joomla visitor
AuditorŪa
La caída de la institución presidencial: debacle nacional
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 359

12mini

Se crearon 32 satrapías incontrolables

El lodazal en que en el 2017 se debaten los gobernadores del pa√≠s y que ya tiene de 8 a 10 a√Īos, es el resultado de la ca√≠da paulatina de una de las instituciones, creada por los gobiernos de la revoluci√≥n a partir de Miguel Alem√°n Vald√©s: La instituci√≥n presidencial. la ca√≠da de la instituci√≥n presidencial fue sustituida por 32 satrap√≠as, en las entidades de la federaci√≥n.

 

El pensamiento y la actuaci√≥n de 32 s√°trapas distribuidos en la naci√≥n es imposible que sustituya positivamente a un solo pensamiento nacional que era el del presidente de la Rep√ļblica.

Todo ello fue paulatino y con circunstancias externas e internas que explicar√© en este art√≠culo. Esta demolici√≥n incluy√≥ a otras instituciones creadas al mismo tiempo en el respeto por el cumplimiento de su deber: El Congreso de la Uni√≥n, como constructor de leyes buenas para M√©xico y el Poder Judicial de la Federaci√≥n, con respeto tanto para la Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n como para la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica. Hoy todo ello ha quedado ensuciado. No hay respeto para las instituciones nacionales.

No se ha podido afectar gravemente a dos instituciones claves del pueblo de M√©xico: Su religi√≥n y las Fuerzas Armadas del pa√≠s, a pesar de los embates de m√°s de cincuenta a√Īos en contra de ellas.

 12maxresdefault

Ataque a los gobiernos

Los medios de comunicaci√≥n con su ‚Äúmartilleo informativo‚ÄĚ permanente demuelen a una instituci√≥n o a una persona o a un gobernante.

Esos medios de comunicaci√≥n nacionales tuvieron un fuerte y definitivo impulso externo del imperio estadounidense que en su af√°n de ‚Äúdesestabilizar pa√≠ses‚ÄĚ que ese gobierno elige para ser desestabilizarlos, ha empujado a los medios de comunicaci√≥n a vivir del esc√°ndalo, sea o no verdadero.

La embestida del gobierno yanqui comenz√≥ desde fines de los a√Īos cincuenta del siglo pasado y le llev√≥ cuatro sexenios lograr el derrumbe, repito con la ayuda de los medios nacionales de comunicaci√≥n. Esos sexenios fueron de Adolfo L√≥pez Mateos, de Gustavo D√≠az Ordaz, de Luis Echeverr√≠a √Ālvarez y de Jos√© L√≥pez Portillo. Con ello el imperio logr√≥ el descarrilamiento del exitoso programa de desarrollo econ√≥mico-social llevado a cabo por esos gobiernos. (La infraestructura creada en esos cuatro sexenios ha sido la base de desarrollo nacional y la modernidad logrados lentamente en los a√Īos sucesivos).

Los pol√≠ticos mexicanos que imitan en casi todo al gobierno estadounidense, no se dan cuenta que, en esa llamada democracia, un presidente de ese pa√≠s, puede gobernar con ‚Äú√≥rdenes ejecutivas‚ÄĚ, que en todo caso son muy parecidas, a los decretos del Soviet supremo de la URSS, o a los ukases de los Zares, que durante siglos gobernaron Rusia. No se dan cuenta del control informativo que existe en ese pa√≠s. No se dan cuenta que s√≥lo los periodistas autorizados pueden estar cerca del presidente de ese pa√≠s.

La democracia yanqui, est√° s√ļper acotada, s√ļper dirigida, se mueve en un cuadro que el gobierno estadounidense le construye. Eso lo ignora el pol√≠tico mexicano y los medios de comunicaci√≥n.

 

Embate yanqui

Uno de los logros de ese embate gubernamental yanqui contra nuestro pa√≠s fue lanzar a la mayor√≠a de los medios de comunicaci√≥n mexicanos contra el gobierno nacional, hasta lograr pr√°cticamente, en nuestros d√≠as que cualquier medio de comunicaci√≥n que simplemente exponga las buenas obras del gobierno, sea de inmediato se√Īalado como vendido al gobierno.

En efecto en la √©poca de despegue de Canc√ļn se dec√≠a que el due√Īo de Canc√ļn era Luis Echeverr√≠a, porque este hab√≠a llevado una pol√≠tica exterior m√°s o menos independiente y hab√≠a promovido la carta de los derechos y deberes econ√≥micos de los estados, entre otras acciones.

 12ejercitomexicano2 8

Dinero desaparecido

A Jos√© L√≥pez Portillo lo enlodaron, porque en la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas, les fue a reclamar a los banqueros de la Reserva Federal la subida de las tasas de inter√©s de las deudas de los pa√≠ses del tercer mundo.

Sus millones de pesos robados a la naci√≥n seg√ļn sus detractores, no aparecieron ni en cuentas en el exterior, ni en propiedades escandalosas en el pa√≠s; pues se sabe que la residencia que dej√≥ en el Distrito Federal fue un regalo de su amigo Carlos Hank Gonz√°lez.

El linchamiento que sufri√≥ por los medios de comunicaci√≥n nacionales, derivado de su gobierno no se conlleva, con el hecho de que haya sido enterrado en un sencillo pante√≥n militar, con la intervenci√≥n para ello, de su leal jefe del Estado Mayor Presidencial General Miguel √Āngel God√≠nez Bravo.

A Gustavo D√≠az Ordaz, en cuyo r√©gimen tuvo M√©xico el mayor crecimiento econ√≥mico, en su Producto Interno Bruto, le organizaron con los comunistas nacionales y con los de Cuba y la URSS, el movimiento del 68.

Todos los presidentes de la rep√ļblica de esos cuatro sexenios tuvieron en diferentes medidas a la mayor√≠a de los medios de comunicaci√≥n en su contra. Ese fue un logro del imperio yanqui. Y es que los medios nacionales de comunicaci√≥n s√≥lo replican las informaciones que vienen del exterior. Si desde alguna aldea de Tejas, se dice que un senador o un pol√≠tico mexicano o un gobernante mexicano es corrupto o es narcotraficante, al otro d√≠a en M√©xico, en miles de peri√≥dicos y revistas, en miles estaciones de radio y en cientos de estaciones de televisi√≥n, se dir√° lo mismo sin ninguna comprobaci√≥n o aclaraci√≥n.

Si eso permanece durante meses o a√Īos contra una persona o un gobierno nacional o alguna instituci√≥n nacional, se obtienen los resultados deseados por el imperio: La credibilidad de todos ellos se derrumba. Eso es lo que el gobierno estadounidense ha hecho, desde los a√Īos 60 hasta nuestros d√≠as contra M√©xico y su gobierno. Y es que no tienen amigos tienen intereses seg√ļn han dicho reiteradamente.

En fin la desestabilizaci√≥n de un pa√≠s la promueve el imperio para que el pa√≠s desestabilizado se entrampe econ√≥micamente, se divida pol√≠ticamente, se exacerbe su sociedad contra su gobierno y por tanto se reduzca lo m√°s que se pueda su desarrollo y gobernabilidad. (El M√©xico exitoso en todos los √≥rdenes de esos a√Īos se puede medir. Est√°n las obras por todo el territorio nacional).

 121

Todo se terminó

Eso se acab√≥ con el neoliberalismo, pero lo peor es que se acab√≥ la conducci√≥n pol√≠tica del pa√≠s, desde los pilares institucionales de los tres poderes, cada uno desempe√Īando sus competencias establecidas en la Constituci√≥n.

El poder ejecutivo como conductor del pa√≠s; el poder legislativo haciendo buenas leyes para la conducci√≥n del pa√≠s y el poder judicial aplicando esas leyes para mantener la gobernabilidad. Eso se acab√≥. Fue un proceso, que ha continuado despu√©s del a√Īo 82 del siglo pasado hasta nuestros d√≠as.

La delincuencia que la desestabilizaci√≥n y la detenci√≥n econ√≥mica de un pa√≠s aumenta exponencialmente, rebas√≥ a las instituciones del poder judicial. Como se sabe hoy m√°s del 95 % de los delitos que se cometen en el pa√≠s, ni siquiera se investigan. ¬ŅQu√© poder judicial es ese?

La irrupci√≥n en las C√°maras de Diputados y Senadores, de Legisladores de 8 √≥ 10 partidos pol√≠ticos la mayor√≠a de ellos disfuncionales para el cargo, convirti√≥ a esas C√°maras en un centro de batalla, donde se debaten privilegios econ√≥micos para los Legisladores, en lugar de los grandes problemas nacionales, que as√≠ dejan de ser atendidos por buenas leyes que no se hacen.

¬ŅSabr√° el pueblo que los Diputados y Senadores no hacen las leyes?
Que son elaboradas por consejeros, asesores y lobystas, que cobran sustancialmente por hacerlas, muchos de ellos promocionadas por embajadas extranjeras en M√©xico. S√≥lo en el Senado acaba de informar un diario que existen m√°s de mil asesores. ¬ŅCu√°ntos habr√° en la C√°mara de Diputados?

 12Marcha por la paz y la justicia en M√©xico

Marcha por la paz y la justicia en México

Por eso tenemos un pa√≠s con leyes innecesarias, si solo se exigiera al funcionario p√ļblico honestidad y trabajo, sobrar√≠an funcionarios, porque en esos racimos llegan los corruptos. Hoy se hacen leyes para combatir a los corruptos. Ser√≠a mejor no contratar a corruptos; se hacen leyes contra la impunidad, ser√≠a mejor que al funcionario p√ļblico se le aplicara la ley por la PGR que para eso est√°. Se hacen leyes de transparencia, ser√≠a mejor que los funcionarios p√ļblicos actuaran siempre con la verdad. No se necesitar√≠an leyes de transparencia, ni la contrataci√≥n de miles de funcionarios para estas funciones.

El sistema electoral tiene tambi√©n miles de funcionarios para ser atendido en toda la rep√ļblica y no ha logrado que una elecci√≥n sea aceptada por todos los partidos. Todo ello es derivado de la desestabilizaci√≥n y la intervenci√≥n externa que el pa√≠s ha tenido para desempe√Īarse como gobierno.

Lo anterior ha creado una enorme burocracia, que nadie sabe hasta que cifra llega, si tomamos en cuenta la que depende de los gobiernos municipal, estatal y federal. Pero adem√°s existen cientos de instituciones que dependen de los gobiernos para desempe√Īarse como defensoras de los ciudadanos en todo el territorio nacional. Miles de mexicanos viven en el primer mundo cobrando porque defienden a otros mexicanos y a sus derechos; instituciones pagadas por el gobierno que incluso est√°n contra el gobierno y sus leales servidores. A ello se lleg√≥, porque el neoliberalismo desde 1982 acept√≥ lo que le impusieron gobiernos e instituciones extranjeras para gobernar.

 12Soldados mexicanos

Inflación

En Estados Unidos no les interesa el volumen de su presupuesto, porque los banqueros de la Reserva Federal le prestan al gobierno lo que quiera, a tasas de inter√©s dictadas por la propia Reserva Federal. As√≠ ha logrado esa instituci√≥n que el gobierno de Estados Unidos sea el m√°s endeudado del mundo. La Reserva Federal hace los d√≥lares y el gobierno los gasta a discreci√≥n. Claro que lo anterior provoca inflaci√≥n en el propio Estados Unidos y en el resto del mundo, porque como se sabe el d√≥lar es la moneda que se emplea preferentemente para el comercio internacional. Con ello la inflaci√≥n provocada en ese pa√≠s no s√≥lo la pagan los ciudadanos de Estados Unidos, sino los dem√°s pueblos del mundo.

El gobierno de Jos√© L√≥pez Portillo atacado ferozmente por los comunistas mexicanos que no saben para qui√©n trabajan, en su af√°n, de querer ser positivo, con los izquierdistas mexicanos que nunca reconocer√°n nada, les abri√≥ las puertas a sus partidos pol√≠ticos antinacionales y ello agrav√≥ la ca√≠da de la instituci√≥n presidencial.

Con esa apertura tanto el gobierno federal, como el de los estados, as√≠ como los Congresos Federal y Estatales permitieron el arribo de personas totalmente disfuncionales para el cargo. Animados s√≥lo de un apetito econ√≥mico. Eso ha pasado y lo conoce y reconoce el pueblo de M√©xico hasta nuestros d√≠as.

Se puede asegurar que desde los a√Īos 70 hasta nuestros d√≠as los medios de comunicaci√≥n mexicanos est√°n convencidos de que las denostaciones al gobierno nacional deben ser su forma de vida. Si no lo hacen as√≠ y reconocen hechos gubernamentales positivos, son referenciados como parte del gobierno, o como pagados por el gobierno.

Hay dos hechos, que coadyuvaron a que la instituci√≥n presidencial acelerara su ca√≠da con el neoliberalismo. Uno de ellos sucedi√≥ en la C√°mara de Diputados cuando el comunista Porfirio Mu√Īoz Ledo, en la asunci√≥n del presidente Miguel de la Madrid, le grit√≥ y dijo lo que quiso, lo que fue conocido por toda la naci√≥n. Otro hecho fue en un desfile del d√≠a del trabajo, cuando un grupo de comunistas mexicanos que no saben para quien trabajan, se plant√≥ frente a la tribuna de Palacio Nacional: gritando desaforadamente y se√Īalando hacia la tribuna: ‚ÄúEsos son‚Ķ Esos son‚Ķ Esos son‚Ķ, los que ir√°n al pared√≥n.‚ÄĚ

Es lo √ļnico que saben los comunistas e izquierdista de todo el mundo: Llevar a quien dicen son sus enemigos, al pared√≥n.  (Cuando gobernaron la mitad del mundo no supieron hacerlo y s√≥lo dejaron muerte y destrucci√≥n en multitud de pa√≠ses).

De manera que la ca√≠da de la instituci√≥n presidencial en M√©xico, ha sido una tragedia para nuestro pa√≠s. Se acab√≥ el respeto que un gobernante necesita para serlo. Las denostaciones y burlas, le quitan √°nimo y representatividad al desempe√Īo de sus funciones. Ello se refleja en toda la naci√≥n. Y desde luego que se reflej√≥ en los gobiernos estatales o sea en las 32 entidades federativas. Porque despu√©s con el arribo de gobernadores de otros partidos, una particularidad de su actuaci√≥n fue la de desempe√Īar su cargo, no de acuerdo al proyecto nacional que encarna el poder ejecutivo, sino de acuerdo a la propia aplicaci√≥n de sus principios partidarios o de sus caprichos personales.

Sin duda hubo diferencias personales entre el ejecutivo y ese tipo de gobernadores que creyendo que sus partidos eran o son la suma de bondades que derramar√≠an sus gobiernos en sus estados, hac√≠an y deshac√≠an, hacen y deshacen todav√≠a a su antojo. Esas actitudes llevaron precisamente a la corrupci√≥n casi generalizada en los gobiernos de los estados que ahora, sufren todos los habitantes del pa√≠s.

Gobernadores que no eran del partido del presidente, se creyeron independientes, se pensaron soberanos respecto al poder central y ello los llev√≥ a delinquir. Se convirtieron en s√°trapas de sus entidades.

Es necesario que todos los que se corrompieron sean llevados ante la justicia de la Naci√≥n.

El mando institucional del presidente, en la actualidad con respecto a esos gobernadores es muy laxo. Las otras instituciones han sido gravemente afectadas. Los medios de comunicaci√≥n le hacen un gran mal al pa√≠s, al tener como principio no reconocer las acciones buenas del gobierno y exaltar en su contra y a su antojo lo que quieren.

La grandeza del pueblo de M√©xico es que, a pesar de ello, millones de mexicanos trabajan diariamente para seguir proporcionando a sus hijos educaci√≥n, vestido, alimentaci√≥n y una vivienda para desarrollarse. Y lo m√°s incre√≠ble, es que esos ni√Īos y j√≥venes son contra todo lo que digan los medios de comunicaci√≥n, mejores mexicanos que las generaciones que les precedieron.

Las 32 satrap√≠as que produjo la ca√≠da de la instituci√≥n presidencial en nuestro pa√≠s, han sido un desastre para M√©xico; el camino nacional es uno solo no va hacia m√°s direcciones; y aun reconociendo, que no todos los s√°trapas han sido corruptos o narcotraficantes, el saldo es negativo para el desarrollo de la naci√≥n, porque el despilfarro de los bienes nacionales, jam√°s se podr√° cuantificar.



More articles by this author

El síndrome del 68 gobierna a MéxicoEl síndrome del 68 gobierna a México
El s√≠ndrome del 68¬†gobierna a M√©xico GENERAL ROBERTO BADILLO MART√ćNEZ* Quien haya le√≠do...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 444 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner