraba todo lo imaginable, en especial reputaciones y almas.

Luego de un buen rato de zaherir a los presentes, hacer vacilar sus convicciones y acusar a alguno de ellos de robarle su fistol regalo del Zar Nicol√°s II, Balmori mostraba su verdadera identidad, para hilaridad de sus c√≥mplices, verg√ľenza y a veces alivio de las v√≠ctimas de ‚Äúla mareada‚ÄĚ. Porque el exc√©ntrico milloneta espa√Īol, no era tal: no era conde, no pose√≠a riquezas, no era militar ni hab√≠a encabezado cargas de caballer√≠a o participado en duelos, contra moros o rivales de amores; no ten√≠a compadres o amigotes poderosos, las chequeras carec√≠an de fondos y, ni siquiera era hombre. Era una viejecita diminuta y, se llamaba Concepci√≥n Jurado m√°s parecida a una esmirriada Sara Garc√≠a con chongo, que a un tempestuoso espa√Īol enamorado y grosero.

Balmori no era otra cosa que una broma monumental la cual comenz√≥ de manera m√°s bien inocente y fue creciendo hasta conformar un extenso c√≠rculo de ‚Äúbalmoreadores‚ÄĚ donde hab√≠a pol√≠ticos, periodistas, polic√≠as, artistas y todo tipo de personas unidas bajo el lema ‚Äúsilencio y venganza‚ÄĚ. Los balmoreadores eleg√≠an a la persona o personas que deb√≠an ser enga√Īadas (los puerquitos para marear) y organizaban las reuniones al paso del tiempo √©stas fueron creciendo en complejidad mientras Conchita iba afinando la personalidad de Balmori, los bromistas corr√≠an con los gastos, pero Concepci√≥n jam√°s gan√≥ m√°s que centavos por estas representaciones y toda su vida transcurri√≥ en la pobreza. Conchita falleci√≥ el 27 de noviembre de 1931 y fue enterrada en el Pante√≥n de Dolores, sus seguidores encargaron un monumento con mosaicos mostrando las ‚Äúhaza√Īas‚ÄĚ de Balmori. A su muerte los peri√≥dicos publicaron la verdad sobre las andanzas de Concepci√≥n.

Y el ‚Äúcultivo‚ÄĚ yucateco

MITOS 4Los yucatecos por su parte practican, en ocasiones de forma inconsciente una forma de ‚Äúmareada‚ÄĚ a la cual llaman ‚Äúcultivo‚ÄĚ en la cual fomentan la vanidad de una persona hasta hacerle creer en las cosas m√°s absurdas. Esta forma de enga√Īo a veces ha tenido la participaci√≥n de grupos m√°s o menos grandes al estilo Balmori y han hecho creer a las v√≠ctimas que son desde l√≠deres hasta prodigiosos jugadores... al final la verdad es descubierta para verg√ľenza del ‚Äúcultivado‚ÄĚ e hilaridad de los ‚Äúcultivadores‚ÄĚ.
Es algo muy cruel y humillante, pero el sentido es de broma al estilo vasco / maya t√≠pico de ah√≠... pero la finalidad es la de re√≠rse de un ‚Äúpuerquito‚ÄĚ sin causar m√°s da√Īo que el moral. Muy cruel pero broma al fin.

Extraterrestres y, profetas

Las v√≠ctimas de los charlatanes que hablan de visitas de extraterrestres, a veces terminan mat√°ndose, como los adeptos a ‚ÄúLa puerta de las estrellas‚ÄĚ, en este caso no se perdi√≥ gran cosa pues los suicidas eran adultos mayores, obviamente no muy bien de la cabeza y bueno fue un obvio caso de autoeliminaci√≥n de genes defectuosos.

MITOS 5Hay que recordar que los l√≠deres de ‚ÄúLa puerta del cielo‚ÄĚ originalmente llamados El y Ella... comenzaron dando conferencias donde hablaban a los esperanzados sobre los buenos ETs. Y, como algunos conocidos ovnilatras naconacionales, mostraban ‚Äúpruebas irrefutables‚ÄĚ del asunto, luego comenzaron a vender videos sobre el tema, se cambiaron varias veces de nombre y domicilio; quiz√° a causa de que la malintencionada polic√≠a terr√≠cola, parec√≠a seguirles el rastro por delitos de malversaci√≥n... Despu√©s de cierto tiempo ya sin vigilancia y en la total locura, el director del culto Marshall Applewhite, quien fue castrado voluntariamente junto con otros siete miembros masculinos de la Puerta del Cielo, jal√≥ a sus seguidores a varios parques de diversiones para que se gastaran todos sus ahorros y luego ya ‚Äėuniformados para llegar a la nave salvadora‚Äô el veneno barato.

Los efectos de la ingenuidad van desde lo meramente chistoso hasta lo terrible, a causa de ella se cae en los fanatismos y los fan√°ticos de cualquier creencia son seres despreciables, que matan a quienes no siguen sus creencias y se niegan a ser tan ignorantes como ellos. Son los profetas del ‚Äėapocalipsis‚Äô. Incidentalmente, apocalipsis no significa destrucci√≥n, es la palabra griega para revelaci√≥n.

 

MITOS 6

 

Pero bueno, ya en la biblia dec√≠ase: stultorum infinitus est numero, latinajo que traducido significa: ‚Äúel n√ļmero de los idiotas es infinito‚ÄĚ (no lo dije yo, conste). ¬°Cuidado con las inocentadas! Algunas no son tan inocentes... H√©ctor Chavarr√≠a



More articles by this author

El lado oscuro del genio Isaac Newton el gran científico cristianoEl lado oscuro del genio Isaac Newton el gran científico cristiano
  ISAAC NEWTON CAMBI√ď NUESTRA COMPRENSI√ďN DEL UNIVERSO. Fue venerado durante...
√Ārbol navide√Īo Una tradici√≥n pagana adoptada por el catolicismo romano.√Ārbol navide√Īo Una tradici√≥n pagana adoptada por el catolicismo romano.
¬ŅQUI√ČN NO SE EMOCIONA al ver un √°rbol de navidad?Todos,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 288 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner