joomla visitor
Auditoría
Que no les de frío hasta que los cobije el hielo
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Voces Diario
Banner
Noticias
389 Suplemento
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
392
Banner
391
Banner
389
Banner
388
Banner


Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 216

CALDERÓN NO HA PODIDO acabar con el empresariado mexicano. Aparentemente sobreviven algunos, pues se sigue publicando el Índice de Confianza del Productor, que, por cierto, sigue en franco desplome. Mucha faramalla, muchas declaraciones de Carstens, Ruiz Másebrio y Calderón pero la realidad se sigue imponiendo y su incompetencia parece no tener fin.

En julio, el Índice de Confianza del Productor cayó 7.6 puntos para colocarse en 37.5 unidades y con ello liga su vigésima caída consecutiva. Ya son casi dos años en los que, mes con mes, los empresarios se las ven más negras que el mes anterior. Atrás quedaron las alucinaciones de “presidente del empleo”, “rebasar por la izquierda”, “un México competitivo y ganador” y “el barco de gran calado con su emocionado capitán que, junto con sus jinetes de la tormenta, navegan por los mocos del catarrito que nos contagió Lehman Brothers, “que vino de fuera”. Lo de hoy es que sólo 13 de cada 100 considera que el actual es un buen momento para invertir.

Claro, los optimistas dirán que es un salto enorme del 32 por ciento, ya que en febrero, sólo 10 de cada 100 consideraban adecuado el momento para invertir. Si, sólo que hace exactamente dos años, 45.1 de cada 100 empresarios consideraban adecuado el momento para invertir y van a pasar décadas para volver a esos niveles de confianza sobre todo porque docenas de miles de empresarios ya dejaron de serlo. En concreto, en lo que va del año el IMSS reporta el cierre de más de 10 mil empresas. En este indicador también se ligaron 20 meses consecutivos en los que los empresarios deciden guardarse su capital para mejores tiempos.

Una gran mayoría cree que la situación del país hoy es peor que hace un año y se mantienen el pesimismo hacia el futuro ya que nuevamente, por vigésimo mes consecutivo, los empresarios creen que el próximo año será aún peor. Y cuando de sus empresas se trata lo mismo, las ven peor que hace un año aunque aquí si hay un muy ligero repunte, el 1.6 por ciento ya cree que para julio del 2010 las cosas van a mejorar.

rami Las noticias no son todas malas, todo parece indicar que el pesimismo máximo ya quedó atrás, pero ya lo dice el dicho, consuelo de tontos, pues si en la economía caímos dos escalones y vamos por el tercero (uno por el catarrito que nos contagió Lehman que “vino de fuera”, otro por el error de abril y finalmente otro por la retroalimentación negativa o los círculos viciosos en los que Calderón y sus incapacidades nos metieron). En materia de confianza nos caímos hasta el piso, se perdió toda la que existía. Y la confianza es el ingrediente esencial para que funcione una economía, para que exista inversión, capital de riesgo, nuevas empresas y nuevos empleos. Todo lo que estará ausente el menos hasta el 2012.

Y no por ser el aguafiestas de los pocos productores que quedan, pero lo peor está por venir, pues no han terminado de caer las piezas del dominó. Sigue la baja en la calificación de la deuda mexicana, el incremento vertical en el riesgo país; viene una ola de violencia impresionante causada por el hambre. El gobierno va a hacer hasta lo imposible por seguir con su gasto corriente y no eliminar un solo burócrata y para lograrlo, va a aumentar impuestos, precios y tarifas de luz, gas, gasolina, combustibles y demás y esto va a provocar la quiebra de muchas miles de empresas más. Ya conocemos la historia: cuando se trata de la disyuntiva de que sobrevivan las familias y las empresas o el gobierno, no hay duda, debe sobrevivir el gobierno porque finalmente de ahí roban y se hacen inmensamente ricos.

El PIB per cápita de los mexicanos es hoy idéntico que hace 15 años, antes del error de diciembre. Podemos hablar ya, sin lugar a dudas, de 15 años más perdidos. En los últimos 15 años, la población creció digamos 20 por ciento y el tamaño del pastel igual; sin embargo, esto no toma en cuenta la concentración del ingreso, la más elevada del planeta. En otras palabras, el pastel es 20 por ciento más grande, somos 20 por ciento más, pero hay algunos que antes comían 10 de pastel y hoy comen 100, mientras otros comían 10 y hoy comen uno. Así es imposible ser empresario o tener confianza como productor.

En conclusión, los pocos empresarios que no han sucumbido al panismo siguen perdiendo confianza, siguen viendo un panorama sombrío para la economía y sus empresas. La crisis no ha terminado, Carstens y Ruiz Máspedo siguen al frente de la economía y ello garantiza que las cosas sigan empeorando. Lo peor aún está por venir: El gobierno se va a querer agandallar para salvar a la burocracia y que los políticos encumbrados sigan robando y ello sólo va a repercutir en menos empresas y empresarios que ya resienten los estragos de los últimos 15 años perdidos, una generación más tirada a la basura. Todo eso nos dice el Índice de Confianza del Productor que cumplió su vigésimo mes consecutivo a la baja.



More articles by this author

Héroe popular, villano públicoHéroe popular, villano público
 Héroe popular, villano público RAMI SCHWARTZ   UN AMIGO MÍO DICE que en el mundo moderno hay...
Un zopilote no hace carroñaUn zopilote no hace carroña
Un zopilote no hace carroñaRAMI SCHWARTZ   DICE EL DICHO que una golondrina...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 354 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
387
Banner
386
Banner
385
Banner
384
Banner
383
Banner
382
Banner
381
Banner
380
Banner
379
Banner
378
Banner