joomla visitor
AuditorŪa
Militares espa√Īoles denuncian la infiltraci√≥n de yihadistas en el Ej√©rcito
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ
Edición 338

TITULO MUSULMANES

‚ÄúTenemos miedo a que un compa√Īero militar
musulm√°n atente contra nosotros‚ÄĚ.

Dicho por un miembro del Ej√©rcito Espa√Īol

 

Espa√Īa, al igual que otros pa√≠ses europeos, est√° recurriendo cada vez m√°s a reclutas musulmanes para su ej√©rcito, albergando en sus filas actualmente unos dos mil. En su mayor√≠a se trata de soldados leales y eficaces, que han integrado su condici√≥n y sus creencias sin conflictos.

 

1 Los-jovenes-catalanes-no-rehuyen-el-Ejercito--piden-entrar-c

 

Sin embargo, la creciente presencia de musulmanes en el ej√©rcito de Espa√Īa es una circunstancia que preocupa a los propios militares, y no tanto por la posible infiltraci√≥n de radicales, sino por el extremismo natural de su visi√≥n del mundo. ‚ÄúEllos, los propios militares musulmanes, te lo dicen muy abiertamente: si tuviesen que elegir entre su religi√≥n y el ej√©rcito, antepondr√°n sus creencias‚ÄĚ, asegur√≥ una fuente militar que denunci√≥ la situaci√≥n bajo condici√≥n de anonimato.

2 Musulmanes protestando en EuropaLa presencia de extremistas entre los militares supone un ‚Äúgrave problema interno‚ÄĚ, ya que estos soldados tienen la posibilidad de insumisi√≥n en una guerra que para ellos sea injusta o vaya en contra de sus dem√°s hermanos musulmanes. Lo recordaba recientemente en C√≥rdoba TV1 el im√°n de la mezquita de Fuenlabrada Al Sunna, Mohamed Said Alilech.

El verdadero problema para los militares espa√Īoles nativos surge cuando un musulm√°n no quiere acogerse a la objeci√≥n de conciencia y decide ‚Äúayudar a sus hermanos musulmanes. Nos da miedo que en una misi√≥n, ese compa√Īero, que est√° a tu lado y armado, se ponga del otro lado‚ÄĚ, confiesa el militar que se ha decidido a alzar la voz, siempre pol√©mica, sobre esta tensi√≥n interna.

En estos momentos, la presencia de las Fuerzas Armadas espa√Īolas en misiones internacionales es de 580 militares en L√≠bano, 420 efectivos en Afganist√°n, 300 en Irak, 122 en Mal√≠ y 17 en la Rep√ļblica Centroafricana. Todos ellos son pa√≠ses con amplias mayor√≠as musulmanas y sus conflictos tienen, en gran medida, al islamismo como protagonista.

 

7 ejercito

El ejército, una salida fácil

6 HuestesLos datos de paro y fracaso escolar arrojan que el colectivo musulm√°n siempre ha sido el m√°s desfavorecido en Espa√Īa, especialmente en ciudades como Ceuta y Melilla.

El ej√©rcito es una opci√≥n de empleo atractiva para muchos de estos j√≥venes, que necesitan con urgencia un trabajo para sobrevivir y sacar adelante sus familias. A menudo su paso por el ej√©rcito les abre tambi√©n las puertas a trabajos civiles como polic√≠as nacionales o locales u otras ocupaciones relacionadas con la seguridad. Sin embargo, una vez dentro de la disciplina castrense, muchos de ellos se arrepienten de haber dado el paso, considerando que han hecho algo ‚Äėharam‚Äô o prohibido.

Una conversación interceptada

4 Musulmanes en las SS durante la Segunda Guerra MundialRecientemente agentes de comunicaciones del ej√©rcito encontraron, en un foro habitualmente utilizado por yihadistas, la conversaci√≥n entre un militar musulm√°n ‚Äėarrepentido‚Äô destacado en Melilla y el Sheikh Abdullah Al Boukhar, una autoridad con mucha importancia y seguimiento dentro de la comunidad islamista. El militar mostr√≥ su inquietud al cl√©rigo sobre lo que consider√≥ ‚Äútransgresiones‚ÄĚ a la fe isl√°mica a las que se vi√≥ obligado por estar en el ej√©rcito; como llevar una cruz grabada en el uniforme o a morir por Espa√Īa. Este es el contenido √≠ntegro de la conversaci√≥n.

Pregunta del militar ‚Äėarrepentido‚Äô: ‚ÄúDios te bendiga, Sheikh. Hay j√≥venes musulmanes que se interesan por el √°mbito militar y se incorporan a filas en el Estado Espa√Īol, ambicionando un empleo y un sueldo todos los meses, sabiendo que al entrar a ese √°mbito se les obliga a varias cosas, entre ellas a jurar lealtad a Espa√Īa y quiz√° a sacrificarse (morir) por ella, a vestir un uniforme militar que lleva grabada una cruz, a ponerse en pie al escuchar el himno nacional, y ante la imagen de la Virgen Mar√≠a, a sentarse a escuchar las palabras del que puede ser un sacerdote cat√≥lico y otras transgresiones‚Ķ ¬ŅCu√°l es el juicio del Islam sobre trabajar en ese √°mbito?‚ÄĚ.

3 El mayor Nidal HassamRespuesta del Sheikh Abdullah Al Boukhar: ‚ÄúEs que‚Ķ quien oye semejantes ultrajes e ignominias, ¬Ņc√≥mo va a legitimar ese acto y entrar a formar parte de ese √°mbito? El joven musulm√°n debe apartarse de todo eso. Adem√°s, ese juramento, que Allah os bendiga y os refugie, es un juramento infiel y recalco ‚Äėjuramento infiel‚Äô. A√Īado a esto el hecho de que este himno, ese himno de ellos, tiene t√©rminos infieles y, erguirse ante una estatua es un gesto de veneraci√≥n y sacralizaci√≥n. Todo esto quebranta y contradice la fe, por lo tanto, no deben entrar en ese √°mbito. La bendici√≥n de Allah est√© con vosotros‚ÄĚ.

Prohibido denunciar la situación: amenazas de muerte

Las fuentes militares consultadas confirman la existencia de estos j√≥venes musulmanes ‚Äúarrepentidos‚ÄĚ de haber entrado en el ej√©rcito espa√Īol; j√≥venes que se convierten en blanco f√°cil para los reclutadores yihadistas.

No es casualidad que el Ministerio del Interior est√© redoblando esfuerzos este a√Īo por desarticular las redes de reclutadores de nuevos militantes islamistas. ‚ÄúDesde organizaciones terroristas, como el Estado Isl√°mico, est√°n intentado reclutar a algunos de estos chicos‚ÄĚ, revel√≥ el militar en alusi√≥n a casos concretos que se est√°n dando hoy en el ej√©rcito, ‚Äúson musulmanes con formaci√≥n y conocimiento en armas y cuestiones militares. Su papel es guiar a los que tengan dudas y, o bien mantenerlos para controlar al resto de personal musulm√°n, o tenerlos como durmientes a la espera de √≥rdenes‚ÄĚ.

Esto es conocido como un ataque ‚ÄėGreen on blue‚Äô, es decir, un ataque desde un infiltrado de tus propias fuerzas, como el que realiz√≥ Nidal Hassam en Estados Unidos. ‚ÄúEstamos preocupados. Da un poco de miedo que tu vida dependa de un compa√Īero musulm√°n‚ÄĚ, afirma, mostrando su temor a que los reclutadores logren su prop√≥sito y se produzcan un ataque desde dentro del propio ej√©rcito.

Con el fen√≥meno del Estado Isl√°mico se ha detectado un aumento de consultas a l√≠deres religiosos para saber si es ‚Äėharam‚Äô ‚Äďprohibido‚ÄĒ o permitido ser miembro de las Fuerzas Armadas, y dado el caso combatir a otros musulmanes, afeitarse la barba, saludar a superiores o dejarse mandar por una mujer.
‚ÄúSe han dado casos de insubordinaci√≥n a personal femenino por el simple hecho de ser mujeres, aun siendo de mayor graduaci√≥n‚ÄĚ, denuncia. Por su parte la inteligencia de Estados Unidos alert√≥ a Espa√Īa en 2012 de la posible existencia de islamistas infiltrados en las filas militares, tras detectarlos en su ej√©rcito.

 

5 Soldados musulmanes en ejércitos europeos


Desde entonces, se realiza un seguimiento de un peque√Īo n√ļmero de ‚Äúcasos sospechosos‚ÄĚ, aunque por el momento no han trascendido resultados concluyentes.

Desde el ej√©rcito claman contra la pasividad y la falta de medidas ante esta situaci√≥n, en la que nadie se atreve a actuar, por el temor a que se interprete como una ofensa racial. ‚ÄúLas cadenas de mando se niegan a hacer m√°s al respecto por miedo a que se crea que es una caza de brujas‚ÄĚ. Adem√°s, asegura que algunos mandos que han intentado ir m√°s all√° y llevar las riendas de esta denuncia, han recibido respuesta inmediata: sus familias han sido amenazadas.

De la misma manera que ha ocurrido con periodistas que han denunciado casos de infiltraci√≥n en los m√°s diversos niveles, so pretexto de una b√ļsqueda de refugio, como es el caso de M√©xico.





Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 579 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner