joomla visitor
AuditorŪa
‚ÄúSi se hunde Pemex‚Ķ nos hundimos todos‚ÄĚ
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 299

OBSERVATORIO 2012-2018 
ABRAHAM GARC√ćA IBARRA


Observa3
El ex activista del Barzón, Vicente Fox se engolfó con la renta petrolera.

‚ÄúSI SE HUNDE PEMEX‚Ķ NOS HUNDIMOS TODOS‚ÄĚ

‚ÄúRiqueza para los clanes mafiosos‚ÄĚ

2000-2012: Un billón 48 mil millones de pesos y contando…

 

QUE DEJEN YA DE JUGARLE AL TARUGO: Como lo han hecho con otros entes p√ļblicos, obsequiados al extranjero usando la mano de gato de calificadoras trasnacionales fraudulentas, que de una vez por todas los tecnobur√≥cratas pongan en las zarpas del FMI -el Fobaproa internacional- la propiedad del petr√≥leo mexicano para que los amos anglosajones sacien su rapaz apetito. A la mejor les dan ocupaci√≥n como capataces. Suelen hacerlo.

Alfredo Jalife-Rahme
Alfredo Jalife-Rahme

El 20 de diciembre de 1996; esto es, ¬°hace 17 a√Īos!, en el n√ļmero inaugural de El Periodista (hoy Voces del Periodista), el acucioso investigador y bien documentado escritor sobre temas geoestrat√©gicos, doctor Alfredo Jalife-Rahme, escribi√≥:

‚ÄúLa primera vez pudo ser un ‚Äėaccidente‚Äô, la segunda vez, una casualidad probabil√≠stica, la tercera se vuelve sospechosa, y las m√°s de las veces refleja, o bien, un p√©simo gobierno; o bien, una pol√≠tica propositiva de desmantelamiento de la infraestructura petrolera nacional.

‚ÄúEsa segunda hip√≥tesis (sin expiar las primera), ser√≠a la que cada vez¬† m√°s cobra s√≥lida consistencia. Desde el inicio de las administraciones neoliberales monetaristas, se ha desatado extremadamente una epidemia de ‚Äėaccidentes‚Äô por falta deliberada de mantenimiento en pr√°cticamente todo el complejo industrial petrolero.

‚ÄúLos seudoaccidentes de Pemex ya se parecen al estribillo de la canci√≥n popular ‚Äėtropec√© de nuevo con la misma piedra‚ÄĚ, al que habr√≠a que agregarle: ‚Äėen el mismo lugar y con el mismo pie‚Äô.

“En efecto, no se trata de una casualidad, sino de una causalidad que repentinamente, desde el advenimiento de la era neoliberal monetarista con Miguel de la Madrid Hurtado (a quien coincidentemente se le acaba de incendiar su recámara donde se hospedaba en un hotel lujosísimo en Paris) y el grupo aristocrático de banqueros del Banco de México, quienes ha  optado por el modelo financierista más proclive a la especulación sustentado en el desarrollo volátil y burbujeante de instrumentos de dinero (tales los fondos de pensiones), en detrimento de la producción.

‚ÄúDe otra manera, no se pudiese entender la serie concatenada de ‚Äėaccidentes‚Äô explosivos desde el primer estallido de San Juanico hace doce a√Īos (es decir, en el paroxismo del sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado), pasando por el complejo Reforma, de Guadalajara hace cuatro a√Īos (es decir, a poco m√°s de la mitad de la administraci√≥n salinista), hasta los √ļltimos 20 meses que en la actual administraci√≥n zedillista han cobrado un √≠mpetu en progresi√≥n geom√©trica con tres conflagraciones conocidas p√ļblicamente como tales pl√°tano-cacao-Cactus, y de¬† nueva cuenta San Juanico.

San juanico
Memoria de San Juanico.

‚ÄúDesde dentro la misma paraestatal, el l√≠der del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien adem√°s es senador por el partido en el poder desde hace 67 a√Īos, record√≥ sus eternas advertencias deso√≠das, sobre los graves riesgos que exist√≠an de un ‚Äėaccidente‚Äô en San Juanico debido a la ‚Äėfalta de mantenimiento en las instalaciones‚Äô (El Financiero 14-11-96). Es decir, la Ley de la casualidad desnuda crudamente; Falta de mantenimiento; ergo: Explosi√≥n probable‚Ķ

Camada de directores del Estado de México

“Sin estridencias populistas, en un país mínimamente democrático y civilizado, todos los directores de Pemex sin excepción y sin decepción, estarían purgando penas por negligencia criminal. En particular, la camada de directores oriundos del Estado de México (donde hasta la fecha no se ha descubierto petróleo ni gas), quienes se han dedicado a extraer su riqueza para sus clanes mafiosos…).

Ese escrito del doctor Jalife-Rahme, del que sólo retomamos los primeros párrafos, nos pone en una perspectiva de ida y vuelta sobre la barbarie neoliberal que tiene al Estado mexicano acogotado y a la sociedad civil naufragante en un océano de sangre y cenizas.

Por nuestra parte, remitimos al lector a un elemental ejercicio memorioso: En un ambiente de tensi√≥n pol√≠tica provocado desde la Secretar√≠a de Programaci√≥n y Presupuesto (SPP), a cargo de Carlos Salinas de Gortari, contra el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Rep√ļblica Mexicana (STPRM), el 8 de enero de 1986, el secretario general de dicho gremio, Jos√© Sosa Mart√≠nez, en un discurso dirigido expresamente a De la Madrid, sentenci√≥: ‚ÄúSi se hunde Pemex, se hunde usted, nos hundimos todos‚ÄĚ. El 10 de enero de 1989 parar√≠a con sus huesos en la c√°rcel, de la que ser√≠a liberado hasta mayo de 1993.

Entre el 11 y el 19 de ese mismo mes de enero se desencaden√≥ una serie de ‚Äúaccidentes‚ÄĚ, entre los m√°s graves los del complejo petroqu√≠mico de Cactus; la terminal mar√≠tima del puerto de Salina Cruz, Oaxaca, y el complejo de Cosoleacaque, Veracruz. Con l√≠nea de la SPP, algunos medios de comunicaci√≥n no tuvieron reparo en denunciarlos como ‚Äúactos de sabotaje‚ÄĚ cometidos ‚Äúpor los trabajadores manejados por l√≠deres sindicales‚ÄĚ.

¬°V√°monos a Rotterdam, se√Īores!

Para febrero de 1988, la direcci√≥n general de Pemex da a conocer que en Holanda quedaba constituida la empresa PMI Services BV, ‚Äúde la que Petr√≥leos Mexicanos es tenedor del 100 por ciento de las acciones, con el objeto de comercializar petr√≥leo crudo y sus derivados‚ÄĚ. Ya se sab√≠a que Rotterdam era enclave de un mercado (spot market) de dudosa pero rentable solvencia. La fragmentaci√≥n de Pemex se pon√≠a sobre rieles. De ah√≠ a las Islas Caim√°n o Andorra era cuesti√≥n de mero tr√°mite.

Volviendo a 1996, recu√©rdese que M√©xico resent√≠a en su m√°s rec√≥ndita m√©dula la depredaci√≥n del rigurosamente maquinado error de diciembre de 1994 (que en el primer recuento de da√Īos Ernesto Zedillo Ponce de Le√≥n calcul√≥ en 70 mil millones de d√≥lares). S√≥lo evit√≥ el derrumbe de la presidencia zedillista la maliciosa intervenci√≥n del presidente Bill Clinton, tejedor del rescate de la administraci√≥n, por la que el mandatario mexicano fue obligado gustosamente a embargar la factura petrolera para asegurar el pago del salvataje financiero y pol√≠tico, que incluy√≥ onerosos intereses al Tesoro de los Estados Unidos, seg√ļn lo confesar√≠a imp√ļdicamente tiempo despu√©s su entonces titular Robert Rubin.

Dos a√Īos antes del prefabricado ‚Äúerror de diciembre‚ÄĚ de 1994, el usurpador Carlos Salinas de Gortari, en febril b√ļsqueda de legitimaci√≥n de su mandato espurio, hab√≠a acosado a la Casa Blanca bushiana y a El Capitolio, proponi√©ndoles un acuerdo de libre comercio. El t√©rmino lo subray√≥ el propio Salinas de Gortari para persuadir a sectores nacionalistas y al Senado mexicano, de que s√≥lo se trataba de un acuerdo, pues un tratado implicar√≠a homologar moneda, r√©gimen militar, etc√©tera.

Presidentes, duchos en rodear la Constitución

De lo que jam√°s inform√≥ a M√©xico Salinas de Gortari fue que, por su iniciativa, en el cat√°logo de mercanc√≠as y servicios sujetos al ‚Äúacuerdo‚ÄĚ (aun as√≠, la Confederaci√≥n de C√°mara Industriales denunci√≥ que ese arreglo entre econom√≠as profundamente asim√©tricas romper√≠a las cadenas productivas nacionales), se incluyeron los hidrocarburos.

Observa4

Fueron los diarios de debate de comisiones senatoriales del propio Congreso de los Estados Unidos (por aquellos días El Capitolio, efectivamente, no codificaba como Tratado el avances de las negociaciones trilaterales en las que participó el gobierno de Canadá), los que consignaron dudas de algunos legisladores, que plantearon reservas sobre inconvenientes y riesgos de la firma, habida cuenta el régimen constitucional que amparaba el sector energético mexicano. Reservas que fueron allanadas con el argumento de que los presidentes mexicanos eran eficazmente proclives a sacarle la vuelta a la Constitución para hacer cumplir sus designios.

Puesto en la incubadora el huevo de la serpiente, Vicente Fox convertir√≠a en muletilla su ‚Äúconocimiento‚ÄĚ -tanto, que ‚Äúsab√≠a‚ÄĚ que la Expropiaci√≥n Petrolera se consum√≥ en 1936-¬† de que Pemex¬† era una empresa completamente quebrada, ineficiente y obsoleta. Es chatarra. En su ‚Äúlibro‚ÄĚ autobiogr√°fico, el locuaz guanajuatense propuso quitarse de la cabeza ‚Äúla idea de que lo que (el presidente C√°rdenas) hizo es irreversible. Lo m√°s conveniente para los intereses de M√©xico es la apertura al sector privado‚ÄĚ.

Fox convirtió la chatarra en oro puro

Lo que Fox abri√≥ fue un boquete la Tesorer√≠a de la Federaci√≥n, pero hacia fuera, y las dos sucesivas presidencias del PAN se engulleron con mexicana alegr√≠a los descomunales excedentes en billete verde que durante la √ļltima d√©cada ha venido generando el alza de los precios internacionales de crudo. Ahora s√≠, dejaron a Pemex en situaci√≥n de chatarra. ¬ŅD√≥nde quedaron un bill√≥n 48 mil millones de d√≥lares, que ahora el gobierno tiene que andar bregando con una cruzada nacional contra el hambre?

Apenas en noviembre de 2012 (Voces del Periodista 293), recordamos c√≥mo en tiempos previos a la privatizaci√≥n del sistema ferroviario por Zedillo Ponce de Le√≥n, los trenes rigurosamente vigilados -sin reparar en costos de vidas humanas y equipo -fueron repetidamente descarrilados como parte de una estrategia acompa√Īada de una campa√Īa publicitaria para denunciar la mala administraci√≥n y corrupci√≥n de los bienes nacionales en manos del Estado.

Advertimos entonces que parec√≠a objetivamente evidente que la misma estrategia se estaba aplicando, con el mismo fin detractor y desnacionalizador, en Pemex. Citamos publicaciones que, en la transici√≥n presidencial, estaban exigiendo al PRI la derogaci√≥n de los mandatos de su Programa de Acci√≥n referidos al sector energ√©tico (Pemex y Comisi√≥n Federal de Electricidad), y al entonces presidente electo Enrique Pe√Īa Nieto acometer, de una vez por todas, la reforma constitucional en la materia.

¬ŅQu√© provecho dej√≥ a¬†Beltrones reforma de 2008?

En aquel texto, recordamos que en 2008, en el marco de la discusi√≥n de la Reforma Energ√©tica, en su condici√≥n de presidente de la Fundaci√≥n Colosio, del PRI, el ex director general de Pemex, Francisco Rojas Guti√©rrez, denunci√≥ la iniciativa se daba al margen de la Constituci√≥n y que el fin √ļltimo del proyecto parec√≠a ser convertir a Pemex en una simple agencia¬† Operadora de contratos.

 

¬ŅQu√© le dej√≥ a Beltrones la Reforma de 2008?
¬ŅQu√© le dej√≥ a Beltrones la Reforma de 2008?

No estorba decir que las notas incluyeron una mención del estudio Perspectivas de los Petrolíferos 2012-2018, de la Secretaría de Energía, en el que tácitamente se describe como una bomba de tiempo la situación de riesgo de las refinerías de Cadereyta, Minatitlán, Ciudad Madero, Salamanca, Salina Cruz y Tula, que operan 127 tanques atmosféricos. Esto es, a cielo abierto.

Aquella reforma, tripulada entonces por el l√≠der senatorial Manlio Fabio Beltrones Rivera y el senador sinaloense Francisco Labastida Ochoa como presidente de la Comisi√≥n de Energ√©ticos, profundiz√≥ la erosi√≥n del ya desvencijado r√©gimen petrolero. ¬ŅQu√© rendimientos inconfesables le dej√≥ a Beltrones Rivera el resultado de dicho proceso legislativo, que ahora, un d√≠a s√≠ y otro tambi√©n, se aparece en los medios satanizando mitos y dogmas en torno a la gesti√≥n del petr√≥leo, para demandar impl√≠citamente la extinci√≥n de Pemex? La pregunta bien podr√≠a dirigirse al ex director general de la paraestatal, Juan Jos√© Su√°rez Coppel. √Čl sabe bien c√≥mo lleg√≥ a ese alto encargo, despu√©s de haber sido repelido como candidato a consejero.



More articles by this author

Urge restaurar el Estado constitucionalUrge restaurar el Estado constitucional
  Urge restaurar el Estado constitucional Abraham Garc√≠a Ibarra SI LE QUITAMOS algunas...
Friedman sigue hospedado en Palacio NacionalFriedman sigue hospedado en Palacio Nacional
  Friedman sigue hospedado en Palacio Nacional Abraham Garc√≠a Ibarra   CONSTA, en los...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 525 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner