joomla visitor
AuditorŪa
ETA, el Ejército y las elecciones
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 270

{vozmestart}

ESPA√ĎA

ETA, el Ejército y las elecciones

Regino Díaz Redondo


1.- S√≥lo la vileza y el desconocimiento de la historia de Espa√Īa en Europa y en otros continentes permiten tratar, aunque sea como advertencia, el asunto de los movimientos militares que recuerdan otros tiempos y que acabaron con millones de personas durante el siglo pasado y a principios de √©ste.

1

ETA.

Se escapan las palabras y los juicios sobre lo que acaba de ocurrir hace poco en el país, en donde la economía y la inestabilidad política nos tienen aherrojados y con el dios en la boca.

Es que cuesta mucho imaginar que haya individuos, empresas que se dicen serias, las que indecentemente han incluido en sus informaciones diarias el tema de la inconformidad del Ej√©rcito espa√Īol por la crisis que atravesamos todos.

Pocos son los que desean en estos momentos que reaparezca una representaci√≥n, aunque sea histri√≥nica, de un teatral golpe de Estado en Espa√Īa.

Insospechadamente, hace un par de semanas un diario, de cuyo nombre no quiero acordarme pero que todo el mundo sabe cuál es, se atrevió a manejar una información rutinaria en forma no sólo anti-periodística, sino indigna por la que miles, millones de personas pueden afectarse gravemente.

Lean lo que los interfectos publican, con un aviso de una columna en primera plana: Una junta de miembros de las Fuerzas Armadas espa√Īolas que tienen todo el derecho a manifestarse pero no a ser utilizados como carne de ca√Ī√≥n la usan para sembrar la insidia y el temor.

2

Efectivos del ej√©rcito espa√Īol.

Un viernes, posterior a la declaración del término de la violencia de ETA, se reunieron en la cafetería Intxaurrondo para recordar con justicia los asesinatos de más de 100 miembros de su corporación a manos de la organización terrorista.

El redactor de la nota, ordenada naturalmente por su jefe, dio a entender, y lo dijo, que las Fuerzas Armadas están descontentas con la aceptación que han tenido los diversos sectores del Estado, la oposición, empresarios y banqueros sobre el comunicado etarra.

2.- A tal desverg√ľenza llega el reportero que se permite la broma siguiente: Entre caf√© y caf√© un guardia lo dej√≥ caer ¬Ņy si ma√Īana veo a uno (terrorista) y lo detengo, me cargo el proceso?, pregunt√≥. Tambi√©n se apunta que el coronel Javier Moreno, teniente coronel, capitanes y tenientes ‚Äúmantuvieron una reuni√≥n de urgencia a puerta cerrada. Algo fuera de lo com√ļn si no fuese porque la organizaci√≥n anunci√≥ horas antes el cese definitivo de la violencia‚ÄĚ.

Todos podemos ganarnos la vida de la mejor forma posible pero no prestarse a sembrar, como reportero, la semilla del descontento de los militares como ocurri√≥ en √©pocas de Hitler, Mussolini, Franco y en pa√≠ses de Latinoam√©rica. Porque al utilizarlos, ‚Äúinocentemente‚ÄĚ, se propicia la inestabilidad y el miedo a una protesta de mayores consecuencias.

A ellos se unieron guardias civiles y una patrulla de ertzaintzas y seis policías nacionales de la Universidad de Intervención Policial.

Revisen este di√°logo:

¬ŅNo dicen nada hoy del conflicto americano (en el peri√≥dico)?, enton√≥ un guardia civil.

¬ŅQu√© conflicto?, le respondi√≥ un compa√Īero.

‚ÄúSi estos gilipollas no llegan a colonizar Am√©rica, a√ļn habr√≠a indios. Hay que llamar a Estados Unidos y sentarnos a debatir todo esto con ellos‚ÄĚ, brome√≥ el primero. Y otro, entre risas que manipul√≥ el informador, apunt√≥ ‚Äúma√Īana no me pongo el chaleco antibalas‚ÄĚ.

El gacetillero se√Īala en otra parte de su c√≠nica historia que algunos de los reunidos se preguntaron ‚Äú¬ŅY ahora qu√©?‚ÄĚ.

En otra parte de la p√°gina se dice que llegaron a Madrid m√°s de dos mil propuestas para mejorar las Fuerzas Armadas y que sus miembros, los miembros del Ej√©rcito, que participaron en el I Congreso de Militares Espa√Īoles, aprobaron una dura declaraci√≥n en la que adem√°s de recordar que son uno de los colectivos m√°s castigados por la banda criminal, advirtieron que el terrorismo de ETA contin√ļa existiendo y reclamaron que se siga con ‚Äúlas pol√≠ticas de unidad y firmeza de los partidos‚ÄĚ.

¬ŅPara qu√© tanto jaleo? Pues para echarle le√Īa a un fuego que los golpistas que todav√≠a hay aqu√≠ desear√≠an agrandarlo.

3.- Tambi√©n, ya en el colmo de la sutileza informativa, ‚Äúlas Fuerzas Armadas expresaron su m√°s razonable desconfianza hacia el anunciado cese definitivo de la actividad armada de ETA por la conocida trayectoria de esta banda‚ÄĚ y, motu proprio, el reporterillo termina la frase ‚Äúen referencia a anteriores treguas burladas‚ÄĚ.

En su opini√≥n, el escribidor asegura que los militares se quejaron ‚Äúpor el oportunismo del momento elegido para hacer p√ļblico el comunicado‚ÄĚ, a s√≥lo un mes de las elecciones del 20 de noviembre.

O sea, que el tabloide a que me refiero hubiese deseado fervientemente que el anuncio de la banda se realizara después de las elecciones para que fuese aprovechado por los que dicho panfleto quiere que lleguen a la Moncloa. Y que llegarán.

Ah√≠ le va algunas de las frases que Juanfer Fern√°ndez desde Vitoria. Dice en su rese√Īa del acto: Los militares afirman que ‚Äúla palabra de un terrorista no tiene ning√ļn valor‚ÄĚ y luego entrecomilla sin fuente que ante la ‚Äúeuforia de algunos‚ÄĚ los miembros del Ej√©rcito ‚Äúquisieron dejar claro que en muchos persiste la duda y el escepticismo‚ÄĚ y que -sigue don Roberto- ‚Äúel final del terrorismo etarra se producir√° cuando dejen de existir armas, explosivos y zulos que puedan seguir siendo utilizados al menos como elementos para atemorizar a la sociedad‚ÄĚ.

Lo mismo que este seudo periodista quiere conseguir.

La intenci√≥n de tan desagradable nota es, como dije, muy obvia. Si el Ej√©rcito, aunque sea en parte, protesta y se enfrenta ‚Äúcon seriedad y en defensa de la patria a los pol√≠ticos‚ÄĚ es porque no est√° conforme con la alegr√≠a que supuso el comunicado terrorista.

4.- Total, que esto que dio lugar a dos notas sobre el mismo asunto ‚Äúconstituye toda una novedad en la Ley de Derechos y Deberes de los Militares que entr√≥ en vigor el 1 de octubre‚ÄĚ.

Seguro que no llegará a mayores pero la culpa de esta inquietud no la sembraron los miembros de las fuerzas armadas sino el diario que las publica y cómo las publica.

eta

{vozmeend}



More articles by this author

Una guitarra para Kerry y la marca Espa√ĪaUna guitarra para Kerry y la marca Espa√Īa
“…el hombre acaso no sea sólo un animal medio razonable,...
Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.Verg√ľenza europea por el trato a los refugiados.
‚ÄúPinochet respetaba mucho m√°s los derechos humanos que Nicol√°s Maduro‚ÄĚFelipe...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 554 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner