joomla visitor
AuditorŪa
EXAMEN M√ČXICO
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Ediciòn 293

EXAMEN M√ČXICO
√ĀLVARO ARAG√ďN AYALA


PORFIRIO D√ćAZ¬† ¬°VIVE!

Mafiosos de cuello blanco aplaudir√°n

la Revolución made In USA


MEXICANOS AL GRITO DEL¬†SPOT, DEL TWITTER Y DEL FACEBOOK. Nadie se da cuenta o finge no saberlo: Los trepidantes anuncios de los festejos de la Revoluci√≥n Mexicana que se desplazan por la televisi√≥n y ¬†la red solazan a los beneficiarios de la Hacienda P√ļblica y del Petr√≥leo, apagando el llanto y ocultando¬†el calvario de la Patria: del vientre de Coatlicue siguen brotando r√≠os de sangre. La revoluci√≥n mud√≥ en involuci√≥n: sacrificio.¬† Dolor. Hambre. Holocausto perenne.

La nada ociosa perversidad del ‚Äúnadie sabe para quien trabaja‚ÄĚ, tiene en el Ap√≥stol de la Democracia Gatopardiana, Francisco I. Madero, un real, pr√°ctico y dram√°tico sentido: el vibrante maderismo fue facilitador de la permuta de los negocios de los Mafiosos del Dinero. Del ¬†reciclado de las empresas extranjeras. La ‚Äúideolog√≠a‚ÄĚ porfirista¬† permanece a salvo: pol√≠ticos y funcionarios del gobierno de la ‚Äúnueva patria‚ÄĚ, emulan al general Porfirio D√≠az Mori que portan en sus genes, hambrientos de cuantiosas fortunas y enfermos de poder¬† eterno.

Las ‚Äúgestas heroicas‚ÄĚ apestan a construcci√≥n y reconstrucci√≥n demag√≥gica. La verdad escondida traslada a un desorganizado ba√Īo de sangre que a√ļn no termina. Permanecen vigentes los negocios del pasado, metamorfoseados, los zarpazos del T√≠o Sam por el petr√≥leo y sobrevive la tesis estructural y doctrinal de Porfirio D√≠az, quien eliminaba las diferencias de opiniones sobre asuntos de pol√≠tica con el uso de la fuerza.

El retrato no envejece: La política de mucho garrote para el pueblo y los negocios para el Presidente y su círculo de privilegiados trasciende el tiempo. Policías y soldados que persiguieron en el pasado a bandoleros y opositores, en una generación reeditada blanden ahora sus armas contra #Los de Abajo, que subsisten a como Dios les da a entender.

Hordas de mexicanos sin pan acumulaban odios.¬† Y hoy lo acopian tambi√©n. El descontento creci√≥ y crece por la miseria en que viv√≠a y vive la mayor√≠a de la gente. Cada vez fue y es m√°s¬†dif√≠cil mantener el orden. As√≠, en los √ļltimos a√Īos del Porfiriato se viv√≠a en un clima de represi√≥n y muerte, menos letal que el genocidio demencial calderonista.

A sangre y fuego se reprimieron las huelgas de Cananea (1906), en Sonora, y de R√≠o Blanco (1907) en Veracruz, y se persigui√≥ a los periodistas que criticaban al r√©gimen y a todo aquel que manifestara una opini√≥n no oficial. Igual: ¬†El Quinazo, la mano que mece la cuna en el corrupto Sindicato Minero y la ‚Äúdesaparici√≥n‚ÄĚ ¬†del contaminado sindicato de la Compa√Ī√≠a de Luz y Fuerza del Centro, agrupaciones producto de la Revoluci√≥n, son¬† golpes de la preclara intolerancia posrevolucionaria. parad√≥jica.

As√≠, mientras los millonarios cuidaban sus fortunas, los mexicanos ‚Äúal grito de guerra, al acero aprestad el brid√≥n‚ÄĚ, unos; otros descalzos, en huaraches y en harapos, fam√©licos la mayor√≠a, se lanzaron a esa guerra, a la lucha por un M√©xico mejor, mordiendo el polvo ¬†miles de hombres an√≥nimos que magn√°nimamente sufrieron en carne y alma el albur de los combates que culminaron en r√≠os de sangre.

Colosio, víctima propiciatoria.
Colosio, víctima propiciatoria.

En la exactitud del an√°lisis, el pa√≠s recula, para muchos, millones, y avanza para unos cuantos, los menos. Se eleva as√≠ a estatus la¬† ‚Äúgloria estabilizadora‚ÄĚ de tres, cuatro, cinco gobiernos conocidos por su ‚Äútranquilidad social‚ÄĚ, pero para miles de mexicanos que se matan unos a otros, para millones que mueren de hambre, que peregrinan por falta de empleo, todo es similar o peor que el pasado, pero ahora con la novedad de la masificaci√≥n televisiva, la computadora, el twitter, el bacebook ¬†y los gritos del #Yo Soy 132.

Para los no amn√©sicos son frescos los recuerdos en la aurora del 20 de noviembre: en marzo de 1908 en los puestos de peri√≥dicos de Nueva York la revista Pearson‚Äôs Magazine luci√≥ en su portada, en letras rojas: ‚Äúla historia conmovedora del presidente D√≠az, el hombre m√°s grande del continente, visto y descrito por James Creelman, a trav√©s de quien habla al mundo‚ÄĚ.

Son entonces los Barones del dinero quienes tienen mayores causas para desbordarse en los festejos: la Rep√ļblica sigue siendo de su propiedad y la visi√≥n retrospectiva y futura muta a Porfirio D√≠az en padre¬† del mexican√≠simo neoliberalismo econ√≥mico y de la privatizaci√≥n azteca: vendi√≥ 50 millones de metros cuadrados de tierras bald√≠as a inversionistas extranjeros; transfiri√≥ a Louis Huller la mitad del estado de Baja California; otorg√≥ la explotaci√≥n de yacimientos mineros de Cananea al coronel Greene, a los Rockefeller la regi√≥n del hule y a Lord Cowdray la regi√≥n del oro negro.

Francisco I. Madero y los intereses gringos

¬ŅC√≥mo entender una Revoluci√≥n de los pies descalzos o de huarache sin financiamiento, sin alimento, sin armamento y sin la presencia del gobierno de los Estados Unidos? Hechos hist√≥ricos transparentados, desmenuzados y entremezclados, revelan realidades ominosas.

Estaban por terminar los d√≠as en que la direcci√≥n gubernamental del tirano¬† que supo dominar por 30 a√Īos a 14 millones de mexicanos: el gobierno gringo y sus inversionistas le apostaban primero a una sucesi√≥n tranquila e incluso colocaban en la mesa el nombre de Le√≥n de la Barra,¬†ex embajador de M√©xico en los Estados Unidos, como presidente interino. Era imposible sostener por m√°s tiempo a Porfirio D√≠az.

Todo el ‚Äúpastel‚ÄĚ era devorado por los norteamericanos y la Casta Divina nacional,¬†provocando que el descontento se generalizara. Sin embargo, un relevo tranquilo no garantizaba la seguridad de sus negocios. Quedar√≠an vivos los inconformes.¬†Los due√Īos de la Est√°ndar Oil Co., de la Tolteca Petroleum Co., de la Mexican American Cable Co., de La Mexican Telegraph Co., de la Mexican Telephone Co., de la North Mexico Mining Co., de la Mexican Lightan Power Co., de la Mexican Railway Co., y de la Green Consolidate Mining Co. (Cananea), etc√©tera., quer√≠an mantener sus privilegios. Optaron por el sacrificio de su socio y protector: Porfirio D√≠az.

Al gobierno gringo y a sus empresarios, unidos con el gobierno mexicano por el cord√≥n umbilical del dinero de la Hacienda P√ļblica, el petr√≥leo y los yacimientos mineros, le urg√≠a una revuelta, una Revoluci√≥n made In USA para concentrar los odios en el tirano, ofreci√©ndoles tiempo para darles un tinte ‚Äúpatri√≥tico‚ÄĚ a sus empresas. Madero y su movimiento encajaron en el plan de exterminio. En el pa√≠s la semilla de la ‚Äúrevoluci√≥n‚ÄĚ germinaba en 60 mil miembros del Partido Antirreleccionista que Porfirio D√≠az hab√≠a metido a la c√°rcel.

Se gest√≥ entonces el primero, aunque arcaico, R√°pido y furioso, para armar a la gleba: Gustavo ¬†A. Madero trab√≥ tratos con el contrabandista Sherbourne Hopkins, recomendado a su hermano Francisco por agentes de Wall Street, con el fin de proveerlo de armas. La guerra estall√≥ el 20 de noviembre del 2010. Porfirio D√≠az sali√≥ rumbo a Europa en el buque alem√°n El Ipiranga el 31 de mayo de 1911 y Madero entr√≥ a la ciudad de M√©xico en junio de 1911 acompa√Īado del mafioso Hopkins.

Todo se derrumb√≥ para Madero y sus aliados cuando Henry Lane Wilson, embajador gringo, decidi√≥ apoyar el cuartelazo de Huerta que¬†condujo a los asesinatos, el 22 de febrero del 2013, de Francisco, presidente derrocado,¬† su hermano¬† Gustavo, y del vicepresidente Jos√© Mar√≠a Pino Su√°rez. La sentencia de muerte qued√≥ escrita d√≠as antes, el 15 de febrero. Lane Wilson dijo: ‚ÄúMadero es un loco, un lun√°tico que debe ser declarado mentalmente incapacitado para gobernar el pa√≠s; la situaci√≥n es intolerable y voy a poner orden. Madero esta irremisiblemente perdido‚ÄĚ.

John D. Rockefeller, financiador de revueltas

M√©xico Negro, una novela pol√≠tica, del abogado y periodista Francisco Mart√≠n Moreno, cre√≥ y recre√≥ la sospechosa verdad, narrando los siniestros intereses entreverados en el centro de M√©xico. Juicioso, ofrece la perspectiva de lo que el llam√≥ ‚Äúesta alevosa acechanza para hacerse de nuestros recurso: el petr√≥leo‚ÄĚ.

Escribi√≥: ‚Äúel 3 de octubre de 1927, (Plutarco El√≠as) Calles y (√Ālvaro) Obreg√≥n conocen los detalles de un golpe de Estado para derrocarlos. Confirmaban todos los supuestos. Se conoce el nombre de los conspiradores: Francisco Serrano y Arnulfo G√≥mez, ambos precandidatos a la presidencia de la Rep√ļblica, leg√≠timos contendientes de Obreg√≥n, quien profesaba un gran afecto por Serrano debido a que le hab√≠a salvado la vida cuando Francisco Villa estuvo a punto de fusilarlo en Chihuahua‚ÄĚ.

‚ÄúEl rumor del golpe‚ÄĚ -describe Mart√≠n Moreno- ‚Äúlleg√≥ acompa√Īado de los nombres de sus patrocinadores financieros en uno de los momentos m√°s √°lgidos de las relaciones entre Estados Unidos y M√©xico: los petroleros. Con Calles no hab√≠a una segunda opci√≥n; su mano dura le hab√≠a reportado inmensos beneficios. Obreg√≥n hab√≠a olvidado el sentimiento de la piedad y el agradecimiento. El poder hab√≠a endurecido las fibras de ambos hombres, quienes, al conocer el complot, ordenaron la desaparici√≥n f√≠sica de sus opositores‚ÄĚ.

‚ÄúComo en el caso de Francisco I. Madero, la Standard Oil Co, hab√≠a hecho el intento, nuevamente, de hacerse indirectamente de las riendas de la Presidencia de la Rep√ļblica. Serrano hab√≠a recibido dinero petrolero para la compra de cartuchos, rifles y otros pertrechos, pero Calles atento al menor intento de subversi√≥n, la hab√≠a sofocado con exceso de violencia para convencer a cualquier otro ‚Äėantojadizo‚Äô de los riesgos de una intentona contra los poderes constituidos. En la carretera a Cuernavaca fueron salvajemente asesinados la mayor√≠a de los involucrados‚ÄĚ.

Standard Oil Co fue una empresa petrolera estadounidense que llegó a ser la más importante en su rubro. Su presidente y principal accionista John D. Rockefeller desplegaba su poder por todo el planeta.

La compa√Ī√≠a abarcaba todos los aspectos de la comercializaci√≥n, desde la producci√≥n, el transporte, la refinaci√≥n, hasta la venta final de los productos. Surgida en 1870 como una empresa de Ohio (EEUU), lleg√≥ a ser el mayor refinador de petr√≥leo en el mundo y una de las primeras y m√°s grandes corporaciones multinacionales del planeta. El holding se dividi√≥ en 34 empresas independientes. Dos de estas nuevas compa√Ī√≠as fueron la Jersey Standard (ex Standard Oil Company of Nueva Jersey), que finalmente se convirti√≥ en la Exxon, y la Socony (ex Standard Oil Company of Nueva York), que a√Īos despu√©s se transformar√≠a en la empresa Mobil. A Rockefeller la Revoluci√≥n, ‚Äúle hizo lo que el viento a Ju√°rez‚ÄĚ.

Gustavo Díaz Ordaz: Del discurso libertario a la matanza

A¬† 54 a√Īos de aquel 20 de noviembre de 1910 que marc√≥ el inicio de la Revoluci√≥n Mexicana, la naci√≥n es hipnotizado por el discurso mentiroso de uno de los genocidas de la posrevoluci√≥n: Gustavo D√≠az Ordaz.

 

Ruiz Massieu, el cu√Īado inc√≥modo.
Ruiz Massieu, el cu√Īado inc√≥modo.

El 1 de diciembre de 1964 al tomar protesta de presidente de la Rep√ļblica¬† Ordaz, dijo: ‚Äúen fervorosa demostraci√≥n c√≠vica que el pueblo de M√©xico convirti√≥ en desbordante fiesta nacional, el voto de los ciudadanos deposit√≥ en mis manos la bandera de su esperanza. Yo la recibo con los m√°s limpios prop√≥sitos de defenderla y de servirla (‚Ķ) Nuestro sistema democr√°tico tiene como punto de partida al hombre, no como simple guarismo o pura abstracci√≥n, sino como sujeto intransferible de derechos, como persona cuyos atributos de dignidad y libertad consideramos fundamentales; estos atributos garantizan la solidez sagrada de la familia que, a su vez, forman y estrechan los lazos de lo que debe fundar inquebrantable solidaridad social. Hombre, Familia, Patria, Humanidad, son conceptos esenciales e inseparables (‚Ķ) Una largu√≠sima experiencia ha tenido la humanidad, y parece desde√Īar la doble lecci√≥n: la violencia no sirve para solucionar problemas, y s√≠ para agigantarlos y agravarlos; por agudos que sean siempre pueden hallar soluci√≥n en la paz, con las armas invencibles del derecho. El poder es del pueblo. La autoridad del Gobierno s√≥lo se asienta en la voluntad popular, fruto a su vez, de la libertad de quienes integran ese pueblo. De ah√≠ que sea indeclinable la obligaci√≥n de mantener en toda su amplitud, las garant√≠as y libertades que nuestro r√©gimen legal consagra‚ÄĚ.

La perorata se transmut√≥ en hado sangriento. Estall√≥ en el ‚Äė68 la barbarie: r√≠os de cad√°veres. Desaparecidos. Losas fr√≠as. Terror. Persecuci√≥n. Cementerios no encontrados. Huesos no localizados.

Antes, en 1965, Gustavo D√≠az Ordaz, con la andada violenta contra las manifestaciones de los m√©dicos, revelaba su sed de sangre. Con el conflicto estudiantil de 1968, la represi√≥n oficial lleg√≥ a l√≠mites nunca antes imaginados. La Matanza de Tlatelolco, con la que se elimin√≥ a un segmento de la ‚Äúgeneraci√≥n del cambio‚ÄĚ, es otra de las aristas del rostro del perenne M√©xico maldito. Del parto de Coatlicue.

Nadie duda: el esp√≠ritu represor y sanguinario de Porfirio D√≠az vivi√≥ encarnado en la humanidad de Gustavo D√≠az Ordaz,¬† el Genocida democr√°tico, sin reporte de este t√©rmino en los hacedores oficiosos y oficiales de la historia de la Rep√ļblica. Todav√≠a corre por la Rep√ļblica, ahora por Internet -twitter, facebook, email, la pregunta ¬ŅD√≥nde estaba el Cuarto Poder en el procesamiento da la Matanza Diazordacista, el genocidio mismo y sus consecuencias? ¬ŅEstaba o no la prensa instalada en el mismo sitio que en la √©poca porfirista? Los abuelitos del #Yo Soy 132 gritaban en las calles ‚Äú¬°Prensa vendida!‚ÄĚ Los O‚ÄôFarril y los Garc√≠a Valseca, los Azc√°rraga y los Alarc√≥n, se volcaban en aplausos en los banquetes festejando la ‚Äúmano firme‚ÄĚ y la ‚Äúrespuesta ejemplar‚ÄĚ del presidente D√≠az Ordaz ante la ‚Äúconjura‚ÄĚ de los "revoltosos".

El sino maldito en la nueva ola política

En la posrevoluci√≥n ‚Äúlos muertos‚ÄĚ, de Amado Nervo, ‚Äúno se van a parte alguna, no emprenden al azul remotos viajes, ni anidan en los c√°ndidos celajes, ni tiemblan en los rayos de la luna‚ÄĚ, se quedan como registro de la verdad hist√≥rica. De los odios y venganzas. De la Sed de Poder Terrenal.

¬ŅQu√© hay que festejar entonces el 20 de Noviembre? ¬ŅQu√© el sino maldito¬†siga sembrando asesinatos y¬† ‚Äúaccidentes‚ÄĚ f√ļnebres que sacuden a la patria? ¬ŅQu√© manos asesinas moldeen el destino de la naci√≥n?

alvaro3

El aspirante presidencial Carlos Alberto Madrazo Becerra muri√≥ el 4 de junio de 1969 en Monterrey, Nuevo Le√≥n, en un sospechoso ‚Äúaccidente‚ÄĚ a√©reo del vuelo comercial de Mexicana de Aviaci√≥n del DF a Monterrey. Carlos Madrazo viajaba con su esposa Graciela Pintado.

Gilberto Flores Mu√Īoz, octavo gobernador de Nayarit de 1946 a 1951, y luego responsable de la Comisi√≥n Nacional de la Industria Azucarera,¬† fue asesinado junto con su esposa Mar√≠a Asunci√≥n Izquierdo, el 6 de octubre de 1978.

El l√≠der empresarial y candidato a la Presidencia en 1988, Manuel de Jes√ļs El Maqu√≠o Clouthier muri√≥ el 1 de octubre de 1989, junto con el diputado, Javier Calvo Manrique, en un accidente automovil√≠stico muy sospechoso, ‚Äúprensado por un tr√°iler‚ÄĚ

Luis Donaldo Colosio Murrieta candidato del PRI a la presidencia en 1994,  murió asesinado en Tijuana, Baja California el 23 de marzo de 1994.

El secretario general del PRI en 1994, Jos√© Francisco Ruiz Massieu, muri√≥¬† luego de que Daniel Aguilar Trevi√Īo le disparara un s√≥lo tiro antes de que el arma se le encasquillara.

Enrique Eduardo Guillermo Salinas de Gortari, hermano menor del ex presidente Carlos Salinas, fue encontrado asesinado el 6 de diciembre de 2004, en el municipio de Huixquilucan, Estado de M√©xico. El procurador mexiquense Navarrete Prida dijo entonces que el resultado de sus indagatorias causar√≠a un terremoto en la clase pol√≠tica. ¬ŅY?

Gustavo Alberto Vázquez Montes, murió en funciones de gobernador del  PRI de Colima el 24 de febrero de 2005 tras desplomarse en un cerro cerca del poblado El Sapotito, municipio de Tzitzio, Michoacán, el avión Westwind 1124 aparentemente por una falla mecánica. Con él perecieron varios de sus colaboradores.

Ram√≥n Mart√≠n Huerta. Se desempe√Ī√≥ como gobernador interino de Guanajuato y fung√≠a como secretario de Seguridad P√ļblica Federal al momento de su muerte el 21 de septiembre de 2005, cuando el helic√≥ptero Bell 412-EP en el que se dirig√≠a a abanderar a nuevos custodios del penal de m√°xima seguridad La Palma, se estrell√≥ en un paraje monta√Īoso.

Juan Camilo Mouri√Īo Terrazo. En medio la controversia sobre su nacionalidad y de acusaciones de tr√°fico de influencias a favor de su familia en Campeche, falleci√≥ el 4 de noviembre del 2008 cuando el avi√≥n Learjet 45, matr√≠cula XC-VMC en el que volv√≠a al DF, se estrell√≥ en Perif√©rico y Reforma

Jos√© Luis Santiago Vasconcelos. Al momento de su muerte, llevaba varios a√Īos de estar bajo el acecho de organizaciones criminales. Falleci√≥ el 4 de noviembre del 2008 junto con Juan Camilo Mouri√Īo.

Armando Chavarría Barrera. Fungía como presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso de Guerrero cuando fue asesinado a balazos afuera de su domicilio el 20 de agosto de 2009. Fue un político miembro del PRD, que ocupó los cargos de Secretario General de Gobierno del estado y presidente del Congreso de Guerrero.

Jos√© Francisco Fuentes Esper√≥n ex candidato del PRI a la diputaci√≥n local por el IV distrito de Tabasco fue acribillado junto con su esposa Lili√°n Arg√ľelles Beltr√°n y sus hijos, Jos√© Francisco y Fernando Fuentes Arg√ľelles, el 6 de septiembre de 2009 en su domicilio del fraccionamiento Tucanes, enclavado en la colonia Atasta de la ciudad de Villahermosa, Tabasco.

Rodolfo Torre Cant√ļ, candidato a la gubernaci√≥n de Tamaulipas por la alianza ‚ÄúTodos Tamaulipas‚ÄĚ, integrada por el PRI, PVEM y PANAL, fue ejecutado a tiros junto con cuatro de sus colaboradores el 28 de junio de 2010, mientras se trasladaba al aeropuerto de Ciudad Victoria, para viajar a Matamoros donde realizar√≠a un cierre de campa√Īa.

José Manuel Maldonado, alcalde de Piedras Negras, murió el 07 de julio de 2010 al caer el avión Cheyenne 2, con matrícula XDMTV, cuando realizaba un recorrido por la zona afectada por el huracán 'Alex' y para hacer un vuelo de reconocimiento sobre la Presa 'La Fragua'.

Edelmiro Cavazos Leal, presidente municipal de Santiago, Nuevo Le√≥n, fue plagiado por un grupo armado y su cuerpo fue localizado cerca del paraje ‚ÄúCola de Caballo‚ÄĚ, con huellas de tortura, maniatado y vendado de los ojos el 18 de agosto de 2010.

Jes√ļs Silverio Cavazos Ceballos, fue gobernador de Colima del 5 de mayo de 2005 al 31 de octubre de 2009, tras el fallecimiento de Gustavo V√°zquez Montes. El 21 de noviembre de 2010 fue atacado por varios sujetos al salir de su casa, resultando gravemente herido. Fue trasladado a una cl√≠nica particular donde falleci√≥.

¬ŅHabr√≠a que festejar el 20 de Noviembre el perpetuo ba√Īo de sangre?

El aplauso de los herederos de Porfirio Díaz

Insensibilidad. La patria es destripada por el hambre y la violencia. Queda claro que el narco, las matanzas de ni√Īos, mujeres, j√≥venes y adultos, no ser√°n obst√°culo para que el pueblo hipnotizado con ‚Äúlos logros de la Revoluci√≥n‚ÄĚ se sumerja en el opio de sus festejos. Arriba, en Palacio Nacional, gritar√°n y saltar√°n de alegr√≠a los adoradores del proyecto de la privatizaci√≥n-extranjerizaci√≥n¬† del Petr√≥leo: la empresa Pemex que tanto codician se abrir√° a la inversi√≥n extranjera, como en los viejos tiempos, estrenando camuflajes.

Felipe Calderón Hinojosa, viva reencarnación de Porfirio Díaz, en su versión antinarco, elevará el ánimo al éxtasis por la misión cumplida: El mayor genocidio de la época posmoderna: por elevar a extremos criminales la pobreza endémica y haber repartido bala por todo el territorio nacional en vez de alimentos y empleos. Feliz por el rumbo de los negocios petroleros.

Pronosticando: El discurso de Felipe Calder√≥n ocultar√°, como lo han hecho otros presidentes de la Rep√ļblica, el destino de la fortuna amasada por Porfirio D√≠az, ¬†y esconder√° la presencia, a 10 d√≠as del cierre de su gobierno, de cabilderos, br√≥kers, publirrelacionistas e inversionistas con sus miradas fijas en Pemex.

alvaro4

¬ŅDonde qued√≥, pues, la riqueza acumulada por el tirano? El maderismo no requis√≥, no expropi√≥, no quit√≥ las propiedades de Porfirio D√≠az. Una peque√Īa parte de su fortuna la goz√≥ en el extranjero. Sus caudales y propiedades quedaron en poder de su familia y sus socios. Cambios de raz√≥n social, permutas, prestanombres, encubrieron, tras su partida mar√≠tima, los negocios del general y de sus compinches, y de las empresas de extranjeros, sacudidas algunas por la Expropiaci√≥n Petrolera del Tata L√°zaro. En la involuci√≥n, ahora los diputados y senadores lavan y planchan la alfombra para el regreso de los legatarios de Porfirio D√≠az.

El periodista Alfonso D√≠ez, en su famoso C√≥digo Diez -La Verdadera Fortuna de Porfirio D√≠az- ilustra sobre la corrupci√≥n, el rapi√Īaje y el saqueo nacional.

La investigación periodística es legado para transparentar la historia de México, para entender la mecánica de cómo se las gastan los saqueadores del país, adictos a la impunidad y al goce de los dineros del pueblo, al uso de la ingeniería política para ocultar y proteger sus negocios.

Nada empa√Īa entonces aquel espejo: El T√≠o Sam aplaudir√° a control remoto y a trav√©s de su embajador Anthony Wayne los festejos de la sangrienta Revoluci√≥n Mexicana y el futuro reingreso de sus hijos, los Mafiosos del dinero, a los grandes negocios del petr√≥leo ‚Äúnacional‚ÄĚ.

El elogioso palmar alcanzará pos morten a José López Portillo y a Miguel de la Madrid Hurtado -su hijo Enrique de la Madrid Cordero, se mueve en las catacumbas del banco mafioso HSBC-, y en vida a Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, todos, en su momento, de rodillas ante El Capitolio.

Los saqueadores del petróleo se frotan las manos de codicia. El tirano vive en los genes del gobierno. Para fortuna de los gringos el México rebelde vive aletargado por la televisión, el spot, el twitter y el bacebook, rindiendo culto a monitos de bronce, llorando a sus muertos o muriendo de hambre, igual que en pasado…

Sí. El moderno Rápido y furioso armó a los cárteles de la droga para desatar la guerra todos contra todos….Pero no contra el gobierno espurio ¡No hacía falta! Sea pues: que venga el aplauso del México tuitero y la desnacionalización de la banca ¡Que desgracia!

 



More articles by this author

LOS TRABAJOS POR VENIR Los cementerios del petróleo que fue de todos los mexicanos
  LOS TRABAJOS POR VENIR Los cementerios del petr√≥leo que fue de...
M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica?M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica?
  LOS TRABAJOS POR VENIR M√©xico, ¬Ņv√≠ctima de la fatalidad geogr√°fica? √Ālvaro Arag√≥n...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 710 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner