joomla visitor
AuditorŪa
La reforma al artículo 24: todos pierden
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 274

{vozmestart}

La reforma al artículo

24: Todos pierden

BERNARDO BARRANCO V.


En forma y fondo, la reforma al artículo 24 ha sido un fracaso. La Iglesia católica no quedó plenamente satisfecha, finalmente con una formulación amorfa, y los grupos laicistas quedaron agraviados por los desaseos legislativos de PAN y PRI, los cuales, a toda costa, se propusieron imponer una reforma con base en madruguetes y marrullerías legislativas, provocando la ira y nuevos sainetes entre los diputados.

Una vez más, como sociedad, perdimos la oportunidad de un debate a fondo y de altura sobre libertades y derechos humanos. En cambio, reinó el oportunismo y la camorra; 80 por ciento del debate en San Lázaro se consumió en reproches de procedimientos, mociones, recriminaciones de los actores, y unos pocos entraron en el tema sustancial de las libertades en una sociedad moderna.

2RABERNARDOBARRANCO

Con ellos, sumisión.

Con la reforma todos perdimos; la frustraci√≥n en ciertos sectores del PAN era evidente, porque la reforma pudo ir m√°s lejos y el dictamen elaborado por Jos√© Ricardo L√≥pez Pescador se fue desdibujando; el PRI sali√≥ fracturado; algunos se sintieron agraviados y de plano se fueron; ahora la propia reforma est√° en riesgo porque puede revertirse en el Senado, seg√ļn anunci√≥ Mar√≠a de los √Āngeles Moreno, quien consider√≥ grave que el coordinador de los diputados de su partido, Francisco Rojas, ‚Äúhaya exigido‚ÄĚ a los integrantes de su bancada sacar esa reforma de manera acelerada y casi a escondidas, ya que el dictamen se aprueba en la madrugada y de inmediato se present√≥ al pleno. Todo apunta nuevamente hacia Enrique Pe√Īa Nieto. Y en el PRD se puso de manifiesto la divisi√≥n interna. La facci√≥n de los chuchos vende su voto a cambio de la presidencia de la mesa directiva de la C√°mara y festej√≥ el resultado. Perdimos todos porque de un total de 500 votos, s√≥lo se pronunciaron los 260 legisladores, es decir, apenas 52 por ciento. ¬ŅD√≥nde se metieron los 240 diputados restantes que se ausentaron y por qu√© abandonaron el recinto?

La p√©rdida de la congruencia de los actores pol√≠ticos es notable. El pragmatismo pol√≠tico conduce, cuando se act√ļa bajo consigna, a la p√©rdida de dignidad intelectual y pol√≠tica: tal es el caso de Emilio Chuayffet. Hace tan s√≥lo unos d√≠as, alert√≥ sobre la manipulaci√≥n de conciencias por parte de la Iglesia cat√≥lica y reafirm√≥ su rechazo a la intervenci√≥n de esa instituci√≥n en la vida pol√≠tica de M√©xico, en la presentaci√≥n de un libro, el 27 de noviembre. Fue contundente al afirmar: ‚ÄúPor eso la queremos lejos los cat√≥licos, por eso no queremos que intervenga en la vida pol√≠tica, porque sabemos cu√°n lejos puede llegar y de qu√© manera tan sencilla puede manipular conciencias y orientar en su favor, en su propio inter√©s, lo que ella dicta como prioritario‚ÄĚ. Emilio Chuayffet y la bancada pri√≠sta mexiquense fueron los principales promotores de la pol√©mica reforma al art√≠culo 24. La tradici√≥n laica y liberal de PRI se cuartea ante la l√≥gica de poder de corto plazo que significa congraciarse con la Iglesia en tanto actor f√°ctico, y ceder a la pretensi√≥n expl√≠cita del clero, como ha sido reivindicar la libertad religiosa, para posicionarse de manera privilegiada en la lucha electoral por reconquistar Los Pinos como obsesi√≥n. En la reforma del art√≠culo 24, PAN y PRI se al√≠an en la carrera para granjearse las simpat√≠as de clero y en v√≠speras de una inoportuna visita pontifical de Benedicto XVI a tan s√≥lo unos d√≠as de iniciarse formalmente las campa√Īas pol√≠ticas.

RABERNARDOBARRANCO

Detr√°s de la cruz, el martillo.

La disputa sobre la reforma al art√≠culo 24, de nuevo nos ha mostrado las heridas a√ļn no cicatrizadas y que de alguna manera est√°n vivas en la memoria colectiva de una parte importante de los mexicanos, las dos guerras fraticidas en la historia de la naci√≥n, as√≠ como de la torpe irrupci√≥n pol√≠tica que el alto clero, sobre todo los cardenales, que ha provocado en diversas coyunturas alta tensi√≥n y polarizaci√≥n social. He conversado con un obispo que, a prop√≥sito del desenlace sobre el art√≠culo 24, muestra extra√Īeza y hasta desesperaci√≥n por el rechazo y la suspicacia de actores laicistas y seculares sobre la presencia social de la Iglesia, y en especial por la percepci√≥n de desmedida ambici√≥n y constante b√ļsqueda de privilegios. Lo que se le dificulta comprender a muchos actores religiosos es que el Estado moderno mexicano se funda y es fruto de un profundo conflicto religioso.

M√°s que jur√≠dica y hasta pol√≠tica, el episodio del art√≠culo 24 nos muestra una disputa simb√≥lica. La reforma tiene que pasar a√ļn por el Senado, probablemente se acompa√Īe de otra reforma pendiente al art√≠culo 40 que contrarreste el actual. El riesgo de un pobre debate nos puede conducir a falsas disyuntivas y callejones sin salida. Pensar que a mayor libertad religiosa menor Estado laico es un planteamiento absurdo; tambi√©n a la inversa, el fortalecer el car√°cter laico del Estado, las libertades religiosas ser√°n acotadas. Todo lo contrario, s√≥lo un verdadero Estado laico es el √ļnico que garantiza la libertad religiosa, la equidad y el respeto de las minor√≠as. Por ello, lamentablemente, por la forma en que se proces√≥ la reforma del art√≠culo 24, todos salimos perdiendo.

 

{vozmeend}



More articles by this author

La abdicación  de Benedicto XVILa abdicación de Benedicto XVI
La abdicación de Benedicto XVI BERNARDO BARRANCO V.   SE HABLA QUE....
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 728 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner