joomla visitor
AuditorŪa
PARTIDOCRACIA
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 323

 Cuando Tartufo

tocó a las puertas del PAN

 

Abraham García Ibarra

 

 

Felipe Calderon

 

 

No extra√Īa ya el m√©todo oblicuo que, desde que se instituy√≥ la partidocracia para extinguir la voz de las bases sociales y electorales, el establishment medi√°ticoaplica para calificar el comportamiento de las burocracias de los partidos pol√≠ticos.

Verbigracia: En pleno y aturdidor delirio propagandístico montado desde lo alto en torno a las más recientes contrarreformas constitucionales -las de Telecomunicaciones y petrolera para el caso-, se ha puesto en primer plano el escándalo teibolero en que fueron balconeados conspicuos legisladores del PAN, como si esos espectáculos arrabaleros, en un primer momento privados, fueran realmente noticia excepcional.

Algunos panistas de cierta jerarqu√≠a han sacado a cuento el supuesto de una ‚Äúdoble moral‚ÄĚ en la que han ca√≠do dirigentes y militantes azules, haciendo disimulo de que -desde que el partido se embarc√≥ en un pragmatismo mendaz-, la moral es un principio no s√≥lo devaluado sino abandonado, junto con todo el equipaje doctrinario que le legaron a esa formaci√≥n pol√≠tica sus padres fundadores.

FoxConcupiscencia a galope

La concupiscencia carnal de muchos panistas, es moneda vieja que acu√Īaron en el cl√°sico Tartufo, si bien se la guardaban en el closet para no empa√Īar la imagen p√ļblica de su franquicia, que blasonaba de ser ‚Äúel partido de la gente decente‚ÄĚ, celosa de la moral y las buenas costumbres.

La v√≠a del relativismo moral, la pavimentaron y la transitaron los panistas desde que decidieron en la d√©cada de los ochenta, primero, mudar al neopanismo y m√°s tarde a su autoproclamada condici√≥n de B√°rbaros del norte, santo y se√Īa con el que arribaron finalmente a la terminal de la inmoralidad plena. La concupiscencia sensual pas√≥ galopante al terreno material.

Pong√°monos en dos cuadrantes contrastantes: Cuando la Reforma Pol√≠tica (1977-1978) codific√≥ a los partidos pol√≠ticos como entidades de inter√©s p√ļblico e instituy√≥ los subsidios dinerarios a los partidos, algunos militantes del panismo hist√≥rico -que moraba entonces a t√≠tulo gratuito en un ruinoso edificio de las calles de Serapio Rend√≥n de la Ciudad de M√©xico- declararon expresamente su rechazo a la aceptaci√≥n de esos recursos, advirtiendo que ser√≠an el caldo de cultivo de la corrupci√≥n interna.

Gustavo Madero Mu√ĪozDesde donde amigo vengo‚Ķ

No se cerraba ese diferendo cuando, por un lado, fuentes externas ubicaron al PAN en la lista de receptores de donaciones en dólares de la Fundación para la Democracia (agencia creada por el gobierno de Ronald Reagan) y fuentes internas del propio partido denunciaron la gestión de apoyos de la alemana Fundación Konrad Adenauer.

El reblandecimiento del caparaz√≥n moralista del PAN se hizo visible en su bancada acreditada en 1988 ante la C√°mara de Diputados de la LIV Legislatura federal, que proces√≥ la usurpaci√≥n presidencial de Carlos Salinas de Gortari, de la que deriv√≥ la Alianza estrat√©gicaque consisti√≥ en la permuta de reconocimiento de ‚Äúlegitimidad de gesti√≥n‚ÄĚ por las despu√©s afamadas concertacesiones electorales.

Adicción al fruto del árbol prohibido

En el primer periodo legislativo de esa cámara se observaron evidencias de que algunos diputados azules eran vulnerables al soborno a la hora de las votaciones requeridas por la mayoría priista.

M√°s grave a√ļn: En esos calientes meses, activa a√ļn la resistencia del candidato presidencial Manuel de Jes√ļs Clouthier del Rinc√≥n contra el fraude electoral, fue del dominio p√ļblico que agentes del salinismo elevaron la mira y tentaron al empresario sinaloense con sustanciosa oferta de compensaci√≥n en efectivo por un monto equivalente al gasto total de su campa√Īa electoral.

Ya entrados en gastos, en la medida en que el PAN fue ganando espacios en los Congresos estatales y gobiernos municipales -por ejemplo, en el Estado de M√©xico, donde se expandi√≥ vertiginosamente la llamada mancha azul-, legisladores y alcaldes no se pusieron remolones para compartir fondos de partidas secretas que hasta entonces el gobierno estatal reservaba para los priistas. Colocados en los cargos ejecutivos, empezaron a disponer de las tesorer√≠as p√ļblicas a su arbitrario e impune placer.

ClouthierVicente Fox, el modelo para armar

El modelo a armar lo represent√≥ m√°s tarde en Guanajuato Vicente Fox, a quien la Federaci√≥n de C√°maras de Comercio del estado acus√≥ de echar mano sobre presupuesto p√ļblico para financiar la campa√Īa interna del PAN, a fin de alzarse con la candidatura presidencial en 2000.

El propio Fox gustaba de hacer alarde de los recursos econ√≥micos que obten√≠a del extranjero, ‚Äúhasta de Rusia e Irlanda‚ÄĚ (pa√≠s el segundo donde estaba en exilio voluntario Salinas de Gortari). Lo del esc√°ndalo de Amigos de Foxno hizo m√°s que confirmar lo que siempre fue un secreto a voces.

Lo que nos dejó la Docena trágica

Basta con hacer una revisi√≥n a vuelo de p√°jaro de las Cuentas P√ļblicas del sexenio de Fox para documentar todas las trapacer√≠as cometidas durante su administraci√≥n, en la que la corrupci√≥n se elev√≥ al cubo. En el periodo de la Docena Tr√°gica azul, ha sido la Auditor√≠a Superior de la Federaci√≥n de la C√°mara de Diputados la que a ha dado cuenta del saqueo del erario p√ļblico, con especial apetito sobre la renta petrolera.

Que entre los sexenios de Fox y Felipe Calder√≥n la deuda p√ļblica haya alcanzado la hist√≥rica suma de casi siete billones de pesos, nos da el retrato hablado de la insaciable rapacidad de los chacales azules. ¬ŅQui√©n se acuerda ahora de los misteriosos abonos por casi medio mill√≥n de pesos  que se acreditaron a cada una de las cuentas bancarias de los senadores panistas hace apenas quince meses?

Que ahora las buenas conciencias se den un ba√Īo de cenizas porque media docena de diputados panistas se gast√≥ unos cuantos miles de d√≥lares en una tropical org√≠a en Puerto Vallarta, no son m√°s que ganas de darle estatus institucional a la hipocres√≠a, sobre todo si se sabe que entre los legisladores gara√Īones est√°n los que dieron cartas de naturaleza a los moches para financiar la campa√Īa reeleccionista del chihuahuense Gustavo Madero Mu√Īoz, quien act√ļa ahora como el padre aqu√©l que cada ma√Īana llega tambaleante de la casa de mala nota al desayuno hogare√Īo y dicta a sus hijos matinales lecciones de moral. (AGI)



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 369 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
407
Banner
406
Banner
405
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner