joomla visitor
AuditorŪa
DEFINICIONES
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 281

DEFINICIONES
MANUEL MAGA√ĎA CONTRERAS
(Exclusivo para Voces del Periodista)


Nacionalización petrolera, 
acto necesario para alcanzar
la liberación de los pueblos

 

LA LIBERACION ECONOMICA de los pueblos de la tierra sojuzgados por el imperialismo gringo -brazo armado  de la macro-economía, la globalización económica y sus organismos satélites-, ha pasado siempre por la nacionalización  del petróleo en donde esta riqueza  de enorme importancia en el mundo industrializado de hoy, está en manos extranjeras.


Magana1

 

La obsesión de apoderarse del petróleo de las naciones árabes constituye la causa por la cual, naciones como Afganistán,  Pakistán, Siria,  Irak, etcétera, son víctimas de la ocupación militar norteamericana. El  Oriente Medio  sangra en un holocausto que se antoja interminable, ante las matanzas entre la población civil de los pueblos árabes dignos de mejor suerte.

Libia cayó  bajo el empuje de las fuerzas militares  de la Organización  del Tratado  del Atlántico Norte (OTAN) y, de acuerdo a las peroratas con acento de suegra que suele soltar la secretaria de Estado, Hillary Clinton,  el imperialismo que hoy encabeza Obama tiene como propósito apoderarse de todo el petróleo árabe.

Patriotismo de Cristina

En el marco de un colonialismo ejercido por el FMI y el BM principalmente, con el apoyo del brazo armado de los Estados Unidos, se sucede el episodio glorioso de la nacionalizaci√≥n del petr√≥leo en la hermana Rep√ļblica de Argentina,¬†¬† presidida por Cristina Fern√°ndez de Krichner, en contraste con los gobernantes entreguistas que ceden las riquezas nacionales de los pa√≠ses que desgobiernan y arrastran a sus pueblos a las condiciones de miseria impropias de la dignidad humana.

Son los lacayos del imperialismo norteamericano quienes in√ļtilmente han querido desacreditar la nacionalizaci√≥n del petr√≥leo argentino y con ello se ponen de espaldas ante los leg√≠timos intereses de las naciones que dicen representar, porque¬† soslayan, en el caso de M√©xico, que nosotros, para acceder a mejores niveles de vida, tuvimos necesidad de que el Presidente L√°zaro C√°rdenas, tomara la decisi√≥n de nacionaliza nuestro petr√≥leo, en una fecha que es una de las p√°ginas m√°s gloriosas del acontecer nacional mexicano: el 18 de marzo de 1938.

Derecho de los pueblos

México y Argentina se hermanan en la nacionalización de su petróleo como paso necesario para la liberación de sus pueblos, ante las ambiciones del imperialismo financiero que por cuestiones de deuda -producto de los altos intereses que se pagan por préstamos condicionados-, tienen en jaque a las naciones  de la Zona-Euro, en el Viejo Continente, otrora célebres por el progreso económico  y cultural que alcanzaron.

Hay que reiterarlo, el imperialismo norteamericano, como brazo armado del imperio financiero que personifican el FMI y el BM,¬† tiene el poder√≠o militar¬† para asesinar desde el aire, con aviones no tripulados, a los pueblos de la tierra. Mas las naciones v√≠ctimas de la agresi√≥n y el saqueo de sus riquezas naturales, tienen la fuerza del derecho para recuperar lo que durante a√Īos se les ha arrebatado mediante convenios que nacen del uso coercitivo del lenguaje b√©lico, el arma de sojuzgamiento¬† que debe finalizar.

Nuestra razón histórica

México es una nación invadida, saqueada, mutilada y ocupada en varias ocasiones por tropas extranjeras para cobrarnos acciones de guerra no iniciada por nosotros, que nos impusieron el Tratado de Guadalupe Hidalgo del 2 de febrero de 1848, mediante el cual se nos arrebató más de la mitad de nuestro territorio patrio, en una acción imperialista sin precedente en la historia de la humanidad por el monto del botín obtenido por el invasor de allende el Río Bravo.

Ning√ļn mexicano patriota y conocedor de su historia puede moralmente descalificar la nacionalizaci√≥n del petr√≥leo en Argentina. Quien lo ha hecho, quien lo haga, cae en el desconocimiento de nuestra raz√≥n hist√≥rica y por tanto niega la dignidad nacional lograda con el sacrificio, la sangre y la vida de nuestros mejores hombres, a trav√©s de nuestro sufrido acontecer nacional.

El mexicano consciente  de nuestro azaroso destino no puede, moralmente, descalificar la nacionalización del petróleo en Argentina, por su Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner

No podemos descalificar ese hecho, porque si bien, nos fue quitado por la fuerza m√°s de la mitad de nuestro territorio, la fuerza de la raz√≥n para recuperarlo en un ma√Īana por ahora muy dif√≠cil de prever, la hemos tenido siempre y debemos heredarla a nuestros hijos. El mexicano que pretenda descalificar la nacionalizaci√≥n petrolera en Argentina, le quita a las generaciones mexicanas de ma√Īana, la fuerza moral para recuperar lo que por la fuerza de las armas se nos arrebat√≥.

La fuerza del derecho

Eran los d√≠as aciagos de la intervenci√≥n francesa en el siglo pasado., Benito Ju√°rez, en funciones de Presidente de la Rep√ļblica, en ese M√©xico dividido, escrib√≠a el 26 de enero de 1865, desde Chihuahua, a don Mat√≠as Romero, quien se encontraba en Washington:

‚ÄúQue el enemigo nos venza y nos robe, si tal es nuestro destino, pero nosotros no debemos legalizar ese atentado, entreg√°ndole voluntariamente lo que nos exige por la fuerza. Si Francia, los Estados Unidos o cualquiera otra naci√≥n¬† se apodera de alg√ļn punto de nuestro territorio y por nuestra debilidad no podemos arrojarlo de √©l, dejemos siquiera vivo nuestro derecho para que las futuras generaciones que nos sucedan lo recobren. Malo ser√≠a dejarnos desarmar¬† por una fuerza superior, pero ser√≠a p√©simo desarmar¬† a nuestros hijos, priv√°ndolos de un buen derecho, que m√°s valientes, m√°s patriotas y sufridos que nosotros, lo har√≠an valer y sabr√≠an reivindicarlo alg√ļn d√≠a‚ÄĚ.

Para los mexicanos de buena índole, la nacionalización del petróleo en Argentina, por Cristina Fernández de Kirchner, moralmente no es cuestionable. Negar el mérito de esa decisión es acto de irresponsabilidad de quienes se ponen de espalda a  su Patria y a su razón histórica basada en la fuerza del derecho  que estamos obligados a transmitir a nuestros hijos.



More articles by this author

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 441 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner