joomla visitor
AuditorŪa
La NAO de china Antecedente del TPP
Voces Diario
Banner
Cert√°men XLVI
Banner
Voces del Periodista EnVivo
Banner
Radioteca
Club de Periodistas
Posada del Periodista
Banner
Buscar Autor o Artículo
ÔĽŅ
PULSE LA TECLA ENTER
361
Banner
360
Banner
359
Banner
358
Banner
357
Banner

Ver Otros Artículos de Este Autor

Edición 358

60mini

Por su posici√≥n geogr√°fica (hoy podemos llamar geoestrat√©gica y geopol√≠tica) la Nueva Espa√Īa (M√©xico) era ¬Ņes? el sitio ideal para intentar establecer el tan anhelado contacto con China. Por esta raz√≥n, Espa√Īa intent√≥ desde M√©xico descubrir una ruta mar√≠tima al enviar a Andr√©s Ni√Īo en 1520, y a Jofre de Loaiza en 1525, bordeando √Āfrica y adentr√°ndose por el oc√©ano √ćndico, pero adem√°s de resultar viajes inmensamente costosos, se hab√≠an traducido en rotundos fracasos.

Por ello, Hern√°n Cort√©s y Pedro de Alvarado, la dupla invasora, apenas terminada la conquista de M√©xico, costearon la construcci√≥n de varias naves que fueron armadas en Zihuatanejo con los mejores materiales. Fueron √©stas las dos primeras expediciones que intentar√≠an llegar a las costas de China desde la Nueva Espa√Īa.

Sin embargo, y a pesar de las expectativas de éxito, ambas expediciones fracasaron por diferentes razones apenas adentradas al océano Pacífico. Tocó al virrey don Luis de Velasco (padre) intentar nuevamente en 1542 el temerario proyecto. Así, costeó la construcción de cuatro naves mayores, un bergantín y una goleta, que al mando de Ruy López de Villalobos se hizo a la mar, partiendo desde puerto de la Navidad con 370 tripulantes a bordo.

En 1543 la flota toc√≥ la costa sur de la isla de Luz√≥n (Filipinas), donde exploraron la costa e hicieron contacto con los d√≥ciles ind√≠genas filipinos. Esta expedici√≥n logr√≥ llegar al archipi√©lago al que Magallanes hab√≠a llamado San L√°zaro y que entonces fue rebautizado con el nombre de ‚ÄúFilipinas‚ÄĚ, en honor del entonces pr√≠ncipe heredero espa√Īol. De all√≠ partieron m√°s al oriente hasta alcanzar la isla de Leyte y las nombraron Las Islas Filipinas en honor al rey Felipe II. A causa del hambre y de un nav√≠o que se arruin√≥ por un accidente de navegaci√≥n, la expedici√≥n fue desastrosa y tuvieron que ir a buscar refugio en las Molucas, dominio portugu√©s, y despu√©s de algunas escaramuzas fueron tomados presos. Villalobos muri√≥ preso en 1544 en la isla de Amboyna.

El resto de la tripulaci√≥n consigui√≥ escapar y regresar a Nueva Espa√Īa, donde contaron las historias al virrey, y as√≠ se consider√≥ parte de la Nueva Espa√Īa la Capitan√≠a General de las Filipinas.

 

Posesión jurídica

En la √©poca virreinal de 1521, al servicio de Espa√Īa, el navegante Fernando de Magallanes lleg√≥ al archipi√©lago Filipino y tom√≥ posesi√≥n jur√≠dica de las islas, bajo el trono espa√Īol, pero sin dejar un solo soldado o espa√Īol cualquiera en las islas para que valiera la colonizaci√≥n de Espa√Īa, aunque se sab√≠a que los ind√≠genas eran sumamente d√≥ciles y adem√°s se quer√≠a arrebatar el poder de Portugal en las Indias Orientales, as√≠ que Hern√°n Cort√©s envi√≥ tres barcos rumbo a Asia, que zarparon de Zihuatanejo en 1527. En el camino dos de ellos naufragaron, y el tercero lleg√≥, pero no regres√≥ por no haber encontrado la corriente del retorno.

Después en 1541, López de Villalobos fue enviado por el virrey Antonio de Mendoza para encabezar una expedición hacia las Indias Orientales en busca de nuevas rutas comerciales. Su expedición partió de Puerto de Navidad en 1542 a bordo de cuatro carabelas.

El intento de colonizaci√≥n de Filipinas no termin√≥ ah√≠. El Virrey Luis de Velasco encarg√≥ a Miguel L√≥pez de Legazpi hacerse a la mar en una nueva expedici√≥n. Zarp√≥ de Puerto de Navidad, Jalisco, el 21 de noviembre de 1564 y en el viaje conquist√≥ Guam, las Islas de Saavedra (Islas Marshall) y las Islas Marianas y toc√≥ Samar el 27 de abril de 1565.    H√°bilmente, L√≥pez de Legazpi evit√≥ hostilizar a los moradores de las islas, que se dec√≠a que ense√Īaban las verg√ľenzas al aire, y no encontr√≥ resistencia para explorar las islas debido a la escasez de alimentos y agua dulce. El movimiento fue f√°cil ya que en las islas, al igual que en M√©xico, los clanes estaban rivalizados y Legazpi estableci√≥ f√°cilmente lazos de amistad que le permitieron moverse de isla en isla, levantando los primeros asentamientos espa√Īoles: la Villa del Sant√≠simo Nombre de Jes√ļs y Villa de San Miguel.

Despu√©s de la conquista de Filipinas en 1565 por Miguel L√≥pez de Legazpi, las islas del archipi√©lago recibieron primero el estatus de gobernaci√≥n y m√°s tarde de Capitan√≠a General dependiente del virreinato de Nueva Espa√Īa en 1574.

 

La Real Audiencia de Manila

En 1584 se cre√≥ la Real Audiencia de Manila, que gobernaba la capitan√≠a cuando √©sta quedaba vacante; el capit√°n general ejerc√≠a las funciones de gobernador y presidente de la Real Audiencia (hasta 1861). En 1787 existi√≥ el proyecto para crear intendencias en las Filipinas, las cuales ser√≠an: Manila, Ilocos, Camarines, Iloilo y Ceb√ļ, pero estas intendencias no llegaron a establecerse.

Hasta el a√Īo 1822, los capitanes generales eran civiles, pero a partir de ese a√Īo lo fueron siempre militares. Durante toda la segunda mitad del siglo XIX, se establecieron los gobiernos y comandancias militares, muy numerosas dado el elevado n√ļmero de islas y la extensi√≥n del distrito. Tras largas etapas de insurrecci√≥n de la poblaci√≥n local y la guerra con Estados Unidos, el dominio espa√Īol en Filipinas ces√≥ en 1898.

 

Ocupaci√≥n de Manila Guerra de los siete a√Īos, (1762-1764)

Durante la Guerra de los Siete A√Īos ocurrieron una serie de conflictos internacionales desarrollados entre 1756 y 1763, para establecer el control sobre Silesia y por la supremac√≠a colonial en Am√©rica del Norte e India.

Tomaron parte por un lado Prusia, Hannover y Gran Breta√Īa, junto a sus colonias americanas y su aliado Portugal tiempo m√°s tarde; y por otra parte Sajonia, Austria, Francia, Rusia, Suecia y Espa√Īa, esta √ļltima a partir de 1761. La guerra de los Siete A√Īos termin√≥ en 1763. La capitan√≠a general subsisti√≥ hasta el 12 de junio de 1898, fecha en que los filipinos bajo el mando del general Emilio Aguinaldo declararon su ef√≠mera independencia.

El 10 de diciembre de 1898, por el Tratado de Par√≠s, se puso fin a la guerra hispano-estadounidense, las islas Filipinas y la isla de Guam fueron ‚Äúcedidas‚ÄĚ a los Estados Unidos de Am√©rica. Las islas Marianas, Carolinas y Palaos fueron vendidas a Alemania por el tratado del 12 de febrero de 1899. Hoy las Filipinas est√°n bajo la √≥rbita china.

Sin embargo, en aquellos primeros a√Īos el retorno para los buques de vela, segu√≠a constituyendo el problema medular de las empresas de colonizaci√≥n, por lo que durante algunos a√Īos el proyecto qued√≥ suspendido para ser revisado, tanto en la Metr√≥poli, como en la capital del virreinato de la Nueva Espa√Īa; hasta que Felipe II orden√≥, en 1564, al virrey de Velasco preparar una nueva armada, en cuyo frente estar√≠an  de nuevo don Miguel L√≥pez de Legazpi y el monje agustino Andr√©s de Urdaneta, quien finalmente estableci√≥ la ruta para regresar al punto de partida.

 

Problemas en los viajes

Los viajes eran largos y duros y mucha gente moría en ellos, víctimas del escorbuto (inflamación de las encías por falta de cítricos) o del hambre. Había ocasiones en las que se pagaban enormes sumas de dinero por la carne fresca de las ratas que pululaban en las bodegas.

A esto hab√≠a que sumarle el peligro de las incursiones de piratas ingleses, holandeses y portugueses. Teniendo en cuenta que en los m√°s de 250 a√Īos que dur√≥ esta ruta comercial s√≥lo fueron atrapados cuatro galeones, podemos decir que el problema de la pirater√≠a era bastante secundario.

Con el √©xito obtenido a partir del retorno a Acapulco del gale√≥n San Pedro, nave comandada por Urdaneta, Europa y el Extremo Oriente quedar√≠an enlazados comercialmente por M√©xico. Manila, fundada y gobernada por L√≥pez de Legazpi, se convirti√≥ a partir de 1565 en territorio dependiente del virreinato novohispano y fue para Asia, lo que Acapulco para Am√©rica meridional: ‚ÄúAmbos puertos reun√≠an una serie de caracter√≠sticas que los transformaron, sin dudarlo, en los puntos comerciales donde circulaban las mercanc√≠as m√°s valiosas de su tiempo.‚ÄĚ El principal problema de estos viajes interoce√°nicos eran las corrientes marinas.

El viaje de Acapulco a Manila fue favorecido por los vientos alisios, como lo describi√≥ el Bar√≥n de Humboldt a principios del siglo XIX quien se dedic√≥ a estudiar las rutas de los galeones entre las Filipinas, Acapulco y el Callao (Lima, Per√ļ). Cruzar el oc√©ano Pac√≠fico con una extensi√≥n de 3000 leguas mar√≠timas (una legua es igual a 5.5 km o sea 3000 leguas equivalen a 16 665 km), ten√≠a una duraci√≥n de tres meses y el viaje deb√≠a realizarse en los meses de marzo a junio.

Los galeones llegaban primero a la isla de Ladrones con los vientos favorables, después a la isla de Guam y de aquí se navegaba cuando los vientos de los monzones del suroeste se calmaban. Entonces llegaban a Manila por la corriente del sur de California. El retorno era más difícil, hasta que el fraile Urdaneta estableció la ruta en los meses de julio y agosto, época en donde no había monzones (ésta duraba de cinco a seis meses) debido a que el galeón aprovechaba la corriente del Pacífico del Norte llegando al paralelo 40 grados latitud (Japón), atravesando el Pacífico, llegando a las costas de California, siguiendo las corrientes del mismo nombre, descendiendo por la costa hasta Acapulco.

En su trayecto por la costa llegaban al puerto de San Jos√© del Cabo, Baja California sur, en donde los jesuitas ten√≠an una misi√≥n. Ah√≠ dejaban a los enfermos  y se abastec√≠an de alimentos para continuar su viaje, haciendo escala en los puertos de San Blas (Jalisco), Barra de Navidad (Nayarit) y Zihuatanejo (Guerrero); y en diciembre llegaban a Acapulco en donde se establec√≠an comerciantes de varios puntos de M√©xico. Con el arribo de la Nao se hac√≠an ferias. As√≠ comenz√≥ el comercio entre Asia, Nueva Espa√Īa y Europa, y se le conoci√≥ como la Nao de China o de Acapulco.

En las bodegas de la Nao se guardaban los alimentos para el viaje que duraría varios meses, pero éstos se echaban a perder; entonces surgían los problemas y uno de ellos era conseguir alimentos frescos, otros eran enfermedades, en consecuencia la tripulación y los pasajeros se peleaban, se morían de enfermedades, de sed y de hambre. Como sucedió con el galeón San José en 1657, en donde murieron todos y el barco estuvo flotando a la deriva, hasta que llegó a las costas de Zihuatanejo.

 

Formidable capacidad económica

La Nao tra√≠a mercanc√≠as y objetos valiosos de las m√°s diversas materias primas de los pa√≠ses de la India, Ceyl√°n, Camboya, Las Molucas, China y Jap√≥n, que se almacenaban en Filipinas y cuyo destino final era el mercado europeo. Sin embargo, la formidable capacidad econ√≥mica del poderoso virreinato espa√Īol, que compart√≠a con el peruano las primicias desembarcadas en Acapulco, poco dejaba a sus √°vidos compradores en el Viejo Mundo.

La Capitan√≠a General de las Filipinas fue una divisi√≥n administrativa de la Corona de Espa√Īa en las llamadas Indias Orientales (zonas de Asia y Ocean√≠a), con capital en Manila que inclu√≠a no s√≥lo el archipi√©lago filipino sino que en el momento de su mayor extensi√≥n abarc√≥ Palau, Guam, las Islas Marianas, las Islas Carolinas y otras islas de la Micronesia, como parte integrante del virreinato de Nueva Espa√Īa. Los pa√≠ses orientales empezaron a fabricar l√≠neas completas de objetos destinados √ļnicamente a la ¬¨exportaci√≥n, en tanto que productos agr√≠colas como el arroz, la pimienta, canela, clavo y el mango se iban introduciendo y aclimatando paulatinamente en los campos mexicanos.

Además, los países orientales exportaron otros artículos como: sedas, camisas de algodón, terciopelo, alfombras persas, géneros de Flandes, abanicos, joyería fina, biombos y espadas japoneses, perfumes, muebles, jarrones de la Dinastía Ming, perlas, correspondencia oficial, marfiles tallados con figuras religiosas, artesanías de plata hechas por chinos de Cantón o de Manila. La seda China tuvo mucha demanda y fue la causa del fracaso de la sericultura mexicana.

Las peleas de gallos descendientes de los malayos se adaptaron a M√©xico. A su vez, Asia recib√≠a ma√≠z, frijol, tabaco, chile, cochinilla de Oaxaca, cacao de Guayaquil, Ecuador, y de Caracas, Venezuela, vinos, aceite y tejidos de lana de Espa√Īa; plomo, plata y oro en lingotes, as√≠ como los ‚Äúpesos fuertes‚ÄĚ acu√Īados en la Casa de Moneda de M√©xico. Las monedas de circulaci√≥n en China y Filipinas eran las monedas de plata mexicanas.

En 1593, Felipe II, celoso de los reinos de ultramar y especialmente de la Nueva Espa√Īa (M√©xico) que estaba siendo m√°s poderosa que Espa√Īa, pues recaudaba los impuestos de California, Tejas, la Florida, el Caribe, Centroam√©rica y las Filipinas, decret√≥ que s√≥lo dos barcos de 300 toneladas pod√≠an cruzar el Pac√≠fico y uno deber√≠a de quedarse de reserva en Acapulco. Este decreto dur√≥ hasta 1720.

Estas disposiciones no siempre fueron acatadas por los comerciantes ya que a veces los galeones eran de 700 y 1000 toneladas y los galeones espa√Īoles eran de hasta 2000 toneladas para atacar los barcos holandeses y portugueses. Como Galeones de Manila (o tambi√©n como Naos de China) eran conocidas las naves que cubrieron, dos veces al a√Īo y desde 1565 hasta principios del siglo XIX, la ruta mar√≠tima entre Manila (Filipinas) y los puertos de M√©xico, principalmente Acapulco, y cuyas mercanc√≠as eran despu√©s transportadas por tierra de Acapulco a Veracruz y posteriormente reembarcadas de Veracruz a Sevilla y C√°diz, Espa√Īa. El primer nav√≠o parti√≥ en 1565 de Filipinas rumbo a Acapulco, inaugurando de esta forma la ruta comercial, que durar√≠a hasta 1815. Los barcos sal√≠an de Acapulco, dirigi√©ndose a las Filipinas con escala en Guam y volviendo tras dar un rodeo al norte con el fin de seguir la corriente de Kuro-Siwo, que posibilit√≥ este trayecto al ser descubierta por el cosm√≥grafo espa√Īol Andr√©s de Urdaneta. As√≠ pues, los buques que zarpaban de Veracruz iban generalmente cargados de mercanc√≠as de Oriente procedentes de los centros comerciales de las Filipinas, m√°s los metales preciosos y recursos naturales de M√©xico, Centroam√©rica y el Caribe.

El famoso gale√≥n llamado el Rosario estuvo en servicio de 1746 a 1751; ten√≠a una capacidad de 1700 toneladas y transportaba 18, 677 piezas. La mayor√≠a de estos galeones eran construidos en los astilleros de la Bah√≠a de Manila en donde ten√≠an buenos artesanos. En 1620 se propuso que se hicieran en la India o en Conchinchina (hoy Vietnam), ya que las maderas de estos lugares eran de excelente calidad (teca) y los salarios eran menores. Pero en 1679 se expidi√≥ un decreto prohibiendo la construcci√≥n de dichos barcos para que la ruta de Acapulco fuera de Filipinas. Tambi√©n se prohibi√≥ que los espa√Īoles tuvieran trato directo con comerciantes chinos, el motivo de esta orden se hallaba en el Tratado de Tordesillas que consideraba a la China dentro de la influencia mercantil de Portugal.

 

Cambio de puertos

Debido a la Guerra de Independencia de M√©xico, el comercio con Oriente dej√≥ de practicarse desde el puerto de Acapulco y se cambi√≥ al de San Blas, en donde se llevaron a cabo las √ļltimas ferias de las mercader√≠as provenientes de las legendarias tierras de Gengis Khan.

En el mes de marzo de 1815 zarp√≥ de playas mexicanas el gale√≥n Magallanes con destino a Manila, cerr√°ndose oficialmente 250 a√Īos de comercio mar√≠timo ininterrumpido entre la Nueva Espa√Īa y el lejano Oriente. Los nombres de Catarina de San Juan, aquella princesa hind√ļ que llegara a radicar en la ciudad de Puebla, la famosa ‚ÄúChina Poblana‚ÄĚ, y el de Felipe de las Casas, mejor conocido como San Felipe de Jes√ļs, quedaron asociados para siempre con el gale√≥n de Manila, la Nao de China o la nave de las sedas

 En el campo de la historia mundial de las colonias espa√Īolas en Am√©rica es bien conocido el protagonismo que, desde un principio, adquirieron los territorios mexicanos de la Nueva Espa√Īa en su relaci√≥n con Asia y especialmente con Filipinas. Protagonismo que existe hasta la fecha, donde Espa√Īa no se resiste a perder todav√≠a a M√©xico y cada vez que puede env√≠a oleadas de inmigrantes para tratar de dominar a nuestro pa√≠s, los √ļltimos intentos son con empresas espa√Īolas como Zara, Repsol, OHL, bancos como Santander o BBVA, telef√≥nicas como Movistar, consorcios de medios como PRISA, etc.; la lucha olig√°rquica en la pen√≠nsula ib√©rica entre Castilla (Madrid) y Aragon (Barcelona) continua y se extiende al Vaticano (el Papa Borgia o Borja), era parte de estas intrigas que contin√ļan y continuaran a trav√©s de los Opus Dei que ahora dominan la presidencia de Pe√Īa Nieto, los Legionarios de Cristo, la Orden de Malta, los Caballeros de Colon, etc., siguen creando conflictos con Estados Unidos que como nueva matriz colonial no quiere que M√©xico regrese la mirada y los tiempos a la Nao de China, ahora modernizada con un posible tratado transpac√≠fico o TPP.

 

Poderío impresionante

Solo que en las eras coloniales el poder√≠o de la Ciudad de M√©xico era impresionante, hoy es al rev√©s, el poder√≠o de Shangh√°i-Hong Kong- Singapur-Macao es arrollador, ha doblegado al le√≥n ingles en Sidney y a los samur√°is japoneses de los grandes conglomerados industriales y financieros o kereitsus, y el circuito drag√≥n est√° ampliando y mejorando su ruta de la seda, y ya es considerada en este a√Īo, como la mayor econom√≠a del mundo, mientras M√©xico subordinado a Espa√Īa, al vaticano y a Washington, est√° en medio de una guerra civil narca que se asemeja mucho a las guerras del opio del siglo XIX que casi extinguieron a China, lo hicieron un estado adicto y sucio, lleno de lenones y prostitutas y s√ļbdito de las intrigas de la Gran Breta√Īa, Jap√≥n, Rusia, Alemania, Francia, Portugal y los Estados Unidos, quienes lo quisieron fragmentar y no pudieron al final debido al ilustre nacionalista Sun Yat Sen que en 1911 instaur√≥ la Primera Republica China que acab√≥ con las milenarias dinast√≠as, la √ļltima ser√≠a la Qing.

Sin embargo, los Se√Īores de la Guerra quer√≠an m√°s poder y la guerra civil dur√≥ hasta 1939, donde todas las facciones se unieron para combatir al Jap√≥n que se adue√Īaba de la rica Manchuria, al terminar la II Guerra Mundial, el Partido Comunista encabezado por Mao Tse Tung, declar√≥ en 1949, la Republica Popular. Durante la Revoluci√≥n Cultural de 1966, que fue una campa√Īa de masas para cambiar la forma de pensar, de razonar, de actuar y con sesgos de intolerancia y dogmatismo, aun as√≠, fue el gran parte aguas cultural que lanzo a China a ser hoy la  gran potencia econ√≥mica mundial y el pr√≥ximo a√Īo, 2018, se proyecta ya como la primera potencia mundial, seg√ļn estimaciones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, lo que ser√° ya un shock para Estados Unidos y para M√©xico siempre tan subordinado al norte y tan prepotente con el sur.

China bajo la direcci√≥n de Deng Xiaoping, pudo sobrellevar el dogmatismo y la intolerancia comunista y la sac√≥ del marasmo. China daba sus primeros pasos tecnol√≥gicos con la producci√≥n de acero en peque√Īa escala cuasi familiar, lo que signific√≥ un gran fracaso, pero M√©xico supo aquilatar eso e impuls√≥ la gran sider√ļrgica Lazaro C√°rdenas-Las Truchas en Michoac√°n, orientando su producci√≥n hacia el gigante asi√°tico, lo que le vali√≥ el boicot de Estados Unidos, Europa y Jap√≥n, sin embargo, el proyecto sigui√≥ hasta que lleg√≥ el neoliberalismo Salinista que entreg√≥ esta gran acerera a los intereses de Mittal (India) adversario pol√≠tico, econ√≥mico y demogr√°fico de China, en tanto M√©xico est√° estancado desde 1982, la concentraci√≥n de la riqueza en pocas manos ha aumentado, medido en el √ćndice de Gini, hemos pasado de 0.48 a 0.51, es decir a medida que se acerque a 1, la desigualdad aumenta, la pobreza tambi√©n, los conflictos tambi√©n y del 5¬ļ lugar que ten√≠amos en 1980, cuando el PIB crec√≠a a tasas de 9%, hoy ocupamos el 15¬ļ lugar en el ranking mundial y seguimos hacia abajo, somos el pa√≠s m√°s corrupto de la OCDE (Club de Paris o Club de los Ricos), la dualidad Plutocracia-Partidocracia, es la causa de tanta calamidad, por lo tanto, si queremos deshacernos de ellos, tenemos que tener una pol√≠tica fiscal redistributiva, o de lo contrario llevar al pared√≥n a tanto ladr√≥n, pol√≠tico o empresario da igual, para tomar el ejemplo de Singapur, que en los a√Īos 70 hizo una limpia radical de corruptos y hoy es la Isla del Tesoro.

Por ello es necesario iniciar una Revolución Cultural en los libros, los medios, las universidades, para volver a tomar la grandeza de este México, que el Neoliberalismo ha criminalizado y estigmatizado a nivel mundial.

Somos hoy, el segundo pa√≠s m√°s violento del orbe, solo debajo de Siria, la gran capital, por su tama√Īo, no siente los embates de la violencia, pero el interior de M√©xico est√° totalmente rebasado por la violencia y el saqueo de nuestras riquezas.

Es tiempo de renovar la Nao de China.



More articles by this author

Alter Right Posse ComitatusAlter Right "Posse Comitatus"
Mientras en nuestro vecino del norte se gesta un amplio...
BCCI, el esc√°ndalo bancario globalBCCI, el esc√°ndalo bancario global
  Netflix tiene en cartelera la excelente pel√≠cula The International (pesimamente...
¬ŅQui√©n est√° en l√≠nea?
Tenemos 431 invitados conectado(s)
Tenemos visitas de:

224
Banner
273 Suplemento
Banner
Ediciones Anteriores
355
Banner
354
Banner
353
Banner
352
Banner
351
Banner
350
Banner
349
Banner
348
Banner