joomla visitor
AuditorŪa
Organización Especial de Turquía
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
408
407
Banner
406
Banner
405
Banner
ÔĽŅ
Edición 270

{vozmestart}

Organización Especial de Turquía

Jacques Bombardier Reaud


La historia de la Organizaci√≥n Especial (Teskilat-i Mahsusa), explota aprovechando la confusi√≥n de la primera guerra mundial y es uno de los pasajes m√°s tr√°gicos y olvidados de la historia. Para que puedan apreciar sus ense√Īanzas, y para que un mill√≥n de civiles cristianos no hayan muerto en vano, me gustar√≠a revisar su historia en el contexto de lugar y tiempo.

1

En 1914, antes del inicio de la primera guerra mundial, hab√≠an dos millones de armenios luchando por sobrevivir como siervos de la Rep√ļblica Isl√°mica del Imperio Otomano. La mayor√≠a eran cristianos apost√≥licos. Al igual que todos los no musulmanes, fueron fuertemente gravados con impuestos excesivos y limitados respecto de los derechos civiles. Por ejemplo, en una disputa legal, su testimonio en contra de un musulm√°n en las cortes isl√°micas se consideraba inadmisible. Y mientras que los musulmanes pod√≠an estar todos armados, era ilegal para un no-musulm√°n, por ejemplo un cristiano armenio, poseer un arma de cualquier tipo.

En esta tierra envenenada por el Islam, los cristianos armenios fueron llamados infieles. Ellos fueron víctimas de un desprecio absoluto y tratados como cerdos. Si su sombra tocaba a un turco eran escupidos y obligados a limpiar el polvo de los pies de los musulmanes. Los armenios cristianos fueron esclavizados rutinariamente por los musulmanes otomanos y sus casas, propiedades, esposas e hijos no estaban a salvo de los ataques. Pero si el cristiano resistía cualquier asalto de los musulmanes en contra de su familia, entonces eran asesinados.

Durante el largo reinado del sultán Hamid se suspendió la Constitución otomana en favor de la población musulmana, lo que permitió todas las formas de abuso contra la minoría cristiana. Sin embargo, el código de conducta inmoral sólo sirvió para debilitar a su imperio, lo que permitió a los rusos, en 1877, reclamar franjas importantes de la tierra otomana, incluida la que estaba poblada por los armenios. Lamentablemente, los rusos, quienes trataban a los cristianos como humanos, cedieron sus tierras al régimen islámico con el Tratado de Berlín. Los términos de la transferencia requerían a los turcos para que proporcionaran protección legal a los armenios cristianos, pero los musulmanes otomanos se retractaron de las promesas. Disturbios menores en contra de los armenios se convirtieron en actos de brutalidad despiadada por parte de los musulmanes.

Bajo el control del Islam, los cristianos no ten√≠an pr√°cticamente ning√ļn derecho; los impuestos les fueron debilitando y sin derecho a la prestaci√≥n de servicios; no pod√≠an intervenir en el proceso pol√≠tico ni ten√≠an protecci√≥n legal. Era una forma de discriminaci√≥n de la peor especie.

 

2

Entonces, como ahora, las autoridades pol√≠ticas turcas en alianza con cl√©rigos isl√°micos utilizaron las mezquitas para propagar mentiras, inculcar odio e inspirar el terrorismo. Los musulmanes fueron convencidos por sus imanes de que los cristianos armenios, quienes siempre iban desarmados, ‚Äúestaban listos para atacar al Islam‚ÄĚ.

El sult√°n envi√≥ al Ej√©rcito otomano a las zonas de Armenia para ayudar y apoyar a los militantes musulmanes. Un reino de terror se produjo con los musulmanes quemando aldeas armenias, sus tierras, violar a sus mujeres, asesinando a los hombres y la venta a los ni√Īos a la esclavitud.

Era como si Mahoma hubiese vuelto a nacer. El mundo estaba reviviendo su barbarie en contra de la qaynuqa, qurayza y jud√≠os Khaybar. Tan s√≥lo en el incendio de la catedral de Urfa, tres mil cristianos fueron quemados vivos. En Estambul, 40 mil fueron masacrados. Pero debido a que el sult√°n Hamid cerr√≥ el acceso a las comunidades armenias de los funcionarios occidentales y a los cristianos se les impidi√≥ salir al exterior, nunca sabremos cu√°ntos fueron asesinados en la primera fase del genocidio. Pero de acuerdo con la investigaci√≥n m√°s completa realizada hasta hoy, el estudio de una comisi√≥n francesa sobre la masacre y sus consecuencias inmediatas dijo que en las de Hamidian en 1894 y 1897, 250 mil cristianos fueron masacrados por los turcos y un mill√≥n fue saqueado. El entonces primer secretario del sult√°n Hamid escribi√≥ en sus memorias: ‚ÄúEl sult√°n decidi√≥ seguir una pol√≠tica de severidad y el terror contra los armenios‚ÄĚ. Tengamos en cuenta que esto fue s√≥lo un acto de calentamiento. El evento principal fue a una veintena de a√Īos de distancia.8

Cinco a√Īos antes del inicio de la primera guerra mundial, el Imperio Otomano qued√≥ bajo el control de los J√≥venes Turcos, una sociedad secreta de estudiantes universitarios y cadetes militares. Su rebeli√≥n fue impulsada en 1908, cuando el Imperio Otomano se enfrenta a la cuesti√≥n macedonia con los rusos, h√ļngaros y austriacos, en tanto que compiten por los Balcanes, que en ese momento todav√≠a estaban bajo la mano opresora de los musulmanes.

Con el fin de salvar su territorio conquistado, los otomanos propusieron una nueva Constitución que daría garantías de igualdad de trato para los no musulmanes. Pero fue esta concesión la que catapultó a los Jóvenes Turcos en el poder. Inmediatamente se anularon las disposiciones de la tolerancia. Esto, a su vez, hizo que el Imperio Otomano se dividiera, Bosnia-Herzegovina se anexionó Austria-Hungría, Libia y Rodas fueron anexionadas por Italia, además de las revueltas en Albania, Siria y Egipto.

Puesto que ninguna nación islámica ha sido económicamente viable por sí misma, siempre han requerido del saqueo. El Imperio Otomano se estaba desmoronando, no sólo porque no había nuevas tierras que conquistar, sino también porque estaban perdiendo su capacidad de cobrar impuestos a sus conquistas anteriores. (Para aquellos que piensan que Arabia Saudita, Kuwait, Libia, Irán e Irak son financieramente viables económicamente, lea la historia de la OPEP y aprenda cómo el Cártel del crudo llegó a desplumar a Occidente).

En 1913, los otomanos estaban perdiendo la segunda guerra de los Balcanes, lo que provoc√≥ un golpe de Estado y el surgimiento de tres se√Īores de la guerra isl√°mica. Conocidos como los Tres Pach√°s; los turcos ya ten√≠an un gran visir llamado Muhammad, un ministro de la guerra llamado Ismael, y un ministro de la Marina llamado Ahmed. Se aliaron con Alemania en 1914, con ello entr√≥ en la guerra, y despu√©s de atacar a los rusos en el Mar Negro y el C√°ucaso, se encontraron aislados y fragmentados, desgarrados por las facciones en conflicto. En 1915, casi el 90 por ciento del III Ej√©rcito otomano fue destruido por las fuerzas rusas en la batalla de Sarikamis. En plena retirada, Ismael Enver, quien era el ministro otomano de la Guerra, culp√≥ a los armenios de su derrota.

La Oficina de Guerra otomana (el equivalente al Departamento de Guerra de otras naciones) ya hab√≠a preparado la propaganda necesaria la presentaci√≥n de los cristianos armenios como los culpables y responsables merecedores de la muerte. Un oficial naval de los otomanos en la Oficina de Guerra describi√≥ el plan: ‚ÄúPara justificar este enorme crimen (el genocidio armenio), el material de propaganda requerido fue preparado minuciosamente en Estambul, el cual inclu√≠a frases como ‚Äúlos armenios se han aliado con el enemigo‚ÄĚ. ‚ÄúSe pondr√° en marcha un levantamiento en Estambul para matar a nuestros l√≠deres‚ÄĚ. Estas incitaciones viles y malvadas se utilizaron para convencer a la gente a no sentir remordimientos de conciencia sobre el destino de estas personas.

A la derrota otomana, el ministro de Guerra, Ismael Enver, confisc√≥ todas las armas en posesi√≥n de los armenios que hab√≠an sido reclutados en su Ej√©rcito. Bajo el pretexto de enviar a los cristianos a ‚Äúbatallones de trabajo‚ÄĚ, los envi√≥ a las garras de los escuadrones de la muerte turco conocido como Chetes, similar a los nazis de las SS Einsatzgruppen paramilitares, la que aniquil√≥ jud√≠os durante la segunda guerra mundial. Al principio, los cristianos se convirtieron en esclavos musulmanes, para luego convertirse en bestias de carga (mulas para trabajos pesados de construcci√≥n), y, finalmente, fueron sacrificados.

5

Luego, por orden del gobierno otomano, la Organización Especial (Teskilat-I Mahsusa) se formó para facilitar una solución definitiva al problema de cristianos armenios. El 24 de abril de 1915, 250 líderes armenios fueron arrestados durante la noche. Con el descabezamiento de la comunidad, la Organización Especial inició la liberación de criminales convictos de las prisiones quienes prometieron servir a la Mahusa Teskilat-I para el aislamiento y la escolta de los cristianos armenios a la muerte. Vehib, Comandante del III Ejército otomano, llamó a los presos musulmanes empleados por la Organización Especial Carniceros de la especie humana.

De acuerdo con los tribunales militares creados después de la guerra, los presos tenían que ser asesinos despiadados para ser elegidos como miembros de la Organización Especial. La comisión Mazhar, durante la corte militar, proveyó de las listas que revelaban que la mayoría de los participantes estaba en prisión por asesinato. Este proceso de selección fue claramente indicativo de la intención del gobierno para cometer asesinatos en masa de su población armenia cristiana.

Para el 25 de mayo 1915, bajo las √≥rdenes del Pasha Talat, el triunvirato gobernante isl√°mico, casi un mill√≥n de armenios de toda Anatolia a Mesopotamia, se vio obligado a abandonar el hogar e internarse en el desierto de Siria e Irak. La comida, los suministros y el refugio no les fueron proporcionados durante o despu√©s de la larga marcha forzada de hombres, mujeres y ni√Īos. El derrotado gobierno otomano se previno de que sus deportados tendr√≠an que ayudarse a s√≠ mismos, y proh√≠be cualquier tipo de asistencia externa. Durante la marcha, los criminales isl√°micos al servicio de la Organizaci√≥n Especial se dedic√≥ a robar, a la violaci√≥n y matar a los cristianos armenios. Las tropas otomanas que les escoltaban, tambi√©n participaron en estos actos viles.

Para aquellos que sobrevivieron al infierno de marzo hubo veinticinco campos de concentración bajo el mando de la Sukru Kaya, mismos que se establecieron para torturarlos. El Kaya Sukru dependía directamente los altos dirigentes del gobierno otomano y funcionó como tropas de la SS. Estos campamentos, finalmente, se convirtieron en zona de fosas comunes para la mayoría de los cristianos armenios que sobrevivieron, tan sólo unos días más, a sus verdugos islámicos. Los que siguieron aferrándose a la vida fueron quemados vivos en masa o se les dio comida envenenada.

En total, entre 1915 y 1917, el gobierno islámico de lo que hoy es Turquía, sistemáticamente, asesinó a más de un millón de cristianos, a los que se sumaron 1,3 millones de armenios.

Estados Unidos oficialmente era neutral en ese momento, y no entró a la guerra hasta 1917. Con ese carácter, EU tenía consulados en todo el Imperio Otomano. La misión del Departamento de Estado norteamericano fue encabezada por el embajador Henry Morgenthau. A medida que se daba fin a las deportaciones y masacres, muchos funcionarios consulares estadounidenses informaron al embajador sobre lo que estaban presenciando. Un documento que llegó el septiembre de 1915, del cónsul norteamericano en Kharput, Leslie Davis, describía el hallazgo de los cuerpos de cerca de 10 mil armenios arrojados a los fosos cerca del lago Göeljuk, gracias al hedor de los cadáveres. Otros testimonios de testigos presenciales norteamericanos fueron de Aleppo y Van, lo que llevó a las reuniones con el ministro de Guerra Enver. Reconoció el exilio masivo, sin embargo, el embajador de Estados Unidos no hizo ni comentó nada.

 

9

Misioneros protestantes en la región describieron vívidamente los métodos de tortura desplegados por las fuerzas turcas, y se han documentado muchos relatos de sus atrocidades. El New York Times publicó 145 artículos sobre el genocidio, pero no podía mover lo suficiente la conciencia colectiva de Estados Unidos como para actuar en nombre de las víctimas del Islam.

Los brit√°nicos, que estaban luchando contra los otomanos en Siria e Irak, fueron testigos de los asesinatos en masa, mismos que los estadounidenses ya hab√≠an informado. Un diplom√°tico brit√°nico en Bagdad escribi√≥ el testimonio de un soldado capturado otomano: ‚ÄúEl 3 de febrero el batall√≥n dej√≥ Aleppo y lleg√≥ a Ras al-Ain. Unos 12 mil armenios fueron concentrados bajo la vigilancia de unos 100 kurdos, quienes eran en realidad los carniceros. A una parte de ellos se les orden√≥ p√ļblicamente tomar grupos de armenios, de ambos sexos, para varios destinos, pero ten√≠an instrucciones secretas para destruir a los hombres, los ni√Īos y las mujeres mayores. Un kurdo confes√≥ haber matado a 100 armenios el solo. Los cuerpos de las mujeres j√≥venes fueron v√≠ctimas de abusos de una manera que es indescriptible. Las cisternas vac√≠as del desierto y las cuevas estaban llenas de cad√°veres‚ÄĚ.

El famoso historiador Arnold Toynbee recopil√≥ las declaraciones de los sobrevivientes y de testigos oculares quienes atestiguaron la matanza deliberada de inocentes cristianos armenios por parte del gobierno otomano isl√°mico y su Ej√©rcito. Junto con el vizconde Bryce, en 1916, publicaron El tratamiento de los armenios en el Imperio Otomano, 1915-1916. La Universidad de Oxford dijo del texto: ‚ÄúMe doy cuenta de que en tiempos de persecuci√≥n las pasiones son fuertes, pero la evidencia de estas cartas y los informes se encargar√°n de vencer cualquier escepticismo, pues su autenticidad se ha establecido fuera de toda duda...‚ÄĚ.

Winston Churchill, en su voluminosa obra sobre La guerra, la crisis mundial, 1911-1918, llam√≥ al genocidio un ‚Äúholocausto administrativo‚ÄĚ y se√Īal√≥ que ‚Äúla eliminaci√≥n de la raza de Asia Menor era tan completa como tal, como s√≥lo un acto lo puede ser... No hay ninguna raz√≥n para dudar de que este crimen fue planeado y ejecutado por motivos pol√≠ticos. La oportunidad se present√≥ para despejar suelo turco de una raza cristiana que se opone a todas las ambiciones de Turqu√≠a‚ÄĚ.

El mayor general alem√°n Otto von Lossow atestigu√≥ en 1918: ‚ÄúLos turcos se han embarcado en el exterminio total de los armenios en Transcaucasia... El objetivo de la pol√≠tica turca es, como he reiterado, la toma de posesi√≥n de los distritos de Armenia y el exterminio de los armenios. El gobierno de Talaat quiere destruir a todos los armenios, no s√≥lo en Turqu√≠a, sino tambi√©n fuera de √©sta. Sobre la base de todos los informes y noticias que llegan a m√≠ aqu√≠, en T√≠flis, dif√≠cilmente puede dejar alguna duda de que los turcos de forma sistem√°tica tienen el objetivo del exterminio de los cientos de miles de armenios que quedaron con vida hasta ahora‚ÄĚ.

Armin Wegner, un m√©dico militar alem√°n que fue asignado a servir a las tropas alemanas durante la construcci√≥n de un ferrocarril a trav√©s de la regi√≥n, tom√≥ cientos de im√°genes que documentan la matanza. √Čl y sus oficiales militares alemanes fueron testigos de decenas de miles de armenios hacinados en vagones de ganado, hasta en n√ļmero de 90 por coche, y que fueron enviados por ferrocarril a los campos de exterminio. √Čl describi√≥ la escena como ‚Äúbestial y cruel‚ÄĚ y el ‚Äúfin de un plan de exterminio de la raza‚ÄĚ, cuestiones que los alemanes debieron de copiar y repetir de lo que hab√≠an visto en tan s√≥lo 20 a√Īos.

 

3

Sin embargo, hasta hoy, Turquía niega todo el asunto. En su Código Penal se establece expresamente el enjuiciamiento de cualquier persona que pida el reconocimiento del genocidio armenio. El Islam demuestra consistentemente que la verdad tiene que ser irrelevante y que la vida no tiene sentido.

Si bien muchos de los responsables del genocidio de más de un millón de personas (los armenios afirman 1,5 millones) fueron condenados a muerte en ausencia, los acusados no sólo escaparon a la custodia, sino que se destruyeron la mayoría de los documentos del gobierno relacionados con el holocausto cristiano.

 

{vozmeend}



Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 595 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
404
Banner
403
Banner
402
Banner
401
Banner
400
Banner
399
Banner