joomla visitor
AuditorŪa
PRI: reforma sin reformistas
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 301

PRI: reforma sin reformistas
CARLOS RAM√ćREZ HERN√ĀNDEZ
Cuando el PRI ha querido jugar a la democracia, es lógico que siempre pierda por la sencilla razón de que no es un partido cohesionado ideológicamente sino porque es un partido de pluralidades ideológicas. Por eso es que las grandes reformas del PRI han sido impuestas por las élites y luego legitimadas en la base.
Las asambleas de reformas priístas han sido, en ese sentido, babélicas: idiomas diferentes, propuesta s microscópicas y generales, diálogos de sordos, aportaciones contradictorias y hasta excluyentes. La XIV asamblea de 1990, conducida por Luis Donaldo Colosio, registró una presión desde la base para condicionar modificaciones ideológicas a la reforma de Salinas de Gortari a cambio de apertura en la elección de candidatos.
La XVII de Zedillo le puso candados a la candidatura presidencial para cerrarles el camino a los tecnócratas.
La XXI asamblea se perfila en el escenario de las reformas estructurales del gobierno del presidente Pe√Īa Nieto, sobre todo el IVA a medicina y alimentos y la apertura a inversi√≥n privada en algunas actividades petroleras.
Pero se trata, sin duda, de dos de los √ļltimos pilares del viejo PRI populista que en s√≠ mismos no representan alguna definici√≥n de largo plazo, sino solamente representan las posiciones que quedan por defender.
De ahí que se esperan meses de discusiones y desgastes en el PRI para preparar la modificación del programa de acción y luego apoyar las reformas en el legislativo.
Sin embargo, nada es imposible en el PRI: de la mano de una estrategia audaz de consolidaci√≥n pol√≠tica, el presidente Salinas de Gortari pudo privatizar el ejido, terminar con el papel del Estado como b√°sico en la actividad econ√≥mica, privatizar las empresas p√ļblicas y reconciliarse con la iglesia, a pesar de que esos puntos representaban -como el IVA y el petr√≥leo- los aspectos inflexibles en la ideolog√≠a pri√≠sta.
Lo que viene, en consecuencia, es la negociación al interior del PRI. El problema que se percibe hoy es la falta de una estrategia política para conseguir los cambios en la ideología priísta. Los priístas en realidad no son ideológicos y buena parte de sus propuestas ideológicas responden más bien a efectos electorales en la gente; Salinas pudo privatizar el Estado con la estrategia de compensación del Pronasol y la lucha contra la pobreza, con lo que disminuyó el enfoque neoliberal en la sociedad.
Hay que partir del hecho de que el PRI es maleable pero en funci√≥n de compromisos de reparto de poder y de control de da√Īos sociales: naci√≥ como partido casi fascista, se convirti√≥ en un partido revolucionario socialista y luego de burocratiz√≥, pasando m√°s tarde a agencia de colocaciones y luego al espacio de acci√≥n de los tecn√≥cratas. Eso s√≠, en todas las etapas mantuvo su organizaci√≥n corporativa como seguro de permanencia en el poder.
Lo que enfrentará el PRI en su XXI asamblea nacional tiene que ver con la necesidad de rehacer los acuerdos de unidad interna entre sectores y militantes, más que prevalecer la defensa de dogmas económicas y políticos. Es innegable que el PRI tiene que cambiar a partir de la experiencia del neoliberalismo, la pérdida de la presidencia y ahora el regreso, pero a condición de mantener una vida política plural.
El gran desaf√≠o del PRI es tratar de ajustarse a la modernizaci√≥n de las ideas pol√≠ticas pero sin liquidar sus √ļltimos compromisos sociales, aunque en el fondo parece estarse construye ndo una corriente que buscar√≠a rehacer la pol√≠tica social pero sin regresar al populismo del pasado que tantas crisis le cost√≥ al pa√≠s.

PRI:
reforma sin reformistas
CARLOS RAM√ćREZ HERN√ĀNDEZ

 

CUANDO EL PRI HA QUERIDO JUGAR a la democracia, es lógico que siempre pierda por la sencilla razón de que no es un partido cohesionado ideológicamente sino porque es un partido de pluralidades ideológicas. Por eso es que las grandes reformas del PRI han sido impuestas por las élites y luego legitimadas en la base.

 

¬ŅQui√©n mand√≥ matar a Colosio?
¬ŅQui√©n mand√≥ matar a Colosio?

LAS ASAMBLEAS DE REFORMAS priístas han sido, en ese sentido, babélicas: idiomas diferentes, propuesta s microscópicas y generales, diálogos de sordos, aportaciones contradictorias y hasta excluyentes. La XIV asamblea de 1990, conducida por Luis Donaldo Colosio, registró una presión desde la base para condicionar modificaciones ideológicas a la reforma de Salinas de Gortari a cambio de apertura en la elección de candidatos.

La XVII de Zedillo le puso candados a la candidatura presidencial para cerrarles el camino a los tecnócratas.

La XXI asamblea se perfila en el escenario de las reformas estructurales del gobierno del presidente Pe√Īa Nieto, sobre todo el IVA a medicina y alimentos y la apertura a inversi√≥n privada en algunas actividades petroleras.

Pero se trata, sin duda, de dos de los √ļltimos pilares del viejo PRI populista que en s√≠ mismos no representan alguna definici√≥n de largo plazo, sino solamente representan las posiciones que quedan por defender.

De ahí que se esperan meses de discusiones y desgastes en el PRI para preparar la modificación del programa de acción y luego apoyar las reformas en el legislativo.

Sin embargo, nada es imposible en el PRI: de la mano de una estrategia audaz de consolidaci√≥n pol√≠tica, el presidente Salinas de Gortari pudo privatizar el ejido, terminar con el papel del Estado como b√°sico en la actividad econ√≥mica, privatizar las empresas p√ļblicas y reconciliarse con la iglesia, a pesar de que esos puntos representaban -como el IVA y el petr√≥leo- los aspectos inflexibles en la ideolog√≠a pri√≠sta.

Lo que viene, en consecuencia, es la negociación al interior del PRI. El problema que se percibe hoy es la falta de una estrategia política para conseguir los cambios en la ideología priísta. Los priístas en realidad no son ideológicos y buena parte de sus propuestas ideológicas responden más bien a efectos electorales en la gente; Salinas pudo privatizar el Estado con la estrategia de compensación del Pronasol y la lucha contra la pobreza, con lo que disminuyó el enfoque neoliberal en la sociedad.

Hay que partir del hecho de que el PRI es maleable pero en funci√≥n de compromisos de reparto de poder y de control de da√Īos sociales: naci√≥ como partido casi fascista, se convirti√≥ en un partido revolucionario socialista y luego de burocratiz√≥, pasando m√°s tarde a agencia de colocaciones y luego al espacio de acci√≥n de los tecn√≥cratas. Eso s√≠, en todas las etapas mantuvo su organizaci√≥n corporativa como seguro de permanencia en el poder.

Lo que enfrentará el PRI en su XXI asamblea nacional tiene que ver con la necesidad de rehacer los acuerdos de unidad interna entre sectores y militantes, más que prevalecer la defensa de dogmas económicas y políticos. Es innegable que el PRI tiene que cambiar a partir de la experiencia del neoliberalismo, la pérdida de la presidencia y ahora el regreso, pero a condición de mantener una vida política plural.

El gran desaf√≠o del PRI es tratar de ajustarse a la modernizaci√≥n de las ideas pol√≠ticas pero sin liquidar sus √ļltimos compromisos sociales, aunque en el fondo parece estarse construye ndo una corriente que buscar√≠a rehacer la pol√≠tica social pero sin regresar al populismo del pasado que tantas crisis le cost√≥ al pa√≠s



More articles by this author

Los problemas de ManceraLos problemas de Mancera
Los problemas de Mancera  CARLOS RAM√ćREZ HERN√ĀNDEZ   AGOBIADO POR EL ESTALLAMIENTO de problemas...
Maestros:lucha por el poderMaestros:lucha por el poder
Maestros: lucha por el poder  CARLOS RAM√ćREZ HERN√ĀNDEZ   POR MAS QUE A LOS...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 547 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner