joomla visitor
Auditoría
Maldita primavera
Voces Diario
Banner
Certámen XLV
Banner
Radioteca
Posada del Periodista
Banner
Club de Periodistas
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Banner
Buscar Autor o Artículo

PULSE LA TECLA ENTER
Números Anteriores
343
Banner
342
Banner
341
Banner
340
Banner
339
Banner
338
Banner
337
Banner
336
Banner
335
Banner
334
Banner
333
Banner
332
Banner
330
Banner
329
Banner
328
Banner
327
Banner
326
Banner
325
Banner
Ediciones anteriores

Edición 348

Edición 347

Edición 346

Edición 345

Edición 344

Edición 343

Edición 342

Edición 341

Edición 340

Edición 339

Edición 338

Edición 337

Edición 336

Edición 335

Edición 334

Edición 333

Edición 332

Edición 331

Edición 330

Edición 329

Edición 328

Edición 327

Edición 326

Edición 325

Edición 324

Edición 323

Edición 322

Edición 316

Edición 306

Edición 315

Edición 314

Edición 313

Edición 312

Edición 311

Edición 310

Edición 309

Edición 308

Edición 307

Edición 305

Edición 304

Edición 303

Edición 302

Edición 301

Edición 300

Edición 299

Edición 298

Edición 297

Edición 296

Edición 295

Edición 294

Edición 293

Edición 292

Edición 291

Edición 290

Edicion 289

Edición 288

Edición 287

Edición 286

Edición 285

Edicion 284

Edicion 283

Edicion 282

Edición 281

Edición 280

Edición 279

Edición 278

Edición 277

Edición 276

Edición 273

Suplemento 273

Edición 276

Edición 275

Edición 274

Edición 272

Edición 271

Edición 270

Edición 269

Edición 268

Edición 267

Edición 266

Edición 265

Edición 264

Edición 263

Edición 262

Edición 261

Edición 260

Edición 259

Edición 258

Edición 257

Edición 256

Edición 255

Edición 254

Edición 253

Edición 252

Edición 251

Edición 250

Edición 249

Edición 248

Edición 247

Edición 246

Edición 245

Edición 244

Edición 243

Edición 242

Edición 241

Edición 240

Edición 239

Edición 238

Edición 237

Edición 236

Edición 235

Edición 234

Edición 233

Edición 232

Edición 231

Edición 230

Edición 229

Edición 228

Edición 227

Edicion 226

Edicion 225

Edicion 224

Edicion 223

Edicion 222

Edicion 221

Edicion 220

Edicion 219

Edicion 218

Edicion 217

Edicion 216

Edicion 215

Edicion 214

Edicion 213

Edicion 212

Edicion 211

Edición 210

Edición 209

Edición 208

Edición 207

Voces del Periodista Edición 321

English Arabic French German Japanese Portuguese Spanish


Ver Otros Artículos de Este Autor


Maldita primavera

IVONNE DE LA CRUZ DOMÍNGUEZ

Cuando hace unos meses se mencionaba que en el estado de Morelos los feminicidios iban en aumento, el Procurador General de Justicia de la entidad, Pedro Luis Benítez Vélez, reconoció los asesinatos pero culpó a las víctimas: “Fundamentalmente, que las mujeres también aprendan a prevenir, a no provocar, porque muchas de ellas guardan una situación físicamente inferior y el provocador lo conoce, sabe y lo puede utilizar en perjuicio hasta causarles la muerte. Entonces debemos cuidarlas y evitar que tengan esa clase de máxima violencia, desde luego es mejor que se vayan a las casas de sus familiares y así no están expuestas a ser violentadas”, fueron las palabras que el servidor público estructuró ante diputados locales que insistían en la falta de programas para erradicar la violencia, palabras que no disfrazaron su pensamiento misógino.

Desde un punto de vista capitalista, muchos pensaríamos que si nosotros pagamos impuestos, de dónde sacan su sueldo, él debería trabajar, procurar justicia y  protegernos sin importar si somos hombres, mujeres, niños o niñas. Hasta pediríamos su cabeza como pueblo cansado de que se aumenten los gastos de la vida y no recibamos beneficios reales.

 

hectorgonzalezmartinezarzobispodedurango


Observando el asunto desde una perspectiva más profunda, esa no es una situación aislada. La falta de preparación y los prejuicios imperan en muchas de las funcionarias y funcionarios de los gobiernos de nuestro México.

En los últimos días, varias y varios nos han permitido asomarnos a sus mentes con frases y comentarios que revelan sus creencias y pensamientos, los cuales no nos que afectarían si no las aplicaran para justificar su ineptitud y descontrol.

Mención en letras de oro fue ganada por la Fiscal de Investigación para Delitos Sexuales en el Distrito Federal, Juana Camila Bautista, que aseguró que en temporada de primavera-verano se incrementan las agresiones sexuales por que “en la época de calor, la mujer usa minifaldas y esto provoca a los agresores, y aumenta su libido".

Ésta hipótesis se desarrolló en la década de los sesenta, cuando imperaban las creencias y los “pseudo estudios” orientados a comprobar lo que ya se establecía como verdad única, dejando fuera las nuevas corrientes de pensamiento y los acercamientos al conocimiento fino de los fenómenos sociales.

Imaginemos un poco… una mujer es violada y en el momento de denunciar las autoridades le aseguran que esa agresión y humillación es resultado de su vestimenta, por lo tanto no se buscará el sujeto implicado ya que él solo actuó como reacción a su naturaleza masculina. En palabras del arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, “las mujeres que se visten de forma provocativa, lo hacen para fomentar el morbo de los hombres”.

Dejemos la imaginación a un lado… en la vida cotidiana esto sucede, es real y son escenas vividas con odio y contradicción. Las víctimas son menores de edad, adultas mayores, jóvenes, madres, hijas, trabajadoras, cuidadoras, campesinas, urbanas, científicas, doctoras, universitarias, viudas, etcétera. Las características no importan, no hay distinción, a todas nos puede suceder, el único factor en común es su sexo.

Es indignante que se siga pintando a los hombres como animales que actúan bajo instintos incontrolables, donde sus impulsos sexuales son tan fuertes que la racionalidad queda disminuida. Es insultante, también, que esta hipótesis no se ponga en duda cuando las estadísticas presentadas por estudios antropológicos reflejan que el lugar donde se registran la mayoría de las violaciones sexuales es en los hogares, contra menores de edad; violencia ejercida en su mayoría por un pariente muy cercano, llámese padre, hermano, padrastro o tío.

 

pedro luis bentez vlez

Claro que no podemos omitir las violaciones sexuales ejercidas sobre hombres, que no usan minifalda, pero que se justifica con el erotismo que impera en la atmosfera como resultado de la educación y la liberación sexual, como diría Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas, “No es fácil, a veces, mantenerse fiel tanto en el celibato como en el respeto a los niños”.

En este abril, se cumplen tres años de la validación del derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, convirtiéndose el Distrito Federal en un punto resplandeciente, que atrae las miradas de sectores a favor y en contra. La despenalización del aborto antes de las 12 semanas de gestación por decisión propia, sin necesidad de justificar, es un detonante de “modernidad” en las legislaciones, pero ¿de qué nos sirve tener leyes tan avanzadas si no hay personas capacitadas para aplicarlas?

Hay que decirlo con todas sus letras: No existe una correlación directa entre el vestuario de las mujeres y las razones para que un agresor sexual decida atacarlas, un menor de edad no debe ser visto como objeto sexual, sin importar que la mercadotecnia infantilice a las mujeres adultas con vestimentas de niña. Ojo, las fantasías son permitidas en las sanas relaciones entre los seres humanos pero la base es la mutua aceptación.

El acento de todo este embrollo se observa cuando las autoridades nos dan recomendaciones ridículas: “apuntar las placas del taxi que se aborde, e informarlas vía telefónica, a una persona de confianza, procurar ir acompañadas, no transitar por zonas oscuras y circular en sentido contrario al flujo vehicular para que en caso de que se pretenda subirlas a un auto, ellas puedan correr.” Nuevamente nosotras tenemos que tomar medidas porque el entorno en el que vivimos no se respeta nuestro derecho como ciudadanas al libre tránsito.

Estoy de acuerdo que debemos cuidarnos, pero no es coherente que se nos diga a las mexicana “no salgas de tu casa porque te puedes topar con uno de esos animalitos que se les llama hombres, y te pueden atacar.” La solución a un problema social tan complejo necesita políticas con visión de género y cambios de mentalidades que no pueden ocurrir si culpamos a la maldita primavera, al calor o a los alimentos transgénicos. Se trata de respeto y de terminar con la creencia de que las mujeres estamos disponibles para los hombres.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla



More articles by this author

¿Cuantas más?¿Cuantas más?
¿Cuantas más? IVONNE DE LA CRUZ DOMÍNGUEZ Irma Casas, directora del Centro...
EXCLUSIVO PARA MUJERESEXCLUSIVO PARA MUJERES
Exclusivo para mujeres IVONNE DE LA CRUZ DOMÍNGUEZ (Exclusivo para Voces...
Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

busy
¿Quién está en línea?
Tenemos 217 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
331
Banner
Números Anteriores
310
Banner
311
Banner
312
Banner
313
Banner
314
Banner
315
Banner
316
Banner
317
Banner
318
Banner
319
Banner
320
Banner
321
Banner
322
Banner
323
Banner
324
Banner