joomla visitor
Auditor韆
Ley SB-1070: lodos de aquellos polvos
Voces Diario
Banner
Noticias
Suplemento 369
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Art铆culo
PULSE LA TECLA ENTER
371
Banner
370
Banner
368
Banner
367
Banner
366
Banner
365
Banner
364
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edici贸n 233

Editorial

Ley SB-1070: lodos

de aquellos polvos


Al menos desde el sexenio de Miguel de la Madrid, que coloc贸 a nuestro pa铆s en el sombr铆o umbral del neoliberalismo, en reuniones parlamentarias M茅xico-Estados Unidos fue ostensible la presi贸n del Partido Republicano, entonces instalado en la Casa Blanca, para uncir a M茅xico al carro imperial, exigiendo la adopci贸n del modelo de econom铆a norteamericano, cuya condici贸n sine qua non demandaba, b谩sicamente, la proscripci贸n del sistema sindical tutelado por el Estado conforme el mandato constitucional sustanciado en el art铆culo 123.

El alegato sostenido desde el otro lado, esgrim铆a el argumento de garant铆a plena a la inversi贸n estadunidense en la franja fronteriza mexicana, en proceso de absorci贸n por la econom铆a del vecino pa铆s mediante la expansi贸n de la maquila, cuyas rentabilidad estar铆a supuestamente amenazada por la protecci贸n de los derechos de la clase trabajadora organizada, no obstante la creciente implantaci贸n del sindicalismo blanco en aquella parte del territorio mexicano.

Esa perversa tendencia cobr贸 estado con la firma por Carlos Salinas de Gortari del Tratado de Libre Comercio (TLC-TLCAN), en el que su gobierno -no obstante el clamor de diversas centrales obreras y de organismos empresariales- se rehus贸 a negociar -junto con el libre flujo del comercio y la inversi贸n-, el libre tr谩nsito de mano de obra. A posteriori, M茅xico y Washington firmaron una 鈥渃arta de intenci贸n鈥 en materia laboral, cuyos compromisos, si los hubo, se perdieron en la noche de los tiempos.

editorial

El salinismo, contrario sensu, fascinado por el fundamentalismo neoliberal, se aplic贸 obsesivamente al desmantelamiento de la econom铆a estatal y social, lanzando a la calle a cientos de miles de trabajadores y empleados, a cuyo ej茅rcito de reserva incorpor贸 a millones de campesinos desamparados con la contrarreforma agraria de 1993, que hizo de los posesionarios ejidales y comunales parias del jornalerismo.

Es esa, y no otra, la causa de la explosiva y desordenada migraci贸n interna y de la incontenible emigraci贸n ilegal hacia los Estados Unidos, contra las cuales el gobierno neoliberal -engolosinado con las medallas a su 鈥渂uena conducta鈥- jam谩s quiso tomar providencias productivas, pues esa v谩lvula de escape disimulaba los devastadores saldos de la crisis socioecon贸mica dom茅stica. Planteado el descomunal problema como foco de tensiones entre ambos gobiernos, la presidencia panista se afan贸 en pedir a la Casa Blanca le reforma migratoria, con la mascarada de la enchilada completa, sin responder a la incesante contrademanda estadunidense, de que el gobierno mexicano hiciera su tarea con la correcci贸n de la pol铆tica econ贸mica que permita reactivar el empleo.

Hoy, como ruidosa expresi贸n de una latente constante de los gobiernos de los estados de la Uni贸n Americana donde mayor es el flujo ilegal de migrantes mexicanos, y de cara a la violencia transfronteriza, el de Arizona, a cargo de la republicana Jan Brewer, promulg贸 la Ley de Inmigraci贸n-Aplicaci贸n de la Ley y Vecindarios Seguros, conocida como SB-1070, que, a juicio del gobierno mexicano, criminaliza la presencia de nuestros compatriotas en esa entidad. Con acento patriotero, la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, y la propia Presidencia de la Rep煤blica, ponen el grito en el cielo por ese atrevimiento que, afirman, atenta 鈥渃ontra los derechos humanos y la dignidad鈥 de los mexicanos; agravios que, dice la canciller, obligan a plantearse la utilidad de los esquemas de cooperaci贸n con el gobierno de Brewer.

M谩s all谩 de la hueca ret贸rica, no existe una reacci贸n sustantiva del gobierno de Calder贸n. La oportunidad para la administraci贸n calderoniana de ser seria y responsable, la ha sugerido el ex presidente Clinton, a cuyo gobierno toc贸 la instrumentaci贸n y puesta en marcha del TLCAN. Orador ante la Convenci贸n Bancaria 73, Clinton plante贸 que es buen momento para revisar el Tratado, no s贸lo en lo que toca a la expansi贸n del producto interno, 鈥sino tambi茅n en la creaci贸n de empleos en ambos lados de la frontera鈥. Empleos dignos, debi贸 agregar. Pero, 驴qu茅 hace聽 Calder贸n? Criminaliza la resistencia sindical e impulsa una contrarreforma laboral en la que el patr贸n sea amo y se帽or en el mundo del trabajo, cuyas consecuencias no ser谩n otras que m谩s desempleo, m谩s criminalidad y m谩s emigraci贸n. M谩s de lo mismo, pues.



More articles by this author

EditorialEditorial
EDITORIAL 聽 La esperanza quiebra a la ultraderecha europea EL SENTIMIENTO DE...
Liderato macabroLiderato macabro
聽 Liderato macabro Con rebuscada pero ineficaz frecuencia, desde el sexenio...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
驴Qui茅n est谩 en l铆nea?
Tenemos 370 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
363
Banner
362
Banner
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner