joomla visitor
Auditoría
EL DIFÍCIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
416
Banner
415
Banner
414
Banner
413
Banner
412
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 228

EL DIFÍCIL OFICIO

DE LA MARGINALIDAD

RUBÉN ESAÚD OCAMPO

criminología y derechos humanos

En el marco del combate al crimen organizado, donde mueren 16 adolescentes en Ciudad Juárez y nueve en Torreón; la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos exigen una explicación; el Presidente Felipe Calderón culpa a Estados Unidos del narcotráfico así como de la masacre y posteriormente anuncia nueva estrategia de combate con la participación ciudadana; el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, garantiza que el Gobierno federal recuperará Ciudad Juárez; comparece el gabinete de Seguridad ante el Senado mientras la ciudadanía pide la presencia de Cascos Azules.

Voces del periodista entrevista en exclusiva a Wael Hikal, estudioso en criminología y derechos humanos así como de la política criminológica y policíaca-penitenciaria

¿Cuál es la relación de la criminología con los derechos humanos?


– Se puede ver desde dos perspectivas: de la política criminológica y el área policíaca-penitenciaria. En cuanto a la prevención social del delito -plasmado en la Constitución y en las constituciones nacionales de los diversos países así como en los documentos internacionales de la OEA y la ONU- es un conjunto de derechos a los que todos podemos acceder pero no todos lo logramos.


Si en realidad se nos dieran estos derechos, si los tuviéramos al alcance, seríamos una sociedad muy evolucionada porque tendríamos educación, buen empleo y una comunidad desarrollada, entre otras cosas. Pero se nos priva de esos derechos o no hay la posibilidad de adquirirlos y es cuando comienza a desviarse el desarrollo, se propicia el delito, etcétera.


En cuanto al ámbito de lo penitenciario o policiaco, cuestiones que se dan en la violación a los derechos de las personas a nivel de los que ya son criminales: persecución, investigación, captura, etc. por un lado.


Por el otro, los convenios nacionales e internacionales señalan un conjunto de reglas que están hechas para que un delincuente se rehabilite mientras cumple su tiempo en el penal, pero es algo que por supuesto no se cumple. Aquí el Estado, el gobierno, dice ‘estos son tus derechos’, pero al mismo tiempo -a través de sus funcionarios- los violan y no permiten tener alcance a tus derechos para desarrollarte.


Lo que aquí interesa es la etiología del crimen que aplica las garantías individuales como una forma de prevenir el delito a través de acciones sociales.


Wael Hikal, nombre egipcio que en español significa El número uno. ¿Cuál es el principal problema y la solución para combatir el crimen en México?


– El problema es el gobierno y la solución la tiene el gobierno pero también la participación ciudadana.


Entrevistado en un plantel académico ubicado por el rumbo de Aragón a donde acudió desde Monterrey, NL, para dar una conferencia ¿Cómo podría empezar a actuar el gobierno para combatir el crimen?

– Aplicar las leyes. Si tú te fijas, por lo general están muy bien redactadas, se manejan conceptos, organización, estructura, pero en la ley; porque en la ejecución, estamos en quiebra. Es decir que quienes ejecutan las leyes, los servidores públicos, no saben de qué se trata y no las manejan. Ahí es donde se quiebran.


En la otra solución el gobierno es quien tiene la rectoría, todas las ideas, leyes, etc., y la participación ciudadana en el caso del crimen organizado que tiene una ramificación muy amplia en sus delitos por ejemplo piratería, falsificación de productos y si la población dejara de consumir estos productos, entonces sería una manera de eliminar ese negocio del crimen organizado.


Maestreante en Trabajo Social (Becario CONACYT) ¿Qué tan conveniente sería combatir primero lo que origina la piratería, porque querer combatir la piratería es una consecuencia, un efecto, pero el origen es otro?


– La tecnología y la criminalidad van de la mano, cualquier cosa que la tecnología saca, la criminalidad inteligentemente lo adopta en su beneficio y lucra con eso. Me parece un tanto difícil y complicado que se eliminaran los quemadores de discos ¿no? en el caso de que ese fuera uno de los problemas más simples de la piratería, pero también estamos hablando de pantalones e infinidad de cosas.


Entonces se me hace muy complicado eliminar ese origen pero la participación ciudadana puede hacer algo muy importante al dejar de consumir el delito y colaborar con el Gobierno, que le exija y que también se coloque en esas esferas de poder para que haya un bien común, no para que se corrompa como la mayoría: en su beneficio personal y de su familia y de sus siguientes 10 generaciones.


Licenciado en Criminología por la Universidad Autónoma de Nuevo León ¿A propósito de familia, la educación familiar y escolar por una parte; por la otra, la economía que en este caso es la crisis económica, de qué manera influyen en la piratería concretamente?


– La familia es la escuela mas fuerte que tenemos y cualquiera puede identificar que la educación que se da en casa nos va a servir durante toda la vida, incluso más allá de la educación que se pueda recibir en la escuela. Porque podrían ser unas personas muy preparadas -como doctores en diversas áreas del conocimiento- pero tener unos hábitos primitivos, propios de la familia, a veces no muy buenos o tal vez algunos muy conservadores.


Si la familia es muy consumidora, en su caso, de productos piratas pues se hereda ese mal hábito aunque también influyen mucho las compañías, me refiero a las amistades; puede que la familia no sea consumidora de piratería pero hay amigos que invitan a hacerlo y si no lo hace lo humillan y lo ponen en vergüenza, de esa manera lo obligan -en gran parte- a que consuma el delito.


El tema de la economía es importante porque los productos originales tienen un costo muy alto que la población no puede pagar fácilmente, pues con el salario mínimo ¿cómo se compra un disco que cuesta 250 pesos o un pantalón que cuesta 800 pesos? Es muy complejo este fenómeno y por supuesto que hay que darle una solución como mejorar la economía, entre cosas relacionadas con las anteriores.


Cambiando un poco de tema y tomando en cuenta que es autor de los libros "Introducción al estudio de la Criminología" y "Criminología Psicoanalítica, Conductual y del Desarrollo” ¿cómo se podría combatir el crimen organizado que es otro de los flagelos?


– El gobierno federal está llevando a cabo el combate de manera represiva, que está bien porque a su vez los criminales tienen un grado de peligrosidad muy avanzado, con quienes no se puede llegar a un grado de mediación ¿verdad? No se puede negociar con alguien que ha matado a 10 ó 20 personas. Es muy complicado, pero está bien que los investiguen, atrapen y los mantengan encerrados, aunque en su caso continúa siendo un peligro desde la cárcel hacia el exterior.


Por otro lado el gobierno debe atender al ciudadano para que no suceda el delito, dándole empleo a quien no lo tiene, educación, desarrollar a la familia, mejorar las condiciones de vida, del barrio, de las banquetas; cosas muy sencillas como iluminar la ciudad, proporcionar limpieza. Son cosas demasiado sencillas pero que tienen un efecto muy grande en la prevención.


Es una forma de evitar que las situaciones peligrosas sigan creciendo en el caso del crimen organizado, porque los desempleados o quienes frecuentan malas compañías tienen más probabilidades de adherirse al crimen organizado, como también sin tener educación, sin tener responsabilidad es fácil ser del crimen organizado. Y en lo económico por ejemplo de ganar cuatro mil pesos -a lo mucho- en un trabajo sencillo, a ganar 10 mil ó 15 mil pesos es demasiado atractivo incluso los mismos funcionarios del Gobierno no rechazarían un cañonazo de miles de dólares ¿no?


Como director de la Revista Archivos de Criminología, Criminalística y Seguridad Privada, sabe manejar los tiempos ¿Y las medidas a corto mediano y largo plazo implementadas por el Gobierno? ¿qué se podría hacer, porque ahorita se está bordando sobre el vacío, realmente el Ejército para combatir al narco podría ser una solución siempre y cuando fuera acompañada de otras medidas y cuáles podrían ser?


– A corto plazo, la captura.


¿Se está capturando realmente a los peces gordos, a los líderes, a los jefes de los cárteles o todavía hay arriba otros más fuertes?


– Bueno, eso es algo de lo que yo no tengo conocimiento porque no me dedico a la investigación criminal, pero incluso eso es algo que el Gobierno debe responder pues ellos realizan las investigaciones y sorpresivamente salen más y más. Sin embargo sí se está capturando una buena cantidad, por ejemplo en el caso reciente de Beltrán Leyva, fue capturado pero queda la plaza libre y hay más que quieren tenerla.


A mediano y largo plazo sería la prevención social del delito, aunque llevaría varios años. Con una terapia o psicoanálisis o terapia psicológica no se pueden tener resultados en unos meses, tienen que pasar años. Con acciones sencillas, mejorando las condiciones visuales, de vida, limpieza, obligaciones, con cosas así de sencillas podría generarse algo positivo a mediano plazo y largo plazo; que el Gobierno dé más oportunidades de empleo y educación.


Como asistente de investigación que fue en la United Nations Office on Drugs and Crime ¿Se ha manejado mucho la posibilidad de pactar con el narco, qué opinas?

– Ridículo. Pero sí deben llegar a un arreglo porque a nivel de poderes…


¿Arreglo es pacto?


– Lo prefiero ver desde otro ángulo.


¿Cuál?


– Un arreglo como… tal vez mediando a un nivel en que poderosos -me refiero a los que tienen mucho poder en lo político y a los que tienen el poder en el crimen organizado- un arreglo que aunque resulta un poco complicado se podría lograr, tal vez con la legalización de las drogas.


¿Es igual legalizar que despenalizar?


– No, porque despenalizar el consumo sería algo desmedido para adquirir cualquier cantidad ¿no? como ocurre con el alcohol, compras el producto, puedes comprar la cantidad que quieras … si hubiera una ley que regulara cuánto puede consumir una persona…


¿Eso se lograría legalizando? ¿Despenalizar sería consumo abierto y Legalizar sería controlado?


– Correcto. Pero en mi perspectiva podría ocurrir algo semejante a lo que sucede con el alcohol, te dan tantito y agarras más. Entonces, en algún momento se podría llegar a estar consumiendo más. Se diría ‘bueno ya se está aceptado’ ¿no?


Ya se legalizó para consumo personal y en cierta manera si funcionó porque se les quitó un punto de venta, pero también hay que analizar si se deja libre esa venta en tanto se va a estar consumiendo esa droga. La participación ciudadana es no abusar de esos derechos que nos brinda la ley.


Wael Hikal también es miembro de la Sociedad Americana de Criminología ¿En el actual combate al crimen organizado y al crimen en general se están violando los derechos humanos?

– De una manera justificada.


¿Pero sí se está haciendo?


– Sí. El matar a alguien o privarlo de su vida, es violar sus derechos humanos. El tratarlo con violencia es violar sus derechos humanos.


¿Aunque sea durante un combate?


– Sí, porque la Constitución te habla de los derechos que todos tenemos y ya después se hacen excepciones, pero principalmente tenemos todos derechos y luego se hacen leyes específicas para ciertos casos, se justifica en el caso de que no puedes ir a hablarle a un delincuente de una manera amable y formal para que por favor se entregue, hay que actuar de una manera agresiva.


¿Sin matarlo?

– En lo posible evitar matarlo.


¿A este combate se le podría llamar “guerra”?


– Definitivamente.


¿En una guerra se vale matar?


– Si la persona que es el enemigo o las personas que son los enemigos me ocasionan un daño grave o la población, creo que sí.


¿Se justifica?


– Sí.


Como presidente de la Sociedad Mexicana de Criminología Capítulo Nuevo León ¿El apoyo que le están brindando los cárteles al narcotráfico es un daño a la población?


– Por supuesto. Que el gobierno sea corrompible es un daño y en cierta manera se puede justificar porque si alguien viene aquí con nosotros y nos amenaza para que vendamos droga si no nos mata, no nos deja muchas posibilidades. Entonces, igualmente han de llegar así a amenazar a los funcionarios del Gobierno y no les dejan muchas oportunidades, igual si se despide a todos los funcionarios corruptos nos quedamos sin gente, tal vez el 10 por ciento se quede y el 90 sale. Pero es una situación ambivalente y muy complicada porque si cooperas te matan y si no también.


Ya para terminar, Wael, quien es parte de una generación de jóvenes que están naciendo en todo el Planeta para cambiar positivamente el futuro de las naciones ¿De qué manera se podría combatir la corrupción?


– Para combatir la corrupción en los funcionarios públicos, si lo vemos tal vez en un sentido romántico, de la ciencia o de la criminología, pudiera ser con la formación educativa y familiar que se den, los valores, que no sea algo que te quiebre.


Pero si se toman acciones como la de hacer leyes y que normen conductas de servidores públicos o penas más graves a quienes cometan delitos y que sean funcionarios públicos, no le veo mucha solución porque normalmente un Centro de Readaptación Social se supone que va a curar a la persona, entonces si la estás castigando y luego la vas a curar, pues es un juego de remedios, castigos y sufrimientos en un Estado benefactor.


Lo veo más factible desde un nivel familiar, educativo, que crezcas con tu personalidad y con esos valores bien arraigados que no se te doblen. En el caso que te digo igualmente se puede justificar que caigas en tentación y que seas corrupto en algún momento, pero tal vez sin exagerarlo tanto.


Wael Hikal, mexicano, joven especialista y estudioso de apenas 26 años de edad ¿En cuantas generaciones se podría lograr?


– Difícil pregunta, es algo muy complicado, pero con la participación ciudadana se puede lograr algo mejor en la medida en la que quienes tenemos estos pensamientos y actuemos en niveles políticos se va a ir desmoronando esa élite que existe actualmente y se puede tener, no digo que un mejor partido político o de hombres buenos o de buenas ideas, pero sí funcionarios públicos que luchen contra los que son corruptos.




More articles by this author

EL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDADEL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
EL DIFÍCIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD RUBÉN ESAÚD OCAMPO ¡¿Estallido social?! NADA...
EL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDADEL DIFICIL OFICIO DE LA MARGINALIDAD
La investigación científica Trabajar en la marginalidad no significa necesariamente operar...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 439 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

273 Suplemento
Banner
224
Banner
411
Banner
410
Banner
409
Banner
408
Banner
407
Banner
406
Banner