joomla visitor
AuditorŪa
De Adicto a ADICTO Los Derechos Humanos de un Adicto
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 337

salaya 1

 

Hay una enorme variedad de drogas de alto impacto, drogas tan poderosas como el cristal, que es una metanfetamina procesada con otras sustancias tóxicas como ácido de batería o líquidos para desengrasar motores.

 

salaya 2

 

Hay las llamadas clonas, que como otras drogas, despiertan el sentido auditivo, es decir, tus o√≠dos se vuelven cuadraf√≥nicos y la vista genera un especial deleite por la nitidez y el brillo visual que llega al cerebro, colores en alta definici√≥n, sin olvidar el gran est√≠mulo que recibe el cerebro, no hay que olvidar el tradicional churro de mota, esta hierba que te pone en contacto, en comunicaci√≥n abierta estrecha y directa con la santa muerte y el mismito diablo, en complemento, el alcohol cuya cantidad de cerveza, combinada con whisky, tequila o red Bull, pone a las ni√Īas y ni√Īos, peor que ara√Īas fumigadas.

S√°bado por la noche

salaya 3Y as√≠ los vi este s√°bado por la noche, cuando fui a recoger a mi hijo Neto a una fiesta celebrada en una granja a las orillas de la ciudad de Chihuahua, estas ni√Īas, muchas de ellas, drogadas, sustanciadas, torpes en sus movimientos, vomitando las llantas de un auto, orinando en la calle, mientras que los jovencitos, menores de 18 a√Īos, al t√©rmino de la fiesta, apenas si pod√≠an caminar, hablando incongruencias, tambale√°ndose al caminar en bola, drogados, severamente anestesiados, mi hijo, gracias a dios, no usa drogas, no fuma y tiene toda la informaci√≥n sobre las adicciones y otros temas.

Estas ni√Īas, busc√°ndole el cascabel al gato, vestidas con ropa entallada, rabonas y ense√Īando su ropa interior, con un escote m√°s abierto que el Ca√Ī√≥n del Colorado, dejando ver hasta el ombligo y m√°s all√°, en ellas, la mayor√≠a, la virginidad es cuesti√≥n del pasado, es lo que menos importa; drogadas, borrachas est√°n a merced de cualquiera y que las traten como prostitutas. ¬ŅY los pap√°s?

A mí no se me debe de olvidar

salaya 4Así me tambaleaba como estos jóvenes, así se me entumía la mandíbula, así la quijada se trabaja, como ellos, de la misma manera, vomitaba en todos lados y la droga me robaba mi dignidad, hacía que me humillara y que perdiera el sano juicio, tuve que volverme loco.

Maldita coca√≠na, me rob√≥ mi libertad, mi dignidad, mi sano juicio, perd√≠ trabajo, salud, tiempo, dinero, y cuando veo un drogadicto o un grupo de ellos, mi pasado se hace presente, recuerdo mi compulsi√≥n, mi ansiedad y mi vida llena de incongruencias, recuerdo como sangraba de mis fosas nasales despu√©s de los atascamientos de coca√≠na, lo que generaba en m√≠, esos delirios de persecuci√≥n, esos pensamientos y sentimientos encontrados, los delirios auditivos, los de persecuci√≥n que nunca me dejaban en paz y los delirios visuales, todo ese esplendor lo volv√≠ a vivir el s√°bado por la noche, gracias a dios tengo 16 a√Īos libre de coca√≠na, ten√≠a una vida falsa, fui el rey de las m√°scaras, me hund√≠ en la droga y me torn√© maniaco depresivo, vivo de milagro solo por la Gracia de dios, me hice un severo da√Īo y da√Ī√© a mis seres queridos, a mis seres cercanos, los da√Īos son irreversibles y las consecuencias son huellas profundas en el alma, y como cualquier vil drogadicto, yo no entend√≠a razones, no comprend√≠a la dimensi√≥n de esta enfermedad maldita perversa del alma, los fondos no fueron suficientes, yo trat√© de matar a mi mujer, drogado, alcoholizado, parec√≠a que esta pose√≠do por el mismo demonio, lleno de ira, lleno de furia desmedida y tuve que vivirlo para comprender de lo que es capaz un adicto, y como si fuera una caricatura, yo exig√≠a mis derechos humanos y mis derechos constitucionales.

La bola de cristal

salaya 7Hubo una ni√Īa que se me qued√≥ viendo, su mirada dilatada, fija, una expresi√≥n de asombro, caracter√≠stica de la coca√≠na y las clonas. Secuestrada en sus adicciones. Esta ni√Īa como muchas otras adictas, no saben que es progresivo, que entre m√°s usas, m√°s te metes, m√°s quieres, no saben que de una sustancia te vas a otra y otra, te conviertes en metodista, desconocen que ning√ļn hombre habr√° de respetarlas, ni de tomarlas en cuenta, primero, por su vulgar manera de vestirse, sin dejar nada a la imaginaci√≥n, segundo, por emborracharse y drogarse como si fueran sexo servidoras de cualquier congal, y estas ni√Īas anduvieran en los brazos de uno y de otros, con el primo de un amigo, el hermano y hasta con el t√≠o, y en una noche de pasi√≥n, quedar√° embarazada a temprana edad, antes de cumplir los 16 a√Īos.

Dar√° a luz sin saber qui√©n es el padre y de saberlo, √©l cobardemente se lavar√° las manos, solo fue una noche de calentura, pasaran un par de a√Īos y volver√° a embarazarse en las mismas circunstancias, y despu√©s otro y tal vez otro m√°s, no se escapar√° de caer en el infierno de las drogas y andar√°, si bien le va, de un centro de rehabilitaci√≥n a otro, llegara a tener serios problemas en su casa, ser√° un conflicto permanente, una brasa ardiendo, tocar√° fondos, como la c√°rcel, el siqui√°trico o tal vez el pante√≥n.

Un drogadicto en casa

S√© que mis libros, alg√ļn d√≠a, se van a vender como pan caliente, hoy no est√°n acorde a la informaci√≥n que hay respecto a esta enfermedad, la ignorancia es la comandante en jefe, pocos son los que aceptan tener un serio problema por su manera de beber y de usar drogas, los padres de una ni√Īa borracha, adicta al sexo y a las drogas, no quieren entender la magnitud del problema, dejan que crezca y despu√©s se dan cuenta de que su hijo, se les fue de las manos y sin duda alguna, dif√≠cilmente habr√°n de sacarlo del hoyo, mi libro, Un drogadicto en casa, es de gran utilidad, para prevenir, igual, informar, orientar y concientizar a los padres y al mismo adicto a elegir un mejor camino, es una gu√≠a que en mi opini√≥n deber√≠a usarse como libro de texto y como un manual en todo matrimonio.

 

salaya 5



Un drogadicto en casa, es sin√≥nimo de destrucci√≥n, de maldici√≥n, es un verdadero infierno vivir al lado de un esposo borracho, adicto o tener hijos prendidos de cualquier sustancia, por desgracia la gente debe de vivir su propia experiencia y asimilar que un adicto lesiona gravemente los derechos humanos de las personas con quien vive, lesiona los derechos constitucionales, el codependiente, pierde su libertad y los da√Īos que causa un adicto son irreversibles, da√Īa la dignidad e integridad de la familia, la econom√≠a, no hay dinero que le alcance al adicto, todo se fuma, todo lo convierte en droga, ll√°mese aparatos electrodom√©sticos, joyas, muebles y otros, la libertad se pierde, el adicto se convierte en maestro, los horarios, el lenguaje, disposiciones y roles, giran en torno a √©l y no al de la mayor√≠a de la familia, la familia est√° en jaque, en hundimiento, se desintegra, se desmorona gracias al Drogadicto en casa‚Ķ y todo empez√≥ en una fiesta, donde alguien lo invit√≥ a drogarse, donde alguien le regal√≥ una pastilla, un churro de mota o un jal√≥n de coca√≠na, todo fue muy f√°cil y placentero, lo dif√≠cil y casi imposible, es salir de ese infierno, La Saliva del Diablo. Cualquiera entra, pero no cualquiera sale.

El adicto es un enfermo

salaya 8La Organización Mundial de la salud ha declarado al alcoholismo y a la dependencia de sustancias tóxicas, como una enfermedad. Adicción es una condición en la cual la persona desarrolla dependencias físico-psico-social de cualquier sustancia que altere el estado de ánimo. Provoca que una persona use droga para obtener una gratificación a corto plazo, pero implica un precio a pagar por la gratificación recibida.

Cuando el adicto no est√° us√°ndola, piensa, planea y ve cu√°ndo volver√° a consumir, formando esto parte de la obsesi√≥n que vive el individuo. El uso de sustancias t√≥xicas interfiere en la vida de la gente, provocando compulsi√≥n o extremada urgencia por volver a usarla una y otra vez a pesar de las consecuencias tan dolorosas que se presentan. La persona adicta usa la droga para eliminar el sufrimiento creado por el mismo uso. La adicci√≥n es el consumo de sustancias adictivas (alcohol, droga, etc.) que conduce a la persona a seguir consumiendo sin poder detenerse. La adicci√≥n se distingue del ‚Äėuso‚Äô de una droga, por la falta de libertad de elecci√≥n por parte de la persona adicta.

El consumo de drogas provoca que el enfermo adicto pierda su alternativa de elegir la frecuencia, la cantidad y la naturaleza del uso de la sustancia, por lo anterior y por más argumentos, un drogadicto, un borracho, un adicto, pierde su libertad, su sano juicio y sus derechos humanos y constitucionales, debe ser tratado como un enfermo, y no tiene elección, ni poder de decisión.

En Chihuahua, una total incongruencia de la CEDH

Una adicta, viola el bienestar com√ļn, como lo viola el muchacho drogadicto o el esposo borracho, bloquean la libertad y afectan los derechos humanos de la familia. Un adicto es capaz de golpear a su propia madre, se la pasa insultando, hiriendo a todos, y ahora, por recomendaci√≥n de la Comisi√≥n Estatal de los Derechos Humanos en el estado de Chihuahua, no hay poder humano que pueda encerrar a un enfermo en un centro de rehabilitaci√≥n o remitirlo a la comandancia de la polic√≠a municipal, porque se lesionan los derechos humanos del adicto.

salaya 9Solo que el drogadicto firme y autorice que se le interne en un centro de rehabilitaci√≥n, solo as√≠ y √ļnicamente de esa manera, puede ser internado, de otra forma es meramente imposible, qu√© absurdo es que los ‚ÄúDerechos humanos de un adicto‚ÄĚ se defiendan tanto, olvidando todo el da√Īo que un adicto le genera a su familia, olvidando que un ser drogado es una bomba de tiempo al volante, que irrumpe el bienestar familiar, que roba, insulta, da√Īa y lesiona, ahora, muchos adictos no tienen la oportunidad de desintoxicarse, ni de rehabilitarse, porque ellos no autorizan que se les interne, todo ello, muestra la ignorancia de la Comisi√≥n Estatal de los Derechos Humanos, ojal√° y le puedan preguntar a una esposa que es espiada, hostigada, humillada, golpeada por su esposo drogadicto que anda viendo moros con tranchete, que si ella lo quisiera anexar, simplemente seria imposible, porque el drogadicto no va a dar su consentimiento, entonces que siga el maltrato, los golpes f√≠sicos y emocionales, la denigraci√≥n y todo el estuche de moner√≠as, al fin y al cabo, los derechos humanos de la esposa o de las v√≠ctimas de un adicto, son lo que menos importa.

Yo me quejé amargamente de mis derechos humanos y constitucionales

Estuve tres meses en un centro de rehabilitaci√≥n, de no haber sido por ello, yo estar√≠a muerto o en la c√°rcel, por supuesto que sufr√≠ el encierro, fue un proceso lento, duro y doloroso, sufr√≠ por todo y por nada, fui v√≠ctima del s√≠ndrome de supresi√≥n, comenc√© a sangrar cada vez que iba al ba√Īo, padec√≠ de severos dolores de huesos, la malilla en pleno apogeo, me quejaba de todo, del caldo espiritual, de dormir en el suelo, del ba√Īo, de las terapias, vaya, fueron tres meses intensos y cuando me sub√≠a a tribuna, me abr√≠a en canal y me quejaba y me quejaba de mis derechos humanos y de mis derechos constitucionales, hablaba y hablaba, hasta que un compa√Īero me dijo.

chanclas1T√ļ te quejas de tus derechos humanos y constitucionales y yo te pregunto, d√≥nde estaban los derechos de tus hijos cuando te inhalabas el dinero por la nariz, donde estaban los derechos de ellos con el refrigerador vac√≠o, sin zapatos, ni ropa, donde estaban los derechos humanos y constitucionales de tu mujer al tratarla como prostituta, golpe√°ndola, humill√°ndola, denigr√°ndola, esos, s√≠ son derechos, los tuyos. Me dijo: Son ni√Īer√≠as de un mediocre que de derechos humanos y constitucionales, no sabe absolutamente nada. Lloras como un ni√Īo, tu problema es inmadurez y no has visto la magnitud de tus da√Īos hac√≠a tu familia, t√ļ pisoteaste sus derechos.

As√≠ pensaba yo hace 16 a√Īos cuando estuve anexado y mi experiencia en este trayecto de mi recuperaci√≥n, me permite acreditar que un adicto no tiene derechos, ni humanos, ni constitucionales, primero, porque lesiona los derechos de otros, y segundo, debido a que no tiene sano juicio, ojal√° y esta disposici√≥n que est√° vigente en el estado de Chihuahua, de que el adicto debe de autorizar su internamiento, sea denegada y si no, que hagan una encuesta a ver que piensan las esposas, las mam√°s, los hijos y los hermanos de los borrachos y los drogadictos en relaci√≥n a sus derechos humanos.

 

Gracias por leerme y más por escribirme. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Sígueme en Facebook y en twitter @teo_luna 614-410-0158…
Infórmate, oriéntate, concientízate. Mi página crisiscreces.com

Te recomiendo la siguiente liga:
https://www.youtube.com/watch?v=AUQGZJVRczs



More articles by this author

Adicciones compulsivas, por demás tóxicasAdicciones compulsivas, por demás tóxicas
Dedicado a la Memoria de mi hermanita Ely NORMALMENTE, DESPUES DE...
De Adicto a ADICTO Cuídate MuchoDe Adicto a ADICTO Cuídate Mucho
  Con cari√Īo para mi amigo Carlos Saldivar   Da gusto y mucho,...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 507 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner